Ai Maid Café: Capitulo 15

Posted on


 

Ai Maid Café.

 

Capitulo 15: Se quieren, se aman… O al menos eso intentan.

 

 

 

ChangMin estiró sus brazos y sonrió.

 

 

—¡Minnie!

 

 

JunSu inesperadamente se lanzó a su espalda, y él lo único que pudo hacer fue agacharse un poco y agarrar al mayor de las piernas, para que este se acomodara en su espalda. YooChun únicamente sacudió un poco su cabello, y Shim solamente movió la cabeza para poder volver acomodar su cabello.

 

 

—¿Qué tal tus pornosas navidades con Rain?

—¡Dios! YooChun, ya cállate. No todas las parejas se la viven entre sabanas como ustedes.

 

 

ChangMin gritó con fuerza, un poco rojo, pero en realidad aquel tono en su rostro era más por el grito que por cualquier otra cosa, JunSu rió bajito y YooChun sonrió ampliamente.

 

 

—Y no sabes de lo que te pierdes…

 

 

Cuando ChangMin levantó la mano dispuesto a golpearlo, YooChun emprendió una disimulada huída, puesto que con JunSu sobre su espalda no podía correr demasiado, y peor aún si Kim se movía impidiéndole que se moviera con agilidad.

 

 

—¡Corre Yunnie! Yo te ayudo.

 

 

Y JunSu tapó los ojos de ChangMin mientras YooChun se dedicaba a tocarle el rostro al menor solo para fastidiarlo.

 

 

—Oh, el bebé del grupo está creciendo~

—¡JunSu déjame! ¡Voy a matarte YooChun!

—Pero tienen que protegerse, no quiero que salgas embarazado.

—¡¡Eres un imbécil!! ¡No soy mujer!

 

 

—Chunie no empeores la situación.

—Pero es que tengo que ser como un hermano mayor y aconsejarlo.

—…¿Qué hacen?

 

 

La voz de Siwon mientras sacudía sus cabellos con el casco de la moto en  las manos, sorprendió a los tres, quienes giraron hacía ellos, mientras HeeChul permanecía aún sentado en la moto.

 

 

Obviamente la imagen de ChangMin girando hacía ellos, sin verlos en realidad, por que JunSu tapaba sus ojos, fue hasta gracioso, por lo que HeeChul sonrió de lado y Siwon negó levemente mientras rodaba los ojos.

 

 

—En verdad, me intriga. ¿Qué hacen?

—Nada, aquí recomendándole unas películas porno a Min.

—¡Oye!… No es verdad Siwon.

 

 

HeeChul esta vez rió, aún más cuando vio la mueca que Siwon puso al escuchar la respuesta improvisada de YooChun y el grito por parte de ChangMin.

 

 

—Y esto solo me hace pensar que no debí haber preguntado.

—Para que veas, mal que bien, ellos de alguna manera nos enseñan algo muy importante…— HeeChul abrazó por la espalda a Siwon y sonrió. –Nunca preguntes nada.

 

 

—¿JunSu puedes sacar tus manos infectadas del virus MonoChun y dejarme ver? Es incomodo sentirme como un ciego.

—Si, Su. Quítate por que sino viene Rain y se molesta.

 

 

La voz burlona de YooChun hizo que ChangMin arrugara el entrecejo, por lo que apenas JunSu estuvo con los pies en el suelo. ChangMin no dudó en perseguirlo para poder golpearlo, y ante la distancia. ChangMin únicamente se quitó uno de sus zapatos y se lo lanzó al mayor sin reparo.

 

 

—¡ChangMin! Eres un bruto.

 

 

YooChun sobaba un poco su cabeza mientras sus amigos reían con fuerza, ChangMin únicamente caminó lo más dignamente que podía faltándole un zapato hasta que llegó a la puerta y se colocó el zapato sentado en una de las pequeñas escaleras.

 

 

—Tienes unas manos extrañas.

—¿Quieres dejar de decir que todo en mi es extraño?

—Pero es la verdad.

 

 

ChangMin sonrió en cuanto escuchó las voces de YunHo y JaeJoong dentro del café. Abrió la puerta con sus amigos detrás suyo y cuando notó a los dos tras el mesón sentados demasiado cerca, con YunHo sosteniendo las manos de JaeJoong, mirando con atención sus manos juntas.

 

ChangMin solo movió su cabeza a un lado.

 

 

—Tus manos no son demasiado suaves ni nada pero…

—Será que no son manos de chica para que estén suaves.

—No me refiero a eso JaeJoong, me refería a que no son nada especial… Pero aún así me gusta sentir tu mano tomando la mía. Se siente bien, como si me dieras la fuerza que me falta.

 

 

Contrario a los que todos esperaban, dícese de un golpe en cualquier parte del cuerpo del pobre YunHo, JaeJoong únicamente sonrió y miró al igual que YunHo lo bien que se veían sus manos unidas. Reforzando la unión en ellas.

 

 

—¿Están seguros que no nos hemos equivocado de Café?

—Yo creo que estamos en una dimensión desconocida.

—En realidad yo creo que el golpe en la cabeza con el zapato de Min me dejó inconsciente y ahora mismo estoy alucinando.

 

 

De repente YunHo arregló un mechón del cabello de JaeJoong llevándolo tras la oreja y Kim únicamente sonrió un poco más.

 

—¿Quieres un poco de café?

—¿Te tendrías que levantar?

—Pues… Supongo que si.

—Entonces no.

 

 

YunHo abrazó a JaeJoong como si se tratara de un pequeño oso de peluche y JaeJoong pareció no quejarse. Todos los demás compartieron miradas entre preocupados y confundidos, pero finalmente fue YooChun el primero en acercarse y hacerles notar a esos dos que ya no estaban solos.

 

 

—Oh, ya llegaron.

 

 

Y todos por supuesto que notaron que YunHo no lo decía con mucho entusiasmo, pero no hasta el punto de sonar desagradable.

 

 

—Ah, que lindo YunHo. Me encanta saber que mi mejor amigo no me extraño ni un poquito.

—Ya… No dramatices YooChun. Solo me sorprendieron.

—No parecías sorprendido. En realidad parecía como si estuvieras pensando: ‘Diablos, no pudo aplastarlos un tren para retrasar un poco más su llegada’

 

 

JaeJoong negó levemente, y sin darse cuenta ambos soltaron sus manos discretamente. YunHo se levantó para abrazar a Park y saludarlo como es debido. ChangMin sin embargo se colocó frente a un sonriente JaeJoong, se cruzó de brazos y lo miró fijamente.

 

 

—Muy bien. Kim JaeJoong, habla.

—¿Qué cosa?

—Tu nunca estás tan feliz solo por que si.

—Que mal concepto tienes de mi ChangMin.

 

 

ChangMin acentuó su mirada y sonrió de lado. Jaejoong únicamente se removió incómodo en su lugar y decidió mirar como YunHo saludaba ahora a HeeChul.

 

 

—Muchachos. ¿Saben?— ChangMin habló fuerte. Lo suficiente como para que todos los miraran pero nunca dejó de observar a Jaejoong, quien sonrió nervioso. –Justo ayer hable con una chica que esta muy enamorada de YunHo. ¿Qué dices Hyung, quieres conocerla?

 

 

Hubo un momento de silencio, JaeJoong arrugó el entrecejo y Changmin amplió su sonrisa.

 

 

—Es muy bonita, es rubia, ojos azules. Creo que es extranjera o algo así, dijo que se había enamorado de ti a primera vista y como no estas saliendo con nadie creí conveniente que ya te comenzaras a dar una oportunidad con alguien más y…

 

 

—¡Muy bien! ¡Si, estamos saliendo! ¿Contento?

 

 

JaeJoong se había levantado de su asiento, golpeando con sus manos el mesón y suspirando frustradamente. Otra vez el silencio y todos observaron a Yunho quien solamente sonrió con un leve asentimiento.

 

 

—Bueno… JaeJoong quería decírselos según él con un poco más de calma. Pero viendo que obviamente ya cambió de opinión. Si, es verdad.

 

 

JunSu deslumbró a todos con una gran sonrisa, agarrado por el brazo a su primo.

 

 

—¿Cuándo? ¿Cuando?

 

 

YunHo sonrió y miró a JaeJoong.

 

 

—Durante la navidad.

—Oh~

 

 

JaeJoong rodó los ojos y YooChun miró a los dos por un largo momento, por que a pesar de la distancia que había, YunHo miraba a JaeJoong con cara de niño viendo una pista de automóviles de veinte metros y JaeJoong parecía adolescente con un chocolate en la boca después de una larga dieta.

 

 

—Pues yo no me lo creo así de fácil. Después de todo estamos cerca del día de los inocentes. Quiero pruebas.— Entrecerró los ojos y sonrió. –Bésense.

 

 

Al parecer YunHo no tuvo ningún problema, por que caminó con tranquilidad hacía JaeJoong lo agarró por el rostro y besó sus labios con total tranquilidad, JaeJoong solo alcanzó a tomar la camisa de YunHo en sus manos, cerrar los ojos y dejar que un pequeño suspiro se le escapara.

 

La impresión los tomó por sorpresa, pero cuando se alejaron y vieron esa mirada de idolatrarían en YunHo, esa que hace muchos años no mostraba, cuando vieron esa sonrisa de felicidad, supieron que era real.

 

Por que JaeJoong sonreía de una manera diferente y veía a Yunho como si no pudiera despegar sus ojos de él. Era real.

 

 

—Supongo que era cuestión de tiempo.

—Te lo dije, Chul.

 

 

Cuando HeeChul y Siwon comenzaron a hablar, JaeJoong decidió no pedirles que aprendieran a hablar en voz baja. Únicamente coló su mano por la cintura de YunHo y se abrazó a él. Observando a como YooChun, JunSu y ChangMin empezaban a pelear.

 

Al parecer por una apuesta de en cuanto tiempo pasaría, por que al parecer ninguno había optado por tan poco tiempo en realidad.

 

 

 

 

 

—Bienvenidos~

 

 

Desde esa perspectiva, YunHo observó con tranquilidad como Junko recibía a unos clientes, Mina anotaba una orden en su pequeña libreta y finalmente como Jejuko servía unas cuantas tazas con café en la mesa tres.

 

 

Por un momento sus ojos se posaron en JaeJoong en lo sonriente que se mostraba, y suspiró por que amaba ver a JaeJoong así no solo por un momento, sino justo como ahora. Adoraba saber que se podía llegar a sentir por mucho más tiempo que un par de horas.

 

…Y aun más ser consciente que él de alguna manera formaba parte de esa felicidad.

 

 

—No quiero sonar aguafiestas pero… ¿Estas seguro de lo que sientes por JaeJoong?— YooChun en ese momento se paró frente a él, dejando la charola sobre el mesón y mirándolo con algo de seriedad.

 

 

—En realidad lo sabes, no me fue fácil superar lo de Seulgi, por que de verdad, la amaba, probablemente nunca pueda medir lo que sentía por ella en verdad. Pero supongo que el tiempo, la distancia y la decepción… Me hizo ver que en realidad me había enamorado de la imagen que quería ver en ella.

 

 

YunHo agachó un poco la cabeza y sonrió.

 

 

—Por que si ella hubiera sido la mitad de lo que yo creía que era, no me hubiera hecho lo que me hizo. Para este momento estuviéramos casados y probablemente tendríamos a una linda niña. Probablemente no hubiera conocido jamás a JaeJoong.

 

 

Como si el muchacho hubiera sentido su nombre en la boca de YunHo llevó su mirada hacía él y le sonrió. YunHo agitó un poco su mano y sonrió también, pero JaeJoong volvió a ocuparse con otro cliente y YooChun sonrió levemente.

 

 

—Cuando pensé en eso, sentí ganas de llorar. Por que no se si podría vivir sin él en este momento, por que mi vida sería un caos, por que no importaría como… Terminaría sintiéndome atraído por JaeJoong y probablemente dañaría a mi familia.

 

 

—Pero esa familia no existe, y tu realidad es otra.

 

 

—Exactamente. Amo a JaeJoong por como es, por que sé y ustedes lo saben también, JaeJoong es como se muestra, no esconde su verdadera personalidad, con JaeJoong lo que ves es lo que tienes. Estoy enamorado de JaeJoong, de él y su extraña personalidad, de sus manías y sus cambios de humor. Estoy enamorado de todo en él. Por que es demasiado real y eso solo me hace amarlo más.

 

 

YooChun amplió su sonrisa. Y tomó una de las manos de YunHo con fuerza.

 

 

—Me alegro por ti, YunHo. Ya iba siendo hora que volviera a escucharte diciendo eso.

—Si… Se siente bien, poder expresarlo.

 

 

Una sonrisa compartida y por fin la paz parecía volver a sus vidas una vez más.

 

 

 

 

 

—¿Me pasas un poco de azúcar impalpable?

—Por supuesto.

 

 

Siwon tomó el pequeño recipiente y lo levantó todo lo que pudo, mientras HeeChul lo observaba extrañado. Siwon se estaba aprovechando de su altura, por que difícilmente HeeChul podría alcanzarlo.

 

 

—¿Qué haces?

—Tómalo si puedes.

 

 

HeeChul sonrió ampliamente, se acercó al más alto y lo besó lentamente, hasta el punto que descuidadamente Siwon comenzó a bajar el brazo, por lo que HeeChul aprovechó para quitarle el azúcar de las manos.

 

 

—¡Hey! Eso es trampa.

—En la guerra y en el amor todo se vale.

 

 

Volvió a girar para terminar su postre. Y Siwon con un pequeño puchero en los labios, lo abrazó por la espalda, apoyando la quijada en el hombro del mayor.

 

 

—Tramposo.

 

 

HeeChul sonrió y decidió continuar haciendo su trabajo.

 

 

 

 

 

—Pensaba, que si pasaste la navidad en mi casa. ¿Podría pasar el año nuevo contigo?

 

 

Changmin levantó la mirada y miró a Rain quien bebía un poco de café con tranquilidad. La sonrisa tembló en sus labios por un momento y suspiró. ChangMin era muchas cosas, pero entre ellas, era demasiado sincero. Así que no le veía nada de malo en hablarle a YunHo con la verdad en sus manos.

 

 

—Rain… Hay un problema con eso.

—¿Qué sucede?

 

 

ChangMin suspiró profundamente.

 

 

—Mis padres me dijeron desde hace mucho que antes de salir con alguien debería más que sea graduarme del instituto ya sabes… Para concentrarme en los estudios y eso. El caso, es que ellos son exageradamente tradicionales y…

 

 

—Oh…

 

 

Rain pareció entenderlo. ChangMin agachó la cabeza y suspiró. No tenían ni un mes y él ya empezaba con las dificultades. Pensó en que Rain no estaba para esas cosas y tal vez se arrepentiría.

 

 

—Veo que tenemos un problema.

 

 

Pero cuando el mayor pareció afrontar la situación y ser participe de ella. Admitiendo que era un problema para ambos, y no solo para él. ChangMin no pudo evitar sentirse aliviado. Por que a pesar de que Rain podía estar con quien quisiera.

 

Estaba ahí, con él, con un muchacho que ni siquiera se graduaba, aguantándole todos los problemas e inconvenientes que podían arrastrar. Sin contar con el padre adoptivo que tenía y sus maniáticos hermanos postizos. Dígase trabajadores del Maid.

 

 

—Pero no nos preocupemos por eso ahora.

 

 

Se sentó frente a Rain y sonrió.

 

 

—No creo que sea conveniente que simplemente ignoremos el hecho de que…

—¿Por qué no vienes a pasar el año nuevo con los muchachos y yo?

—¿Cómo así?

 

—Bueno es que, el año nuevo yo la paso con los muchachos. Así que de alguna manera ellos son también como una familia. Así que sería genial si vinieras.

—Me encantaría.

 

 

ChangMin amplió más su sonrisa y chasqueó sus dedos.

 

 

—¡Por cierto! Me había olvidado, como pudiste darte cuenta, mi padre adoptivo es YunHo.— Rain asintió. —¿Pues que crees? Ya tengo madre adoptiva. Pero no se lo digas por que me mata si se entera que le digo así.

 

—¿De quien hablas?

 

Rain parecía divertido con la situación y aún más con el entusiasmo repentino en el menos.

 

—De JaeJoong. Él y YunHo están saliendo desde navidad.

 

 

Rain bebió un poco de café y cuando desvió la mirada hacia la entrada del café y vio a MinHo y TaeMin entrar, ChangMin pareció ponerse un poco tenso. Por lo que Rain tomó una de sus manos y le sonrió.

 

 

—Voy hablar con él. Despreocúpate.

—Pero…

—Te amo.

 

Y con esas simples palabras se levanto de la mesa, ChangMin suspiró y decidió mejor continuar trabajando en tanto Rain hablaba lo que tenía hablar con MinHo.

 

 

 

 

 

—Muy bien… ¿Qué van a servirse?

 

 

TaeMin y MinHo tomaron las cartas para poder elegir con tranquilidad mientras Junko esperaba su respuesta con tranquilidad, sin embargo Rain apareció de la nada y le sonrió levemente a modo de saludo, JunSu solo asintió.

 

 

—MinHo. ¿Tienes un momento?

—Rain… No sabía que estabas aquí.

—Si, bebía un poco de café. ¿Podrías a solas?

—Claro.

 

 

MinHo dejó la carta sobre la mesa y se levantó de inmediato. Siguiendo a Rain hacía otra de las mesas un tanto alejadas. TaeMin dejó la carta y suspiró, manteniendo la mirada sobre la mesa.

 

—¿Todo bien?

 

Había olvidado la presencia de Junko, por lo sonrió levemente.

 

 

—No, pero supongo que ya debería acostumbrarme. Y empezar a deshacerme de algunas cosas innecesarias que no me llevan a ningún lado.

—¿Hablas de tus sentimientos por MinHo?

 

 

TaeMin levantó su mirada sorprendido y Junko sonrió consoladoramente, sentándose frente a él y suspirando levemente.

 

 

—¿Cómo sabes eso?

—Por que he notado la manera en que lo miras. ¿Estas seguro de que intentar olvidarlo es la mejor idea?

 

 

—No soy tan masoquista como para vivir enamorado de una persona que no me puede corresponder.

 

—Contrario a lo que todos piensan, si uno de verdad quiere olvidar un sentimiento, puede hacerlo. Pero solo si en verdad desea hacerlo, muchas veces decimos que queremos olvidar a alguien, pero en el fondo no somos capaces de olvidar lo bien que se sentía amar a esa persona.

 

 

—¿Quieres decir que cuando no podemos olvidar a alguien es por que no podemos olvidar los buenos momentos, más no por la persona en si? ¿No es eso egoísta?

 

—El ser humano por si solo es egoísta. Sin excepción alguna. Muchas veces nos enamoramos del amor y no de la persona, he ahí de algo muy real, y es que solo te puedes enamorar una vez.

—¿No es eso contradictorio con lo que me estas diciendo?

 

—El amor es complejo. Es algo que al igual que los milagros los científicos no pueden entender.

—¿Y el amor es un milagro?

 

—Precisamente.— JunSu le guiño un ojo a modo de juego y le sonrió. TaeMin no pudo evitar sonreír también. –Eres inteligente. Por eso te pido que pienses muy bien lo que vas a hacer con tus sentimientos antes de cualquier cosa.

 

 

TaeMin suspiró y se levantó.

 

 

—Muchas gracias por tus palabras, pensaré en lo que me dijiste.— Junko se levantó también y asintió. –Por favor si MinHo pregunta, dile que me tuve que marchar a casa.

—No te preocupes.

 

 

Y lo último que JunSu vio, fue TaeMin alejarse con paso tranquilo. Mientras se perdía entre el mar de gente que había fuera del café. Su mirada se deslizó levemente hacía Rain y MinHo. El menor parecía triste y Rain hablaba suavemente, tomando de vez en cuando sus manos.

 

Como pidiéndole que lo entendiera.

 

JunSu supuso que el amor a veces no es como lo pintan. No solo es blanco o negro, tiene demasiados matices, muchos que algunos a veces ni descubren.

 

 

 

 

 

—Señores pasajeros, sean bienvenidos a Japón.

 

 

Seulgi levantó mirada de su revista, con las gafas para sol puestas y su cabello un poco ondulado. La gente dentro del avión se comenzó a levantar y estirar un poco los músculos mientras bajaba las maletas del compartimiento superior.

 

Una sonrisa surcó en sus labios.

 

 

—Por fin, pensé que nunca llegaría.

 

 

Cerró la revista y miró por la ventana la pista de aterrizaje que se mostraba frente a sus ojos, había esperado suficientes horas para escuchar esas palabras y poder decir que ya estaba definitivamente cerca de YunHo.

 

Una aceleración en su corazón y ahora si, estaba segura que nada ni nadie le impediría recuperar lo que por derecho era suyo. Por que lo sabía muy bien, pasara el tiempo que pasara. El amor tan fuerte con el que YunHo la amó por tantos años.

 

No podía simplemente desaparecer.

 

 

 

 

 

—Dos capuccinos y dos tortas de jamón y queso.

 

 

YunHo digitó la orden y JaeJoong sonrió dispuesto a marcharse.

 

 

—Ne, JaeJoong~

—¿Si?

—Te quiero.

 

 

Esas palabras parecieron tomar por sorpresa a Kim, por que se sonrojo de manera imprevista y sonrió nerviosamente al sentirse demasiado bien escuchando aquello.

 

 

—No digas esas estupideces.

 

 

Giró para poder marcharse una vez más, pero su pie pareció perder un poco de fuerza y se tropezó dejando caer la charola, por suerte vacía. YunHo desde atrás solo sonrió mientras lo veía levantarse como si nada hubiera pasado.

 

 

Cabe decir que ChangMin en ese momento se acercaba hacía YunHo, vio a JaeJoong arreglarse un poco luego de la caída y miró extraño al mayor mientras parecía atender a un cliente.

 

 

—¿Qué le pasó?

—Que me quiere demasiado.

 

 

ChangMin rodó los ojos ante las palabras de YunHo y luego se apoyó en el mesón con una gran sonrisa en sus labios, YunHo reconoció esa sonrisa, esa sonrisa manipuladora de Shim ChangMin.

 

 

—¿Qué me vas a pedir?

—¿Puedo llevar a alguien a nuestra reunión de fin de año?

—Mmh… Déjame adivinar. ¿Se trata de Rain?

—¡¿Qué comes que adivinas?!

 

 

Ambos rieron ante sus sarcasmos, y finalmente ChangMin aligeró un poco el peso de su voz y sonrió esta vez levemente.

 

 

—Entonces… ¿Qué dices?

 

—Supongo que no hay problema. Pero que quede bajo tu propia responsabilidad que YooChun va a estar al alcance de Rain toda la noche.

—Tú eso déjamelo a mi, que yo le calmo su sarcasmo a punta de golpes.

 

 

ChangMin elevó su puño besando los dedos de su mano y YunHo no pudo evitar sonreír.

 

 

 

 

 

Cerca de las ocho de la noche, YooChun cerraba los últimos botones de su camisa dentro del vestidor, con una expresión seria en su rostro. JunSu salió de las duchas con una toalla a la cintura y una gran sonrisa en el rostro.

 

 

—Ah… Que día. Demasiado cansado.

 

 

JunSu abrió los ojos cuando notó que YooChun ni siquiera se molestó en contestarle y además de todo ni siquiera lo miraba.

 

 

—Chunie. ¿Pasa algo?

 

 

Cuando YooChun levantó mirada y puso un puchero en sus facciones, JunSu sonrió.

 

 

—Si, pasa mucho. Estoy celoso.

 

 

JunSu lo abrazó con fuerza, a pesar de que mojaba un poco la ropa de YooChun con su cuerpo todavía húmedo por la ducha.

 

 

—¿Por que?

—Te sentaste a hablar con ese muchachito amigo del chico que ChangMin odia por que le quiere quitar a Rain. Tu nunca haces eso con ningún cliente.

 

 

—En primera MinHo no le quiere quitar a Rain, solo está enamorado de él, pero ya hoy se enteró que Rain y Min están saliendo. Así que supongo que no se va interponer. Segundo ese muchachito se llama TaeMin y necesitaba hablar con alguien.

 

 

—¿Se supone que ya no debo sentirme celoso?

 

 

El sarcasmo en YooChun y JunSu decidió colocarse delante de él y tomarlo por el rostro.

 

 

—No seas tonto YooChun. En el departamento te cuento de que hablamos, pero no creo que sea necesario que te explique lo mucho que te quiero. ¿Verdad?

 

 

YooChun empezó a suavizar sus expresiones y JunSu sonrió.

 

 

—¿Me quieres también, Chunie?

—Obviamente no.— JunSu arrugó el entrecejo. –…No lo dudes.

 

 

Esta vez JunSu rodó los ojos y golpeó el brazo de YooChun antes de besarlo. Por que de algún modo se había asustado por un segundo con su estúpida broma. Y ahora besando los labios de YooChun, se sentía aliviado una vez más.

 

 

 

 

 

—Siwon y yo nos vamos primero. Vamos a ver una película.

 

 

HeeChul guardaba un par de cosas en su pequeña maleta y JaeJoong asintió ante las palabras del muchacho mientras permanecía con el codo apoyado sobre el mesón. Siwon salió de la cocina, con su bolso cruzando su cuerpo y una sonrisa en los labios.

 

 

—¿Nos vamos?

 

 

Siwon estiró su mano hacia HeeChul y él no dudo en entrelazar sus manos con una sonrisa en sus labios también.

 

 

—Si, nos vemos Jae.

—Hasta mañana.

—Igual cuídense.

 

 

Mientras ellos se marchaban, JaeJoong giró un poco sobre su asiento mirando a YunHo hablar por celular con uno de los proveedores. Rain había ido a recoger a ChangMin así que mientras el YooSu se entretenía en los vestidores sabrá Dios con que.

 

JaeJoong se dedicó a esperar a que YunHo terminara de trabajar.

 

 

El teléfono del café sonó y JaeJoong giró hacía el pequeño aparato que estaba a unos pasos de él, se levantó con tranquilidad y levantó el auricular.

 

 

—Buenas noches. ¿Puedo ayudarle en algo?

—Buenas noches, sé que es un poco tarde pero estoy buscando a alguien. ¿Se encuentra Jung YunHo?

 

 

La voz suave de aquella mujer lo tomó por sorpresa, tenía una voz verdaderamente bella. Pero al mismo tiempo un vacío dentro de su estómago se instaló. Y le hizo temer por que se tratara de un mal presentimiento.

 

 

—¿De parte de quien?

—Bae Seulgi.

 

 

Y entonces como si quemara, JaeJoong colgó la llamada. Susurrando un leve: ‘Lo siento, número equivocado’ Ni siquiera estuvo dispuesto a escuchar algo más de parte de esa mujer. Miró el teléfono asustado de que volviera a sonar, con las manos temblando y el corazón desbocado.

 

 

¿Ella… Estaba en Japón?

 

 

La duda lo llenó por un momento. Como si de pronto las luces se hubieran apagado para él y solo sintiera una inconformidad parecida a cuando estaba a punto de perder a alguien. No fue lo más correcto que pudo hacer al colgar y mentirle. Pero en ese momento no había pensado.

 

 

—¿Todo bien, quien era?

 

 

YunHo había colocado una mano sobre su hombro con una sonrisa en sus labios, que a JaeJoong se le dificultó imitar.

 

 

—Un número equivocado.

—Oh, que raro.

 

 

YunHo ahora pasó un brazo sobre sus hombros y ambos empezaron a caminar hacía la salida, JaeJoong todavía pensando en el nombre de Bae Seulgi golpeando en las paredes de su mente, pero cuando YunHo suspiró, JaeJoong lo miró.

 

 

—¿Seguro que todo esta bien?

—Si estoy contigo, si.

 

 

Aparentemente a YunHo le bastó con esa sonrisa, por que lo besó y sonrió. Como si nada estuviera pasando en realidad.

 

 

—¿Te llevo a casa?

—Será que vivimos juntos.

—Tienes razón, es la costumbre.

 

 

Jung rió un poco ante su propio descuido y continuó caminando con JaeJoong a su lado y el alma renovada.

 

 

 

 

 

 

Su madre para variar lo había mandado a comprar algo.

 

 

TaeMin no se había quejado, principalmente por que había sentido la necesidad de caminar un poco por las oscuras calles de Akihabara esa noche. Movía la funda con dangos de un lado a otro tarareando una pequeña canción.

 

 

Cuando escuchó el sonido hueco del agua siendo golpeada por pequeñas piedras, TaeMin se detuvo. El viento de esa noche movió un poco sus cabellos, pero aún así alcanzó a divisar a lo lejos a un tranquilo MinHo sentado frente al lago, lanzando unas cuantas piedras de vez en cuando.

 

 

Decidió caminar hacia él, por que supuso que de algún modo lo necesitaba, más por instinto que por cualquier cosa, llegó hasta él y se sentó, mirando hacía el mismo lugar vacío que MinHo miraba.

 

 

—¿Depress?

—…A lot of.

 

 

Sonrió un poco y esta vez desvió su mirada hacía el rostro del mayor. Por que cuando MinHo estaba lo suficientemente deprimido le gustaba hablar en inglés. Una curiosa costumbre por la cual a TaeMin le tocó aprender mucho ingles.

 

En ese momento pensó, que inconscientemente hacia muchas cosas por MinHo.

 

 

—¿Do you wanna talk about this?

—I’m not sure.

 

 

Pasaron varios minutes antes de que MinHo volviera a hablar, TaeMin incluso ya se estaba planteando la posibilidad de comerse un par de dangos mientras esperaba, pero cuando MinHo suspiró, él levantó la mirada una vez más.

 

 

—Rain me dijo que me quería mucho, pero que no era de la misma forma en que yo lo quería, que estaba con alguien más y que lo menos que quería era dañarme. Que era un buen chico, pero que amaba a esa otra persona.

 

 

—¿Lo dijo así de frío o solo lo estas resumiendo?

—Obviamente lo estoy resumiendo TaeMin, no recuerdo todo lo que me dijo… Y creo que es mejor así, perdí el hilo de la conversación cuando me dijo que salía con alguien más.

 

 

TaeMin suspiró y miró sus pies por un momento.

 

 

—Supongo que es bueno que haya sido sincero contigo.

—Si… También lo creo. Así que supongo que es hora de olvidarlo ¿Verdad?

—Supones bien.

 

 

Compartieron una leve sonrisa y MinHo volvió a lanzar una piedrita sobre el agua. Un silencio largo y TaeMin suspiró.

 

 

—¿Tengo que abrazarte? Ya sabes, para fortalecer el momento dramático y todo eso.

—Agh, TaeMin deja de ser tan estúpido por un momento y solo abrázame… Te necesito.

 

Por un momento, solo por un momento TaeMin deseó que MinHo en realidad lo necesitara, como él lo necesita a él, pero a consciencia sabía que no iba a ser lo mismo, que no iba a llenarse de falsas esperanzas sabiendo a la perfección que en este momento…

 

…El sabor del nombre de Rain en los labios de MinHo aún estaba fresco.

 

Entonces lo abrazó, por que MinHo necesitaba un abrazo amigo, y TaeMin necesitaba un abrazo para sentirlo cerca a él, para saber que en el fondo, ser su amigo no era tan difícil como parecía.

 

 

Cuando MinHo apoyó la cabeza sobre su hombro, TaeMin cerró los ojos y volvió a suspirar, por que tenerlo así de cerca si era difícil, ser su apoyo dolía, pero aún así no quería alejarse de él.

 

Por un momento más, apreció ese pequeño momento que le pertenecía solo a los dos. Solo a TaeMin y MinHo.

 

 

Fin Capitulo Quince.

5 comentarios sobre “Ai Maid Café: Capitulo 15

    Tsukiyomi Akemi escribió:
    18 agosto, 2011 en 23:04

    Me encanta q Yunho este todo meloso con Jae >///<

    Me gusta

    ★ MolLy ★ escribió:
    16 julio, 2012 en 10:02

    la loca esa llegue justo en este momento ¬¬ espero que Yunho no caiga y no deje a Jae ;o;

    Me gusta

    Anonymous de siempre♥ escribió:
    9 febrero, 2013 en 10:42

    Ah no no no! Ahora que salen juntos Hay menos peligro! *O* pero de seguro la loca esa va a estar pegada como lapa ¬O¬ COF, así que Jaeee, hermoso, hermoso, tú puedes!
    Me di cuenta de algo LOL, este Fic hace que me den ganas de comer cosas dulces
    Ayer tuvieron que comprarme un pedazo de torta, un berlín de crema y un capuccino😄
    Y hoy quiero un Capuccino con una torta de Jamón y queso…O por lo menos algo que Contenga eso♥ Asfagsh Amo este Fic, lo pienso todo el día *-*

    Me gusta

    Yis escribió:
    17 febrero, 2013 en 13:13

    jajaja! A mi también me da hambre, todas las delicias de la cafetería!

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    14 noviembre, 2015 en 9:13

    Yooochun cosita celoosa te quiero comer a besooooos😘😚😘😙 la verdad ya muero por ver a Esa parejita al alcanse de mi latoso Ratón, nomas no me lo vayas a matar ChangMin jajaja. Bueno de veras que Minho se pasa de maduro y Tae ay que lindo apoyoooo😄😄😄😁. No puedes seeeer😡😡😬😠😤 la ripeja esa ya va a empesar a fregar😡😡 Pobre de mi Flaco la va a pasar pesarosamente, solo espero que Yunho haga las cosas bien y no me lo haga a un lado ni tantito😢😢😢. Bea SilGi…. Preparate porque No vas a poder con el YunJae😍😍😍😢😘😘😘

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s