Ai Maid Café: Capitulo 16

Posted on


 

Ai Maid Café.

 

Capitulo 16: Un nuevo día está por comenzar.

 

 

 

 

 

 

JaeJoong sonrió malévolamente. Tenía el plan perfecto.

 

No es que estuviera celoso, por supuesto que no, pero ella le había robado muchas miradas de YunHo, había tenido las manos de YunHo sobre ella, JaeJoong podía incluso asegurar que más veces que las que YunHo había posado sus manos sobre él.

 

Y cuando se ponía frente a YunHo de alguna manera u otra, ella lograba que la atención de YunHo se posara en segundos sobre ella, como si no pudiera dejar de verla. Y si, la odiaba, odiaba a esa computadora que le robaba su tiempo con YunHo.

 

 

Pero bueno, hay que ser justos, y no era específicamente a la computadora a quien odiaba, sino a ese bendito juego de ‘Guitar Hero’ que parecía tener a YunHo hipnotizado. ¡Incluso lo ignoraba por estar pendiente de su estúpido juego!

 

Sonrió un poco más y encendió el monitor de la computadora, sus ojos se deslizaron por el escritorio, hasta que ubico la pequeña carpeta que contenía el portátil del juego, bastaba solo presionar una tecla… Y el juego desaparecería de la faz de la tierra, por lo menos para YunHo.

 

Por que seamos honestos, YunHo es un asco con las computadoras. Y JaeJoong casi podía asegurar que ni siquiera terminaba de comprender el término descargar puesto que seguramente este juego se lo dio ChangMin, así que los problemas de JaeJoong terminarían presionando simplemente ‘Delete’

 

 

—¿Qué haces?

 

 

La voz despreocupada de YunHo y JaeJoong lo único que hizo fue girar sobre su asiento con una gran sonrisa en el rostro.

 

 

—…Nada.

 

 

Trato de esconder con su cuerpo el hecho de que la computadora estaba encendida, pero aún así YunHo enarcó su ceja, ladeó su cabeza hacía la derecha, y el cuerpo de JaeJoong se movió igual, luego a la izquierda, luego a la derecha otra vez.

 

 

JaeJoong fue demasiado evidente.

 

 

YunHo terminó por dejar la taza con café caliente que tenía en las manos sobre el mesón, tomó a JaeJoong por los hombros y lo levantó del lugar, vio su juego seleccionado por el cursor y entrecerró los ojos.

 

 

—¿Qué le pensabas hacer a mi amor?

—¡¿Por qué diablos le dices mi amor a un juego?!

—¡Por que lo amo!

 

 

YunHo abrazó la computadora, dándole unos cuantos besos al monitor y cerrando los ojos por ratos, JaeJoong se cruzó de brazos y optó por rodar los ojos. Sobre el mesón observó la taza que YunHo acaba de depositar.

 

Y su molestia se esfumó instantáneamente.

 

 

‘Mi jefe es el mejor’

 

 

Las letras aún estaban claras y una sonrisa se posó en sus labios cuando identificó la taza, una calidez en su pecho y casi hasta obvio el hecho de que YunHo estaba haciendo el rídiculo mientras veneraba a su estúpido juego.

 

 

Se acercó con tranquilidad, tomó por el rostro a Jung. Y lo besó, YunHo al principio pareció sorprendido. Pero tampoco demoró en tomarlo por la camisa y acercarlo un poco más a él, a YunHo le gustaba jugar con su cabello y a JaeJoong no le molestaba aquello.

 

 

—¿Esto es una extraña forma para manipularme o hacer que me descuide para que puedas borrar mi juego? Por que está funcionando.

—Eres un idiota.

 

 

YunHo sonrió, con aquella expresión de diversión en su rostro, y JaeJoong esta vez solo deposito un corto beso en sus labios. Se giró por un momento y dejó que YunHo lo abrazara por la espalda con tranquilidad, posando la quijada sobre hombro.

 

 

—Es tarde, ya deberíamos ir a ayudarlos a adornar todo para la reunión de fin de año.

—Si, tal vez.

 

 

A pesar de aquellas palabras, ninguno de los dos hizo algún énfasis por moverse. Estaban en el café en ese momento, dándole un último vistazo en ese año al lugar por el cual y donde se conocieron, el Maid vacío, tal y cual aquella noche en la que un muchacho rubio llegó desesperado a pedir trabajo.

 

 

—YunHo… Si Seulgi intentara buscarte…

—¿Por qué la sacas tan de repente a tema de conversación?

—Por que fue parte importante de tu pasado.

—Y tu ahora es mi presente. ¿No es eso suficiente?

 

 

JaeJoong se guardó para sí, el pequeño pensamiento de “Por supuesto que no” pero al parecer YunHo lo notó, puesto que lo hizo girar una vez más.

 

 

—Por culpa de Seulgi lo perdí todo, de alguna manera me dolió. No digo que tú me fueras a hacer daño, pero yo no tendría problema en darlo todo por ti. ¿Contesta eso tu pregunta?

 

 

JaeJoong asintió y YunHo besó su frente antes de darle un último sorbo a su taza con café y marcharse a la cocina seguramente para dejarla limpia, Jaejoong lo observó alejarse y suspiró.

 

 

—En realidad… ¿Por qué no puedes contestar concretamente cuando se trata de ella?

 

 

Pensó entonces que él tampoco era justo con YunHo por que ni siquiera había tenido el valor para contarle de la llamada de Seulgi, pero ella no volvió a llamar y entonces todo pareció volver a su ritmo.

 

 

—¿Nos vamos?

 

 

JaeJoong asintió, apagó la computadora velozmente y luego tomó la mano de YunHo que él ya tenía extendida hacía él. El frío de la mañana los recibió, el pequeño callejón donde se conocieron también, JaeJoong sonrió una vez más.

 

 

Y decidió que dejaría ese juego… Solo un tiempo más.

 

 

 

 

 

 

—Son unos malditos.

—¿Quienes?

 

 

YooChun giró sorprendido, con la caja en las manos y algo sudado mientras ayudaba a mover un par de cosas dentro del departamento. Desde la puerta de entrada, YunHo y JaeJoong, los únicos que faltaban por fin hacían su acto de aparición.

 

 

—¡Pues ustedes! Hasta que llegan ¿No? Además ya para que, aquí entre Siwon, el mocoso este y yo nos hemos encargado de mover todo.

—¡¿Cómo que mocoso este?!

—¡Eres un mocoso, eres un mocoso!

 

 

JaeJoong rió un poco, quitándose el abrigo con tranquilidad mientras veía a ChangMin y YooChun pelear como de costumbre, le sonrió a Siwon y YunHo pareció irse a cambiar por un poco de ropa más cómoda.

 

 

—¿Y JunSu?

—Cortándose los dedos que ya no tiene intentando ayudar a Chul en la cocina.

—¡Me uno a la cocina! No creo soportar escuchar esas peleas por más de media hora.

 

 

Siwon sonrió ante aquello y lo observó caminar hacia la cocina mientras escuchaba como entre la voz alegre de JunSu y HeeChul recibían a Kim. YunHo salió al rato con una camisa sin manga, un jean y una gorra.

 

 

—Listo, ni que fuera una fiesta, pero ¿Qué más hay que hacer?

—Limpiar el techo.

 

 

YooChun le lanzo un trapo a las manos y YunHo enarcó una ceja.

 

 

—¿El techo?

—Solo limpia lo primero que encuentres.

—Hecho.

 

 

Prontamente YunHo comenzó a levantar un par de cosas para limpiarlas y cuando la tercera cosa cayó por suerte sobre la mullida alfombra, Changmin dio un fuerte suspiro y levantó la voz.

 

 

—Muy bien… ¿Quién vota por que YunHo vaya ayudar a la cocina?

—¡Yo!

 

 

Cuando Siwon y YooChun levantaron las manos YunHo los observó indignado.

 

 

—¡Oigan! Ya me vestí para hacer trabajo pesado.

—Pues ahora ponte un delantal, además limpiar el polvo no es trabajo pesado.

 

 

ChangMin lo comenzó a empujar hacia la cocina y YunHo hizo un puchero.

 

 

—¡Pero YooChun esta cargando cosas!

—Limpiando el polvo hiciste caer tres cosas y ¿Así quieres que te pongamos a cargar algo?

—¡Injusticia!

—Se llama democracia.

 

 

YunHo entrecerró los ojos y ChangMin sonrió ampliamente.

 

 

 

 

 

Cerca de las ocho de la noche.

 

 

Ya todos se encontraban correctamente vestidos, entre trajes en colores oscuros, con camisas de colores agradables, buzos o alguna camisa polo, lo más cómodos que se sintieran en ese momento, en realidad importaba que ya estaban ahí.

 

 

—¿Cuánto tiempo piensa demorar ChangMin?

 

 

JaeJoong miró el reloj en su muñeca, esperando por que el menor del grupo saliera de una buena vez por todas, sentado junto a YunHo en uno de los sillones, sintió como YunHo le sacudió el cabello con una sonrisa en el rostro.

 

 

—Déjalo, ya ha de estar lo suficientemente nervioso por la llegada de Rain.

—Dejen que él llegue, y Min va a tener otras cosas en las que preocuparse.

—Si, en como matarte.

 

 

JunSu sonrió cuando YooChun lo miró sorprendido por sus palabras y terminó riendo cuando Park se levanto de su lugar, JunSu lo agarró por la camisa volviéndolo a sentar y sonrió.

 

 

—Era broma.

 

 

Finalmente la puerta de la última habitación se abrió y ChangMin salió, vestido con una camisa negra con algunos botones abiertos y un pantalón beige, abrochando los botones en la muñeca izquierda.

 

 

—¿Ya llegó Rain?

—Si, Min. Es tan malditamente puntual que ya llegó.

 

 

Y cuando el timbre sonó, ChangMin miró con suficiencia a YooChun, ese era Rain sin lugar a duda. YooChun entrecerró los ojos, se levantó, arregló el cuello de su camisa y finalmente sonrió.

 

 

—Tu peor pesadilla acaba de empezar.

 

 

ChangMin pareció comprender el poder en ese susurro de Park y sus ojos se abrieron en demasía, estuvo a punto de correr a abrir la puerta y pedirle a Rain que huyeran de ahí, pero JaeJoong ya había abierto la puerta.

 

 

—Bienvenido.

—Gracias, esto es para…

—¡Para emborrachar al pobre de Min! ¿No?

 

 

YooChun se acercó con una sonrisa en el rostro, apoyándose un poco en JaeJoong y tomando entre sus manos la botella de vino que Rain había traído.

 

 

—No precisamente, más bien era una cortesía.

 

—Vamos a dejar las cosas claras Rain, yo no soy YunHo que le das una habitación para que se encierre con Jae y se olvida de que te esta vigilando, pero esta noche tendré mis ojos en ti para ver si vales la pena para este mocoso por que soy una persona que se concentra en lo que hace.

 

 

La risa por parte de todos, y la sonrisa en los labios de Rain, intrigó a YooChun quien en seguida buscó con la mirada al menor, Changmin se acercó con paso lento y le dio un pequeño golpe en el brazo.

 

 

—Por favor YooChun. Tu ves a JunSu de espaldas y te olvidas hasta de cómo te llamas.

 

 

YooChun hizo una pequeña mueca de molestia y todos rieron con ganas una vez más. Originalmente no era algo bueno ver a alguien que consideras como un hermano menor besar a alguien, así que no fuer diferente para YooChun.

 

 

ChangMin se acercó a Rain y lo besó con una naturalidad casi asombrosa, y cuando las manos de Rain se posaron en las espalda del menor las alarmas de YooChun se encendieron, aunque bueno, él ponía sus manos en otras partes más ‘entretenidas’ cuando besaba a JunSu.

 

 

—Bueno, bueno… Cambiando de tema, estaba pensando en que ¿No creen que Rain está como muy grande para el menor de todos nosotros?

—¡YooChun ya cállate! Además estoy apunto de graduarme.

—¡Igual!

 

 

JaeJoong suspiró, vio el rostro del pobre de Rain que se encontraba en medio del griterío de ese par y decidió intervenir.

 

 

—¡Bueno, ya! Dejen de pelear. Pasémosla en paz por favor.

 

 

YooChun entrecerró los ojos, señalo sus ojos y luego señalo a Rain cuidadosamente antes de volver a sentarse junto a JunSu en uno de los muebles. ChangMin pareció un poco más relajado y Rain volvió a parecer recordar como se respiraba.

 

 

—¿Esto es solo lo peor de la noche, o es como un aperitivo de lo que me espera?

—Ignora a YooChun es él único subnormal del grupo.

—Bien, solo no te alejes de mí en toda la noche. ¿De acuerdo?

 

 

Rain lo tomó de la mano y ChangMin sonrió.

 

 

—¿No me digas que le tienes miedo a YooChun?

—Claro que no, solo quiero asegurarme de estar contigo siempre.

 

 

Y aunque esas palabras lo tomaron por sorpresa, ChangMin no pudo evitar ampliar su sonrisa y caminar junto a Rain hacia donde se encontraban los demás.

 

 

 

 

 

TaeMin miró su reflejo en el espejo y sonrió complacido.

 

 

Sus padres habían salido a festejar el año nuevo donde unos familiares, así que él estaba a la espera de sus amigos, se colocó la chaqueta encima y suspiró, entre las muchas cosas que habían sucedido durante ese año, estaba la gran transición por la que MinHo estaba pasando al por fin empezar a olvidarse de Rain.

 

 

Una sonrisa estuvo en sus labios, y aunque no estuvo muy seguro de si era correcto sonreír o no, no podía evitar sentir esos pequeños gramos de esperanzas al saber que Rain ya no formaba parte de una probable historia entre él y MinHo.

 

Y no es como si fuera a ir a gritarle a MinHo de la noche a la mañana que está enamorado de él, pero cuando menos ahora tenía la libertad de poder actuar cuando lo creyera conveniente.

 

 

—¡¡TaeMin!!

 

 

Los gritos de sus amigos y TaeMin negó levemente ante aquello, tomó las llaves y el celular y salió de la casa velozmente, dejando todo cerrado y observando como JoongHyun al volante intentaba calmar a Onew y Key que parecían pelear por algo.

 

 

Ubicó a MinHo alentando la pelea entre esos dos y sonrió. Aprovechó que el puesto del copiloto estaba vacío y se sentó junto a JoongHyun quien le sonrió apenas lo vio sonreír.

 

 

—¿Listo?

—Por supuesto.

—Perfecto entonces… ¡Nos vamos!

 

 

El viento que el auto convertible de JoongHyun les proporcionaba fue verdaderamente agradable, observó por el retrovisor a MinHo y decidió que por esta noche no se iba a preocupar por nada, más que por divertirse.

 

 

Entonces sonrió ampliamente y JoongHyun pareció complacido con ello.

 

 

 

 

 

Con un hermoso vestido blanco y su cabello moviéndose en cada paso, y su cartera Gucci de mano con toques dorados, Seulgi espero a que las puertas del ascensor se abrieran debidamente, probablemente se había equivocado de número unos días atrás.

 

 

Pero no se podía equivocar con la dirección.

 

 

Las puertas del ascensor se abrieron y ella sonrió complacida con los elegantes pasillos que la recibieron, el lugar estaba iluminado por pequeños candelabros artificiales que adornaban el lugar, llegó al departamento adecuado y respiró profundo antes de tocar el timbre.

 

 

Los minutos empezaron a pasar, pero la puerta nunca fue abierta, es más nunca siquiera escuchó algún tipo de ruido fuera, miró extrañada el lugar y no había nadie que le pudiera dar información alguna, pero por suerte el ascensor se volvió a abrir y una mujer elegante le sonrió.

 

 

—Buenas noches, disculpe ¿Este es el departamento de Jung YunHo?

—Si. Pero él no se encuentra, salió junto a su compañero de departamento a una reunión.

—Oh, ya veo.

 

 

La mujer empezó a digitar la clave de su departamento que quedaba justo junto al de YunHo y con un pequeño asentimiento Seulgi se empezó a alejar hacía el ascensor una vez más, decepcionada por no haberlo encontrado, pero por los menos sabiendo que ya estaba a un paso de YunHo.

 

 

Algo que le fue extraño, fue lo de aquel compañero, YunHo nunca había sido muy gustoso de compartir su espacio personal de esa manera, y dudaba que tuviera un compañero de departamento por problemas con la renta o algo así…

 

 

¿Quién podría ser ese muchacho?

 

 

 

 

 

—Muy bien, muy bien… ¡¡Ya cállense!!

 

 

Todos guardaron silencio inmediatamente apenas escucharon el grito de HeeChul y él sonrió complacido ante la obediencia por parte de los demás. Levantó la copa en su mano y aclaró un poco su garganta.

 

 

—Propongo un brindis por Siwon, quien nos prestó su departamento para hacer la reunión de este año a riesgo de que entre ChangMin y YooChun lo hagan pedazo con sus peleas estúpidas.

—¡Salud por eso!

 

 

Todos brindaron divertidos y ChangMin se encargó de susurrarle a Rain que siempre era culpa del idiota de YooChun que saca lo peor de él. Rain solamente había sacudido sus cabellos y le había dicho que era demasiado adorable. Resultado, un sonrojo en las mejillas del menor.

 

 

—Ahora si, disfruten de la cena.

 

 

HeeChul volvió a sentarse y la cena comenzó con tranquilidad. La mala suerte parecía perseguir a ChangMin por que casualmente, casualidad cortesía de JunSu que había optado por apoyar a JunSu, a Rain le había tocado sentarse entre ChangMin y YooChun.

 

 

Por tanto YooChun tenía la oportunidad de molestar al menor sin la necesidad de moverse demasiado.

 

 

—¿Y bien Rain que fue lo que le viste? Su estilo inevitable por ser sarcástico, cruel y despiadado, o la manera en la que abusa de sus amigos golpeándolos cada vez que le da la gana?

 

 

ChangMin entrecerró los ojos y levantó el muslo de pavo que tenía en la mano.

 

 

—¡Tu que vuelves abrir la boca y yo que te noqueó con este pedazo de pollo!

—ChangMin que es tu comida, te quedas sin cena.

—Siwon tiene razón. Esto es más eficiente.

 

 

ChangMin agarró su zapato y se lo lanzó por la cabeza a YooChun pero por suerte esta vez el mayor alcanzó a agacharse un poco y el zapato se estrelló con fuerza contra la pared.

 

 

—¡ChangMin!

 

 

YunHo miró con enojo al menor y él pareció agachar un poco la cabeza, ligeramente avergonzado.

 

 

—Ve a lavarte las manos. Y tú, YooChun ya cálmate.

 

 

Rain sonrió en cuanto observó a ChangMin levantarse con un pequeño susurro de ‘Disculpen’ mientras se dirigía al baño. El poder que YunHo influenciaba en los demás era admirable y eso le había gustado.

 

 

—Me caen bien todos ustedes, hasta tú YooChun.

 

 

YooChun asintió con una sonrisa en los labios. Pero luego de analizar sus palabras, regresó a mirarlo afiladoramente.

 

 

—¿Cómo que hasta tú?

 

 

Las risas en ese momento fueron hasta contagiosas, lastima que ChangMin se hubiera perdido ese maravilloso momento de venganza por parte de Rain.

 

 

 

 

 

 

—¡Esto va a ser grandioso!

 

 

Ingresaron a la discoteca con una sonrisa en el rostro. TaeMin observa el lugar asombrado, de todas las discotecas esta era por mucho uno de las mejores. Se había entretenido tan contemplando el lugar que no notó cuando los muchachos se habían alejado.

 

 

—Tae, ¿Qué esperas? Vamos.

 

 

MinHo apareció de la nada, agarrándolo por la mano y conduciéndolo hacía el lugar donde todos sus amigos habían decidido reservar la mesa de esa noche. Y entre la oscuridad del lugar, apenas podía observar el reflejo vago de sus manos unidas.

 

 

—¿Por qué te perdiste, Tae?

—No me perdí, Key. Me entretuve.

—Si, claro, claro…

 

 

Key sonrió divertido mientras bebía un pequeño coctel. JoongHyun apareció diciéndole a TaeMin que fueran a bailar junto a Onew, el menor aceptó de inmediato con una gran sonrisa en los labios y quintándose la chaqueta, dejándola en manos de MinHo quien parecía sorprendido de que el menor no lo invitara también.

 

 

—¿Qué sucede?

—¿Eh?

—Pareces… Decepcionado de que Tae no te pidiera que fueras con él.

 

 

MinHo miró a Key con algo de sorpresa, no era de asombrarse que el muchacho supiera varias cosas de todos ellos, pero al punto de saberlo de inmediato lo intrigó.

 

 

—Oye MinHo… Tengo una duda, ¿Ustedes ya están saliendo?

—¿Nosotros? ¿Quien?

—¡Tú y TaeMin pues!

 

 

Por la manera en la que MinHo abrió los ojos con sorpresa, Key pudo deducir que MinHo no tenía ni idea y eso era hasta frustrante.

 

 

—No me digas que no te has dado cuenta, por favor, en serio no me digas eso.

—¿Darme cuenta de que?

—De que TaeMin esta enamorado de ti como desde cuarto grado.

 

 

MinHo miró velozmente hacia el lugar donde su mejor amigo se encontraba, lo observó bailar y reír junto a los otros dos muchachos, como si nada, con toda la tranquilidad del mundo y las palabras de Key resonando en su cabeza una y otra vez.

 

 

 

 

 

 

Era cerca de la media noche cuando los fuegos artificiales comenzaron a salir de todas partes. El como ocho personas entraron en el balcón del departamento de Siwon era un misterio, pero ahí estaban, abrazados a su respectiva parejas y mirando hacía le enorme cielo de esa noche.

 

 

JunSu permanecía sentado en el lado izquierdo del barandal del balcón con sus piernas sueltas y YooChun abrazándolo por la espalda. Susurrando de vez en cuando lo mucho que lo quería, y que solo por ese momento dejaría en paz al RainMin. JunSu a ratos levantaba su brazo y jugaba con el cabello de YooChun, por que Junsu amaba el cabello de YooChun.

 

 

JaeJoong permanecía en la esquina del balcón, semi apoyado con YunHo enfrente suyo, conversando de algo irrelevante entre susurros y aceptando los besos cortos de Jung que le daba sorpresivamente.  Luego de cada beso iba una sonrisa, por que a JaeJoong le gustaban esos besos.

 

 

Siwon había actuado un poco más inteligentemente había ido por dos pequeños bancos y se encontraban arrimados contra la pared, tomado de la mano de HeeChul bebiendo un poco de cerveza de vez en cuando, sintiendo el corazón agitársele cada vez que HeeChul lo miraba y le sonreía.

 

Pero en el centro del balcón, apoyando sus codos ahí, se encontraban ChangMin y Rain, con latas con cerveza en las manos y mirando el cielo de vez en cuando. Hubo un momento en el que Rain llevó uno de los mechones de ChangMin tras su oreja y le sonrió.

 

 

ChangMin se doblegó con ello, movió sus labios pronunciando un ‘gracias’ y luego apoyó la cabeza sobre el hombro del mayor quien ante eso, posó su brazo por los hombros del menor y respiró profundo, ante los primeros minutos del nuevo año.

 

 

—¿Te quedarías así conmigo toda la vida si te lo pidiera?

—No necesitas pedírmelo.

 

 

 

 

 

 

Llegó a su habitación de hotel con un humor asqueroso.

 

Dejó los zapatos donde pudo y se empezó a quitar las joyas lanzándolas a la cama con un poco de frustración, esta era la época perfecta para un reencuentro maravilloso con YunHo, pero al parecer no sería como lo había planeado.

 

 

Le tocaría buscarlo mañana o en unos días, si es que no se le ocurría a YunHo irse de viaje o algo por el estilo. Se sentó en el pequeño sillón que había en su habitación y observó la oscura noche a través del ventanal.

 

Con sus pies elevados sobre el brazo del mueble, Seulgi suspiró. Que asco de manera para despedir el año, cuando hace un año se la había pasado en una discoteca bailando y bailando toda la noche en Alemania.

 

…Simplemente injusto.

 

 

 

 

 

 

—Jae… Discúlpame.

 

 

De algún modo, esas palabras no fueron algo completamente agradable de escuchar. YunHo jugaba con las manos de JaeJoong entre las suyas en ese momento, y por lo mismo, JaeJoong fijó su mirada en Jung y ladeó un poco su cabeza.

 

 

—¿A que te refieres?

 

—Tú me presentaste a tú familia, me hiciste parte de ella.— YunHo dio un corto suspiro y miró sus manos por un largo rato. –Me gustaría poder presentarte a mi familia también, por lo menos a mi madre. Ella te amaría.

 

 

JaeJoong sonrió enternecido ante las palabras de su jefe, ante lo débil y resquebrajada que había sonado su voz en ese momento, se soltó con cuidado de las manos de YunHo y tomó su rostro con cuidado.

 

Acarició su rostro, sus ojos, su perfil y sus labios, con sus manos recorriendo cada lugar en aquel rostro, lo hizo lentamente y con mucho cuidado, hasta que finalmente sonrió.

 

 

—Yo entiendo tu situación, YunHo. No fuerces las cosas para mí. Todo estará bien algún día, te lo prometo… Y en cuanto a tu mamá, estoy seguro de que es muy bella. Seguramente tienes sus labios. ¿Verdad?

 

 

YunHo asintió mordiendo su labio y parpadeando continuamente.

 

 

—…La extraño… Mucho.

 

 

JaeJoong extendió sus brazos y lo abrazó. Sintió la respiración de YunHo en su cuello por un largo rato, pero no se incomodó, disfruto de ese contacto y cerró los ojos. Se encontraban en la cocina desde hace un rato y al notar que ya no había bulla dentro ambos se separaron con algo de lentitud.

 

 

—Gracias, Jae.

—No te preocupes.

 

 

Finalmente YunHo se levantó estirando su mano y esperando que JaeJoong la tomara para continuar caminando, cuando salieron el departamento de Siwon no era ni la sombra de lo que era hace unas horas.

 

 

Sentados en uno de los sillones YooChun y JunSu se habían quedado dormidos, demasiado juntos, pero al parecer habían encontrado la forma de dormir aparentemente cómodos. En el mueble largo permanecía sentado Rain, con la cabeza de ChangMin en sus piernas.

 

 

Y en el balcón, Siwon y HeeChul habían colocados unas perezosas de modo que, semi apoyado en Siwon, HeeChul había conciliado el sueño también. YunHo no estaba muy seguro de cuanto tiempo habían pasado en la cocina, pero aparentemente sus amigos ya habían tirado la toalla.

 

 

—Supongo que solo quedamos tú y yo… Podríamos aprovechar la cama.

 

 

JaeJoong se soltó de inmediato del agarre de sus manos. Miró sorprendido a YunHo y se sonrojo violentamente ante esas palabras y con el corazón latiendo apresuradamente, por que para ese momento todavía no terminaba de captar el mensaje. YunHo vio su rostro y rió divertido.

 

 

—Solo para dormir, pedazo de pervertido.

—¡Eres un idiota!

 

 

Golpeó en la espalda a Jung y se permitió respirar profundo al notar su equivocación y lo nervioso que se había sentido en ese momento. Trató de recuperarse y finalmente asintió. Con YunHo todavía riendo por su reacción.

 

 

—¿Sabes algo? Una vez alguien me dijo que no es fin de año, si alguien no baila.

—¿Y pretendes que seamos nosotros?

—¿Por qué no?

 

 

Cuando entraron a la habitación YunHo parecía saber donde se encontraba cada cosa, lo observo encender no tan altamente el equipo de sonido, y la música rítmica inundó el lugar, de la maravillosa voz de Michael buble, Sway comenzó a sonar.

 

 

JaeJoong incluso se permitió sonreír abiertamente, en especial por que para comenzar nunca había bailado ese ritmo, pero cuando YunHo estiró una mano con una gran sonrisa y moviéndose un poco al ritmo, no pudo evitar tomar su mano.

 

 

Cuando el ritmo empieza a sonar, baila conmigo

Por que cuando nos movemos me vuelvo débil.

 

YunHo lo hizo dar una pequeña vuelta hasta que sus cuerpos quedaron sumamente juntos, con una mano en su espalda e invitando a JaeJoong a que imitara el movimiento de su cuerpo. JaeJoong rió divertido ante aquello.

 

Por que de alguna manera se sentía cómodo con JaeJoong entre sus brazos, bailando ambos dentro de la soledad de aquella habitación, por que a YunHo le había gustado desde siempre esa canción, por que la había querido bailar por primera vez con Seulgi en su boda.

 

 

Pero gracias a JaeJoong había aprendido que no hay que esperar un momento especial, los momentos podían ser especiales todo el tiempo y bailar con JaeJoong en este preciso momento era su momento especial.

 

 

 

Cuando bailamos juntos, tienes el poder de hacerme desear quedarme solo junto a ti.

Otros bailarines podrán estar en la pista, pero mis ojos solo pueden verte a ti.

Solo tú tienes esa magia. Y cuando nos vemos, no queremos despertar.

 

 

 

—Esto es extraño Yunho.

 

 

La voz de JaeJoong había sonado algo lejana, debido a que para ese momento, Kim tenía su rostro casi pegado a su pecho, con mucha lentitud moviéndose junto a él, YunHo sonrió y suspiró.

 

 

—¿Importa acaso? Déjate llevar Jae, baila conmigo y olvida lo que el mundo pueda pensar. Si me da la gana puedo bailar contigo, por que eres tú, por que te quiero solo a ti y solo contigo me place bailar.

 

 

Y fue como si sus palabras fueran mágicas, por que de repente JaeJoong levantó la mirada, le sonrió y besó sus labios fugazmente, antes de volver a jalar de su brazo y hacer que el girara en esta ocasión.

 

Entre risas y bromas se volvieron a besar.

 

Entre el ritmo y sus manos unidas decidieron bailar.

 

Entre palabras de te quiero y esperanzas decidieron recibir a este nuevo año que acababa de empezar.

 

Por que JaeJoong sentía, que YunHo le daba las fuerzas para hacer, lo que antes él creía no podía. Y junto a él, besarlo, bailar y pensar en el futuro no parecía tan difícil. JaeJoong era feliz en este mundo, que YunHo había creado para él.

 

 

 

Puedo escuchar el sonido de los violines, a lo lejos empiezan a sonar.

Hazme sentir que no hay nada más, solo tú sabes como hacerlo.

 

 

 

Fin Capitulo Dieciséis.

Anuncios

5 comentarios sobre “Ai Maid Café: Capitulo 16

    Tsukiyomi Akemi escribió:
    18 agosto, 2011 en 23:25

    Jajajajaja Jae celoso del juego jajaja xD

    Me gusta

    Meguri escribió:
    20 agosto, 2011 en 0:04

    Me reí mucho con el comienzo del fic xDDDDDDDDDD
    De verdad que me encanta esta historia y tu forma de escribir ❤

    Leeré el otro capítulo *O*

    Me gusta

    ★ MolLy ★ escribió:
    16 julio, 2012 en 10:42

    creí que las primeras palabras se referían a los celos de Jae por SeulGi xDDDDDD ajajaja casi me ahogo de la risa…
    en verdad es un mate total estar con estos chicos, que envidia!!

    Me gusta

    Anonymous de siempre♥ escribió:
    10 febrero, 2013 en 12:59

    Hahahahah yo también creí que se refería a SeulGi 😄 jajajaja y Micky con Changmin 😄 Los amo!!! hhahahhahaha me matan con sus peleas, con el zapato volador de Min LOL, esta historia logra envolverte por completo! creer que eres el verdadero testigo de lo que viven adfghajshgs♥ y es que es genial! Me anima muuuucho, y me saca de mi estado depresivo.

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    15 noviembre, 2015 en 22:01

    Jajajajajaj Yoochun 😜😛😜😛😘😘😙😘😍 Tan lindo jajaj menencanto tido ese grama de Hermano mayor protector de verdad que el zapatazo fue de lo mejor pero eao de “Tu solo con ver a Junsu de espaldas y te olvidades como te llamas” nk tuvo igual. Rain ya estas dentro uuuraaaaa¡¡¡¡ me gusto mucho el Cap sobre todo porque Minho al fin ya sabe que Tae lo ama😍😍😍😛. Y Cada palabra dicha por Yinho fue hermosaaaa¡¡¡¡

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s