Blogger: Primera Publicación

Posted on


BLOGGER

PRIMERA PUBLICACIÓN:

HACE FALTA UN PERDIDO, PARA ENCONTRAR A UN BUSCADOR.

5/MARZO/2010.

 

 

 

 

De acuerdo…

 

Primero pensé en que palabras debería usar para escribir dentro de la primera publicación de este blog, y sinceramente no se me ocurría nada bueno. Pero supongo que contar un poco sobre mi, era mejor que escribir:

 

‘Esta es la primera publicación’

 

Tal y cual lo leía en un blog hace algún tiempo. Y si, tal y cual, no había nada más. Esa era la primera publicación. ¿Original? Lo dudo mucho, pero supongo que ese era el límite de su imaginación.

 

Una vez escuché que quien busca a alguien, jamás lo encuentra. Por que al final de todo es el que se encuentra perdido quien termina encontrando a su buscador. Curiosidades del destino podría decirse.

 

Las maravillas del cerebro son algo… ¿Sorprendente?

 

Dicen que el dolor, el amor, la tristeza y la felicidad. Todo, absolutamente todo son efectos producidos por nuestro propio cerebro. Es decir nada existe, a menos que nuestro cerebro lo maquine, y si somos nosotros los encargados de manejar nuestro cerebro.

 

¿Somos capaces entonces de mandar sobre la enorme decisión de enamorarse?

 

Pues mi objetivo de prueba lo descubrí justo hoy durante el receso en el Conservatorio.

 

 

 

 

 

—Te has vuelto loco, Hyung.

 

Si, así de brutalmente sincero es ChangMin en realidad dudo que haya muchas palabras para describirlo, aún más cuando se encuentra guardando un montón de libros dentro de casillero.

 

 

—No es una locura, Min. Si lo piensas es un experimento muy interesante.

—Lo único que veo de interesante a todo esto es que has visto demasiadas películas norteamericanas con temática adolescente.

 

 

ChangMin me miró, de aquella manera que me indicaba que la conversación estaba terminada. Comenzó a caminar por los pasillos hacía su otra clase y por un momento decidí seguirle el paso mientras los alumnos conversaban y reían como si nada.

 

 

Y era curioso el poder notar que ChangMin era un año menor que yo y al parecer el único que pensaba dentro del grupo. Por que el resto de nosotros era demasiado impulsivo por decirlo de alguna manera.

 

—Puedo probarte que si me lo propongo puedo lograr que cualquiera dentro de este conservatorio se enamore de quien a mi me de la gana. Se trata de implantar ideas en la mente de las personas, la mente de las personas es algo muy frágil, aún más en nuestra edad.

 

 

Logré pararme justo frente a él, unos pasos antes de entrar en la puerta.

 

Sus ojos me observaron, escrutiñadora mente. Demasiado, como si en realidad dudara de mi cordura mental.

 

 

—Kim JaeJoong, escúchame bien. ¿De acuerdo?— Y esto no era algo bueno, por que cuando me llamaba por mi nombre, nunca era algo bueno.

 

–La vida no es como en las películas, o las series. No puedo creer que alguien tan inteligente como tú se deje llevar por estupideces tan básicas, frívolas, banales y estúpidas como las que las cadenas televisivas nos quieren implantar en la cabeza.

 

 

Y si señores lectores, esa era la razón principal por la que alguien como Shim ChangMin no tenía muchas citas. Le fascinaba marchitar las ideas locas de las personas con su aplastante lógica y abrumante sinceridad.

 

La campana sonó y yo recordé mientras lo veía entrar a su salón que tenía clase de historia del arte en menos de dos minutos. Y ese profesor, SIEMPRE llegaba demasiado puntual.

 

 

 

 

Podían haber muchas razones por las que alguien como yo no tenía citas.

 

Y bueno entre ellas estaban el grupo al que pertenecía. No eran precisamente lo más populares, pero tampoco los marginados sociales, o los rebeldes. ¡O algo siquiera! Simplemente no existíamos.

 

Y si no existes, no te ven. Y si no te ven. ¿Quién en su sano juicio le pediría una cita a alguien totalmente invisible al ojo humano?

 

Bueno, en realidad esa y otras cuestiones eran las múltiples razones que agobian mi joven mente, si, en vez de pensar en el deber que tendría que presentar mañana a primera hora y que ni siquiera había empezado, o en la lección mega poderosa que tendría en tres días, lo único que ocupaba mi mente era, ¿Por qué nadie me pedía una cita?

 

…Ser adolescente es tan patético, a menos que seas Park YooChun.

 

Y es que algunos nacen con una estrella definitivamente. Actualmente no basta con ser bonito, atractivo o sexy. Ahora además tienes que tener la actitud y por supuesto un talento, o cantas o bailas o eres un asombroso deportista.

 

…Aunque todo eso ya sería innecesario si tienes dinero.

 

Si el mundo es un asco, pero en este mundo estoy, y a este mundo me toca acoplarme.

 

 

—¿Sigues con esa locura de manipular la mente humana?

—Aunque no lo creas Min, es un experimento que podría revolucionar la psiquiatría actual.

—Tú solo quieres que Park YooChun te dedique una sola mirada.

 

 

Un día de estos, juro que pondré cinta de embalaje justo sobre esos labios.

 

 

—¿De que hablan?

 

 

Pero siempre hay una excepción a la regla ¿Saben? Kim JunSu se acercó y sentó junto a nosotros en la mesa del comedor, con esa gran sonrisa que solo él tiene, y con la chaqueta del equipo de soccer. Aquella chaqueta que indicaba a gritos ‘Soy alguien’

 

Oh, si y yo deseaba ser alguien en algún momento.

 

 

—JaeJoong que tiene una idea loca sobre manipular las mentes humanas y revolucionar la psiquiatría actual.

 

JunSu entonces rió un poco. Revolviendo con los palillos sus tallarines.

 

 

—Ustedes son tan inteligentes… Desearía algún día poder mantener una de esas conversaciones inteligentes que ustedes tienen.

—No son conversaciones inteligentes, Hyung. Son solo conversaciones con palabras rebuscadas.

 

 

Pero, bueno, dejémoslo en que de vez en cuando Changmin también puede ser agradable. Y justo cuando estaba dispuesto a comer un poco del pastel sobre mi plato, ChangMin me miró fijamente y suspiró.

 

 

—Hyung, en serio borra esa tonta idea de tu cabeza. Entiéndelo, hay límites y reglas en esta vida. ¿De acuerdo? La etapa del instituto es la más traumática y la que más experiencia y marcas deja en las personas y esta científicamente comprobado. Y sinceramente yo si quiero salir mentalmente sano de aquí cuando me gradúe.

 

 

Algo que debía acotar es que ChangMin podía incluso beber agua elegantemente, por eso espere a que tomara agua mientras JunSu comía sus tallarines, esperando al igual que yo por que Min terminara con su explicación.

 

 

—La cadena alimenticia, dícese orden social no es un mito o algo que se inventaron los libretistas y/o productores de series. Simplemente es algo que los adultos que la pasaron mal decidieron bloquear y nos mienten diciendo que no existe. Pero existe y está frente a tus ojos.

 

 

Sin tomarse la molestia de disimular, ChangMin se dedicó a estirar su brazo señalando todo el comedor repleto de gente ese día.

 

 

—Es tan los populares, los que están en la cima. Como Park YooChun, Choi Siwon, Kim HeeChul, las animadoras, los capitanes de los equipos, los mejores en canto o baile, hasta JunSu que le encanta ir contra las reglas y decide andar con nosotros en vez de con su séquito personal que por supuesto tiene.

 

 

JunSu por un momento pareció querer rebatir esas palabras, pero cuando lo vi toser torpemente y buscar un poco de agua, supuse que tardaría un buen momento en calmarse, y ChangMin también lo notó por que decidió continuar.

 

 

—En el medio, los depredadores. Los rebeldes, no son populares pero por supuesto que tienen su lugar bien armado, los capitanes de los equipos de lucha, los presidentes de clase. Tienen de alguna manera un poder sobre este conservatorio y nadie lo niega.

 

—¡Jung YunHo!

 

 

JunSu parecía un poco más recuperado, mientras levantaba la mano entusiasmado con poder integrarse a nuestra conversación y mi cuerpo entero se estremeció al escuchar ese nombre. Era bien conocido por todos que él, era el muchacho más peligroso de todo el conservatorio.

 

Y que la única razón por la que estudiaba aquí era por que sus padres donaban mucho dinero.

 

 

—Exacto, JunSu. Siguiendo, están los de abajo, los que nunca obtienen un solo en el coro y solo hacen ruido de fondo, los que nunca están hasta adelante en una coreografía, el que pasa el agua a los jugadores de fútbol, el ayudante del entrenador o de los profesores. Los que no tienen ni buenas ni malas notas. Es decir el resto.

 

 

Bebí un poco del jugo de naranja que había traído y vi como YooChun sentado sobre la mesa les contaba algo a sus amigos y todos reían abiertamente ante lo que decía. Su sonrisa, me encantaba.

 

 

—Y al final de todo, en la clase baja tirando para subterráneo, estamos nosotros. Los que sencillamente no destacan, por ser sinceros como yo, insoportables como el muchacho de cuarto año o demasiado inteligentes/introvertido como para poder sociabilizar, es decir los invisibles.

 

Un suspiro en los labios de ChangMin. Y supuse que habían muchas cosas que no sabía.

 

 

—A nosotros no nos toman en cuenta ni siquiera para molestarnos. Aunque por mi esta bien, yo solo quiero pasar desapercibido y terminar mi vida escolar sin demasiados sobresaltos.

 

 

Las puertas del comedor se abrieron, mi atención se distrajo totalmente. Jung Yunho entraba, como dueño del lugar, vistiendo un jean, y una chaqueta de cuero negro, su cabello castaño en punta y pude incluso escuchar demasiados suspiros.

 

Sacudió un poco sus cabellos y caminó con paso firme por todo el comedor, sus ojos se chocaron con los de YooChun, entrecerraron sus ojos en forma amenazante, pero ni YunHo se detuvo en su andar ni YooChun movió su cabeza para seguirlo mirando con odio.

 

…Nunca, se ha sabido por que esos dos se odian a morir.

 

Y lo típico ocurrió, Yunho empujó a un muchacho que hacía fila para poder tomar su lugar y que le sirvieran de inmediato. Nunca he podido entender que es lo que pasa por la cabeza de todas esas chicas que suspiran por él.

 

 

—Jung YunHo es sexy.

 

 

ChangMin escupió su chocolatada, lo cual es extremadamente asqueroso, pero ese no era el caso, el punto era esa mirada y sonrisa demasiado inocente en JunSu mientras veía a Jung servirse el pollo en la bandeja.

 

 

—Tú definitivamente, eres muy extraño.

 

 

Y por primera vez, he coincidido con el monstruo de la sinceridad, Shim ChangMin.

 

 

 

 

 

Ser amable es un asco, siempre lo he dicho y la verdad no me cansaré de decirlo.

 

 

Esencialmente por que accedes a hacerle un favor a alguien y el resto por corelación cree que eres un Santo para andar ayudando a todo el mundo, e ahí la razón por la que me encontraba subiendo cuatro pisos para poder sacarle unas copias a la maestra de Literatura Inglesa y ya estaba harto de tantas escaleras.

 

 

—¿Qué te he dicho acerca de no venir con el uniforme?

 

 

Y Justo en el tercer piso, pude observar como el Vicerrector golpeaba con un folleto en la cabeza a YunHo, decidí apoyarme en la pared detrás de mí y esconderme, ellos se encontraban justo en la sala de profesores donde se suponía debía sacar las copias.

 

 

—Y además meterte en una pelea tan temprano. ¿Es que acaso no tienes límites?

—Cuando una persona tiene límites no es capaz de llegar lejos, no es capaz de aventurarse y tratar de ser alguien en vez de conformarse con un empleo repetitivo que odia. Por eso es bueno conocer nuestros límites, pero a veces hay que ignorarlos y ser valientes.

 

 

Por primera vez en mi vida, me asombré cuando lo escuché hablar de esa manera, no sabía que alguien como él podía pensar más allá de si mismo y decir algo como eso. Pero al parecer el Vicerrector no pensó igual por que lo volvió a golpear con el folleto.

 

 

—Eres un insolente, Jung. Ve a clases, me encargare de hablar con tus padres.

—Suerte con eso.

 

 

El sonido de la puerta abrir y luego cerrarse y yo supuse que el Vicerrector había entrado a la sala de maestros. Solo me quedaba esperar por que YunHo pasara de largo sin verme y todo solucionado.

 

 

—¿Acaso piensas esconderte toda la vida?

 

 

Salí lentamente, especialmente por que temía que la primera vez que alguien popular me notara, y fuera principalmente para golpearme.

 

 

—Juro que no fue mi intención yo solo… ¡Oh, por… Estás sangrando!

 

 

YunHo arrugó el entrecejo y llevó una mano a su nariz, pero cuando lo vi sonreír supuse que no le dolía.

 

 

—¿Esto? No es nada, efectos colaterales de una pelea.

—¿Pe…lea?

 

 

Cabe decir que no era muy aficionado a eso, pero la fama de YunHo lo predecía y suponía que eso para él era cosa de todos los días.

 

 

—No vuelvas a escuchar lo que no debes, niño.— Se acercó peligrosamente, yo para ese momento solo tapé mi rostro con las manos, que golpeara cualquier cosa menos mi rostro. –Eres insoportable.

 

 

De acuerdo, Jung YunHo no era agradable. Lo vi alejarse con la chaqueta agarrada por su dedo índice, colgada desde su espalda. Y recién noté que llevaba una camisa blanca con corte en V. Una de una tela muy ligera.

 

 

Y este era un día muy especial y no en el buen sentido.

 

Habían estado a punto de golpearme, me ha tocado subir y bajar demasiados escalones y además no aceptan mis teorías locas sobre manejar la mente humana. Definitivamente, hoy no era buen día para Kim JaeJoong.

 

 

 

 

 

—Solo piénsalo, Min.

—De acuerdo, basta. Me estas hartando.

 

 

ChangMin cerró el casillero, esta vez con un poco de agresividad y yo solo suspiré.

 

 

—Vamos, Min. Incluso podría ayudarte a conquistar a quien quisieras. Solo dime quien te gusta y yo haré lo posible.

—Nunca podrías, Jaejoong. Créeme.

 

 

Y en ese momento ocurrió algo que no creía posible, por que de repente la mirada de ChangMin se desvió, justo detrás de mi, fue un breve momento pero para mi fue suficiente. Apoyados en los casilleros estaban Choi Siwon y su hermano menor MinHo.

 

Nunca imaginé que Changmin pudiera aspirar tan alto, y verdaderamente me sorprendió, pero para mi teoría no hay imposibles. Además he comprobado científicamente que mientras más alto estás en la cadena alimenticia, dígase orden social, más débil de mente eres (es decir estúpidos)

 

Así que, su mente es aún más fácil de manejar y descifrar.

 

 

—Choi Siwon es algo difícil de lograr pero lo traeré hasta ti.

—¿Siw… ¡Que!?

 

 

El rostro de ChangMin por un momento se desfiguró, pero aún así solo bufó, cerró su casillero y se comenzó a alejar. Supuse que sentirse descubierto no había sido muy de su agrado, pero ya solucionaría eso.

 

 

 

 

 

—¡Déjame en paz!

—¿Y que si no me da la gana?

—Escucha Park YooChun, no me agradas. ¿Bien? Así que déjame en paz.

 

 

Era la hora de la salida y por supuesto yo caminaba directo hacía la parada de autobuses cuando en una de las calles pude divisar a JunSu quien intentaba deshacerse del agarre que el muchacho más popular del conservatorio mantenía sobre su brazo.

 

…Yo no sabía que a YooChun le gustaba JunSu, mi amigo.

 

 

—¿Cómo es posible que no te guste? ¿Eres de otro planeta acaso?

—No soy parte de tus adorables amores. Además conozco tu fama de Casanova y no me interesa ser parte de tu colección.

 

—No serías como los demás, tú tienes un algo especial.

—Si claro, y tú me crees muy idiota además.

—Tú vas a salir conmigo, como que me llamo Park YooChun.

 

 

Lo soltó con algo de fuerza, JunSu incluso sobó un poco el lugar que YooChun había estado sosteniendo, y a pesar de que YooChun pasó por mi lado, no me dedicó una sola mirada. Yo no sabía que a él le gustaba JunSu y él no sabía siquiera que yo existía.

 

 

—Lamento que hayas visto eso, Hyung.

 

 

Y JunSu por supuesto no sabía que me gustaba YooChun. Su voz algo avergonzada y apagada me hizo suspirar, decidí acompañarlo hasta su casa y por primera vez en mucho tiempo me mantuve más callado de lo normal.

 

 

 

 

Una vez escuché que al destino le gusta burlarse de ti.

 

No comprobé eso hasta que llegué a mi casa y como cada día, miré la puerta del departamento donde vivía, di un largo suspiro. Y me lo pensé antes de entrar. Tener ocho hermanas no era algo que se pudiera manejar con facilidad.

 

Aunque bueno tres de ellas ya se habían casado. Una estaba a punto de casarse, y eso me dejaba con un total de cinco mujeres con las que convivir, contando con mi madre por supuesto. Aún seguían siendo demasiadas mujeres con las que convivir.

 

 

—Con permiso, joven.

 

 

Asentí educadamente mientras veía al hombre llevar sobre su hombro un par de cosas que a mi parecer eran muy pesadas. Aún así digite el código de mi puerta e ingresé, no con mucha emoción que digamos.

 

 

—Ya llegué.

—¿Por qué has demorado?

—Acompañé a un amigo que no se sentía bien hasta su casa.

 

 

—¡Hermano!— Leena como siempre se colgó de mi cuello con una gran sonrisa en su bello rostro de adolescente. —¿A que no adivinas quien se está mudando al departamento de a lado? ¡Es el hombre más guapo que he visto en mi vida!

 

 

Yo solo rodé los ojos y opté por guardar silencio.

 

 

—JaeJoong por favor saca la basura.

—Pero madre acabo de llegar.

—Y yo también, pero ya estoy preparando la cena. ¿Verdad? Ve no seas vago.

 

 

Y entre las múltiples cosas que odiaba en mi vida, entre ellas estaba sacar la basura. Es odioso.  Cuando salí del departamento aún seguían entrando cosas al departamento, miré curioso por un segundo pero el dichoso tipo del que me había hablado Leena no estaba.

 

Deposité las bolsas en su lugar y estiré un poco mi cuerpo. El olor a humo llegó hasta mis fosas nasales, eso causaba cáncer y me perjudicaba más a mi, que al que fumaba, fui hasta la parte lateral del edificio y estaba a punto de gritarle mi lección sobre ‘Fumas es malo y hace daño’

 

…Cuando esos ojos café me atravesaron.

 

Retrocedí incluso un paso, Jung YunHo solo me miró dando una bocanada a su cigarrillo pero de inmediato dirigió una vez más su mirada a la nada. Y yo por supuesto hice lo más oportuno en ese momento.

 

…Huí.

 

 

—JaeJoong ya va a estar la cena.

—No tengo apetito.

 

 

Entré lo más rápido que pude a mi habitación y me recosté en mi cama, mi vida oficialmente se había acabado. Él no podía ser el nuevo vecino, pero lo vi, él tenía en sus manos la carpeta de arrendamiento y contrato con el logo del edificio.

 

Lo que me extrañaba, ahora que lo pensaba y levantaba mi rostro de la almohada.

 

¿Cómo podía un adolescente arrendar un apartamento y de paso vivir solo?

 

 

 

 

Y pues si, he ahí la decisión por la cual estoy justo ahora, cerca de la media noche escribiendo desde mi computador. De algún modo, mis bitácoras con respecto a mi nuevo estudio de manipulación mental.

 

Es decir, hacer que Choi Siwon se enamoré de mi amigo.

 

¿Difícil? Si, yo también lo creo. Pero eso solo lo vuelve más divertido.

 

Digamos que ahora de algún modo temo por mi vida, YunHo vive justo a lado mío y eso no es algo de lo que quiera regodearme. Yo no busqué a Siwon, pero ChangMin me llevó hasta él. Así que entre más difícil, mejor para mis experimentos.

 

Solo una cosa me queda clara y es que si logró dejar esta post depresión de adolecente herido por que quien te gusta no te corresponde y de paso le gusta uno de tus amigos. Pues entonces quizá más adelante pueda aplicar mi propio experimento en mí. Y en alguien que valga la pena para poder mantener algo así como una relación.

 

Contando los últimos minutos para que mi madre venga a golpearme la puerta para que ya apague las luces y me vaya a dormir. Me despido. Mi primera bitácora ha quedado asentada. Y solo espero que de ahora en adelante no hayan más complicaciones que ese futuro asesino en serio o peligro para la sociedad que se acaba de mudar junto a mi.

 

 

 

 

Publicado por: JeJng—126

Estado: Depress/Scary.

Escuchando: Gives you Hell.


15 comentarios sobre “Blogger: Primera Publicación

    laucamp escribió:
    2 abril, 2016 en 9:21

    Jae ysus locos experimentos de enamoramiento, me hace reir con todos sus comentarios que hace, Yunho un matón, jajaja… y ya empezó mal con su primera pareja, cree que a Min le gusta Siwon y no es su hermano Minho.

    Me encanta, esta muy divertida.

    Gracias!!!

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s