Blogger: Tercera Publicación

Posted on


BLOGGER

TERCERA PUBLICACIÓN:

EL ACOSADOR, PUEDE LLEGAR A TENER SENTIMIENTOS.

9/MARZO/2010.

 

 

 

 

En alguna clase escuche:

 

‘Acosador no es un loco, es solo un ente que ama demasiado’

 

La verdad yo podía cambiar esa definición por una un poco más compleja, aunque aquella frase estaba basada más bien en un libro o novela. O alguna ridiculez que tanto le gusta analizar a nuestra profesora de literatura francesa.

 

Pero yo opino que acosar es una definición cercana a vigilar a algo que te produce una terrible obsesión, y tanto vigilar, como acosar y obsesión por ningún lado tienen un buen significado.

 

Sin embargo Kim JunSu se ha vuelto en algo así como una obsesión.

 

Lo sé yo y lo sabe todo el conservatorio. Soy el más apuesto, el más popular, la mejor voz en todo el instituto. Pero todo eso cambió cuando lo conocí, él estaba bien enfocado en sus partidos y yo nunca lo había tomado en cuenta.

 

Hasta el día que lo oí cantar, su voz me atrajo inevitablemente, era una voz suave y profunda, magnifica, embelesante. Jamás había escuchado una voz así, y en ese momento lo comprendí, Kim Junsu era una amenaza.

 

¡Amenazaba con arrebatarme mi lugar!

 

Y yo sé, que hay un mundo más grande fuera de estas paredes del conservatorio, pero a mi me conviene seguir teniendo mi lugar como la mejor voz de todo el conservatorio, por que sencillamente lo soy.

 

Sorprendentemente descubrí que JunSu desconocía del poder de su voz. Le importaba más ir tras ese balón de futbol y ese era un punto a mi favor, si JunSu desconocía de su privilegiada voz, entonces el orden natural en el Conservatorio seguiría su curso.

 

Pero desde el día en que se unió a Shim ChangMin y Kim JaeJoong, mi punto de vista cambió, ellos podían lograr que JunSu se diera cuenta de su voz, ellos podían escucharlo y querer explotar su voz. Y desde ese entonces decidí aplicar la mejor frase que mi padre me pudo enseñar…

 

‘…Ten a tus amigos cerca, pero a tus enemigos, aún más cerca’

 

 

 

 

 

 

Tengo una gran ventaja a mi favor.

 

 

Soy popular y por tanto, todos creen que soy estúpido. Un cliché más contra el cual no pretendo luchar, después de todo quien menos se hace notar es siempre él más peligroso, mientras ellos no me consideren inteligente, entonces bajaran la guardia ante mi.

 

…El reflejo de las calificaciones, no siempre son un correcto medidor de inteligencia.

 

 

—Esto es estúpido, odio que los profesores nos impongan a nuestros compañeros de trabajo.

 

 

Si había algo que HeeChul sabía hacer bien, era quejarse, sonreí en cuanto lo escuché hablar con Siwon mientras se sentaban en la mesa junto a mí, la mesa central dentro del comedor, a la cual solo teníamos acceso los tres.

 

 

—¿Qué sucede ahora?

 

 

—La clase de música instrumental.— Siwon se sentó junto a mí y le dio una pequeña mordida a su manzana. –Nos mandaron trabajos en pareja a Chul le tocó con una muchacha y a mi con ese muchacho… El que ganó el premio a mejor interpretación literaria…

 

 

—¿Kim Jaejoong?

 

 

Mis ojos se abrieron con sorpresa cuando lo vi a Siwon asentir con tranquilidad. Eso no era bueno.

 

 

—¿Cómo así te sabes su nombre?

—Lo escuché por ahí.

—Que raro, yo nunca lo había visto hasta que el profesor lo nombró.

 

 

Siwon rió ante le comentario de HeeChul, y Kim por su parte se dedicó a observar a las personas dentro del comedor, Siwon lo miró por un momento y luego suspiró como si de repente encontrara más divertida su comida.

 

Divisé en una de las mesas a JunSu, conversando y riendo tanto con ChangMin y JaeJoong. Tenía que encontrar la forma para que se rindiera ante mi, saliendo juntos podría de algún modo evitar que descubriera su voz ante todo el conservatorio.

 

Pero… ¿Cómo?

 

Prácticamente me detestaba, según él por que juego con las personas. Y es verdad, pero tengo que hallar la forma de que crea que ya no soy así. Difícil, pero no imposible. Además de que seamos honestos, el fútbol es el mejor afirmador de músculos. Y Kim JunSu poseía uno de los mejores cuerpos que había visto en este lugar.

 

Si, mientras más lo veía, más lo deseaba junto a mí.

 

 

Sus ojos se levantaron y me miraron directamente, hubo un corto segundo en el que no despegamos nuestras miradas, pero luego JunSu cambió su expresión por una de fastidio y volvió a concentrarse en sus amigos.

 

¿Cómo puedo no gustarle?

 

Soy sexy, apuesto, mi voz es es perfecta. ¿Qué más quiere?

 

Mmh… Tal vez que deje de ser tan egoísta, insensible, mentiroso. Pero eso es parte de mi encanto. ¿No?

 

 

—Vuelvo…

 

 

HeeChul se levantó con una sonrisa en el rostro y acercándose al capitán del equipo de tenis, le quitó la bebida de las manos y se sentó junto a él, de inmediato el muchacho rubio posó sus ojos en él. Dejándose llevar por HeeChul igual que todos.

 

 

—Te he dicho ya Siwon, que HeeChul aún no está preparado para mantener una relación seria con nadie.

—Si, se parece bastante a ti.— Siwon me miró significativamente y yo solo sonreí. –Se supone que estamos saliendo.

 

 

—Se supone que se besan cada vez que están ebrios, eso no es salir.

 

 

Y si, mis palabras eran crueles, pero probablemente no habría otra forma de que Siwon entendiera. ¡Dios! Es apuesto, tiene todo lo necesario para tener a medio conservatorio en la cama y aún así sigue mirando a HeeChul ligar con los demás.

 

 

—¡YunHo!

 

 

La voz de JunSu irremediablemente me hizo girar hacia él, se acercaba a YunHo con una cercanía que yo desconocía e igual que yo, todo el mundo los observó con sorpresa, por que YunHo no hablaba con casi nadie, y de repente JunSu se le acercaba como si nada.

 

JunSu le hablaba, tocando su brazo de vez en cuando, sonriendo ampliamente, mirándolo de una manera que yo conozco a la perfección, por que muchas veces me han mirado así. Y entonces descubrí, una razón más para seguir odiando a Jung YunHo.

 

 

 

 

 

—¿Has perdido la cabeza?

 

 

Mi padre volvió a levantar el periódico en sus manos para seguir leyendo, y yo intenté bajárselo, para que me mirara a la cara una vez más.

 

 

—Pero padre, no es tan descabellado. ¿Para que tengo licencia entonces?

—No te voy a comprar un carro, YooChun.

—¡YunHo tiene una moto! Y es cien veces más peligrosa que un auto.

 

 

De acuerdo, no fue mi idea más inteligente. Pero la rabia a veces lo ciegan a uno. Y dice estupideces, especialmente cuando YunHo es un tema tabú en esta casa.

 

 

—Él la compró con su dinero, YooChun. Si quieres un auto, consigue un trabajo.

—¿Por qué voy a trabajar si tu puedes comprarme un auto?

 

 

Mi padre se levantó con esa mirada indignada que conozco tan bien, y se marchó sin dirigirme la palabra, otra vez. Suspiré y comprendí, que no iba a tener mi auto tan fácilmente como pensaba.

 

 

 

 

 

Me crucé de brazos y esperé.

 

 

YunHo demoraba en abrir, y tres muchachas subían las escaleras entre risas y comentarios vagos, me miraron y sonrieron nerviosamente, yo solo ajusté mejor mis gafas y las ignoré por completo.

 

 

—¿Si?— YunHo abrió la puerta con un gesto que nunca había visto, uno amable, no sonreía, pero cuando menos no era tan despreciable, como ahora que me había identificado. —¿Qué haces aquí?

 

 

—Necesito hablar contigo.

 

 

Me abrí paso con cuidado, e ingresé al departamento, que cabe decir no está tan mal, habían un montón de gatos en el suelo y de inmediato hice una mueca.

 

 

—¿Ahora te dio conciencia social?— YunHo se cruzó de brazos y arrugo el entrecejo. –Deshazte de todos ellos o te dará alguna enfermedad.

—No eres quien para darme ordenes.

—¿Qué harás cuando comiencen a ensuciarte el lugar?

 

 

—Impresionante.— El sonido de una puerta cerrarse, que seguramente el baño, me hizo girar, JunSu salía de ahí secando sus manos. –No pensé que pudieras ser aún más desagradable.

 

 

Me miró desaprobadoramente y hay dos cosas que yo puedo comprender con facilidad y es cuando alguien se marcha por que no quiere verme, y además notó cuando intentan fingir que en realidad me odian cuando no es así.

 

JunSu, en este caso es un misterio para mí. Nunca se que es lo que sus proyectan o transmiten hacía a mi.

 

 

—Debo irme, hablamos en el conservatorio.

 

 

Agarró su maleta y miró a YunHo por una última vez antes de salir. Él solo continuó apoyado en el pilar dentro de su departamento esperando por que me fuera cuanto antes. Bufé con molestia y sacudí mis cabellos.

 

—¿Cómo le hiciste para conseguir dinero?

—Trabajé por él. Si, se que desconoces el significado de esa palabra pero puedo conseguirte un diccionario.

 

—Eres un imbécil.

—¿Oh, de verdad? Pues entonces no sé que haces aquí.

—Tienes razón, no sé que hago aquí.

 

 

Hay una relación muy maltratada entre ambos, que en realidad nunca estuve seguro desde cuando se comenzó a deformar, probablemente después de que nuestra madre falleciera. Por eso cuando me tomó del brazo, impidiéndome salir, me volví a sentir como el niño de ocho años.

 

 

—Si lo deseas… Te puedo prestar algo de dinero.

 

 

No me miraba, tan solo sostenía mi brazo. Y yo me pregunté por que tenía que comportarse así, se suponía que no éramos buenos hermanos, se suponía que no nos soportábamos y ahora me ofrecía dinero sin saber para que lo necesitaba.

 

Quizá YunHo no lo sepa nunca, quizá yo jamás se lo diga, pero extraño a mi hermano el que me acompañaba cuando llovía y yo le temía a los truenos, extraño a mi hermano el que me enseño a andar en bicicleta, extraño a mí hermano que me defendía cuando los otros niños me decían que cantaba como niña.

 

Pero un día él se alejó, se encerró en su mundo, y me dejó de lado. Y a mi me tocó aprender a defenderme solo, me convertí en lo que soy ahora, y desde entonces nos odiamos, por lo que él se convirtió y por lo que yo me convertí en su ausencia.

 

 

—No necesito tu dinero.

 

 

Me solté y supe que él no giró para verme. Yo solo bajé las escaleras lo más rápido que pude, necesitaba huir de aquí, por que este lugar solo lograba asfixiarme.

 

 

 

 

 

 

—Luces horrible.

 

 

Un corto bostezó y golpeé a HeeChul con fuerza.

 

 

—¡Oye! Solo soy sincero.

—No dormí bien. ¿Contento?

 

 

HeeChul rió ante mi mueca de molestia y por un momento sentí que todo el mundo giraba como en cámara lente, ir a clases con tanto sueño debería estar prohibido, escuché la voz de Siwon saludándonos, pero como respuesta solo volví a bostezar.

 

 

No estoy seguro de en que parte del conservatorio estoy, pero si YunHo esta guardando algo en su casillero quiere decir que estamos cerca del auditórium, con el cerebro a medio funcionar por el sueño, iba en este momento hacía él con el firme propósito de aceptar su dinero, pero un muchacho de cabello negro se interpuso, unos metros antes de que siquiera YunHo notara mi presencia.

 

 

—¡YunHo!

—JaeJoong… ¿Había necesidad de que gritaras?

—No, pero por lo menos así no tendrías oportunidad de huir de mí.

 

 

Ese muchacho, en este momento no estoy razonando bien, pero estoy seguro que es amigo de JunSu.

 

 

—Mira, compré esta comida para gatos, no es como la que compraste la otra vez es precisamente para pequeños, es como atún y es buena para ellos, tiene muchas vitaminas, además de que debes continuar dándoles…

 

 

Algo ocurrió en ese momento, el tal JaeJoong hablaba y hablaba muy entretenido en sus palabras. La verdad no estoy seguro de que hablaba, pero lo que me interesaba estaba en YunHo, sus ojos estaban fijos en él.

 

Y aunque YunHo y yo tengamos una relación del asco, eso no quiere decir que no lo conozca, y yo se a la perfección que Jung YunHo jamás, mira con atención alguien, jamás escucha sus palabras, jamás asiente como si entendiera.

 

Jung YunHo… Jamás obedece a alguien.

 

 

 

 

 

La curiosidad mató al gato.

 

Eso es estúpido, en realidad ni siquiera se la historia de esa frase y no me interesa, pero lo que es en mi caso, logró quitarme el sueño de esa mañana. Es la misma maldita monotonía de siempre.

 

HeeChul conversa con algún ligue del momento y Siwon revuelve su comida molesta, debo hacer algo con respecto a esos dos, pero eso más tarde. Justo ahora a media tarde, durante la hora del almuerzo mis ojos están puestos en Kim JaeJoong.

 

 

Si, ese muchacho hasta hacer poco indiferente. Y casualmente la única razón por la que he posado mis ojos por más de dos segundos en él es por que es cercano a JunSu y por supuesto a YunHo también.

 

YunHo y yo somos hermanos, y en algo nos teníamos que parecer. ¿No?

 

 

JunSu se siente cercano a YunHo, ayer lo noté, y me jode en la vida. Por supuesto que si, pero hoy. Noté algo todavía más interesante, ese tal JaeJoong busca a YunHo y a él parece no molestarle.

 

¿Quiere decir que está jugando con los dos al mismo tiempo?

 

 

Una gran y amplia sonrisa se posa en mis labios. Por primera vez en muchos años me siento orgulloso de mi hermano mayor. Pero ese jueguito de YunHo podía beneficiarme en mucho y yo sé muy bien como mover las cartas a mi beneficio.

 

JaeJoong levantó su mirada, como si supiera exactamente donde me encuentro, solo que pareció sorprenderse cuando me descubrió mirándolo. Curiosamente sonrió nerviosamente y asintió a modo de saludo, yo levanté mi mano y sonreí.

 

Él soltó la bebida en su mano y la regó sobre Changmin el cual comenzó a quejarse. Lo sabía, era imposible que le fue indiferente para alguien como él. Esa sonrisa que tanto me agrada estuvo en mis labios, esa sonrisa de ganador se apoderó de mis expresiones y sentí mi ego engrandecerse de a poco.

 

—Oh, oh. Esa sonrisa es peligrosa. ¿Qué estás tramando?

 

Siwon, tan perspicaz como siempre.

 

—Mi mejor jugada de todos los tiempos.

 

 

 

 

 

 

—Solo digo que es una oportunidad que no puedes desaprovechar. Acompáñame a la casa de Siwon esta noche, tenemos que hacer un trabajo juntos y tú podrías pasar tiempo con él y yo poner en marcha mi experimento.

 

 

Me quedé justo detrás de la esquina por la que empezaba a caminar cuando vi a ChangMin beber un poco de agua, mientras JaeJoong sosteniendo algunos libros mientras le continuaba hablando.

 

 

—JaeJoong ya deja el tema.

—¡Es que si no pones de tu parte no te puedo ayudar!

—¡No quiero que me ayudes! Él no me interesa. ¿Tanto te cuesta metértelo en esa testaruda cabeza?

 

 

ChangMin golpeó la frente de JaeJoong graciosamente y luego entró a su salón, JaeJoong se quedó ahí, sobando un poco su frente, con una adorable mueca en su rostro y murmurando algo como ‘No deberías negar tus sentimientos’

 

 

En realidad no me importó, yo solo vi una oportunidad, y la tomé.

 

 

—Hey…— Caminé hasta él, impidiendo que retomara el paso hacía su salón y el pareció paralizarse en ese momento. —¿Eres Kim JaeJoong, cierto?

—¿Cómo lo sabes?

 

 

—Pues eres algo famoso.

—¿Déjame adivinar?— Abrazó los libros con una expresión de falsa sorpresa. —¡Es por JunSu!

—No, escuché sobre el premio de interpretación literaria y todo eso.

 

 

Pareció no creerme, pero luego de unos segundos suavizó sus expresiones. La gente usualmente decide creer lo que quiere creer, y en mis momentos de conquista, ese es un factor siempre a mi favor.

 

 

—Bien… ¿Y que deseas?

—Nada en especial.— Avancé un cortó paso y sonreí, sin embargo JaeJoong no se movió. –Oí que irías a la casa de Siwon esta noche. Probablemente también vaya. Nos vemos.

 

 

Sonreí una última vez y empecé mi camino hacía los vestuarios, me tocaba deportes en menos de diez minutos y ni siquiera había empezado a cambiarme. Por el momento, embelesar a JaeJoong había sido un buen comienzo.

 

 

 

 

 

¡Maldito libro de matemáticas!

 

Para empezar odio las matemáticas y para continuar. Ni siquiera encuentro el bendito libro, en este momento el especio reducido de mi casillero se me hace enorme. Saqué la chaqueta que tenía dentro y moví una vez más libros sin embargo los zapatos deportivos de alguien me hizo alejarme un poco.

 

 

JunSu estaba frente a mí, con una mirada seria y profunda. Observándome como si de repente le hubiera hecho alguna mala broma. Este niño es muy ambivalente. Y cuando creí que no iba hacer nada más que contemplarme, de pronto con su mano derecha, cerró mi casillero con fuerza y yo solo me sobresalté un poco.

 

 

—¿A que estas jugando, Park YooChun?

 

 

De acuerdo, no estoy entendiendo. Dudo que se haya podido dar cuenta demasiado pronto y si lo hizo, entonces me siento bastante honrado con su astucia.

 

 

—No se a que te refieres.

 

 

Y estaba dispuesto a abrir mi casillero una vez más, con mi voz indiferente y mi mirada relegada, pero JunSu una vez más cerró el casillero.

 

 

—De pronto dejas de acosarme, no me hablas, no me miras. ¿Y ahora resulta que le coqueteas a JaeJoong?

—¿Celoso?

—En tus sueños, Park.

 

 

Me arrimé en los demás casillero y crucé mis brazos. Lo sabía su tono era de molestia, sus ojos me miraban con rabia y él estaba ahí por una respuesta.

 

 

—Bueno, me lo dijiste, gritaste y casi hasta rogaste que te dejara en paz. Ahora que lo hago ¿Resulta que no es lo que quieres?

—No te voy a permitir que uses a JaeJoong para tus retorcidos planes.

 

 

Mis ojos se fijaron en aquellos café de JunSu. Era aún más astuto de lo que pensaba, lo sabía, él sabía a la perfección que mi plan iba más allá de unos tontos celos. Y su tono lleno de amenaza me lo dejó entrever.

 

 

—¿Me estas amenazando?

—Tómalo como te de la gana.

 

 

Y sin decir algo más. Dio media vuelta y se empezó alejar por los pasillos semi vacíos del conservatorio.

 

¡Dios, justo en ese momento se veía demasiado sexy!

 

 

 

 

 

—No lo entiendo, y no saber lo que planeas me asusta.

 

 

Siwon es de vestirse usualmente semi formal, así que mientras baja las escaleras de su casa, abotonándose las muñequeras de su camisa. Yo permanezco de cabeza sobre uno de sus sillones, vestido con el uniforme todavía y jugando con una pequeña pelote de tenis.

 

 

—Tú solo preocúpate en que no te involucra.

—Estás en mi casa, por supuesto que me involucra.

—No directamente, ya relájate Siwon.

 

 

Únicamente rueda los ojos y va abrir la puerta en cuanto el timbre suena. Yo me siento adecuadamente y arregló un poco el cuello de mi camisa.

 

 

—Odio que me obligues a venir, Jae.

—Es por tu bien, Min.

—¡Me estas extorsionando!

 

 

No entiendo de lo que hablan esos dos. Y cuando miró a Siwon él solamente mueve discretamente sus manos indicándome que tampoco entiende y que prefiere no saberlo, así que pongo mi mejor sonrisa y JaeJoong me mira con una sonrisa.

 

 

—¿Cuánto tiempo tiene MinHo arriba?— Siwon mira el reloj en su mano y yo levanto mis hombros.

—Como una media hora.

 

 

—Ok, demasiado tiempo.— Siwon se acerca a las escaleras y levanta la voz. —¡Choi MinHo! ¿A que hora piensan bajar? Ya tienen demasiado tiempo arriba.

 

 

Una gran sonrisa se posa en mis labios, lo celoso que puede llegar a ser Siwon con su hermano menor me sorprende. Pero mis ojos en ese momento se posan sobre Shim, se mueve incomodo y rasca su nuca.

 

¿Qué le sucede?

 

 

—Eres un aguafiestas, Hyung.

 

 

MinHo hace su acto de aparición, con un puchero en los labios y tomado de la mano de JoongHyun quien tiene el cabello desarreglado y sonríe tontamente. Siwon únicamente levanta una ceja pero niega con la cabeza antes de dirigirse nuevamente hacía nosotros.

 

Es normal que MinHo nos ignore por completo. Y mientras Siwon pide disculpas por la escenita, puedo ver como Shim parece sorprendido al ver las manos de MinHo y JoongHyun entrelazadas de esa forma, como si no supiera que están saliendo como desde hace dos meses.

 

Curioso… ChangMin en realidad parece consternado con su descubrimiento. Así que mientras MinHo se lanza al sillón para ver una película junto a JoongHyun, ChangMin parece no poder evitar quitar su mirada de él.

 

 

 

 

 

 

—Quizá debamos hacer un homenaje a Chopin.

—Mozart sería una buena elección.

 

 

La vida es un asco. Estoy aquí sentado en esta enorme mesa oyendo a JaeJoong y Siwon hablar sobre no se que trabajo que supone que deben hacer, pero sencillamente mi plan no era ese.

 

El sonido de la película en ese momento me parece entretenido. Cada cierto tiempo, ChangMin desvía su mirada hacía los dos muchachos en la sala, y más obvio no puede ser. MinHo es muy diferente a nosotros. Así que de algún modo podría ser un blanco fácil para Shim si se lo propusiera.

 

MinHo arrastra una popularidad que no desea, pero que tiene por que su hermano mayor es uno de los más populares, sin embargo esas cosas parecen no interesarle, y al mismo tiempo parece no acoplarse a nosotros.

 

 

—Voy por un poco de jugo de naranja. ¿Desean algo de beber?

 

 

Todos negamos con la cabeza y Siwon se levanta. Mi puesto junto a JaeJoong es privilegiado por lo que me acerco a él un poco, apoyando el codo sobre la mesa.

 

 

—¿Aburrido?

—No tanto, me gusta la materia.

—Tengo una gran duda.— Le quitó el libro de las manos y él solo me observa con atención. —¿En que te desempeñas?

 

 

—¿A que te refieres?

—Yo, por ejemplo, soy la mejor voz del conservatorio. Es decir, me desempeño en el canto.— Mi sonrisa logra bloquear el ego en mis palabras. —¿Y tú?

 

—Eh… Pues no he pensado en eso aún.

—Deberías hacer algo, para la graduación debemos hacer una presentación especial sobre nuestro campo.

 

 

—Me imagino que harás una canción increíble.

—Si, ya estoy pensando en ella.

—¿Tan pronto?

—No quiero perder.

 

 

—No lo harás, lo acabas de decir eres la mejor voz.

 

 

JaeJoong de pronto parece que ha hablado de más y lo siente por que tose levemente mientras desvía la mirada. Llegó el momento de sacarle información.

 

 

—¿Quiere decir que me has escuchado cantar?

—Si, un par de veces. Tú voz en serio es asombrosa, ninguna que he escuchado se le iguala.

 

 

Sonreí y asentí mientras bajaba un rato la mirada y luego miraba directamente a esos ojos negros que parecían algo nerviosos. Lo sabía no solo habían sido un par de veces, él en realidad me había escuchado cantar, demasiadas veces.

 

 

—Tal vez no has escuchado muchas voces.

—Lo he hecho. Créeme eres el mejor.

—¿Y tus amigos?

—Son buenos, pero hay gente que nace con una estrella. ¿No?

 

 

Jaejoong sonrió ligeramente antes de quitarme el libro una vez más y concentrarse en su lectura. Esto era perfecto, JaeJoong aún no había escuchado a JunSu cantar y eso implicaba que en realidad aún tenía oportunidad de manejar la situación a mi favor.

 

Me apoyé contra la silla y noté recién como Siwon parecía haber vuelto a sentarse hace un rato mientras conversaba con ChangMin. Las cosas se estaban saliendo de lugar, en realidad nosotros no teníamos que hablar con los que estaban hasta por debajo de la cadena alimenticia.

 

A menos claro que se tratara de un plan como el mío.

 

Y Siwon, no podía tener un plan entre manos. Por que a pesar de ser popular y tener la oportunidad de ser despiadado, él simplemente no puede ser así.

 

 

 

 

 

Algún día le pediré a mi padre que me compré un colegio, y haré que la hora de entrada sea a las diez u once de la mañana, cualquier cosa estaría bien mientras les impida a los pobres estudiantes madrugar y sufrir como lo hago yo.

 

Estiré mi cuerpo con algo de libertad mientras ingresaba al conservatorio con Siwon hablándome de una tarea de Literatura que ahora que recuerdo olvidé hacer. Agh, genial. Esa profesora me odia así que de seguro a mi me pide primero la tarea.

 

…Como que no voy a entrar a esa hora.

 

 

—¡Hey!— HeeChul se agarró del brazo de Siwon sonrió ampliamente, eso era extraño, HeeChul solo hacía eso cuando quería algo de Siwon. –Escuché que ayer fue mucha gente a tu casa. ¿Es que armaste una fiesta y no me invitaste?

 

Oh, esto era genial.

 

Detrás de esa sonrisa, HeeChul estaba muy molesto. Sonreí divertido y continué caminando mientras Siwon le hablaba de que fue una tarea y hubo demasiada gente por mi culpa. Hay algo que no entiendo de él.

 

Específicamente de HeeChul, no quiere atarse a Siwon, pero al mismo tiempo le jode saber que Siwon puede involucrarse con cualquiera. HeeChul es muy egoísta, y quizá sería bueno que Siwon le de una lección.

 

 

—Ven acá.

 

 

Y esto se está volviendo demasiado inverosímil. Por que según recuerdo era yo quien agarraba a JunSu, quien lo acosaba, quien lo ponía entre la pared y mi cuerpo. Así que mientras JunSu jala de mi brazo hacía la parte lateral del edificio.

 

…Yo únicamente me dejo guiar.

 

Esto se esta poniendo divertido.

 

 

—Deja a mis amigos en paz. De nada te servirá hacer lo que sea… Que estés haciendo.— JunSu mueve sus brazos, parece molesto, parece exasperado. –Yo no te gusto de verdad. ¿Por qué haces todo esto?

 

 

Me suelto de su agarre con cuidado, arreglo mi ropa y suspiro. JunSu tiene la guardia baja, así que supongo que es un buen momento. Lo tomó de la camisa y lo atraigo hacía mi. Es un beso, de los muchos que le robo a menudo, esos que tanto le molesta.

 

Pero que no es el primero, ni será el último.

 

Y es la misma rutina de siempre, yo he cerrado los ojos, él no lo ha hecho. Me aleja, limpia sus labios. Y estoy casi seguro de que he besado más veces sus labios que las veces que he besado a mis conquistas de turno.

 

…Y eso que él aún me odia.

 

 

—¡¿Te has vuelto loco?!

—Por las veces que nos hemos besado ya ni deberías alterarte.

 

 

Me apoyó contra la pared, con una pose confiada y segura. JunSu únicamente arruga el entrecejo molesto.

 

 

—¡No nos hemos besado! Tú me besas que es diferente.

—Nuestros labios se besan, para el caso es lo mismo. De todas formas despreocúpate, que todo este asunto de JaeJoong no tiene nada que ver contigo.

 

Junsu ríe, tan sarcásticamente que me sorprende que venga de él.

 

 

—Por favor, tú y yo sabemos que todo esto es sobre mí.

 

—Pues te equivocas, me aburrí de ti. Admito mi derrota y que probablemente eras la única persona a la que no pueda conquistar. Quizá es hora de continuar con mi larga lista de conquista. ¿No crees?

 

 

Para este momento, cuando JunSu aprieta sus puños y me ve con tanto odio que me sorprende, en realidad no puedo predecir sus movimientos. Pero cuando me agarra del cuello de la camisa y me golpea contra la pared, su respiración cerca de mi boca.

 

Me ha tomado por sorpresa.

 

Pero no me desagrada. Sus labios tan cerca, sin desaprovechar la oportunidad de que en realidad es la primera vez que él es quien se acerca. Sus labios han rozado los míos pero probablemente es por que ha comenzado a hablar.

 

 

—Se trata sobre mí, siempre va a ser sobre mí. Por que a quien deseas, es únicamente a mí.

 

 

Luego de eso se aleja, como si en realidad nada hubiera ocurrido, y sus palabras, sus actos me desconciertan, como cada cosa en él, como el hecho de acabar descubrir que su voz no solo es maravillosa no solo cuando canta, sino también cuando susurra tan cerca de mí.

 

Respiro profundo, lo más hondo que puedo. Por que de pronto el corazón se me ha agitado y la respiración me falta. Por que Kim JunSu acaba de lograr que mi corazón lata, aunque no estoy seguro de si eso puede ser bueno o no.

 

 

 

 

 

De ahora en adelante, ya no estoy muy seguro de que clase de peligro representa Kim JunSu para mí.

 

Pero desde que vi esos ojos, el día de hoy comprendí que a lo mejor deba alejarme , por que no quiero que mi corazón vuelva a latir de la misma forma, por que es peligroso, y por que no quiero terminar igual que Siwon.

 

 

De algún modo, con alguna estrategia, debo conseguir que JunSu no destaqué en mi campo. Con cualquier otra estrategia que no nos involucre juntos. No cuando soy consciente de mis límites, y antes de que esto llegue más lejos, debo detenerme.

 

Por que acercarme a él, ha sido peligroso.

 

Y temo, por la vida de mi corazón.

 

 

 

 

Publicado por: Chun_Pk

Estado: Indefinido.

Escuchando: Valerie.

 

10 comentarios sobre “Blogger: Tercera Publicación

    Chunsadycta escribió:
    26 agosto, 2015 en 15:49

    Jajaja hasta que se me hizoooo Un Junsu con coraje jakaj Chunnie si que le sabe mwdir. me encanto en cap lo que si no fue ese craaggg que se escucho en la casa Choi. pobre min😢. Jae fye muy lindo lo malo es que Chunnie ni enterado de los suspiros que le saca.

    Me gusta

    laucamp escribió:
    3 abril, 2016 en 6:31

    Yoochun demaciado tarde el que cayó ante los encantos de Junsu fuiste tù, y espera a oir cantar a Jae y a Min y se caerán los calzones, Yoochun tienes mucha competencia, jajaja…

    Gracias!!!

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s