Se solicita novio : Capitulo 2

Posted on


Se solicita novio: Capitulo 2

Se Solicita Novio

 

 

CAPITULO 2: El Intento de lo Inexorable.

 

 

 

—¿Te gusto, verdad?

 

 

La televisión ese día lo primero que le mostró fue a Kim Hyun Joong, sonriendo, coqueteando, siendo simplemente perfecto. El líder de SS501 podía jactarse con facilidad que ese era uno de los anuncios publicitarios que mejor lo hacían ver.

 

 

—¿Es por que soy súper atractivo?

 

 

¿Y que esperaba? El anuncio había sido creado por su empresa, el trabajo de YunHo era lograr que todo fuera perfecto. La idea ingeniosa, el carisma plasmado y solo faltaba el modelo ideal.

 

 

¿Te parezco adorable, cierto?

 

 

Solo bastaba con haber observado Déjavù, el particular video musical y había pasado casi de manera automática. Jung YunHo había encontrado a su marca de publicidad perfecta, el líder de SS501 era su meta para el nuevo anuncio en sus manos.

 

 

­—¡Ah! Es por que soy famoso.

 

 

Y Joong había resultado tal y como lo había visualizado, perfecto para ese anuncio, hace bastante tiempo que habían filmado, se habían creado otras versiones similares en otras locaciones y otras circunstancias con Hyun Joong y seguía teniendo el mismo efecto.

 

 

El mismo efecto que tantos premios en el campo publicitario le había otorgado.

 

 

Kim Hyun Joong había sido otro de sus aciertos, eso había dicho su padre.

 

 

Why, not?

 

 

El comercial terminó con la reluciente sonrisa del castaño luego de dos segundos se decidió por apagar el televisor, masajeando un poco su sien y con un extraño dolor de cabeza, dolor gracias a su adorado primo.

 

 

YunHo no era un hombre estúpido. Por supuesto que no.

 

 

El mismo día le había prohibido a HeeChul extender esas copias y por supuesto había retenido el celular recién adquirido bajo su poder. Apenas se lo había quitado y lo había apagado, YunHo por una parte temía encenderlo y ver que alguien de verdad se había atrevido a contestar a esa estupidez de Chul.

 

 

—¡Yunnie!

 

 

YunHo suspiró.

 

 

—Chul ¿Cuántas veces debo decirte que te anuncies antes de entrar?

—Devuélveme el celular.

—No.

—Pero…

 

 

 

—He dicho que no.

 

 

HeeChul apretó sus puños. Miró desafiante a su primo y sonrió, movió unas cuantas hebras de su cabello rubio tras la oreja y colocó una mano sobre el escritorio.

 

 

—Escucha Jung YunHo, o me devuelves el celular o te atienes a las consecuencias.

 

 

YunHo sonrió descaradamente, recostándose sobre la silla tras el escritorio.

 

 

—Eso me gustaría verlo.

 

 

HeeChul emitió un grito de exasperación antes de lanzarse sobre el más alto, aprovechó que se encontraba sentado para poder revisar sus bolsillos con rapidez, YunHo solo reía divertido, mientras veía como Chul metía las manos en su leva.

 

 

—¡¿Dónde lo tienes?!

—¿De verdad creíste que lo traería a la oficina?

 

 

Kim levantó la cabeza con fuerza, para lograr que el cabello no tapara sus ojos, se encontraba casi sobre Jung, mirándolo directamente a los ojos y con las manos en la cintura de YunHo, acostumbrados a esa cercanía, ninguno de los dos se inmutó.

 

 

—Devuélveme el celular.

—Ni loco.

—Es por tu propio bien, Yunnie.

—Créeme, Chul. Tenemos conceptos muy diferentes de lo que ‘Bien’ significa.

 

 

HeeChul se acercó más, la mirada desafiante y sus narices casi rosándose.

 

 

—Hijo, ¿A que no adivinas a quien he traído a visitarte?

 

 

Su madre, igual que siempre, entró sin avisar.

 

 

Hábilmente los dos solo giraron sus rostros para ver a Heyon en la entrada junto a un muchacho de cabello castaño, YunHo no supo muy bien que pasó después, su madre le envió una mirada de reproche, el muchacho castaño levantó una ceja y HeeChul casi de inmediato arrugó el entrecejo, lanzándose sobre él, abrazándolo con fuerza.

 

 

…Había algo aquí que no le daba buena espina.

 

 

 

 

 

 

 

¿Tienes la canción?

—Aún no.

¿Y se puede saber que estás esperando el señor?

—Inspiración.

 

 

YooChun luego de eso colgó la llamada y desconectó el teléfono.

 

 

Se asomó en el balcón de su departamento y suspiró.

 

 

El celular marcaba las nueve de la mañana y aunque había un frío de horrores decidió no entrar por un abrigo, el buzo esperó lo cubriera por un buen rato. Miró su celular una vez más y marcó llamar, no pasaron más de dos segundos y volvió a cerrar la llamada.

 

 

Eso, mis queridos amigos, se llama cobardía.

 

 

Por que YooChun ni siquiera se atrevía a llevar el celular a su oído para ver si le contestaban o no. No se atrevía, todavía no. Vio a una pareja pasar de la mano, entre susurros y risas.

 

 

No es que el buscara el amor, pero ¡Diablos! Que no se acostaba con alguien casi desde el año pasado. Y eso era ya exageradamente mucho que decir. Mando todo al carajo y volvió a presionar llamar, solo que en esta ocasión, si llevó el celular hasta su oído.

 

 

Una vez y mandó a buzón.

 

 

—¡Demonios!

 

 

Lanzó el celular sobre su cama y paso una mano por su rostro, al fin tomaba la decisión ¿Y para que? Suspiró largamente y decidió relajarse, un buen baño y esperaba aclarar sus ideas, por que YooChun lo sospechaba.

 

 

…Si no era ahora, no sería nunca.

 

 

 

 

 

 

 

—¿Cómo está?

 

 

El Doctor frente a ChangMin guardó su estetoscopio y suspiró.

 

 

—La verdad no muy bien. Sarah es ya mayor y al parecer todo es cosa de la edad, el cansancio y demás. Hijo la verdad yo estaría preparado para lo peor.

—Pero ¿No hay forma?… Alguna operación, algo.

—Solo has de sus días los mejores, esta comprobado que la alegría, las sonrisas son a veces mejor que cualquier medicina.

 

 

Cinco minutos después, acompañado por una de las sirvientas, el Doctor abandonó la mansión.

 

 

ChangMin se quedó en el pasillo con la mirada perdida, se sentía tan solo, sus padres para variar una vez más estaban por Praga haciendo quien sabe que, los había llamado, dejado mensajes, enviado correos. Y ellos ni siquiera se enteraban del estado de Sarah.

 

 

Su nana estaba en sus últimos días y ChangMin entonces si se quedaría completamente solo.

 

 

Tomo aire para sus pulmones abrió la puerta y sonrió.

 

 

—Nana~ Dijo el Doctor que debes alimentarte mejor.

 

 

ChangMin dibujó un pequeño puchero en sus labios, sentándose sobre la cama, cerca de las piernas de la anciana mujer,

 

 

—Min, mi pequeño, no intentes sonreír para mi. Yo se que no estoy bien.

—No Nana, te podrás bien. Yo lo se.

—Min… ¿Sabes que es lo único que te pido?

—Lo que quieras Nana, yo te consigo el mundo si así lo quieres.

 

 

La mujer sonrió débilmente, acariciando los cabellos del menor.

 

 

—Sé feliz, Min. Rodéate de amigos, quiere y se querido. Nadie es feliz en medio de la soledad, todos necesitamos siempre a alguien, no tiene que ser precisamente una pareja, basta con que sea un amigo o pariente. Siempre se necesita alguien para apoyarse, para hablar para llorar, para aconsejar.

 

 

—Yo ya te tengo a ti, Nana.

 

 

ChangMin se recostó levemente, apoyando la cabeza sobre las piernas de Sarah, intentando que de esa manera no notara su batalla interna por no llorar.

 

 

—Yo pronto me iré Min, no quiero que te quedes solo. Por favor… Sé feliz, es todo lo que te pido.

 

 

ChangMin mordió su labio inferior. Decidió no darle la contraria a la mujer y asintió.

 

 

—Sabes que nunca he estado rodeado de gente precisamente, pero tengo un amigo, un gran amigo, en unos días lo traeré para que te conozca.

—¿En serio, Min?

—Si, Nana quiero él conozca a la persona más importante en mi vida, a mi segunda madre.

 

 

Sarah sonrió, pero ChangMin no la pudo ver, una lágrima ya se le había escapado de los ojos.

 

 

 

 

 

 

—Que asco, este jugo es horrible.

 

 

YunHo observó como el castaño desconocido realizaba una mueca infantil y dejaba la taza sobre la mesa una vez más. Lo vio limpiarse con una servilleta y YunHo una vez más pensó que no sabía por que exactamente se encontraba en esa cafetería con el muchacho desconocido que llevaba por nombre ‘JaeJoong’

 

 

—No es jugo, es té. ¿En verdad eres coreano?

—Claro que lo soy, pero he viajado mucho y cuando no me gusta algo simplemente lo evito, así que imagino que de pequeño no me gustó y simplemente no me lo volvieron a dar.

 

 

YunHo rodó los ojos y pensó, que ese muchacho era lo más insoportable que había conocido en su vida. HeeChul tenía razón. Y odiaba tener que admitirlo, pero aún así seguía en desacuerdo con la idea de los anuncios. Fue dos minutos después que ahora JaeJoong tenía una copa de helado en su poder.

 

 

—Eres muy caballero ¿Sabías?

 

 

YunHo se sorprendió.

 

 

—¿Disculpa?

 

 

—No eres mi tipo, YunHo. Demasiado caballero, demasiado educado, demasiado correcto. No me gusta nada de ti— JaeJoong jugaba con la cuchara del helado mientras lo veía directamente a los ojos, con aquella sonrisa en el rostro. ¿Es que ese muchacho estaba loco? Todo eso eran cosas que otras personas valoraban demasiado en él.

 

 

–Te sientas con demasiada elegancia, usas palabras educadas todo el tiempo, bebes el té como si fueras el Rey de Inglaterra y para rematar, eres el típico niño heredero que ya trabaja para las empresas de su padre. Complaciendo a todos, haciendo feliz a todos. Es más, apuesto lo que quieras a que incluso tienes una fundación de ayuda a quien sabe quien.

 

 

—Por lo menos yo, puedo hacer feliz a otras personas aparte de mí.

 

 

Esta bien, quizá eso no había sido lo más educado que pudo haber dicho, pero YunHo ya sentía incluso algo burbujeante en su estómago que no era precisamente atracción, más bien podía denominarlo el poder abstracto de la aversión.

 

 

Eso es, JaeJoong era la aversión andante.

 

 

—¿Qué acabas de decir?

 

 

JaeJoong lucía indignado. YunHo no pudo sino sonreír, esto era increíble.

 

 

—¿Qué sucede? ¿Acaso solo tu puedes disque analizar a los demás?

—Yo hago lo que me da la gana, pero no tienes ningún derecho a decirme que…

 

 

—Mira aversión andante— JaeJoong de inmediato arrugó el entrecejo –Si bien soy caballero, educado y todo lo que acabas de decir, no por eso me voy a quedar callado mientras hablas estupidez tras estupidez todo el tiempo.

 

 

—¡Mira Jung YunHo que te quede claro que…! ¿A dónde vas?

 

 

YunHo ya se había levantado de su asiento, dejando un par de billetes sobre la mesa, para cancelar la cuenta. Tomo su leva sobre el otro asiento y sonrió.

 

 

—Me aburriste. Me voy.

—¡Oye, espera! ¿Quién te crees para irte así como así?

—Mmh… No lo sé, quizá una persona ocupada que debe regresar a su trabajo.

 

 

JaeJoong se quedó sin palabras, miró a su alrededor y en cuanto notó la mirada de los demás sobre él, decidió no quedarse ahí e ir tras YunHo. Tomo la chaqueta en sus manos y logró jalarlo del brazo.

 

 

—Que te quede algo bien claro, yo no he aceptado esto del compromiso así que bien puedo mandar todo al demonio si me da la gana.

—¿Y quien te dijo a ti que me importa?

 

 

JaeJoong volvió a sentirse enojado.

 

 

—¿Es por tu primo?— Sonrisa descarada por parte de Jae, soltó el brazo del más alto y acomodó su cabello –Ya veo, no eres tan perfecto como pareces, al parecer te va el incesto ¿No?

—Oh Dios… Eres tan estúpido…

 

 

JaeJoong estuvo a punto de contestar, pero el celular de YunHo sonó y JaeJoong solo se vio resignado a esperar.

 

 

¿De quien crees que es este número, Yunnie?

¡Lo encontré! Y a estas alturas ya no hay nada que puedas hacer.

Con amor, Chul’

 

 

—¡A la…!— YunHo observó a JaeJoong y decidió callar, HeeChul lo había encontrado, había encontrado el celular, tenía que ir tras él de inmediato. Guardo el celular en su bolsillo y trato de calmarse, especialmente por que había perdido con facilidad la paciencia gracias a Kim JaeJoong –Tengo que irme.

 

 

—¿A dónde?

—No te interesa.

—Soy tu prometido— JaeJoong notó como YunHo reanudaba su paso hasta su auto, había algo que le molestaba, YunHo lo ignoraba por completo, ni por un instante Jung había notado su belleza y eso era algo casi imposible.

 

 

—¿Ahora si lo eres? Yo que tu me negaba y me ponía hacer berrinche para que no te casaran con alguien tan educado, caballeroso y amable como yo— Abrió la puerta de su auto notando como JaeJoong se encontraba justo a un lado de él.

—¿No piensas llevarme?

 

 

—Por supuesto que no, trajiste tu carro.

—Pero… ¿Y si yo quiero que me lleves?

—Pues te quedas con las ganas.

 

 

Una sonrisa y Jung YunHo arrancó. JaeJoong se quedó estático, sin palabras, sin pensamientos.

 

 

¡¿Qué demonios acababa de suceder?!

 

 

No lo miraba, no lo registraba y de paso lo trataba mal. No es que realmente especial, pero Jung YunHo sería la primera persona en ignorar el hecho de que JaeJoong era casi un regalo divino para la vista de cualquiera. ¿Qué es lo quería? Que se le desnudara para que empezara a valorarlo.

 

 

—¡Imbécil!

 

 

Gritó con fuerza, a consciencia de que YunHo a esa distancia ya no lo oiría, apretó sus puños y empezó a caminar hacía su convertible. Con el entrecejo arrugado y por primera vez en la vida molesto, muy molesto en verdad.

 

 

Hijo, quiero que hoy conozcas a Heyon Jung, es la mamá del muchacho que te hablé. Te le aseguró conoces a YunHo e inevitablemente piensas en él como el príncipe sacado de un cuento, es realmente encantador. Perfecto en todo el sentido de la palabra, ya verás que cuando lo conozcas me vas a dar las gracias por comprometerte con él.

 

 

¿Encantador? ¿Casi un Príncipe? ¿Perfecto?

 

 

Puras patrañas.

 

 

JaeJoong lo había decidido, jamás en su vida. Por nada del mundo. Se metería con un sujeto así, nunca sería capaz de convivir con alguien como él, mucho menos por el resto de su vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

JunSu caminaba por los pasillos de la elegante empresa, robándose varias miradas y suspiros, pero concentrado como iba en escribir un mensaje para su mamá y hermano ni siquiera se daba cuenta. Mir sin embargo solo sonreía a ratos. Hablaba con una secretaria y luego de unos segundos ya se encontraban dentro de la sala de juntas.

 

 

No estaba seguro de agradecer o no.

 

 

El hecho de tener tanto trabajo supuestamente era algo bueno, pero teniendo aquellas ganas irrefrenables por dejarlo todo atrás eso no servía. Nueva campaña publicitaria, ahora en cambio sobre autos. Cerró su celular y suspiró le hastiaban este tipo de reuniones.

 

 

Recordó entonces la hoja en su bolsillo y sacó su celular.

 

 

Vio el número registrado bajo ‘JY’ sin saber todavía si se trataba del YunHo que había conocido, no sabiendo siquiera si llamar o no. Después de todo, como personaje publico no podía simplemente exponerse así como así.

 

 

—Muy buenos días, siento el retraso.

 

 

Y volvió a suceder, la entrada elegante, la amable sonrisa en sus labios. YunHo se encontraba una vez más frente a sus ojos. ¿Qué hacía el aquí?

 

 

—Soy Jung YunHo y seré el encargado de todo lo que respecta a la campaña publicitaria. Espero que podamos trabajar a gusto.

 

 

YunHo se sentó justo enfrente de él. JunSu sintió incluso una sonrisa aflorar repentinamente en sus labios, había mucha gente dentro de la sala de juntas, los dueños de la marca, los auspiciantes, gente de la empresa y por supuesto los demás personajes a parte de él que formarían parte de la nueva imagen.

 

 

…Aún así, YunHo notó su presencia y lo reconoció.

 

 

Primero se sorprendió pero luego de eso le sonrió, asintió en forma de saludo y JunSu no pudo evitar imitar aquel gesto, tan solo para no verse tan patéticamente feliz por volverlo a ver.

 

 

—¿Conoces al príncipe Jung?— El susurro de Mir lo so sacó de todo embelesamiento.

—¿Es un príncipe?

—No, es su apodo. Todo el mundo anhela poder comprometerse o comprometer a su uno de sus hijos o hijas con él.

 

 

—¿Tan popular es?

 

 

—Estudio en el extranjero, habla varios idiomas, ha ganado muchos premios, le gusta el deporte, el baile. Su apariencia ayuda demasiado. En fin… Todo un lujo de virtudes y por supuesto desde hace unos años que ya viene trabajando aquí así que nadie duda en que será el próximo sucesor a la presidencia.

 

 

Mir lucía indiferente mientras le hablaba y leía el contrato en sus manos.

 

 

—¿Cómo sabes tanto de él?

—Todo el mundo lo sabe, JunSu. Es de lo único que hablan las mujeres en las fiestas de sociedad a las que nunca vas, de él y Kim JaeJoong y por que ninguno de los dos se dedica a ser modelo.

 

 

JunSu observó a YunHo una vez más. El hombre ahora hablaba con los representantes de la empresa de automóviles, JunSu solo estaba ocupando asiento ahí, por que Mir siempre se encargaba de todo, pero hoy más que nunca se alegraba de estar ahí.

 

 

YunHo repentinamente levantó la mirada y le volvió a sonreír.

 

 

JunSu sonrió igual. Definitivamente iría más seguido a esas aburridas reuniones que al parecer a YunHo tanto le gustaban.

 

 

 

 

 

 

 

 

HeeChul estaba convencido, deberían darle un reconocimiento por tan buen primo que es.

 

 

Aunque le había costado deshacerse de YunHo, empezando por que le había sorprendido que hubiera llegado casi de inmediato apenas le mandó el mensaje. Pero había bastado con un ‘¿No tienes una reunión justo ahora?’ para que Jung YunHo le enviara una dura mirada y se marchara de inmediato.

 

 

Observó el celular en sus manos y sonrió.

 

 

Bastantes llamadas, suficientes mensajes, pero pocos los escogidos.

 

 

Y es que tampoco es como si de repente fuera a escoger a cualquiera como futuro candidato para su primo. HeeChul les devolvía la llamada, los interrogaba, se tomaba su primera impresión y los citaba para un día ‘X’ sus favoritos hasta ahora eran aquel sujeto de voz realmente absorbente y seductora.

 

 

Y ese muchacho con voz llena de indiferencia como si estuviera haciendo un trato o algo similar. El primero por que denotaba seducción y el segundo por que denotaba misterio. Si, definitivamente estaba contento con todo, con casi todo, por que ver a Kim JaeJoong esa mañana no había sido del todo bueno.

 

 

Le había sorprendido que el muchacho se apareciera en la oficina junto a la mamá de YunHo, pensó por un momento que JaeJoong no se lo haría tan fácil a sus padres para aceptar el compromiso. Pero ahí había estado y por lo poco que le había dicho Yunnie, había sido realmente insoportable.

 

 

En definitiva, debía ayudar a su primo antes de que la fecha de la boda se les viniera encima.

 

 

 

 

 

 

 

Daban las ocho de la noche en punto cuando la familia Kim arribó en la residencia Jung.

 

 

JaeJoong llegó acompañado por sus padres, mostrando a la perfección lo poco que le agradaba la situación. JaeJoong no tenía la menor intención de volver a ver a YunHo. Por nada del mundo, la empleada los condujo hacía el salón. Y por un momento se sorprendió.

 

 

YunHo tenía un brazo apoyado sobre la base superior de la chimenea, con una copa con vino en las manos, hablando animadamente con un sonriente HeeChul quien a ratos parecía hacer comentarios fuera de lugar ya que YunHo se ponía serio pero de inmediato HeeChul tocaba su rostro, nariz o simplemente lo abrazaba. Y YunHo parecía calmarse.

 

 

Si YunHo fuera su prometido en serio, solo si lo fuera, definitivamente marcaría distancia entre esos dos. Si YunHo fuera su prometido de verdad, esa cercanía le molestaría. Se suponía que eran primos, no hermanos, no amantes. Entonces ¿Por qué se la pasaban todo el tiempo juntos? ¿Por qué YunHo le sonreía solo a él? JaeJoong arrugó el entrecejo. Eso no le gustaba.

 

 

—Oh… Mira quienes han llegado.

 

 

Heyon arrastró a su esposo consigo y JaeJoong apenas notó que sus padres entablaban una conversación de negocios con los padres de YunHo, con un educado permiso se alejó. Aprovechó el hecho de pasar desapercibido para los dos muchachos cerca de la chimenea, tomo un poco de Champagne que le fue ofrecido y sonrió.

 

 

Abrazó a YunHo por la espalda y amplió aún más su sonrisa.

 

 

—¿Y como ha estado la parejita incestuosa?

—¿Parejita incestuosa?

—Ignóralo, Chul…

 

 

Extrañamente, JaeJoong sintió el aroma de YunHo tan cerca gracias al abrazo, que le fue imposible no admitir que Jung tenía buen gusto para las fragancias.

 

 

—¿Puedes soltarme?— YunHo sonó reacio, JaeJoong solo se pegó más.

—¿Por qué? ¿Tu primo se pone celoso?

 

 

HeeChul contrario a lo que esperaba solamente rió bajamente.

 

 

—Eres muy bipolar aversión andante, hace unas horas dijiste que no era para nada tu tipo ¿Y ahora vienes y me abrazas?— YunHo se soltó con movimientos leves que dejaron a JaeJoong sorprendido por lo delicado que fue al rechazar con obviedad su abrazo –La gente como tu… No me agrada.

 

 

JaeJoong solo pudo sacudir un poco su cabello y sonreír.

 

 

—¿Acaso te estás vengando? ¿Es por lo que dije en la mañana?

—No soy tan infantil como tu, aversión. Así que mira con que te entretienes. Disfruta de la residencia Jung, pero por favor hazlo lejos de mí. Vámonos Chul.

 

 

JaeJoong volvió a indignarse, a molestarse y morder su labio inferior.

 

 

¡¿Quién demonios se creía ese idiota?!

 

 

Lo vio alejarse con su sonriente primo hacía la piscina, quien seguramente con aquellas palmadas en la espalda lo felicitaba por haberlo tratado así. Recordó repentinamente la nota que había leído ayer y que para su mala suerte ese mismo día nunca le habían contestado.

 

 

¿Es que acaso estaba pasando por una mala racha de suerte?

 

 

Pidió otra copa con Champagne y decidido a hacerle la vida imposible a su prometido los siguió.

 

 

—Chul, por favor ya detén todo esto.

—Pero Yunnie…

—No es bueno, y si te sale algún maniático.

—¿Y si no?

 

 

JaeJoong entonces se detuvo. Se quedó tras la pequeña puerta observando como YunHo y HeeChul conversaban frente a la piscina. ¿De que estaban hablando?

 

 

—Escucha no es agradable que la gente vaya por ahí leyendo que ando urgido por encontrar a alguien con tal de no casarme.

—Si lo dices así suena feo, Yunnie.

 

 

“¿Yunnie? Pero que apodo más ridículo y cursi” JaeJoong rodó los ojos, asomando levemente la cabeza para poder verlos. YunHo miraba a HeeChul mientras este jugaba con el contenido en su copa.

 

 

—Kim HeeChul el tema de ‘Se solicita Novio’ muere aquí ¿De acuerdo?

—¿Piensas casarte con el insoportable ese?

—Es el que mi madre ha elegido, si ella crees que es conveniente…

—¡Ella también puede equivocarse!

 

 

JaeJoong inconscientemente apretó los puños. ¿Es que de verdad esos dos se traían algo?

 

 

—Chul…

—Solo dos.

—¿Qué?

—Solo dos citas y prometo que el tema muere ahí, por favor Yunnie. No vas a ser feliz con el engreído de JaeJoong, date la oportunidad de enamorarte otra vez.

 

 

¿Otra vez? Un momento, ¿Se solicita novio?” JaeJoong tapó su boca y volvió a esconderse tras la puerta solo para evitar ser visto “¿Acaso JY es Jung YunHo?” Una sonrisa divertida quedó plasmada en sus labios “Mira tu… Jung YunHo resultaste más divertido de lo que pensaba.

 

 

—Y volvemos con lo del amor… Chul ya te he dicho que…

—¡Esta bien, como sea! No te vuelvas a enamorar, pero te aseguro que cualquiera de esos dos es cien veces mejor que el ‘YoYo’ que tienes por prometido.

 

 

YunHo suspiró.

 

 

—¿Solo dos?

 

 

HeeChul sonrió.

 

 

—Si, solo dos. No más, lo prometo.

—…Esta bien, pero SOLO dos.

—¡¡Si!!— HeeChul no lo dudo, soltó la copa en sus manos y se abrazó a YunHo con fuerza quien solo le devolvió el abrazo con una mirada resignada —¡Eres lo máximo Yunnie!

 

 

JaeJoong se alejó, regresó a la chimenea y arrugó el entrecejo.

 

 

¿Cómo se atrevía? ¿Quién demonios se creía ese tal HeeChul para considerar a cualquiera mejor que él? ¿Cómo se atrevían? ¿Es que caso ese par no sabía que cualquiera moriría por estar en el lugar de Jung YunHo en estos momentos?

 

 

No señor, esta humillación no la dejaba pasar tan fácilmente.

 

 

No iba a liberar tan fácilmente a YunHo de él, no le iba a hacer las cosas tan fáciles.

 

 

Después de todo ¿Qué pensaría el padre del correcto Jung YunHo si se enterara que su hijo anda publicando por toda la ciudad que le urge encontrar a alguien con quien compartir cama? Que en pocas palabras eso era, modificado, pero eso era al fin y al cabo.

 

 

Observó a HeeChul entrar a la casa, hablando por celular, YunHo no lo seguía así que supuso que seguía en la piscina. Respiró profundo y decidió fingir indiferencia, arregló su cabello y sonrió.

 

 

YunHo bebía un poco de Champagne mirando a la piscina.

 

 

Oh… Sería tan bueno lanzarlo a la piscina.

 

 

—¿Qué quieres?

 

 

Si, se sorprendió un poco ante la voz de Jung, especialmente por que creía que no lo había notado. ¿Acaso hace un rato cuando lo abrazó también se había percatado de su presencia? ¿Entonces… Se había dejado abrazar? Imposible, si hubiera sido así, no hubiera insistido tanto en que se alejara después.

 

 

—¿Qué? ¿Acaso no puedo hacerle compañía a mi prometido?

 

 

YunHo sonrió –En serio… ¿No te les caíste de los brazos a tus padres? Esa bipolaridad tuya no puede ser buena.

—No, Yunnie— A JaeJoong no pudo sino quemarle la lengua al llamarlo así –Si me les hubiera caído no tendría este rostro tan perfecto que tengo.

 

 

YunHo rodó los ojos y aparentemente no le molestó que lo llamara así, seguramente HeeChul no era el único que lo apodaba así. JaeJoong movió un poco sus labios, tenía entonces un nuevo deber. Buscarle un apodo a YunHo, uno que solo él pudiera usar.

 

 

—En fin… ¿Qué quieres?

—Venía a proponerte algo.

—¿Tu? ¿Y eso?

—Ya vez… Yo también puedo llegar a ser todo un hombre de negocios como mi futuro esposo.

 

 

JaeJoong le quitó de las manos la copa con Champagne y bebió lo que quedaba, consiente que no le quedaba mucho tiempo antes de que HeeChul regresara.

 

 

—¿Y se puede saber que es?

—Seamos amigos.

—¿Disculpa?

—Eso, que seamos amigos, antes de casarnos o siquiera comprometernos creo que mínimo deberíamos llevarnos bien.

 

 

YunHo rió abiertamente, por unos largos diez segundos.

 

 

—Ya en serio… ¿Qué es?

 

 

—¿Es que no me entiendes? Eso, quiero que seamos amigos— YunHo enarcó una ceja —Es que yo necesito que seamos amigos— JaeJoong se acercó, arreglando la leva de YunHo como si la confianza entre los dos existiera —Por que yo necesito sentir lastima por alguien de vez en cuando, de lo contrario seria una persona demasiado fría.

 

 

YunHo entonces volvió a reír. Y justo cuando Jae estaba a punto de pensar que había sido una mala idea, YunHo estiró su mano, JaeJoong solo observó la mano del más alto y luego regresó su mirada aquellos afilados ojos.

 

 

—Esta bien. Pero te advierto algo Kim JaeJoong, te voy a cambiar.

—¿Qué?

—Voy a cambiarte, es mi propósito de este mes. Que dejes de ser el niño mimado, engreído, frívolo, egoísta que eres y te vuelvas más humano y créeme soy bueno en eso.

 

 

JaeJoong le devolvió la sonrisa y estrechó sus manos.

 

 

—Como quieras, YunHo. Pero no te será fácil, muchos lo han intentado.

—Yo no pierdo JaeJoong. Y con respecto a eso de la amistad… Me intriga verdaderamente lo que realmente quieres hacer.

 

 

YunHo le quitó la copa vacía de las manos y camino de regresó al interior de la mansión.

 

 

JaeJoong no pudo evitar sonreír una vez más. Todavía lo recordaba, el dichoso papel en aquel poste de luz que había leído. Si Jung YunHo pensaba siquiera en cambiarlo estaba muy equivocado, primero lo cambiaba él a YunHo, que YunHo a él.

 

 

Por que el era Kim JaeJoong y punto.

 

 

Y ningún Jung YunHo, por muy perfecto que fuera se atrevería a sustentar que fue su amigo sin haberse enamorado después de él. Esa después de todo era la razón por la que Jae no tenía amigos, todos, absolutamente todos hasta ahora se terminaban enamorando de él.

 

 

…Y Jung YunHo no sería la excepción.

 

 

Mucho no tendría que hacer, al final, siempre caían a sus pies.

 

FIN CAPITULO DOS

Anuncios

9 comentarios sobre “Se solicita novio : Capitulo 2

    Choi Ji Sungah escribió:
    20 agosto, 2015 en 1:03

    Primeramente esta genial!!!
    Es que todo ese plan de se Solicita Novio, esta interesante y ya quiero saber quienes son los dos que a seleccionado Chul para su querido Yunnie, también quiero saber xk él no se quiere volver enamorar, que a sucedido en su pasado kyaaa me mata la curiosidad *-*
    Y el trato de amistad que le a propuesto Jae a Yunho, es medio extraño, no me convence, algo esta planeando y si es enamorar a Yunho, no se como terminara todo esto, ademas que hará con el descubrimiento de los carteles de solicitud de novio, Jae lo usara en contra de Yunho, tengo un montón de dudas y preguntas, ya quiero saber que mas sigue, seguiré leyendo~~~

    Me gusta

    laucamp escribió:
    26 marzo, 2016 en 8:30

    Me encanta y me divierte, eso de se busca novio, pero han herido el ego de Jae, quién ahora ofrece su amistad y es aceptada porque va a cambiar a Jae, que ahora se ha convertido en un reto para Yunho oJae cambiará a Yunho?, haber que pasa?

    Gracias!!!!

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s