Se solicita novio: Capitulo 3

Posted on


Se solicita novio: Capitulo 3

Se Solicita Novio

 

 

Capitulo 3: Tras una mentira, se puede ser quien quieras.

 

 

 

 

—¿Micky?

 

 

YunHo sonrió ligeramente cuando el hombre frente a sus ojos tan solo asintió, apoyó el codo sobre la mesa y dejó que su quijada se colocara sobre su mano, no era su nombre, de algún modo lo presentía.

 

 

—Si. ¿Y tú eres?

—YunHo, Jung YunHo ¿Chul no te lo dijo?

—Si, pero no creí que fuera tu nombre real.

—¿Así como tu nombre no es Micky?

 

 

El hombre sonrió y YunHo por un momento pensó que aquella sonrisa era de todo un seductor, de aquellos que andan de cama en cama, de fiesta en fiesta, de aquellos que prefieren ignorar el hecho de que son casi unos adultos. ¿Qué hacía un hombre como él frente a sus ojos en este momento? Micky estaba seguro, podría conseguir a quien quisiese con solo chasquear los dedos.

 

 

—YunHo entonces, quiero que me saques de una duda.

 

 

Jung levantó la copa con vino y bebió tranquilamente.

 

 

—¿Qué duda?

 

 

—¿Por qué tu?— Recibió la escrutiñadora mirada de Micky, seguramente intentando buscar las palabras adecuadas –Alguien como tu, pone un anuncio así, no sería más fácil escoger a cualquiera. No creo que tengas problemas en la fase de conquista.

 

 

—La misma pregunta debería hacerte ¿No?

—Quizá, quizá no.

—Quizá son respuestas distintas ¿Verdad?

—Ne~ Yunho, me agradas.

 

 

La mueca en el rostro de Micky al decir esas palabras sirvieron de mucho, en especial por que Micky vestía comúnmente pero YunHo lo sabía, había algo en ese hombre que era irrefrenablemente atractivo, destilaba pasión en cada una de sus palabras, gestos. Micky podía resumirse en una palabra: Sexy.

 

 

 

…Y Jung Yunho hace mucho tiempo que no sentía esa pasión a primer contacto.

 

 

 

 

—¿Quieres la verdad o la mentira?

 

 

Micky volvió a sonreír ante sus palabras.

 

 

—Primero quiero escuchar la mentira.

—Pues me agradas mucho.

—¿Y la verdad?

—Me agradas quizá demasiado.

 

 

Micky sonrió esta vez en una clara invitación, si algo no cambiaba, era la expresión de sus ojos, y Jung Yunho estaba demasiado bien como para andar con juegos. ¿Suerte? Si, Micky podía asegurar que por primera vez en su vida tenía verdadera suerte.

 

 

YunHo bebió su vino y volvió a sonreír, que encuentro tan, pero tan diferente al que había tenido con Kim JaeJoong. YunHo por primera vez en su vida tendría que admitir que quizá, solo quizá, HeeChul esta vez no se había equivocado.

 

 

 

 

 

 

JaeJoong sacudió un poco sus cabellos todavía húmedos, y complacido con su imagen ante el espejo, se decidió a colocar su pequeño bolso en la espalda y empezar a salir de las duchas. Disfrutaba tanto de ir al Club y ejercitar su cuerpo a diario que una deslumbrante sonrisa en sus labios fue inevitable.

 

 

—Veamos… Vamos a jugar un poco con Yunnie~.

 

 

Sacó su celular empezando a escribir un mensaje cuando la risa alegre de Kim HeeChul lo detuvo.

 

 

—Chul~ No te hagas el desentendido.

—SungMin~ ¿Cuándo vas a entender que estamos mejor de amigos?

—¿Y por que no jugamos un poco? ¿Acaso no te gusto?

 

 

HeeChul volvió a reír —¿Acaso me crees tan fácil?

 

 

JaeJoong rodó los ojos, había algo en ese HeeChul que no le agradaba, claro al muchacho ese lo rechazaba, pero a YunHo… Kim HeeChul parecía casi el siamés de YunHo. Sacudió un poco la cabeza y decidió dejar las estupideces a un lado y continuar con su camino, hasta que claro la mención de YunHo volvió a detenerlo.

 

 

—Por cierto Chul… Hace un rato vi a tu primo con alguien muy interesante ¿Quién era?

 

 

JaeJoong no pretendía esconderse, no tenía la intención de aquello, después de todo HeeChul y su amiguito se encontraban en plena piscina interponiéndose entre su salida del Club y la curiosidad que ahora habían creado en él.

 

 

—Oh, su nombre es Micky. Súper Sexy ¿Cierto?

—Si, se nota que es de esos tipos a los que ves dos segundos y ya sabes que son buenos en la cama. ¿Dónde conoció YunHo a un tipo así? Por que se le nota en la cara que es de andar en fiesta en fiesta, es más tu estilo, Chul.

 

 

JaeJoong se apoyó en el pilar, aprovechando que HeeChul el daba la espalda y que por supuesto suponía que el tal SungMin no conocía todavía su relación con YunHo. Ah… Esto de escuchar conversaciones ajenas se le venía haciendo una mala costumbre.

 

 

—Pues ya ves YunHo que quiere probar cosas nuevas.

—En ese caso, dale mis felicitaciones. Si el correcto Jung YunHo piensa portarse mal, mejor espécimen que el tal Micky no pudo haber encontrado.

 

 

La risa de ese par, bastó. JaeJoong reanudó el paso.

 

 

—Jae— Sintió la mano de Siwon alrededor de su cintura y como con un grácil movimiento lograba darle una vuelta hasta que quedaron frente a frente, por suerte y ya se había alejado lo suficiente de esos dos —¿Por qué esa cara?

 

 

JaeJoong se sorprendió.

 

 

—¿Cara? ¿Que cara?

—Luces… No sé, como enojado.

—¿Enojado? ¿Yo? ¿Se te fracturo el cerebro, Siwon?

 

 

Choi lo soltó, se alejó un par de pasos mirando inquisitivamente al mayor.

 

 

—Estas enojado, de otra forma no hubieras sonado tan agresivo.

—Escúchame bien Siwon— JaeJoong se acercó desafiante, tomo de la quijada al menor y sonrió levemente a pesar de que aquella marca de enojo no se borraba de sus ojos –Yo no me enojo por estupideces como esas.

 

 

Siwon lo observó alejarse, JaeJoong caminaba evidentemente hacia el restaurante del Club. Con el paso firme y la mirada oscura. Choi Siwon por primera sintió miedo de aquel que se había dado el lujo de por primera vez en su vida, enojar de esa manera a Kim JaeJoong…

 

 

Pero… ¿De que estupidez hablaba?

 

 

 

 

 

 

 

 

—Así que tienes en la mira al príncipe Jung.

 

 

JunSu se sonrojó, apretó su celular y jugó con el durante un buen rato.

 

 

—Buena elección déjame decirte. ¿Quién mejor para el modelo más sexy del momento que un príncipe?

—Basta Mir, ¿Vas a decirme o no donde puedo encontrarlo?

—…No.

 

 

—¡Mir!

 

 

El menor rió gustoso ante la reacción de JunSu y decidió acomodarse en su asiento mientras pretendía escribir algo importante en su laptop, jugo con la paciencia de JunSu quien golpeaba su los dedos la mesa, en señal clara de impaciencia.

 

 

Oh… Mir se sentía como un padre, cuando uno de sus hijos por fin se define a estar con alguien. Y es que JunSu tenía un buen tiempo sin que nadie le interesara y eso ya empezaba sinceramente a preocuparlo.

 

 

—¡Mir!

—Ya… Que ansias. Se encuentra en el club.

—¿Club? ¿Qué club?

—El más exclusivo de todo el país, JunSu. ¿Dónde más estaría tú príncipe?

 

 

Kim resplandeció, amplió su sonrisa y tomando su celular se levantó de la mesa, Mir contó mentalmente cinco segundos antes de que JunSu regresara a la mesa, lo abrazara y se despidiera como Dios manda.

 

 

—Ah… Siento que pierdo a un hijo…

 

 

 

 

 

 

—Viví en Estados Unidos hasta los quince, luego de eso me vine a vivir a Corea. Aunque de vez en cuando me voy a vacacionar para allá, solo para no perder las buenas amistades que contraje.

 

 

—Vaya… Resultaste verdaderamente interesante, Micky.

—No tanto, pero si es lo que quieres pensar, tampoco te corrijo.

—Yo viajo mucho la verdad, pero siempre es por negocios, así que conocer, conocer. Solo los lugares a los que me toca asistir por alguna reunión o evento.

 

 

El almuerzo se encontraba ya en el postre, YunHo verdaderamente no entendía que era eso que los hacía hablar con tanta facilidad y tampoco podía evitar de vez en cuando seguirle la corriente al menor cuando este le lanzaba alguna indirecta.

 

 

Estaba mal, realmente mal, en lo único que pensaba era en que todo el mundo desapareciera para poder quedarse a solas con Micky, y eso no estaba bien, desear a una persona desde un primer momento no iba con él. Desear a alguien con tanta intensidad no iba con él.

 

 

—YunHo ¿Te gusta el café?

—Si…

—Compré uno de Colombia hace unos días, dicen que es el mejor. ¿Te gustaría ir a mi departamento y probar un poco?

 

 

De acuerdo eso ya no era una indirecta por ninguna parte.

 

 

YunHo se afirmó en su asiento y lo pensó.

 

 

¿Sería tan malo seguir sus instintos por primera vez en su vida y hacer lo que sus impulsos le dictaban? ¿Sería tan malo? ¿Sería tan grave no ignorar a Micky? ¿Sería tan malo ser simplemente irracional?

 

 

—Yunnie~.

 

 

El cuerpo entero de YunHo se estremeció, JaeJoong en este momento se sentaba a su lado, mirando con una sonrisa en el rostro a un sorprendido Micky que solo había enarcado una ceja, JaeJoong sin embargo ya había pasado un brazo por encima de sus hombros.

 

 

—Micky te presento a JaeJoong. JaeJoong di hola y adiós.

 

 

YunHo actuó rápido, tuvo la intención inmediata de levantarse de su asiento y alejarse de JaeJoong, sin embargo la fuerza del mayor lo sorprendió, puesto que con un discreto movimiento volvió a sentarlo con total facilidad. No se esperaba esa fuerza en JaeJoong.

 

 

—Micky ¿Cierto?— JaeJoong esperó a que el muchacho enfrente de él asintiera y continuó —¿Sabias que este hombre aquí presente está comprometido? Específicamente conmigo.

—Si, lo sé— JaeJoong borró la sonrisa burlona en sus labios –Así como también se que no hay sentimientos entre ustedes, que el compromiso es de familia y punto. Y si no fuera así… Tampoco me importa.

 

 

JaeJoong se sorprendió, ni siquiera se molestó en disimularlo, soltó a YunHo y colocó sus manos sobre la mesa. Ningún recién aparecido le iba a quitar su nuevo juguete con el cual divertirse y de todas formas, supuestamente ahora era el amigo de YunHo ¿No? Debía cuidar entonces con quien salía su amigo.

 

 

—Perfecto, ya se conocieron, ya supiste lo que querías saber, JaeJoong. Entonces nos vamos— En esta ocasión Kim no los pudo detener, YunHo se levantó demasiado rápido y Micky lo había imitado enseguida.

 

 

—YunHo…

—Basta, JaeJoong.

 

 

Esa mirada…

 

 

JaeJoong se había levantado para detenerlo, pero cuando esa mirada de ‘No más’ por parte de YunHo lo interceptó, JaeJoong volvió a sentarse ¿Qué pasaba por la cabeza de Jung? ¿Qué le pasaba a él? ¿Por qué andaba atrás de ese hijo de papi que a estas alturas de la vida recién quiere revelarse?

 

 

Pero la duda de Jae… La más grande de todas, era que si YunHo quería portarse mal, conociéndolo a él ¿Por qué prefería al tal Micky? ¿Por qué lo ignoraba a él? ¿Por qué no lo escogía a él?

 

 

¡Es que su orgullo estaba quedando en el piso!

 

 

Eso en definitiva era lo que mas dolía, y todo era culpa de Kim HeeChul, de ese sujeto con demasiado tiempo libre como para solucionarle la vida a su primo. Pero ya lo iba a entretener, JaeJoong iba a encontrar la forma de que HeeChul no tuviera tiempo ni para pensar en si mismo.

 

 

…Y JaeJoong conocía a la persona ideal para eso.

 

 

 

 

 

 

Escuchó los murmullos de muchos apenas ingresó al Club.

 

 

Las miradas, las sonrisa nerviosas e incluso se tomo un par de fotos con unas cuantas adolescentes, le costó recorrer un poco el Club, hasta que finalmente lo encontró, caminando por uno de los pasillos mientras escribía algo en su celular.

 

 

—YunHo…

—Oh, JunSu ¿Cierto?

 

 

Kim asintió con tranquilidad, escondiendo las manos en su chaleco y sonriendo levemente.

 

 

—¿Cómo has estado YunHo?

—Muy bien, que bueno encontrarte por acá. Tenemos mucho de que hablar— La sonrisa de JunSu se amplió, eso era muy bueno –Es acerca de la campaña tengo un par de ideas que creo serían muy buenas.

 

 

Entonces la sonrisa desapareció ¿Trabajo? ¿De eso quería hablar con él?

 

 

—Si… Bueno ¿Tienes tiempo entonces? Podríamos tomar algo y charlar un rato.

 

 

En todo caso, cualquier oportunidad era buena.

 

 

—La verdad…

—Disculpa YunHo. Pero era mi supuesto jefe exigiéndome otra letra. Oh, Hola.

—…Hola. “Supongo

 

 

JunSu observó al hombre junto a YunHo, su pantalón negro, el buzo azul y ese cabello negro que cubría uno de sus ojos, JunSu por un momento pensó en la palabra ‘Competencia’ y lastimosamente no se equivoco.

 

 

—JunSu, él es Micky. Vamos de salida pero quedamos otro día ¿Si?

—Claro… Otro día.

 

 

Levantó la mano en señal de despedida en cuanto Micky también lo hubiera hecho, sintió una desazón en la boca que sinceramente no le gustó. Decidió tomarse las cosas con calmas y suspiró.

 

 

YunHo lo había dicho… Otro día sería.

 

 

 

 

 

 

—¿La conquista del día siguiente?

 

 

La voz de Micky lo interceptó, YunHo solo sonrió ligeramente.

 

 

—¿JunSu?

—Si. Es muy lindo.

—Lo conocí hace poco, y resultó que tenemos que trabajar juntos, nada más.

—Ya veo… De todas formas ¿Vienes a mi departamento?

 

 

YunHo se detuvo.

 

 

Jugó con las llaves en sus manos y suspiró, iba a decir algo realmente estúpido, volvía a ser Jung YunHo otra vez, no podía dejar de serlo, finalmente no podía simplemente acostarse con un desconocido.

 

 

—Lo estuve pensando… Y la verdad no creo muy conveniente ir al departamento de alguien de quien no conozco siquiera su nombre— Micky sin duda sonrió, de aquella manera en que a YunHo se le despelucaba el cuerpo ¿Sería consiente Micky de lo que sus sonrisas provocaban en los demás?

 

 

—¿Por qué aseguras con tanta vehemencia que Micky no es mi nombre?

—Solo lo sé.

—Entonces si te doy mi nombre ¿Vendrás?

—No, por que tampoco me agrada quien me miente.

 

 

Micky sonrió. Su corazón se agitó y las cosas no deberían ser así. Este hombre jugaba demasiado con sus reacciones y las cosas no deberían ser así. Micky sentía de algún modo que estaba perdiendo el control de la situación.

 

 

YunHo se acercó un par de pasos, se acercó peligrosamente y por un momento la adrenalina en su cuerpo subió, YunHo se acercaba demasiado y una de sus manos ya habían ido hacía la parte trasera de su pantalón, para cuando pudo analizar bien la situación. Jung se encontraba quitándole el celular del bolsillo trasero en su pantalón.

 

 

—Cuando decidas decir la verdad. Llámame.

 

 

Lo observó escribir un par de cosas en su celular y luego de eso el mayor palmeó un par de veces su rostro antes de dejar el celular en sus manos y empezar a alejarse. Micky expulsó el aire de sus pulmones y una vez notó a YunHo lo suficientemente lejos. Sacudió su cabeza con fuerza.

 

 

¿Qué demonios había sido todo eso?

 

 

Lo había seducido y lo peor de todo es que le había gustado, se había sentido así de cómodo con la presencia de YunHo, con sus sonrisas y sus continuas indirectas mutuas que Micky ya no tenía que pensárselo demasiado.

 

 

Y eso no era lo peor, lo peor era que probablemente ese sujeto podía en un futuro no muy lejano llegar a gustarle. Era de esos sujetos, de esos sujetos que usualmente Micky odiaba, los correctos, educados y elegantes.

 

 

Entonces… ¿Por qué había congeniado tan bien con él?

 

 

Suspiró. Jung YunHo acababa de dejar una extremadamente buena impresión en él. Por que lo admitía, ya no había por que negarlo. Le gustaba un hombre, y ese hombre era Jung YunHo y definitivamente lo quería para él, en su cama. No había nada más que discutir.

 

 

Si, quizá era el primer contacto directo con alguien de su miso sexo, si, quizá se puede estar llevando tan solo una buena primera impresión. Pero es que YunHo había logrado algo que sus otras conquistas femeninas no.

 

 

…Lo había inspirado.

 

 

Con aquella ‘inocente’ cita de apenas hora y media y Micky ya sentía sus manos inquietas por escribir, no era amor, no era pasión, no quería describir a YunHo en cada una de sus palabras. Solo quería escribir, de cualquier cosa, pero escribir.

 

 

Sus canciones antes eran el reflejo de lo que aquellas mujeres sentían por él. De lo que el suponía ellas sentían. Un cumulo de emociones expresadas hacía él y otras tantas supuestas.

 

 

Las palabras se habían renovado, la inspiración regresaba y Jung YunHo era el culpable de eso.

 

 

Sonrió complacido y decidió llamar a su jefe, necesitaba darle la buena noticia.

 

 

 

 

 

 

—¿Por qué no contestabas?

Lo siento, estaba en clases.

—¿Qué? Por favor no me digas que todavía vas al instituto.

Por supuesto que no, hablo de las clases en la Universidad.

 

 

HeeChul sonrió, interesante. Un muchacho inteligente y culto, lo podía suponer con facilidad, por la sobriedad en sus palabras, la elegancia en su tono de voz. HeeChul podía descubrir tanto de una persona con solo oírla. Y ese muchacho sin duda era ideal para su primo.

 

 

Inteligente, elegante, educado. Encajaba a la perfección con Yunnie. Claro que todo con respecto al segundo chico se basaba en meras suposiciones, pero HeeChul apostaba su nuevo perfume Oscar de la Renta a que no se equivocaba.

 

 

—Entonces ¿No me fallaras mañana, Min?

¿Min?

—Me resulta muy formal decir ChangMin y si resultas congeniar con mi primo pues mejor ir agarrando confianza ¿No crees?

 

 

No lo creo, ni siquiera me conoces.

—¿Tan serio eres?

Solo necesito un par de horas con él tengo que plantearle algo. Nada más.

—Que aburrido, Min. Por un momento pensé que habías llamado por algo más interesante.

 

 

HeeChul rechazaba la idea de que aquel muchacho quisiera únicamente hablar con su primo, nadie llamaba por un anuncio como el que él había colocado solo por querer hacer un trato. La duda de Kim entonces era ¿Que clase de trato podría ser?

 

 

Como sea… ¿Es seguro lo de mañana entonces?

—Si, pero…

Está bien, lo veré mañana entonces.

—¿Qué? ¿Hola? ¿Min?

 

 

ChangMin observó sorprendido como ChangMin le había colgado, arrugó el entrecejo y guardó su celular. Luego de la cita de YunHo con ese muchacho debía saber muy bien de que trato hablaba el muchacho ese.

 

 

Camino por entre el restaurante intentando ubicar a alguien bueno con quien almorzar y cuando diviso a JaeJoong solo en una mesa no pudo evitar sonreír. Oh… Le caía tan mal.

 

 

—¿La Soledad como compañía, Joongie?

 

 

El castaño levantó la mirada y la alegría de Chul aumentó. Kim JaeJoong se encontraba sumamente molesto, lo suficiente como para no poder evitar mostrarlo públicamente. Esos ojos, esa intensa mirada. HeeChul lo suponía, algo de culpa tenía él. Y su felicidad se incrementó.

 

 

—Kim HeeChul ¿Sabes algo? Mi inteligencia no llega a tanto, así que quisiera que me explicaras algo.

—Lo que desees.

—¿Es que acaso tu vida es tan aburrida que tienes que manejar la de tu primo a tu antojo para sentirte vivo?

 

 

HeeChul sonrió.

 

 

—Eso mi querido Joongie es algo que me tomaría mucho tiempo explicar, hasta que lo entendieras. Puesto que es algo que desconoces por completo— JaeJoong arrugó el entrecejo y HeeChul se apoyó en la mesa desafiante –Es afecto, el cariño que siento por Yunnie es tan fuerte como para querer solamente cosas buenas para él y obviamente tú…— HeeChul tocó el pecho del castaño despectivamente —…No eres precisamente lo mejor.

 

 

—¿Cómo te atreves?

—YunHo y yo hemos sido criados de una manera diferente. Nosotros si conocemos los sentimientos y un niño hueco como tú no va arruinar la vida de mi Yunnie.

—¿Por qué lo proteges tanto?— Finalmente JaeJoong no lo pensó demasiado cuando se levantó de su asiento para estar frente a frente al rubio –No tiene quince años.

 

 

—Ya lo vi sufrir una vez. Y desde ese día me prometí no volver a dejar que Yunnie estuviera en ese estado otra vez. Me lo prometí a mi mismo y se lo prometí a su madre. Yunnie es una buena persona y las personas como él merecen buenas personas también, las personas como tú, merecen lo que el destino les tenga preparado.

 

 

—Hablas como si YunHo me interesara. Y no es así.

—¿No te interesa, Joongie?

—No me digas Joongie, es molesto. Lo dices de una forma tan burlona que…

—¿Entonces por que estas molesto? ¿Por que la chaqueta que cargas pasó de moda? Por favor…

 

 

JaeJoong se vio interceptado por las palabras de HeeChul y le fue inevitable reír.

 

 

—¿Amor? ¿Celos? Esas cosas no van conmigo.

—¿Lo ves? Una persona como tu, jamás tendrá destinado a alguien como Yunnie.

—¿Y encontraras al amor de su vida pegando carteles por toda la ciudad? Que idea más patética.

 

 

JaeJoong arregló su cabello, Chul sin embargo se sorprendió. ¡El engreído lo sabía!

 

 

—Quizá no encuentre al amor de su vida, pero por lo menos se desacera de ti.

 

 

HeeChul le regaló una última sonrisa y se marchó. JaeJoong apretó los puños evitando el irrefrenable sentimiento de caerle a golpes a ese sujeto.

 

 

—¡¡Ah!! Idiota, imbécil. ¡Es que tenían que ser primos!— JaeJoong sentía su pecho subir y bajar de lo agitado que se encontraba –Pero más idiota tú, Jung YunHo ¿Cómo te atreves a no valorar a alguien como yo? ¿Sabes que cualquiera moriría feliz con la sola idea de poder tenerme en su cama por tanto tiempo?

 

 

—¿Ahora hablas solo?

 

 

JaeJoong giró sorprendido, Siwon lo veía de pies a cabeza con una ceja elevada.

 

 

—Siwon, precisamente contigo quería hablar. Necesito un favor.

—¿Un favor?

—¿Estás apurado?

—Voy de salida.

 

 

—No me importa, siéntate— Siwon rodó los ojos ¿Entonces para que preguntaba? Decidió mirar el reloj, contaba con un par de minutos así que tenía el tiempo suficiente como para escuchar las infantilidades de su primo.

 

 

Si hubiera ido corto de tiempo.

 

 

Entonces JaeJoong no lo tuviera en la mesa ahora, entonces tal vez Siwon no hubiera escuchado tamaña estupidez de esos labios, entonces Choi Siwon no hubiera deseado tanto por que de verdad algún día, su primo madurara.

 

 

 

 

 

 

 

 

Se lanzó sobre la cama boca arriba.

 

 

Eran cerca de las siete de la noche cuando contempló su celular por séptima vez en esa noche y contemplaba constantemente aquel nombre registrado desde la mañana ‘Jung YunHo’ decía, y Micky tan solo mordía su labio inferior todavía indeciso.

 

 

¡Demonios que él no es así!

 

 

¿Por qué dudaba tanto? Le gusta YunHo, lo quiere, pero ya en su cama. Quiere probar aquello que no se ha atrevido junto a aquel hombre que ha sido como un regalo del destino para con él. Sabe que una oportunidad como esa no se va a repetir.

 

 

¿Dónde iba a encontrar a otro Jung YunHo así de apuesto y atractivo con el cual saciar todas sus dudas?

 

 

—¡Maldición parezco una estúpida quinceañera!

 

 

Asco, sentía asco de su inesperada indecisión, escribió un par de palabras y presionó enviar. Lanzó el celular lo más lejos posible y tapo con el brazo sus ojos, suspiró. Tanto nerviosismo, tanta indecisión. No quería llegar al futuro y ver como evolucionarían sus sentimientos en el proceso.

 

 

Por el momento solo quería vivir el ahora y si de la mano de YunHo le tocaba, pues entonces así lo haría.

 

 

 

 

 

 

 

 

Esa noche, YunHo se bajó del auto y entró a la mansión algo cansado.

 

 

Entre el trabajo, Micky y JaeJoong que ahora parecía su sombra, puesto que se lo encontraba en todas partes. Estaba agotado. Negó la invitación a comer de la ama de llaves y decidió darse una ducha rápida antes de ir a dormir.

 

 

Fue en el preciso instante cuando estaba apunto de acostarse a dormir cuando el sonido de su celular lo alertó.

 

 

‘Soy YooChun.

Veámonos mañana’

 

 

YunHo no necesitaba más, sabía que se trataba de Micky, Micky que ahora tenía un verdadero nombre y ese era YooChun, sonaba bien, mucho mejor que Micky. Y aquello verdaderamente le agradó, sonrió levemente y escribió un par de letras antes de dejar el celular sobre la mesita de noche y empezar a dormir.

 

 

‘Mañana no puedo, mejor el sábado.

Escoge tu el lugar’

 

 

Tenía la esperanza de que mañana fuera tan buen día como el día de hoy. Aunque a él le bastaba con haber conocido a YooChun, pero la duda lo llenaba ¿Sería tan simpático el otro muchacho como había resultado YooChun?

 

 

YooChun… Definitivamente le agradaba ese nombre.

 

 

Por primera vez en su vida tendría que admitir que HeeChul tenía razón y sobre todo… Buen gusto.

 

 

 

FIN CAPITULO TRES

10 comentarios sobre “Se solicita novio: Capitulo 3

    Choi Ji Sungah escribió:
    20 agosto, 2015 en 1:44

    Te comente que me gustan las couples raras y no oficiales, noo, ahhh ahora ya lo sabes y ese es el motivo x el que amo, esa relación y esa super atracción que están sintiendo Yunho y Yoochun, me encanta, me fascina, quiero mas, ahora, y YA!!!! ok me calmo 7-7
    Pero no lo puedo evitar, me enloquece, y como que a veces me cansa esa manera narcisista y muy egocéntrica de ser de Jae, es que parece que solo piensa en él, quiero que cambie, lo que me emociono es que veo acercarse Sichul waaa amo el Sichul, ya quiero YA!!! ok me vuelvo a calmar (7-7)
    Y a esperar y ver como va la reunión entre Yunho Changmin, quiero saber como ira eso, esta genial y me voy leer el siguiente capitulo~~~

    Me gusta

    laucamp escribió:
    26 marzo, 2016 en 8:59

    Esta genial, todo esto de las citas, ya tiene su primer prospecto, aunque para Yoochun por el momento solo es un experimento de saber si le gustan los hombres. Ahara parece le sigue Min.

    Gtacias!!!

    Me gusta

    Virginia Maturana escribió:
    9 agosto, 2016 en 0:45

    Me encanta,están todos enredados, quiero saber que va a pasar en la cita con Minie ,muy bueno tu fic gracias

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s