Tradición Familiar: Capitulo 3

Posted on


 

 

Tradición Familiar

 

CAPITULO 3: Creo haber establecido una mentira

 

 

..::..::..::..

 

 

Choi no conocía la definición exacta de ‘Open Mind’

 

…Hasta el día en que conoció a Kim HeeChul

 

Su relación con JaeJoong acababa de empezar, se habían graduado y luego de ser los mejores amigos, de besos por aquí y por allá, de confusión tras confusión y unas cuantas muecas de celos por parte de Kim. Y ambos habían decidido salir.

 

Pero fue seis meses después de haber empezado a salir, cuando Siwon viajó a París, junto con MinHo a visitar a unos familiares, JaeJoong se quedó en Corea y MinHo no era la mejor compañía, no cuando se la pasaba diciendo todo el tiempo ‘Extraño a ChangMin Hyung’

 

Estaba casi seguro que ni a él, siendo su hermano de sangre lo extrañaría tanto. Así que aburrido de todo, salió de la habitación del hotel y caminó hasta la plaza central, solo a tomar un poco de café y ver la fuente de inspiración que tantos ostentaban tener cada vez que se sentaban a beber un café en la plaza de parís.

 

Ese fue su primer error.

 

—Odio París~

—Hyung, tú odias cualquier lugar donde no esté YunHo.

—Si bueno, pero es que París es tan aburrido…

 

—¿Y por que no lo invitaste?

 

—Lo invité. Pero en cuanto me escuchó decir ‘Yo pago todo’ dijo de inmediato que no, ya sabes que no le gusta que le regalen las cosas. Y pues su economía no es tan buena como para pagarse un viaje a Paris así como así de un día para otro.

 

El muchacho rubio que jugaba con el sorbete en su bebida era rubio, extrañaba a alguien y su mueca de insatisfacción era evidente. Como si quisiera tomar el primer avión que lo llevara donde el tal YunHo estaba.

 

Siwon se pregunto… ¿Por qué él no extrañaba de esa manera JaeJoong?

 

—Me voy…

—HeeChul, ten cuidado…

 

Había sido automático. Siwon no se había movido mucho esperando por su mesa y HeeChul por tanto se había levantado casi de inmediato, girando apenas para que sus cuerpos se chocaran, perdieran el equilibrio y un incómodo HeeChul quedara sobre el cuerpo de un sorprendido Siwon.

 

Los rostros demasiado cerca y el aroma de HeeChul envolvió a Siwon. Los mechones rubios tocaron su rostro, lo suave de aquellas hebras le recordó a mucho a JaeJoong cuando también fue rubio, pero cuando HeeChul sonrió, esa sonrisa se quedó impregnada en sus recuerdos, tal vez para siempre.

 

—Lo siento, ¿Eres coreano, cierto?

 

Y de ahí en adelante. Choi Siwon perdió el control de su vida.

 

Una tarde en Paris, MinHo dejó de ver a su hermano tan seguido, durante esas vacaciones.

 

 

..::..::..::..

 

 

—No lo entiendo. ¿Qué hacen aquí?

 

MinHo observó a los dos muchachos frente a sus ojos e inconscientemente arrugó el entrecejo. Observando un mensaje en su celular y borrándolo casi de inmediato. Olvidando también por un momento que su hermano, como pocas veces había sido torpe.

 

—JunSu nos invitó.

—¿Cómo conoces a JunSu?

 

HeeChul sonrió en cuanto escuchó la voz de Siwon, podía notarlo sin siquiera verlo, sin siquiera haber presenciado ese choque cara a cara que Choi se dio con el suelo. Siwon estaba consternado y nervioso con su presencia.

 

—Coincidencias de la vida.

 

Siwon arrugó el entrecejo, HeeChul estaba fingiendo no conocerlo. El hombre a lado de HeeChul únicamente se acomodó el cuello de la camisa, en muestra clara de que se sentía incómodo con aquella ropa semi formal.

 

—YunHo… ¿Podemos hablar un momento?

 

La voz ligera de MinHo, mirando discretamente hacía las escaleras llamó la atención de Siwon, su hermano rara vez se comportaba así.

 

—Supongo ¿De que…?

—Perfecto, ven.

 

HeeChul sonrió ante el apuro en el menor y por supuesto al notar como agarraba del brazo a YunHo y lo llevaba hacía el patio de la mansión. El muchacho le caía bien, lastima que MinHo lo siguiera odiando. Lo había notado en sus ojos.

 

—¿Entonces no nos conocemos?

Siwon lo trajo de regreso a la realidad —¿Qué pasa Siwie, te molestaste?

—Me tiene sin cuidado. No sabía que habías vuelto a Corea.

 

—¿Por qué?— HeeChul caminó lentamente, acercándose al rostro de Siwon con precaución, escuchándose en el silencio de la mansión únicamente el sonido de sus zapatos caros al chocar con el suelo —¿Me extrañaste?

 

El sonido de varios pasos en el piso superior, hizo que HeeChul retrocediera un poco y sonriera al notar que la molestia en Siwon había empeorado. No lo entendía ¿Por qué estaba tan molesto?

 

—HeeChul, no sabía que ya habías llegado.— JunSu bajó rápidamente con una pequeña sonrisa en el rostro, seguido por JaeJoong quien de inmediato, se acercó a Siwon sintiendo como el Choi lo agarraba de la cintura uniéndolo a él.

 

—Si, pero en realidad no llegue hace más de cinco minutos. Invite a alguien para que me acompañara. Espero no te moleste.

 

—No te preocupes— JunSu volvió a sonreír –Te presento a JaeJoong, mi hermano mayor y Choi Siwon, su… ¿Qué son? ¿Novios? ¿Pareja? ¿Arrejuntados? ¿Peor es nada? La verdad es que ni ellos mismos saben que son.

 

Un golpe de JaeJoong y HeeChul rió un poco.

 

—No le hagas caso a Su, delira todo el tiempo— HeeChul analizó a JaeJoong, tenía la apariencia perfecta, y por su forma de hablar no dudaba que también fuera educado y todo lo demás, miró a Siwon por casualidad y el muchacho solo había desviado la mirada –Vamos, te invitamos un poco de vino mientras está la cena.

 

—¿Han visto a MinHo?

 

Shim comenzó a bajar las escaleras despreocupadamente, con las manos en los bolsillos y una expresión un tanto cansada en el rostro. Ese día en particular había sido muy largo y pesado.

 

—ChangMin, hay visitas ¿Podrías por lo menos saludar?

La voz de JaeJoong logró hacer suspirar a ChangMin –Está bien, Hola. Ahora ¿Podrían decirme donde esta MinHo?

 

HeeChul sonrió, ese muchacho le recordaba mucho a MinHo.

 

—ChangMin deja de pensar en MinHo por lo menos dos segundos y ve a preguntarle a la ama de llaves si ya está la cena— Un pequeño sonrojo se posó en las facciones del más alto, y con el poco orgullo que alcanzó a recoger, decidió mejor no volver a preguntar.

 

HeeChul prefirió no hablar acerca del paradero del menor, y Siwon en ese preciso momento solo veía cauteloso la manera tan relajada en la que JunSu y HeeChul ya habían empezado a entablar amistad.

 

 

 

 

 

—MinHo, MinHo, tranquilo. Vas a hacer que nos tropecemos.

 

YunHo suspiró aliviado en cuanto notó que el menor ya no lo jalaba, el nerviosismo en el menor de los Choi era fácilmente identificable a sus ojos. Además que la manera constante en la que miraba al interior de la casa ahora que se encontraban en el patio lo delataba.

 

—Por favor, YunHo. No le vayas a decir a nadie que tú y yo estuvimos saliendo.

Jung enarcó una ceja —¿Disculpa?

—Es que uno de los dueños en está casa sale conmigo. Y nos vamos a casar. Bueno estamos en esas, pero el punto es que estamos a punto de casi lograrlo.

 

—Ya… No entiendo cual es el problema en realidad.

—Es que… Yo le dije a ChangMin pues que él era la primera persona con la que he salido.

 

YunHo rió, tanto que incluso un pequeño dolor se posó en su estómago, en especial cuando las mejillas del menor se azoraron y comenzó a jugar con sus manos.

 

—Mentir es malo, MinHo.

—Bueno técnicamente no es una MENTIRA, ChangMin es la segunda persona con la que salgo, y tú y yo, pues no tuvimos una relación completamente normal que digamos.

—Igual sigue siendo una mentira.

 

—YunHo, por favor.— Inconsciente MinHo agarró por los brazos a YunHo y dos segundos después levantó una ceja –YunHo has ejercitado estos brazos~

—¿No que estás a punto de casarte?

 

—¡Si, tienes razón!— MinHo se alejó, casi asustado al haber sentido aquellos músculos entre sus manos.

—Si… Se nota que estas muy enamorado.

—¡Lo estoy!

 

—¿Quieres ver que tan ejercitados están mis tríceps?

—¡No!

 

YunHo volvió a reír esta vez un poco más bajo. Respiro profundo y miró hacía el interior de la mansión donde HeeChul hablaba con la misma confianza de siempre, un muchacho alto salió, mirando directamente hacía donde ellos se encontraban, HeeChul hizo un comentario, y el muchacho alto arrugó el entrecejo.

 

—Por mi no te preocupes. Yo no abro la boca.

—¿En serio? YunHo, eres el mejor.

—Preocúpate por Chul.

—¿Eh?

 

 

 

 

 

—¿A que te refieres con ‘Recordando viejos tiempos’?

 

ChangMin había salido de la cocina con una información que Jae le había pedido, información que ya no recordaba apenas hubiera escuchado el comentario del castaño invitado, en respuesta a su pregunta de que hacía MinHo con aquel sujeto afuera.

 

—¿No lo sabes?— HeeChul miró la copa con vino en sus manos, notando la expectativa en el resto de presentes –YunHo y MinHo estuvieron saliendo durante un buen tiempo.

—¡¿YunHo?!

 

La mirada de JaeJoong fue automática, el sujeto mecánico ese se encontraba con MinHo, vestido con una chaqueta algo violeta, en un tono muy oscuro, un pantalón jean y una camisa negra. Lo había visto tantas veces con tan poca ropa que verlo vestido decentemente se le hacía extraño.

 

…Aunque algo en su interior le gritara que lo prefería con menos ropa.

 

—Oh, claro sabía que te había visto en otra parte. Eres el cliente de mi Yunnie.

 

—¿Mi?— JaeJoong tuvo que admitir que en efecto, a él también se le había hecho conocido el tal HeeChul, pero tuvo que admitir que esa pequeña pregunta que acababa de salir de sus labios, no había sonado nada bien.

 

—¡¡No le creas!!— Impulsivo como siempre MinHo había entrado, agitando los brazos y agarrando a ChangMin por uno de sus brazos —¡¡HeeChul miente!!

—Que maduro, MinHo.

 

YunHo entró detrás del menor, con paso tranquilo y volviendo a mover el cuello de esa camisa, YunHo en particular no gustaba de las camisas con cuello cerrado y menos tan alto.

 

—Tú y yo tenemos que hablar, MinHo.

Choi suspiro —¿En tu habitación?

—Por supuesto.

 

ChangMin se soltó del agarre, comenzó a caminar subiendo las escaleras y MinHo únicamente lo siguió, tal cual niño dispuesto a ser reprendido por su padre. Siwon dudó en decirles que no demoraran, pero por el rostro indescifrable en Shim, prefirió omitir comentarios.

 

—No entiendo ¿Cuál es el problema?

 

YunHo miró a HeeChul y sonrió –MinHo le había dicho que era el primero con el que salía.— Hubo un extraño cruce de miradas, por que HeeChul sonrió levemente y no despegó su mirada de los ojos de Jung, y JaeJoong únicamente elevó una ceja, agarrando a Siwon por el brazo.

 

—Bien, que les parece si mientras esos dos hablan. Nosotros vamos a cenar ¿Si?

 

JaeJoong no esperó respuesta, giró junto con Siwon. Y JunSu, perceptivo como era, olía algo raro en el ambiente. Que no venía precisamente de la cocina.

 

 

 

 

 

—¿Qué lees?

 

Mir se sentó junto a YooChun, en el momento en que su hermano bebía un poco de te.

 

—La vida, obra y gracia del tal JunSu.

—¿Algo interesante?

—Está estudiando medicina, último año. Al parecer hace obra social, le gusta el deporte y es muy apuesto.

 

YooChun le enseñó la pequeña foto dentro de la carpeta a Mir, y el muchacho solo la observó por uno segundos.

 

—¿Por que un chico como él necesita que sus hermanos le consigan a alguien?

—El problema es que estos niños necesitan a alguien seguro por un buen tiempo a lado de su hermano. Sino no se pueden casar y si dependen del amor escurridizo de JunSu no se casan nunca.

 

—Mmh~… Ten cuidado, Hyung.

—¿Cuidado?

—Es lindo.

 

YooChun rió, cerró la carpeta y terminó de beber lo poco que le quedaba de te en la taza, Mir se acomodó en el sillón subiendo las piernas y bostezando brevemente.

 

—No seas ridículo, Mir. Todos los niños ricos son así. No me gustan los niños ricos.

—Pero…

—Mir, para el mi amor es algo que yo decido. Y he decidido que alguien como Kim JunSu jamás va estar en mi lista de amores correspondidos o no.

 

Mir miró algo escéptico a su hermano mayor, quiso confiar en esas palabras, en esa actitud tan segura que demostraba. Pero prefirió esperar a unos días después de que YooChun conociera al tal JunSu.

 

Por que unos días después YooChun ya lo conocería, y si luego de conocerse, YooChun permanecía invicto en el tema del amor y el tal JunSu no movía fibra alguna en Park, entonces en ese momento, Si, Mir le creería.

 

 

 

 

 

JunSu se había sentado en la cabecera de la mesa, sus padres habían salido y por tanto, ya que Jae odiaba sentarse ahí, le había tocado a JunSu ocupar ese lugar. El único sonido dentro de la mesa era aquel del cubierto y cuchillo al chocar levemente con la loza del plato.

 

Y todo era muy incómodo.

 

JaeJoong comía con el entrecejo arrugado, bebiendo un poco de agua cada cierto tiempo, y levantando su mirada de vez en cuando hacía los dos invitados que se encontraban sentados frente a él. Y por alguna extraña razón, JunSu suponía que el ánimo de su hermano empeoraba cada vez que los veía.

 

Siwon junto a JaeJoong parecía levemente más relajado, comiendo con la elegancia de siempre y viendo a ratos a los dos muchachos de enfrente, sin embargo a diferencia de JaeJoong, Siwon no mostraba expresión alguna en su rostro.

 

—Yunnie, prueba este salmón esta delicioso~…— Repentinamente HeeChul rompió el silencio, levantó en su cubierto un pedazo pequeño del salmón y YunHo con una pequeña sonrisa en el rostro y sin reprochar, había abierto la boca.

 

—No entiendo por que tienes que darle de comer, los dos tienen salmón en sus platos.

 

—Jae…— Siwon tomó la mano de Kim sobre la mesa y el muchacho únicamente lo miró –Te estas portando antipático.— Siwon sonrió y JaeJoong tuvo que admitir que se estaba equivocando, en especial por que ese comportamiento impulsivo, no era propio en él.

 

YunHo solo sonrió, volvió a abrir la boca y HeeChul con una sonrisa depositó el delicioso salmón en su boca, Jung lo saboreó con gusto y amplió un poco más su sonrisa, JunSu perdió el apetito, la tensión en el comedor era horrenda. Y si no fuera por YunHo y HeeChul casi hasta diría que Jae y Siwon estaban peleados.

 

El sonido de algo quebrarse los alertó.

 

YunHo por impulso se levantó de su asiento, mirando hacía las escaleras, pretendiendo subir en cualquier momento. HeeChul tomó su mano y JaeJoong decidió patearse mentalmente por no perder de vista en ningún momento las manos del tal HeeChul. Tenia que dejar de ver lo que tocaba o no en Jung.

 

…Por que supuestamente, no debía importarle.

 

—YunHo, no te preocupes. Ellos… Juegan así.— Siwon sonrió al ver como YunHo enarcaba una ceja, Choi bebió un poco de vino y volvió a dirigirse a Jung con toda la tranquilidad del mundo –Espera a que comiencen a reconciliarse y entonces si querrás subir. Pero nunca hay que preocuparse de más.

 

—Ellos… Son así de impulsivos.

 

JunSu sonrió un poco avergonzado y decidió volver a comer, JaeJoong siguió sin pronunciar palabra alguna y YunHo volvió a sentarse junto a HeeChul. JunSu seguía sin entender por que aquellos dos que parecían tan simpáticos no podían congeniar bien con JaeJoong, en especial cuando JaeJoong siempre había sido tan sociable.

 

 

 

 

 

—¡Maldito mentiroso!

 

MinHo volvió a esquivar la siguiente lámpara que ChangMin le lanzó y que por segunda vez volvió a estrellarse contra la pared de su habitación. Esto no era bueno, ChangMin estaba molesto.

 

—¡Te atreviste a mentirme!

 

Ok, MUY molesto.

 

—Minie… Escucha te juro que…

—¡No me llames Minnie!

—Ok, ok. Pero escúchame ¿Si?

 

ChangMin decidió respirar profundo, mordió su labio inferior y cruzado de brazos, decidió sentarse sobre su cama y esperar, con el rostro claramente molesto y esperando rebatir cada una de las nuevas mentiras que seguramente MinHo le diría.

 

—Si, te mentí. YunHo y yo salimos un tiempo. ¡No mucho!— MinHo levantó las palmas de su manos solo para evitar que ChangMin hablara –Fue durante el tiempo que tu salías con ese sujeto.

—Ese sujeto tiene nombre.

 

—Como sea, fue mientras salías con Rain ¿Bien?— ChangMin asintió gustoso al notar la molestia de MinHo al pronunciar su nombre –Fue tiempo después de que te dijera que me gustabas y tu me rechazaras por que salías con él. Conocí a YunHo por casualidad. Y no me vas  negar que YunHo es ¡Wow!

 

MinHo sonrió picaronamente elevando sus ojos al techo, como si se encontrara recordando buenos tiempos. Pero cuando volvió su mirada a ChangMin y él ya se encontraba con una ceja elevada, MinHo prefirió toser discretamente solo para eliminar un poco de la tensión que el mismo había creado.

 

—Que lindo, MinHo. Me encanta ese particular amor que dices tener por mi.

 

—Haber que este enamorado de ti, no quiere decir que este ciego y considere a Jung YunHo el ser más anti sexy del mundo. Es más mi hermano tiene lo suyo, y los tuyos también. ¿Ves? Es cosa de ser objetivo. Además preferiblemente que lo diga enfrente tuyo a espaldas tuyas ¿No?

 

ChangMin suspiró. ¿Cómo rebatir aquello?

 

—Si, tu objetividad me sorprende cada día más.

—Que YunHo sea sexy no quiere decir que sea capaz de engañarte, ChangMin.— MinHo intentó acercarse, acariciar el rostro de Shim, pero de inmediato el mayor se hizo un poco hacía atrás.

 

—Todavía no me explicas el por que de la mentira.

 

—Una noche salí con YunHo y pues hablamos, yo tenía dieciséis o diecisiete, algo así, el caso es que me dijo que estaba muy joven para sentir que la vida se me acababa solo por que no me correspondías, que tenía mucho por que vivir y descubrir antes de decirme enamorado. Y… Me besó.

 

—¿Te besó?— ChangMin enarcó una ceja, MinHo suspiró.

 

—Ok, yo lo besé. ¡Es que lo hubieras visto! Mientras movía esos labios, y esa mirada seria, fue como un imán~…— La mirada ensoñadora y MinHo volvió a carraspear por sus propias acciones —¡Un imán que ya no tiene efecto! Por que ahora si puedo decir que estoy completamente enamorado de ti.

 

—Claro, como ya DESCUBRISTE y VIVISTE de todo con él.

—ChangMin no exageres…— MinHo logró sentarse a lado del mayor, mientras jugaba con sus propias manos, mirando la alfombra de la habitación –Además no descubrí tantas cosas con él, como las que he descubierto contigo.

 

ChangMin se mostró indignado, Choi se dio cuenta de su error.

 

—De acuerdo, no fueron las palabras correctas. Pero ¿Me doy a entender que solo he estado contigo en toda mi vida?

—¿Hasta donde llegaron?

—No tuvimos relaciones.

 

—¿Hasta donde llegaron?

—Bueno, estuvimos a punto de hacerlo un par de veces… Pero al final nunca hicimos nada.

—¿Cuántas veces es un par de veces para ti?

 

MinHo desvió la mirada —…Cinco veces.

—¡¿Cinco veces?!— ChangMin se levantó, mirando a un MinHo que solo se hundía un poco en su lugar –Estas a punto de hacerlo una o dos veces. Pero NO cinco.

—¿Era un adolescente muy hormonal?

 

ChangMin rió –Pues te has estancado en la adolescencia entonces, por que sigues siendo igual de hormonal. ¿Cuándo terminaron?

—Este interrogatorio es peor que en la prisión.

 

ChangMin bufó —¿No me digas? ¿Has estado en la cárcel?

—¡Por supuesto que no!— MinHo realizó un pequeño puchero y suspiró –Terminamos unos días después de que te fueras a Italia con Rain en las vacaciones de quinto curso.

—¿Y por que terminaron?

 

—Por HeeChul.

—¿Te metiste con HeeChul? ¡¿El muchacho que esta abajo en este momento?!

MinHo se levantó —¿Por qué mi hermano y tú siempre tienen la peor imagen de mí?

—¿Por qué será?

 

ChangMin volvió a cruzarse de brazos, MinHo retomó su relato –YunHo y Chul siempre han sido los mejores amigos de toda la vida, siempre juntos, demasiadas confianzas mutuamente  y pues nuestra relación nunca fue tan seria. Así que un día lo encontré con HeeChul besándose casi comiéndose en la oficina de YunHo.

 

—Un momento ¿Oficina? ¿Cuántos años tiene YunHo?

—En este momento. Veinticuatro.

—¡¿Quiere decir que tu tenías dieciséis y él veinte?!

 

MinHo rió nervioso –Era un niño muy precoz. Que te puedo decir… El punto es que me dolió mucho verlos juntos.

—¿No que su relación no era tan seria?

 

Choi suspiró –De acuerdo no me dolió tanto, pero si me disgustó. En especial por que HeeChul es una mala influencia para Yunnie. Con eso de no relacionarse en serio con nadie, de disfrutar la juventud y belleza que poseen y no sé cuanta tontería más. HeeChul no cree en el amor, lo más cercano que tiene al amor es YunHo y es el único que ha permanecido junto a Chul tanto tiempo. En un ir y venir entre la amistad y una relación.

 

ChangMin suspiró —¿Y entonces?

 

—Pues con YunHo siempre nos hemos llevado bien, pero perdimos un poco de contacto. Y pues con HeeChul, hasta la fecha. No me cae bien— MinHo se cruzó de brazos con un pequeño puchero en el rostro –Y aquí entre nos, casi estoy seguro que YunHo siente algo más que una retorcida amistad por HeeChul, y él lo sabe, sino que se hace el desentendido. HeeChul después de todo es incapaz de afrontar la palabra ‘Amor’ igual que… Siwon.

 

MinHo analizó con cuidado extremo sus palabras, como si una gran idea acabara de formarse.

 

—Bueno ya, pareces vieja chismosa, Min.

 

Choi volvió a concentrarse —¿Min? ¿Acabas de llamarme Min? ¿Ya me perdonaste?

—No, antes dime ¿Por qué me mentiste?

—Yo nunca dije que tú fueras el primero con quien salía. Dije y cito textualmente ‘Eres el primer chico con el que voy a tener relaciones’

 

MinHo asintió conforme con sus palabras y por el sonrojo en el rostro de Shim, pudo suponer que el muchacho de a poco lo iba perdonando. Le encantaba el rostro de ChangMin sonrojado.

 

No lo pensó demasiado, se lanzó sobre ChangMin y lo besó, con aquella intensidad que siempre poseía, agarrando por el cuello al menor, dejando que de a poco debilitara sus barreras y también comenzara a besarlo.

 

—MinHo… Aquí no, la vez pasada…

—Te quiero, ChangMin.

 

Esos ojos, esos labios y el sonido de su voz tan dulce y sensual al mismo tiempo. Lograron derrumbar cualquier negativa en los labios de ChangMin. Por eso tomó de la camisa al menor, la levantó con cuidado y haciéndolo girar lo suficiente logró que se recostara sobre la cama.

 

De rodillas y sobre su cómoda cama, ChangMin logró posarse sobre el menor.

 

—Sigo muy molesto, MinHo.

—¿Es tan importante ser el primero?— MinHo agarró por el cuello a ChangMin, logrando acercar sus rostros y que sus narices se rozaran –Yo prefiero que seas el último.

 

Entonces MinHo unió sus bocas, ChangMin estaba sorprendido, esas palabras calaron muy dentro y apenas el beso terminó. ChangMin se encargó de acariciar el rostro de Choi y esconder tras su oreja un pequeño mechón de su cabello.

 

—Dime… ¿Cómo me puedo enojar cuando dices cosas tan cursis como esas?

 

MinHo rió, y ChangMin lo volvió a besar.

 

Esos labios eran un verdadero vicio, pero nunca, jamás. MinHo lo sabría. Por que entonces, se aprovecharía de ello. Él a diferencia del menor sabía guardar un secreto y mientras de él dependiera, MinHo no tendría en conocimiento una de sus debilidades.

 

 

 

 

 

—La cena estuvo exquisita.

 

HeeChul limpió su boca y cuando vio a YunHo y una pequeña migaja cerca de la comisura de aquellos labios. Sin problema alguno la limpió y luego sonrió a Jung, quien con la misma sonrisa se lo agradeció.

 

—Supongo que podemos hablar de lo del auto ¿Te parece HeeChul?

—¿Tan pronto? ¿Por qué mejor no conversamos un poco más?

 

JunSu se preguntó ¿De qué conversación hablaba el muchacho? Por que aparte de un par de comentarios entre YunHo y HeeChul, de ahí en adelante todo había sido un silencio absoluto. Pero solo por que la curiosidad lo llenaba decidió asentir.

 

—Y dinos, Jae… ¿Estudias o trabajas?

—Estoy a punto de graduarme, en realidad ya es cosa nada más de esperar la fecha de la graduación.

—Te lo dije, Chul.

 

El comentario departe de YunHo sorprendió a todos, Jung sin embargo bebía un poco de agua, así que fue HeeChul quien con una sonrisa en el rostro decidió llenar la curiosidad de los demás –YunHo y yo apostamos. Él me dijo que seguramente no trabajabas y pues yo perdí.

 

—Pues déjame decirte YunHo que si perdiste— JaeJoong se dirigió directamente al más alto, quien dejó la copa de lado para observar esos ojos desafiantes por parte de Kim –Si trabajo, soy Chef encargado de los hoteles de mi padre. Así que no soy ningún niño rico que vive del dinero de sus padres.

 

—Yo nunca dije que lo fueras— YunHo sonrió levemente –Yo solo dije que no trabajabas, no hay nada de malo en no trabajar mientras puedas vivir bien. Es más deberías aprovechar que tu si puedes evitar hacerlo, por que de ahí en adelante, trabajar y trabajar es muy duro.

 

HeeChul tosió brevemente y JunSu sonrió a modo de disculpa al notar lo molesto que se estaba comportando su hermano mayor ¿Qué demonios le pasaba a Jae? El siempre había sido muy agradable con las visitas, y el día de hoy… Simplemente no parecía Kim JaeJoong.

 

Un golpe mucho más fuerte que los anteriores los levantó.

 

—Es suficiente.

—Yunnie espera.

 

HeeChul intentó detener a YunHo agarrándolo por el brazo, pero el hombre se había movido demasiado rápido. Había visto el lugar por donde se dirigió MinHo, y por los ruidos suponía que encontrar la habitación no seria difícil de encontrar. Los hermanos de los muchachos se levantaron también, siguiéndole los pasos a Jung.

 

Otro golpe mucho más fuerte todavía y esta vez JunSu y JaeJoong si se preocuparon. YunHo abrió la puerta de inmediato y lo primero que escucharon fue unas pequeñas risas. La habitación si bien estaba muy desordenada, con algunas lámparas rotas en el piso. Aún parecía el cuarto de ChangMin.

 

Al ver a MinHo y ChangMin en el suelo a un lado de la cama, los hizo deducir de inmediato que se habían caído, produciendo el golpe que los había hecho caminar hasta allá en un primer lugar.

 

ChangMin sobre MinHo, ambos con el cabello muy desordenado, ambos sin camisa. Unos segundos después determinaron al resto de personas en la habitación. ChangMin fue el primero en reaccionar, levantándose de inmediato e intentando arreglar un poco su cabello, con el pantalón a medio abrir, Shim solo tosió brevemente.

 

Levantarse para MinHo fue un poco más difícil por que la sabana de la cama en la cual se encontraba enredado de mucho no ayudó, así que tomando la mano de ChangMin con un poco de dificultad logró levantarse, sin soltar la sabana, en especial por que su pantalón se encontraba del otro lado de la cama y la sabana era lo único que lo cubría.

 

—¿Ves, YunHo? Dije que no había de que preocuparse.— HeeChul se arrimó un poco en la puerta y YunHo sonrió un poco avergonzado.

—Bueno…— JunSu rascó un poco su cabeza —¿Por qué no vamos al estudio a hablar de lo de tu auto, HeeChul?

 

—De acuerdo, Yunnie quédate con Jae y Siwon ¿Si?

 

Jung solo movió un poco la cabeza y JaeJoong rodó los ojos. Ni que YunHo fuera un niño pequeño para que lo estuviera encargando o diciéndole donde quedarse. Sin embargo cuando una de las empleadas apareció con el teléfono en mano. Sus planes cambiaron.

 

—Joven JunSu, lo necesitan por teléfono. Es un amigo de la Universidad.

—¡El proyecto!— Tomó el teléfono en las manos y sonrió –¿Siwon podrías llevar a Chul al estudio, yo bajo en unos minutos, atiendo la llamada y estoy ahí, si?

 

Siwon asintió, caminando sin esperar que HeeChul lo siguiera, JunSu sin embargo comenzó a hablar por teléfono concentrado en la llamada, entrando directo a su habitación, sin percatarse de la extraña mirada que JaeJoong tenía sobre Jung, quien al parecer prefería ignorar la insistente mirada del castaño.

 

—¿Y piensan quedarse de espectadores?

 

La voz de Shim, botándolos educadamente de la habitación hizo notar a la mujer que todavía estaba ahí quienes se encontraban y como se encontraban en la habitación. La mujer se alejó sonrojada. Y gracias a MinHo, JaeJoong y Yunho solo vieron la puerta cerrarse ante sus ojos.

 

 

 

 

 

HeeChul observó el elegante estudio, tocó delicadamente la madera del escritorio y sonrió gustoso al notar el buen gusto de la familia Kim, la presencia de Siwon tras suyo no se hizo notar, sino hasta que el sonido de la puerta cerrarse llegó a sus oídos.

 

—¿Ese es el famoso YunHo?

—No sabía que mi Yunnie fuera famoso— HeeChul giro sonriente, apoyándose deliberadamente sobre el escritorio.

 

—Lo mencionabas todo el tiempo en París.

 

—Vamos Siwon… ¿No me digas que estás celoso?— HeeChul rió mordiendo su labio inferior y demasiado rápido para su propio gusto, Siwon estuvo enfrente suyo, agarrándolo de la nuca, juntando sus labios y logrando que abriera sus piernas para él poder colocarse entre ellas.

 

HeeChul tenía un gusto especial por el cabello de Siwon, y aunque ahora Choi lo cargara más corto de lo habitual, eso no le quitaba el gusto de poder pasar sus manos entre aquellas hebras. Sus cuerpos estuvieron demasiado cerca.

 

Las manos de Siwon jugaron con su espalda, logrando que se irguiera en el proceso, que sus bocas unidas jugaran entre ellas. Siwon siempre era tan pasional, que HeeChul podría fácilmente colocarlo entre sus amantes habituales.

 

—Odio…— Siwon se separó brevemente únicamente para poder morder con cuidado el cuello del castaño quien solo rió ante la caricia —Odio tanto tu maldita filosofía de vida.

—¿Me odias tanto que no puedes evitar besarme?

 

—Odio que no puedas estar con una sola persona, odio que me hayas convertido en esto. Y odio más que todo que la única persona que nunca se aleja de ti no sea yo.— Siwon volvió a besarlo de la misma manera. Con la misma pasión absorbente de hace unos segundos. Pero en esta ocasión fue HeeChul quien se separo con algo de cuidado.

 

—¿Me amas, Siwie?

—…No.

 

HeeChul sonrió y entonces volvió a besarlo. Por que Siwon sabía que cuando una persona le hablaba de amor a HeeChul, entonces para él, el juego terminaba. Y Siwon para su propio gusto estaba demasiado inmerso en HeeChul como para querer huir. No todavía.

 

—Si Jaejoong nos ve, se va a molestar.

—Jae sabe que nuestra relación es abierta.

—Igual— HeeChul se alejó, arreglando su camisa y cabello –Es su casa y aquí está YunHo. Él siempre dice que vivamos la libertad de nuestra relación donde el otro no nos vea.

 

HeeChul se sentó en uno de los cómodos sillones dispuesto a esperar a JunSu. Siwon sin embargo se molestó, de eso HeeChul estaba seguro, por que unos segundos después la puerta del estudio se cerró con fuerza, anunciando la salida de un furioso Choi Siwon.

 

HeeChul suspiró observando curioso los hermosos cuadros que había.

 

 

 

 

 

—¿A que te refieres con que te miro raro?

 

JaeJoong se sentó en el sillón de la sala, justo frente a un tranquilo YunHo que observaba la copa de vino que la empleada les acababa de servir, sonrió ante la pregunta de JaeJoong y decidió regresar su mirada al muchacho.

 

—Eso, me miras como si me odiaras, o me quisieras reprochar algo, no sé. Raro.

—Te miro como miro a cualquiera.

—Entonces tu mirada es rara.

—Eres un imbécil.

 

YunHo dejó la copa a un lado y estiró un poco su cuerpo, quería irse a casa y descansar, había sido un día un tanto pesado y solo había accedido a ir a la dichosa cena, por que HeeChul había insistido mucho, muchísimo.

 

—¿Sabes? Me estaba preguntando ¿Cómo piensas llamarme si no tienes mi número?

—¿No lo tengo?

 

YunHo volvió a sonreír, y los ojos de JaeJoong se fijaron en aquellos labios, en la manera exquisita en la que Jung cerraba los ojos y jugaba con aquella expresión de niño rico en su rostro. JaeJoong no entendía, YunHo tenía unas facciones muy bien establecidas.

 

Delicadas pero masculinas al mismo tiempo, en un punto lleno de bipolaridad que casi lo convertía en un ‘Príncipe’ Y sin embargo, a pesar de esa apariencia, el lado sexy que le proporcionaba el ser un mecánico, no distaba demasiado.

 

—¿Ves? Es a eso a lo que me refiero— No se percato, se había quedado demasiado tiempo analizando sus facciones, demasiado tiempo mirando aquel rostro que por primera despertaba gran curiosidad en él —¿O es que te gusto?

 

YunHo se había acercado, luego rió y JaeJoong se paralizó. Esa sonrisa, esa voz, esa risa ¿Qué le pasaba con aquel sujeto?

 

—Deja de decir estupideces.

—Lastima, eres muy niño.

—¿Niño?

 

—Estas enamorado de Siwon, jamás se te ocurriría engañarlo o algo parecido, en realidad dudo que si quiera sepas lo que es tener una relación abierta. Apuesto a que eres posesivo y algo celoso. Un niño encerrado en una jaula de cristal.

 

Cada palabra directo a su corazón, YunHo a pesar de todo en ese momento, en el que cruzó su pierna, se vio como aquellos hombres de mundo, que se conocían el planeta al revés y al derecho. Que vivían de cama en cama, llenos de pasión, vacíos de amor.

 

La puerta cerrada con fuerza y JaeJoong prácticamente brincó en su asiento. Siwon caminaba enojado hacía la salida de la mansión. JaeJoong no lo dudó, se levantó de su lugar y fue detrás de Choi quien solamente tomaba su chaqueta guindada.

 

—Siwon… ¿Qué sucede?

—Nada Jae. Me tengo que ir.

—Pero…

—JaeJoong hablamos mañana, no te preocupes ¿Si?

 

Un beso en la frente fue lo único que recibió, Siwon se marchó, cerrando la puerta y dejando a JaeJoong con la mano estirada, con aquella mano que pretendía detener Choi pero que no alcanzó a tocar la espalda del muchacho.

 

—Siento haber demorado.

 

JunSu bajó sonriente. JaeJoong sin embargo bajó la cabeza y subió directamente a su habitación. YunHo sin embargo ignoró por completo la situación. Siguió a JunSu al estudio y encontró a HeeChul tranquilamente sentado. Recibiéndolos a ambos con una bella sonrisa.

 

YunHo apretó los puños.

 

…Estaba celoso, por que estaba casi seguro, que Choi Siwon conocía a su HeeChul.

 

 

 

 

—¡Chicos, presten atención!

 

Boa habló por el alto parlante, vestida con unos pantalones hasta la rodilla, una camisa de tela con el nombre de la fundación y una pequeña gorra, la mujer se subió en uno de los escalones para poder llamar la atención de todos los presentes.

 

YooChun alzó un poco su gorra, el sol de esa mañana era un poco fuerte, pero posó una sonrisa en sus labios al notar a la bella mujer que comandaba todo ese movimiento solidario, agitó un poco su camisa. El calor de esa tarde era demasiado.

 

—Nos dividiremos para poder pintar este orfanato y por supuesto también aquel mural de la esquina, he escogido a dos personas que se encargaran de hacer un lindo dibujo. Otra grupo se encargara de pintar por dentro y otro de los juegos en el patio ¿De acuerdo?

 

—¡Si!

 

YooChun sonrió, que gente más entusiasta, le agradaba eso, en especial por que todos los aquí presente lo hacían en beneficio de otras personas. Sin embargo el calor demasiado. Se había mal acostumbrado a las cenas en lugares costosos. Poco tiempo al aire libre, estaba seguro que Mir se reiría si lo viera ahí.

 

Las multitudes comenzaron a ser separadas de acuerdo a su lugar de trabajo, YooChun buscó curioso a JunSu, según el documento entregado por aquellos dos muchachos este trabajo estaba entre sus planes y solo por eso YooChun había accedido a dar su primer paso.

 

—¿Eres Park YooChun, cierto?— Boa estuvo de repente frente a sus ojos, la sonrisa de YooChun se amplió y casi sin pensarlo miró a la mujer con ganas de conquistarla.

—Por supuesto. ¿Qué deseas?

—Decirte que te toca pintar el mural.

 

Luego de esa escueta frase y Boa ya se marchaba, pero YooChun en un rápido movimiento logró ponerse delante de la mujer –Espera… Me preguntaba si después, en la hora de descanso tú y yo.

 

Boa sonrió. –Deja las sonrisitas, Park. No me interesas— La mujer acarició su rostro con delicadeza y YooChun se quedó paralizado. En realidad, aquella mujer ¿Lo acababa de rechazar?

 

Media hora después, con la duda todavía en su interior YooChun ya había empezado a quitar la pintura del mural. Bajo el tremendo sol de ese día y olvidando por un momento que debía estar esperando a JunSu y antes de que pudiera olvidarse por completo de su objetivo este apareció corriendo desde la otra calle, con una mochila en la espalda y una bata de médico que empezaba a quitarse con dificultad debido a la mochila.

 

YooChun se quedó con la pequeña paleta en las manos, su cabeza se movió de acuerdo al modo en que JunSu avanzaba y se encontraba en la entrada con Boa, un abrazo de por medio y YooChun tuvo que admitir que el muchacho era más atractivo en persona.

 

Empezó a disimular con cuidado, seguía con su trabajo esperando ver en que lugar le tocaría trabajar a Kim para luego empezar a abordarlo, pero cuando de reojo empezó a ver como Boa lo señalaba, sonrió. Eso era tener suerte. Kim JunSu parecía ser su compañero de trabajo.

 

—Hola.

—Hola.

 

Un saludo corto, YooChun vio de refilón como JunSu terminaba de guardar el mandil en la mochila agachándose levemente. Se agachó también, fingiendo que ataba las agujetas de sus zapatos, sin embargo JunSu se levantó, tan repentinamente que en el momento en que alzaba su maleta y esta chocaba con el pequeño tarro de pintura roja.

 

La pintura se esparció, y también se alzo debido al golpe, lo suficiente como para que todo el rostro de YooChun terminara del mismo color y por obviedad su ropa también, agacharse no había sido una buena idea.

 

—¡Lo siento! ¡¡Lo siento muchísimo!!

 

JunSu sacó un pañuelo de su pantalón, intentando limpiar de algún modo toda la pintura en el rostro del muchacho. YooChun luchó con su fuero interno para no gritarle todo lo que quería gritarle.

 

¡Demonios, hasta sentía el sabor tóxico de la pintura en sus labios!

 

Apretó sus puños disimuladamente y sonrió como pudo. Solo para tranquilizar la consciencia de JunSu y lograr quedar bien ante el muchacho. Genial, esto iba a resultar más difícil de lo que esperaba, en especial por que ‘Torpe’ no estaba entre las características que le habían entregado.

 

—Esta bien, no te preocupes.

 

—¿Cómo que esta bien? Se ha desperdiciado toda la pintura— Cuando el muchacho se dedicó a observar el resto de la pintura en el piso. YooChun se enfureció todavía más. ¿Estaba bromeando? ¿En realidad le importaba más la pintura? –Oh, y por supuesto mira como te deje.

 

—No te preocupes, todos tenemos nuestras equivocaciones.

—Por lo menos déjame recompensarte. Te invito a almorzar. Cerca hay un restaurante japonés muy bueno.

 

Park sonrió, esto iba mejor a cada palabra suya –Esta bien, pero insisto en que no es necesario. Solo es pintura.

—Quiero hacerlo, fui muy torpe. Además es un Armani, son muy costosos.

 

JunSu señaló su Jean, YooChun de inmediato se levantó, observó su pantalón y se regañó mentalmente por no haberse percatado del pantalón que se ponía en la mañana “Piensa en veinte, piensa en veinte, YooChun” Lo recitó mentalmente, mientras cerraba los ojos por un segundo y luego volvía a intentar sonreír.

 

Junsu hizo un pequeño movimiento con la cabeza y gracias a que el muchacho se había dedicado a limpiar como pudo su rostro. YooChun no se molestó en quitarse la pintura. Debía llamar al sentido de culpabilidad en Kim y quizá podría obtener más que un almuerzo de su parte.

 

Miró el tacho de pintura amarilla y sonrió, cogió la brocha con cuidado, dejando que se empapara un poco de pintura, lo suficiente como para cumplir con su travesura. Observó a JunSu empezar a tallar el mural, le dio un leve golpe en el hombro para llamar su atención y cuando JunSu giró, YooChun de inmediato pasó la brocha por aquella pequeña nariz.

 

—¡Oye!

 

JunSu retrocedió molesto, pasando la mano por su nariz, y ensuciándose más en el proceso. YooChun rió divertido al notar la torpeza del muchacho ligeramente más bajo que él. Había que admitirlo, JunSu era muy divertido.

 

—Habías dicho que todo estaba bien.

—Eso no quiere decir que no podía tomar revancha.

 

YooChun rió por primera vez con gusto, JunSu hizo una pequeña mueca y con eso bastó para YooChun, por que notó el brillo aquel tan característico cuando la química empieza a surgir, por que JunSu le sonrió, lo miró, de esa manera tan particular, que él ya conocía de sobra.

 

Concentrado en sus pensamientos no notó, cuando la mano amarilla de JunSu se pasó sobre su mejilla, formando un colorido naranja en lo que quedaba de rojo en su rostro. Y el momento comenzó, por que YooChun pasó su mano por su ropa y empezó a manchar a JunSu también en la mejilla.

 

En el intento de escapar Junsu giró, pero YooChun más rápido, lo agarró por la cintura, abrazándolo en el proceso, pintando de rojo su ropa y su mejilla al pasar la mano por ahí. La risa de JunSu fue refrescante y YooChun se concentró tanto en el pequeño juego que olvido que estaban ahí para trabajar.

 

—¡Hey! Ustedes, la parejita. Dejen de desperdiciar recursos.

 

Boa los miró sonriente y ambos se separaron. YooChun volvió a lo suyo y JunSu decidió ponerse a mezclar la pintura para el mural. Tenía una sonrisa en el rostro, una divertida y jovial sonrisa que hace mucho no tenía.

 

Levantó un poco la mirada para poder ver al muchacho y pensó en que no sabía su nombre, pensó también que era muy simpático y también apuesto. Una sonrisa más amplia en sus labios y JunSu sintió esa agitación especial en su corazón.

 

—Me llamo YooChun ¿Y tú?

—JunSu.

—Pues bien JunSu. Ojalá no te olvides que prometiste invitarme a almorzar.

 

Una mirada mutua, YooChun volvió a lo suyo y por unos segundos más, JunSu se dedicó a observarlo. Por que YooChun le caía bien y había un algo que había llamado su atención, regreso su mirada a la pintura y sonrió.

 

Nunca se había enamorado de verdad…

 

…YooChun quizá, podría ser el primero. El corazón se lo decía.

 

 

..::..::..::…

Siwon se había visto envuelto por las redes de HeeChul demasiado pronto. Una cena, un pequeño paseo por la Rosa Mística del Louvre, una noche de disco. Y así de simple, casi sin notarlo y no era esa la primera vez que Choi Siwon visitaba la cama de Kim HeeChul.

 

…Eran como su aventura mutua y secreta en Paris.

 

Siwon sintió la almohada en su rostro, con la sábana apenas cubriéndolo de la cintura para abajo, completamente desnudo, Choi sintió al cuerpo a su lado empezar a moverse. Ladeó un poco la cabeza y vio a HeeChul sentado, con una pierna flexionada mirando hacía la ventana. Observando el hermoso amanecer parisino de ese día.

 

—Me encanta esto.

—Cuando te conocí, decías que odiabas Paris.

—Gracias a ti ahora me encanta.

 

HeeChul pasó una mano por su cabeza, Siwon cerró los ojos ante la caricia. Sintiéndose complacido con aquello —¿Siwon que tanto te gusto?

—¿No crees que esa pregunta es estúpida? Si no me gustaras, no estaría aquí.

—¿Me amas?

 

—…No lo sé. Es muy pronto para esas palabras.

—Me alegra.

—¿El que?

 

HeeChul sonrió –No te enamores de mí, Siwon. No soy la persona indicada para que lo hagas. Me agrada mi libertad tal y como está. Suelo crear cierto sentido de propiedad en las personas y eso no me gusta. Más adelante cuando se me empiece a acabar la juventud y pensaré en alguien con quien quedarme.

 

—¿Y si te espero?

 

—Perderías tu tiempo. ¿Conoces el término ‘Open mind’?— Siwon negó levemente y HeeChul volvió a acariciar su cabello –Mente abierta. Las personas como yo somos muy criticadas, de libertinos y todos los etcétera que te puedas imaginar.

 

—¿Piensas que yo no lo soy? Estoy saliendo con alguien y estoy en tu cama.

 

—No confundas el descaro con ser de mente abierta. Tu solo estas engañando a tu pareja. A mí en cambio me gusta aprovechar de mi libertad y punto, sin atarme a nadie. Si me gusta algo o alguien lo tomo. Quiero llegar al final de mi vida sin arrepentirme de algo.

 

—Eres muy extraño.

—Y tu muy contemporáneo, debo cambiar eso en ti.— Kim acarició inconsciente el rostro de Siwon —Te le pareces mucho.

—¿A quien?

 

—A Yunnie. Mi mejor amigo.

—Creí que no te aferrabas a nadie.

—YunHo… Él es especial. Es único.

 

Siwon notó en su mirada, en la forma en que su voz se transformaba al hablar de él. Que había algo más en esa simple amistad. Siwon se pregunto si esa relación de amistad era igual que la suya con HeeChul, y la sola idea, logró que un malestar se colara en su interior.

 

 

..::..::..::..

FIN CAPITULO TRES

6 comentarios sobre “Tradición Familiar: Capitulo 3

    Fanny escribió:
    11 abril, 2012 en 16:55

    gfdagsda Eso es tension en el hambiente y lo demas son tonterias!!
    Asiq yunho y Minho eh? OMG Me ha encantado la pelea y reconciliacion del Changminho!! Y esa frase de q min sera el utimo a sido ❤ ❤ ❤
    Pobres siempre los interrumpen, xo esq menudo jaleo q arman XDXD

    Jaeeeeeee q se te ve el plumeroooooo MUAHAHA

    Por lo q parece Siwon si q sabe lo q es el amor, xq hola¿? esta enamorado de Heechul aunq este no le corresponda debido a sufilosofia y … a yunho OMG Tengo curiosidad si Chul kisiera algo serio con Yunho q pasaria. Lo ama de verdad?? OMG

    Park Yoochun al atakeeeee, eso si primero intenta ligar con Boa XDXXD Aissss Junsuuuuu tienes q enamorarloooo

    Me gusta

    emilyzhi escribió:
    17 abril, 2012 en 22:12

    porque sera q no puede dejar de leer tus fics* u.u!
    siempre dije q no es bueno leer algo q no esta aacabado…y era ciertoo…ahora lo leo con suma paciencia para no desesperarme…eres tan buena escribiendo *.*!

    Me gusta

    halmonieyunjae escribió:
    18 marzo, 2014 en 15:09

    Tssssss Yunho celoso, Jae celoso, Siwie celoso, Heechul sabroseandose a quien quiere y Junsu ligando con el Chunnie~~
    Los unicos “normales” son Changmin y Minho xD
    Esto esta taaaan interesante :3
    -se va al siguiente capitulo-

    Me gusta

    laucamp escribió:
    9 febrero, 2015 en 21:13

    A que juego el de ellos, el engaño…
    Minho con Yunho y Changmin, Siwon con Jaejoong ya heechul, Yunho con Minho y Heechul, y lo dos únicos leales hasta ahora es Jae y Junsu… Jae se ve triste y no por lo de Yunho, si no como con Siwon no hay ningún rose romántico, de amor y siente tristeza por ello, pero ahora Jae parece que al menos por el momento llegarás a sentir emoción pero por Yunho, no desesperes.
    Gracias

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    22 julio, 2015 en 14:19

    Chaaang Miib Celoso y seriesote con todo e interrogatorio jajaj me encanto si aclaracion y reconciliacion yaaa por favooor dejenlos hacer lo que tiene que hacer sin interrupciinees-.- Sabes que Nesly me encanran tus Fics por que nunca dejas de sacar ese ladito gracios y espontaneo en mis niños en esta ocacio. me fascino la puntada de JunSu al presentar al SiJae “¿que son, novios pareja, peor es nada Arrejuntado???Jjajaja Y Yoochun ahy ese coqueto de primera Boa te viste bien cruel con mi Raton hasta lo dejaste todo sacado de onda¡¡¡ wiiii Aqui todos muriendo de celos y el MinMin jugabdocela por lograr su boda jajajaj los amooo.

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s