Se solicita novio: Capitulo 21

Posted on


Se Solicita Novio

CAPITULO 21: Yo te estuve mirando, a pesar de la oscuridad.

 

 

 

..::..::..::..

 

 

 

YunHo era joven, tenía el mundo en sus manos. Era feliz.

 

No tenía mucho desde haberse graduado y aún así su trabajo ya era considerado uno de los mejores, su imaginación, su puntualidad, su seriedad en el trabajo. Los mejores spot publicitarios, los mejores videos musicales, las mejores campañas publicitarias iban de su mano.

 

YunHo era fácilmente el más joven y mejor en su campo.

 

—Mucho gusto, soy Kim Hyun Joong.

 

Había comenzado así de sencillo, la imagen que él consideraba perfecta para un comercial, la sonrisa, la actitud, Joong empezaba a ser famoso, todo el mundo quería ver el rostro del líder de SS501 y YunHo lo había encontrado simplemente perfecto para su comercial.

 

—Igualmente, Jung YunHo. Espero que podamos hacer un excelente trabajo.

 

Hyun Joong había sonreído, y YunHo había quedado prendado de esa sonrisa. Por que Hyun Joong comenzaba a conocer la fama, habían surgido hace poco y aún así su fama crecía como la espuma. Tenían mucho futuro.

 

Durante las grabaciones YunHo observaba lo educado y cómodo que se sentía su estrella con las personas a su alrededor, cero arrogancia, completa entrega a su trabajo, vestido con aquel chaleco celeste, con las maquillistas muriendo por esa sonrisa.

 

YunHo se sentía orgulloso, había hecho una excelente elección.

 

—¿Te gusto, verdad?

 

La mujer frente a Hyun Joong luchaba por no decirle que si, pero es que entre las sonrisas, las expresiones de saberse sumamente apuesto, las muchachas no dejaban de susurrar lo increíble y fuera de este mundo que se veía el líder. Como si brillara.

 

—¿Es por que soy súper atractivo?

 

Y su voz, su voz sonaba muy bien, grave y algo envolvente. Su risa, todo en Hyun Joong había logrado que YunHo lo observara fijamente, que fijara su atención en él, que por un momento deseara que incluso, las grabaciones no terminaran.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

YunHo se acercó, a un tranquilo Joong que guardaba un par de sus cosas dentro de la maleta, con su cabello algo húmedo por la ducha que seguramente acababa de tomar. Respiró profundo y sonrió.

 

—¿Cansado?

 

Hyun Joong giró con el cabello cubriendo uno de sus ojos, situación que intento solucionar de inmediato apenas descubrió que se trataba de Jung. Colocó una sonrisa en sus labios y terminó de colocarse la maleta.

 

—Un poco, no fue tan difícil.

 

Tomó la botella con agua que YunHo le ofrecía y amplió su sonrisa un poco más.

 

—¿Estas ocupado? Pensaba que podríamos salir a almorzar si gustas.

 

YunHo fue directo, pocas veces lo era. Hyun Joong sonrió, pero mordió su labio inferior tenía que ir a la presentación de un programa concurso y era muy importante. Se lamentó por aquello.

 

—YunHo, lo siento. Tengo algo que hacer.

—Está bien, no hay problema.

—Pero… Mañana veré como escapo del manager.

 

Apenas Hyun Joong hubiera pronunciado esas palabras, con una sonrisa en el rostro las facciones de YunHo cambiaron. Por que Joong no lo sentía indiferente y sus ojos mirándolo de aquella manera, fue algo verdaderamente agradable.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

Dos meses después YunHo tomaba la mano de Hyun Joong aún con algo de nerviosismo.

 

Cada tanto el castaño lo miraba con una sonrisa en los labios y rodaba los ojos. YunHo no terminaba de acostumbrarse a demostrarle cariño de forma abierta y Hyun Joong lo sentía divertido.

 

—¿Por qué siempre que tomas mi mano evitas mirarme?

 

YunHo se sobresaltó ante las palabras de Hyun Joong.

 

—No lo sé…

 

En ese momento Hyun Joong se encontraba sentado en el sillón de de la residencia Jung, así que no fue un problema recoger sus piernas y mirar divertido a YunHo quien parecía concentrado en la película que había en la televisión.

 

—¿De que se trata la película YunHo?

—¿Eh? Acaso no la estamos viendo juntos.

Joong sonrió. –Responde.

—Pues… Es sobre… Un chico que… Vuelve del… ¿Futuro?

 

La risa divertida de Hyun Joong llegó hasta sus oídos y YunHo se sintió terriblemente avergonzado, por que no había podido evitar que el muchacho se diera cuenta que estaba lo suficientemente nervioso como para prestarle atención a la película.

 

—Estamos viendo Matrix, YunHo.

—Si… Bueno, uno se puede confundir con mucha facilidad.

—YunHo… ¿Qué es lo que quieres decirme?

 

Hyun Joong. Terriblemente sincero como siempre, YunHo no tuvo de otra que removerse incomodo en su asiento. Tenía la oportunidad, pero no el valor para soltar esas palabras que tanto le costaban.

 

—¿Te gusto mucho?

YunHo sonrió. —¿Estas recordando las líneas del spot?

 

—¿Es por que soy apuesto?— Hyun Joong de repente se comenzó a acercar, con una sonrisa en los labios, y YunHo prefirió callar. —¿Es por que soy famoso?— Sus rostros estuvieron cerca, los labios de Hyun Joong estaban peligrosamente cerca a los suyos. —¿O es por que soy indudablemente tierno?

 

—Es… Por que eres simplemente tú.

 

YunHo había decidido dejar de pensarlo tanto, había tomado a Hyun Joong por el rostro y había acortado la distancia corta. Había besado sus labios despacio, había logrado lo que tanto había deseado desde hace tanto tiempo.

 

YunHo por fin besaba a Hyun Joong, y él parecía corresponderle.

 

—¿Viste que no fue tan difícil, Yun?

 

YunHo rió un poco y Hyun Joong se recostó un poco sobre él, continuando viendo la película, y aunque el gesto repentino lo tomó por sorpresa. YunHo solo se acomodó un poco mejor en el sillón y dejó que el muchacho se acomodara sobre su cuerpo.

 

Ahora menos que antes, prestaría atención a la película.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

—Las fotos son las memorias de lo material.

—¿Lo material?

—De lo que no puedes guardar en tu memoria por temer a olvidarlo algún día. Por eso quiero tomarte muchas fotos, Chul. Para ni siquiera tener la oportunidad de olvidarte.

 

Siwon levantó un poco la cámara y fotografió el rostro de Kim quien en ese momento permanecía recostado con la cabeza sobre sus piernas. HeeChul sonrió y tapó el lente de la cámara.

 

—No salí bien, borra la foto Siwie…

—Saliste bien. Me gusta tu rostro relajado, me gustan tus ojos observándome, pero me gusta sobre todo tu rostro prestando atención a cada uno de mis palabras.

 

HeeChul sonrió y con su mano sobre la cámara, logró que Siwon la volviera dejar sobre el césped. En la residencia Choi había siempre un maravilloso césped. HeeChul amaba recostarse sobre él.

 

La mano de Siwon acarició su rostro, HeeChul cerró los ojos ante el gesto y cuando los labios de Siwon estuvieron sobre los suyos, besándolo con cuidado y suavidad un suspiró salió de sus labios casi sin poder impedirlo.

 

Por que HeeChul amaba los besos de Siwon, amaba la paz envolvente que sentí junto a Choi. Amaba a Siwon, y lo que sentía por él. Por que cuando estaba a su lado se sentía, poco más que completo.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

—Así que por fin se lo dijiste.

 

YunHo sonrió y observó a Siwon beber un poco del jugo de naranja que sostenía entre sus manos.

 

—Bueno, prácticamente él lo dijo todo. Yo solo termine por aceptar que todo lo que decía era verdad.

—Tienes suerte de que Hyun Joong te tenga tanta paciencia.

 

—Idiota.

 

Yunho rodó los ojos y alcanzó a lanzarle un pequeño pedazo de pan a su amigo por la cabeza, quien solamente rió divertido ante el infantil gesto por parte del muchacho enfrente de él.

 

—Chul me dijo que viajaras a San Francisco este jueves.

—Si hay una expo arte muy importante y mi padre consiguió una invitación. Pensaba invitarlo a HeeChul pero ya ves… Tiene unos asuntos que atender por aquí.

 

YunHo asintió. —¿Entonces me toca cuidar a tu Chul, antes mío. Mientras andas por Estados Unidos?

—Chul sigue siendo tuyo en el sentido de que es tu primo. Pero ahora es más mío. Así te duela.

 

YunHo rodó los ojos ante las palabras burlonas de su amigo y revisó su celular. Al parecer solo serían él y HeeChul este fin de semana, Hyun Joong tendría presentaciones en Japón esta semana así que también saldría del país.

 

YunHo pensó en ese entonces, que sería como volver a los viejos tiempos.

 

 

+—+—+—+—+—+—+

 

 

Con exactitud fue una noche de Agosto.

 

YunHo lo recuerda bien, lo recuerda a la perfección. Aún lo recuerda con exactitud, era el cumpleaños de SungMin, y la celebraría en una de las mejores discotecas de Seúl, Infinity había sido la elegida.

 

HeeChul no podía faltar, y con Siwon fuera del país. YunHo había accedido a acompañarlo. La música, el licor, la gente. Todo había sido realmente espectacular. SungMin siempre daba las mejores fiestas.

 

…Pero esa noche había sido diferente, HeeChul había tomado de más. Y Yunho lamentablemente también.

 

—Shh… Yunnie, no hagas ruido.

—Ya sé… Ya sé…

 

La risa contagiosa de YunHo y HeeChul no había podido evitar reír también, mientras subían las escaleras hacía la habitación de HeeChul. YunHo pasaba su mano por la cintura de su primo y HeeChul por encima de los hombros de YunHo.

 

La puerta fue abierta, y la habitación que tanto YunHo conocía estuvo frente a sus ojos. HeeChul se soltó y caminó tambaleante hacía el interior de la misma.

 

—Wow… No entraba a tu habitación desde hace tanto.

—Así es, y eso es por que eres un ingrato. Claro, como ahora te interesa más la habitación de Hyun Joong.

 

HeeChul habló burlón. Con una risa profunda mientras se lanzaba sobre la cama. YunHo rió un poco, con un inestable sin sabor en los labios. HeeChul se sentó y sacudió un poco sus cabellos.

 

—Estoy muy ebrio Yunnie. Hace tiempo que no bebía así.

—Ambos, Chul. Ambos.

 

HeeChul soltó un suspiro. Las luces de su habitación no habían sido encendidas, pero la luz externa les proporcionaba la suficiente claridad. Para que YunHo llegara sin tropezarse hasta HeeChul y se sentara a su lado.

 

—Chul… ¿Lo recuerdas?— Una sonrisa nostálgica cubrió las facciones de Jung. —¿Recuerdas cuando nos dio por salir a escondidas? Eso estuvo muy mal. Pero aún así fue divertido.

—Cosas de chicos, Yunnie. Teníamos ¿Que? Quince, Dieciséis años… Además nunca pasamos de los besos.

 

YunHo asintió. De pronto la mano de HeeChul estuvo sobre la suya, YunHo no se inmuto, era algo común entre los dos ese tipo de acercamiento. Pero cuando HeeChul apoyó la cabeza sobre su hombro y cerró los ojos. YunHo por un instante se perdió en su rostro.

 

HeeChul era su primo, Siwon su mejor amigo. y Hyun Joong la persona a la que amaba.

 

¿Entonces por que ese repentino sentimiento de querer besar aquellos labios? Un vacío interno y YunHo soltó un suspiro. Beber no era bueno, y acababa de comprobarlo. Cerró los ojos y apoyó la cabeza sobre la de HeeChul.

 

Un silencio oportuno y luego de un suspiro de HeeChul las cosas cambiaron.

 

—Si tanto quieres besarme ¿Por qué no lo haces?

—Chul…

—Nadie tiene por que saberlo… Además yo también quiero besarte aunque sea una última vez, Yunnie. Por que siento que Siwon será mí por siempre. Y quiero que esto quede terminado.

 

YunHo abrió los ojos. HeeChul se alejó un poco, no fue difícil cuando los ojos de Kim lo atraparon, tomó su rostro y su piel suave, como siempre, desde siempre. YunHo cerró los ojos y junto sus frentes.

 

Dudó un poco… Pero finalmente unió sus labios, en un beso determinado que sacudió los sentidos de YunHo y que provocó en HeeChul un sentimiento de cobertura que no pudo limitar. Y aunque el contacto fue suave. YunHo sintió su mundo perfecto tambalear.

 

Por que los labios de HeeChul lo hacían sentirse perdido, por que ese contacto le agradaba y por que lo llevó a un mundo de recuerdos que no estuvo muy seguro de cómo describir. Locura de adolescentes, pudo afirmar, pero sabía que no sería así.

 

Una vez sus labios se alejaron y la respiración fue un poco agitada, YunHo lo soltó, con mucha inseguridad y el nerviosismo reflejado en sus manos. HeeChul lo tomó de la corbata y se empezó a recostar una vez más. YunHo ni siquiera opuso resistencia.

 

Volvió a besar los labios de HeeChul esta vez con más pasión, esta vez más absorto de él. Esta vez con más ganas de impregnar el aroma de HeeChul en su piel. Jugó con los botones de la chaqueta de HeeChul, la abrió hasta al punto de que sus manos tocaron su pecho desnudo.

 

HeeChul se sorprendió un poco ante el contacto, por que su cuerpo se elevó un tanto. Pero aún así. No lo detuvo. Solamente pasó sus brazos por el cuello de YunHo y YunHo se siguió perdiendo en sus labios.

 

Un trueno anunciando la llegada de la lluvia y ambos se separaron un poco. Se miraron fijamente y parecieron despertar de su sueño de recuerdos. El déjavù se perdió en el ambiente y YunHo se levantó.

 

HeeChul pasó las manos por su rostro. Asustado de lo que estuvieron a punto de hacer. YunHo ya estaba sentado, dándole la espalda y probablemente igual o más asustado que él. Solo se vio capaz de poner una mano sobre su hombro y cuando YunHo puso una mano sobre su mano, sonrió.

 

—Tranquilo Yunnie, solo fue una tontería.

—Lo siento, Chul… No debí… Lo siento.

—Esta bien. Esto se nos salió de las manos. Pero no volverá a ocurrir ¿Bien?

—…Bien.

 

 

+—+—+—+—+—+—+

 

 

—De acuerdo… ¡Abre los ojos!

 

YunHo sintió que las manos de Hyun Joong dejaban de tapar sus ojos y se sorprendió al notar el departamento vacío ante sus ojos. Era muy amplio, si. Y tenía una vista maravillosa. Un gran balcón, pero YunHo no terminaba de comprender.

 

—¿Te vas a mudar aquí?

 

Hyun Joong rió un poco. –NOS vamos a mudar aquí. Feliz cumpleaños Yun.— Hyun Joong pasó los brazos por su cuello y lo besó. YunHo se sorprendió un poco ante aquello no muy seguro de si estaba preparado o no para eso.

 

Sin embargo la sonrisa de Hyun Joong fue arrebatadora.

 

YunHo lo abrazó y cerró los ojos. Sintiendo que la paz de Hyun Joong lo embriagaba y lo hacía olvidar del resto del mundo. Sintiendo que de ahora en adelante ese lugar sería su lugar. Tan solo para él y Joong.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

—Chul… ¿Qué sucede?

 

La voz fue calmada y pacífica. La manera en que Siwon tomaba sus manos fue gratificante, y al mismo tiempo HeeChul únicamente se sintió aún más culpable. Por que a pesar de todo, lo sucedido noches atrás lo atormentaba.

 

—Siwon…

 

Y no se atrevía, no se atrevía. A decirle la verdad, a pesar de la confianza, de los años. A pesar de todo. HeeChul no podía, tenía miedo. No quería dañar lo suyo con Siwon, no quería dañar la amistad de YunHo y Siwon.

 

HeeChul sentía que ya estaba haciendo suficiente daño, y decidió dar un paso hacía atrás.

 

—He pensado mucho últimamente. Y creo que sería bueno que nos diéramos un tiempo.

—¿Tiempo? ¿De que estás hablando?

—Yo no soy ni de cerca todo lo que tú crees. Tengo miedo de que me hayas idealizado demasiado y termine haciéndote daño.

 

Siwon soltó las manos de HeeChul y se apoyó mejor en la mesa. No estaba entendiendo, absolutamente nada.

 

—HeeChul, yo nunca he creído que seas perfecto. Por que nadie lo es. Pero yo te amo. Como eres. Te amo a ti.

—Yo… Lo siento, Siwon. No puedo.— HeeChul se levantó, Siwon lo hizo también. Sosteniendo su mano y deteniéndolo, HeeChul sin embargo se soltó. –No puedo.

 

La espalda de HeeChul se alejó, Siwon se sintió desconcertado, por mucho tiempo. Por que de pronto la persona con la que tenía tantos planes de repente necesitaba tiempo. Por que de repente le decía adiós. Y Siwon no estaba preparado para eso.

 

Suspiró y se volvió a sentar. Él amaba a HeeChul, demasiado. Y de la nada su relación sencillamente se había. ¿Acabado?

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

Hyun Joong llevaba en sus manos la camiseta de la selección japonesa.

 

Sonreía con gusto y se sentía particularmente emocionado. Había conocido a un gran actor japonés Oguri Shun era su nombre. Se habían contacto y finalmente se habían presentado mutuamente en un restaurante.

 

Luego de las respectivas fotos, del intercambio de camisetas y de la incomodidad habitual durante los primero minutos, finalmente habían terminado por congeniar más que bien. Y aunque Hyun Joong sabía que esa admiración desmedida que sentía por el actor japonés podía no gustarle a YunHo, eso no lo detuvo.

 

Subió los pocos escalones hacía el departamento que compartía ahora con Yunho. Abrió la puerta y con una sonrisa en los labios dispuesto a enseñarle la camiseta a Jung. Hyun Joong abrió la puerta.

 

Curioso, notó que el departamento parecía vacío, pero cuando vio la luz de la habitación encendida, caminó hasta allá.

 

—¿Cómo que terminaste con Siwon?

 

Hyun Joong se detuvo, con la mano sobre el pomo de la puerta y las palabras de YunHo todavía rondando en su cabeza. HeeChul y YunHo sentados en la cama, ambos a una prudente distancia, YunHo miraba a HeeChul, pero Kim solo podía observar el suelo.

 

—Chul… ¿Por qué lo hiciste?

 

—¡Por que me sentía culpable! ¿De acuerdo?— HeeChul pasó las manos por su rostro, y YunHo algo preocupado, posó una mano sobre el hombro del mayor. –Cada vez que me miraba, me hablaba o me besaba… No podía seguir así.

 

Y Joong sabía que estaba haciendo mal al escucharlos, pero HeeChul era su amigo, se preocupaba por él.

 

—Chul…

 

—No debimos hacerlo, Yunnie. Me siento muy culpable, siento que le estoy haciendo daño a Siwon cada vez lo veo. No debimos besarnos. ¿Qué hubiera pasado si no nos hubiéramos detenido?

 

—Pero nos detuvimos. Y es lo importante. Siwon te quiere, y él no tiene la culpa.

—Pero yo no puedo simplemente tratarlo como si nada hubiera pasado.— HeeChul suspiró. –Necesito tiempo.

 

YunHo abrazó a HeeChul y Hyun Joong apretó la camisa en sus manos. Se apoyó en el pilar junto a la puerta y trató de expresar alguna emoción, que no fuera dolor. Se sentía dolido traicionado, pero más que nada… Se sentía como un completo idiota.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

—¡Hyung, basta!

—¡Líder, detente!

 

Sus amigos, sus compañeros de banda le quitaron el trago de las manos. Hyun Joong se soltó bruscamente y se apoyó en la mesa con dificultad. Con las lágrimas corriendo por sus mejillas y el dolor infructuoso en su corazón.

 

—Joong… ¿Qué sucede?

 

Kim, su vocalista tímido se acercó, acarició su brazo y trato de transmitirle un poco de calma, pero Joong no podía, no quería calmarse. Sentía las palabras de YunHo y HeeChul en su interior, tenía el alma lastimada y su poco orgullo por los suelos.

 

YunHo no había confiado en él. Le había mentido, lo había traicionado. Lo había engañado.

 

Intentó caminar hasta su auto, pero trastabilló debido al licor en la sangre. Un mareo y sintió como uno de sus compañeros lo agarraba por la cintura para que no cayera.

 

—Vamos hay que llevarlo a su departamento, por que si el manager se entera. Nos mata. Esta demasiado bebido. Llama a YunHo.

 

 

+—+—+—+—+—+—+

 

 

—Lo siento, YunHo. No sabemos en que momento bebió tanto.

 

YunHo asintió. Abrazando a Hyun Joong con fuerza para que no resbalara de sus brazos. El castaño lucía algo desorbitado, seguramente por todo lo que habría consumido en licor esa noche.

 

—¿Esta todo bien? ¿Por qué ha bebido así?

—No sabemos, Hyung. Cuida de él, por favor.

—Esta bien, no se preocupen.

 

YunHo cerró la puerta con cuidado y caminó con Hyun Joong hasta la cama. Lo dejó recostado en ella y fue hasta la cocina para preparar un poco de café. En el tiempo que conocía al líder de SS501, él jamás bebía de una manera tan descontrolada. Bebía, si. Pero no de esa forma.

 

Suspiró con tranquilidad, mientras el agua se calentaba. Entre HeeChul y su noticia de que había terminado con Siwon. Y entre su propio remordimiento de no poder hablar con su mejor amigo en estos momentos, YunHo no se veía capaz de reprocharle nada a Hyun Joong.

 

Especialmente por que no sabía que le había dado al muchacho para beber así.

 

Cuando entró a la habitación, Hyun Joong estaba sentado, pasando una mano por su rostro y quitándose la camisa con cuidado. YunHo arrastró un sillón justo frente a Hyun Joong. Le extendió la taza al menor y él solamente arrugó el entrecejo.

 

—No quiero nada YunHo.

—Bebe, el café te hará bien.

 

Hyun Joong accedió, bebió el contenido de la taza con algo de cuidado puesto que estaba todavía un poco caliente. YunHo recogió sus piernas y lo observó fijamente, hace mucho que Joong no lo llamaba por su nombre completo.

 

Y como fuera, YunHo había tomado una decisión, le contaría a Hyun Joong sobre lo que paso con HeeChul. Por que no quería mentía entre ellos.

 

—Joong…

—YunHo quiero que terminemos.

 

Las palabras del menor lo atravesaron. YunHo no pudo canalizar con exactitud sus emociones. Hyun Joong lucía serio, y un poco más asentado en la cordura gracias a la cafeína.

 

—Pero…

—Lo he pensado durante este tiempo. Lo he pensado mucho, no quiero seguir saliendo contigo. Ya no te amo.

 

—¿Que?

 

Si, era inadecuado, pero YunHo a pesar de sus propios errores lo amaba. YunHo a pesar de todo amaba a Hyun Joong, lo suficiente que estuvo a punto de confesarle que se había besado con HeeChul.

 

¿Cómo podía el amor de una persona acabarse de la noche a la mañana?

 

—¿Sabes que? Descansa… Hablamos mañana con más tranquilidad.

—No necesito pensar absolutamente nada más, YunHo. No puedo estar con una persona a la que ya no quiero. Lo siento.

 

Hyun Joong de repente desvió la mirada. YunHo supo que le estaba ocultando algo, tomó su rostro y lo obligó a que lo mirara. Y aunque Kim hizo lo posible por evitarlo. YunHo lo agarró con fuerza. Joong entonces cerró los ojos.

 

—Mírame. Mírame y dime que ya no me quieres y todo se acabo. ¡Mírame Joong!

 

Los segundos pasaron lentos y cuando finalmente Hyun Joong abrió los ojos, YunHo en ese momento hubiera deseado que jamás pasara.

 

—…Me enamoré de Oguri Shun. Lo siento, viajo en una semana a Japón con él.

 

Las lágrimas se acumularon en sus ojos más rápido de lo que él hubiera deseado, soltó el rostro del menor. Y se arrimó contra el sillón. Hyun Joong no mostraba alguna expresión más en su rostro.

 

En cuanto se comenzó a levantar, YunHo lo hizo también. Lo abrazó por la espalda con fuerza y hundió el rostro en el cuello de Kim. Aún así, Joong nunca se inmutó.

 

—Volveré por mis cosas en unos días. Pero… Yo si me enamoré de ti.

—Yo aún te amo, Joong.

 

Sus manos fueron tocadas por las del castaño, pero únicamente fue para soltar el agarre de sus manos. Poco a poco Hyun Joong se fue alejando, YunHo se dejó caer en la cama. Con la confesión de su traición atorada en la garganta.

 

Con el amor escapándose de las manos, y sus lágrimas ganándole la partida a su orgullo.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

Fue una noche de invierno.

 

La primera de esa estación, según recuerda Hyun Joong y no se equivocaba, por que Kim esperaba con ansiedad cada invierno. Por que cada invierno Yunho y él iban juntos al mismo lugar.

 

Y esa primera noche de invierno todo se había acabado.

 

Dos años después desde que hubiera conocido a YunHo. Todo se daba por terminado.

 

Había mentido, con toda la fuerza que carecía había mentido diciendo que se marcharía con Oguri Shun, había mentido diciéndole que ya no lo amaba. Pero Hyun Joong, no perdonaría su traición.

 

Si no lo amara, entonces todo no dolería tanto.

 

Con la puerta del departamento recién cerrada y esperando que YunHo no lo escuchara, Hyun Joong se deslizó en la puerta y cayó sentado en el suelo. Tapando su rostro y llorando todas las lágrimas que había detenido dentro del que una vez fue el lugar que compartió junto a YunHo.

 

Esa, fue la última vez que Hyun Joong vio a YunHo. Con el corazón lastimado, y las heridas sin sanar. Hyun Joong prefirió marcharse. Tratar de olvidar y dejar que YunHo aprendiera de sus errores.

 

…Por que él ahora no lo podía perdonar, todavía no.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

Siwon corría por el aeropuerto.

 

Había demasiadas personas. Entre pasajeros, familiares y muchas fans que despedían a SS501 de su temporada que pasarían en Japón. A Siwon le resultó muy difícil encontrar a Hyun Joong, pero finalmente cuando el muchacho caminaba con un gorro en la cabeza y arrastrando una maleta, Choi no dudó en detenerlo.

 

—¡Joong, espera!

—¿Siwon?

 

Kim se quitó las gafas viendo a su amigo respirar algo agitado.

 

—¿Por qué te vas? ¿Qué crees que estás haciendo?— Siwon lucía muy afectado. Joong no quería dejar esa imagen suya en Siwon, pero necesitaba alejarse, para poder recuperarse así mismo. —¿Tienes idea de lo mal que está YunHo? Él te ama.

 

—¿Y HeeChul te ama a ti?

 

Siwon se paralizó un momento ante su comentario.

 

—¿De que estás hablando?

 

—Pregúntale tú a YunHo. O al mismo HeeChul. Mereces saberlo. Yo me tengo que ir, por que no quiero terminar odiando a la persona que más he amado. El tiempo y la distancia pueden ayudar a sanar heridas.

 

Siwon en ese momento no entendió, solo vio a Hyun Joong retomar el paso, y caminar con sus amigos de la banda hacía el lugar donde abordaban los pasajeros. No estuvo siquiera seguro de lo que Joong hablaba, pero hablaría con YunHo, cuanto antes.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

HeeChul había salido, dijo que iría por algunas aspirinas para el dolor de cabeza.

 

Y Yunho había decidido permanecer en cama, observando el techo de su habitación y esperando por que su primo volviera. Soltó un suspiro de sus labios, a HeeChul le había molestado, que Joong lo tratara así.

 

YunHo intentó justificarlo, diciendo que ellos tampoco habían actuado bien. Pero HeeChul había dicho algo muy razonable, que ellos se hubieran besado no implicaba que Hyun Joong lo supiera, no implicaba que se hubiera enamorado de Shun y que lo dejara de esa manera.

 

Había vuelto a la casa de sus padres, por que el departamento lo asfixiaba. Y Heyon preocupada había decidido dejarlo solo por un tiempo, hasta que asentara sus emociones. La puerta de su habitación se abrió.

 

—YunHo…— Siwon ingresó, ligeramente confundido y tratando de calmarse, tratando de no actuar impulsivamente. —¿Qué sucedió entre HeeChul y tú?

—¿De que hablas?

 

—Joong… Él insinuó que… YunHo eres mi mejor amigo, tú serías incapaz ¿Cierto?

 

Y YunHo empezó a sentir su pequeño mundo desmoronarse, por que Siwon se acercaba lentamente, prácticamente rogándole por que nada de lo que pensaba fuera verdad. Y él decidió decir la verdad.

 

—Siwon… Te juró que lo hicimos sin pensarlo… Pero HeeChul te ama. Solo fue un momento de confusión y tragos… Yo…

—¿Qué hicieron, YunHo?— Siwon lo agarró por la camisa. —¿Qué hicieron?

 

—HeeChul y yo… Nos besamos.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

—¡Son unos…!

 

Cuando HeeChul abrió la puerta las palabras de Siwon lo atraparon.

 

Lo único que pudo ver fue el puño de Siwon golpear la mejilla de YunHo, y como el retrocedía hasta golpearse con la mesa tras suyo. HeeChul llevó una mano a su pecho angustiado. Siwon lo sabía.

 

Él hubiera dado cualquier cosa, por que Siwon jamás se enterara.

 

—¿YunHo no se suponía que éramos los mejores amigos? ¡Sabías de mis sentimientos por Chul y aún así…! ¿Cómo pudiste ser tan falso?

 

—Lo siento mucho, Siwon.

—¡¡Eras mi mejor amigo, YunHo!! ¡Te lo confíe todo, hemos crecido juntos, los tres!

—Yo…

 

YunHo bajó la cabeza, Siwon solamente logró exasperarse más —¿Qué?— Agarró a YunHo de las solapas de su camisa y lo obligó a mirarlo –Tus disculpas no me sirven de nada, ni a mi ni a Hyun Joong.

 

El puño de Siwon se había levantado una vez más.

 

—¡Siwon, basta!

 

Y HeeChul decidió hacerse notar, justo en el momento en que YunHo tan solo esperaba su merecido golpe, Siwon retrocedió sorprendido al notar como Kim se interponía, obviamente apoyando a YunHo, prácticamente sin dudarlo.

 

—A pesar de todo… ¿Ni siquiera te arrepientes, Chul?

 

Pudo ver como HeeChul apretaba los puños, como su mirada se oscurecía y las lágrimas prácticamente vislumbraban sus ojos.

 

—…No.

 

HeeChul entre muchas cosas tenía claro que su relación con Siwon había terminado. Que YunHo era su familia, su primo. Y que ahora más que nunca lo necesitaba, por que si corría tras Siwon, dejaría a YunHo.

 

Siwon no tenía por que perdonarlo, y él no creía merecer su perdón.

 

YunHo en cambio sufría por haber perdido a una persona a la que amaba. HeeChul quería estar con él, ser su apoyo. Y ayudarlo a sobreponerse. Inyectarle de a poco felicidad. Siwon respiró profundo y los miró por última vez.

 

—Si esa es tu decisión, esta bien. No sabes cuanto lamento todo esto. Por que el día de hoy dejaré atrás a dos personas importantes para mí.

 

Siwon ni siquiera los volvió a mirar, abandonó la residencia Jung con paso lento. YunHo intentó convencer a HeeChul de que fuera tras él, pero aquella tarde, HeeChul únicamente abrazó a YunHo y decidió quedarse a su lado.

 

Por que Siwon merecía encontrar a alguien mejor.

 

 

..::..::..::..::..

 

 

 

JaeJoong apretó la taza en sus manos y miró a Siwon.

 

—¿Todo este tiempo… YunHo creyó que Hyun Joong no lo amaba, que se había enamorado de alguien más?— JaeJoong se levantó, dejando la taza sobre la mesa y pasando una mano por su cabello. —¡Hyun Joong solo estaba lastimado! YunHo fue quien se equivocó… YunHo no…

 

Tapó su boca, con las lágrimas a punto de salir.

 

—Cometiste el mismo error que HeeChul siempre me pidió que no cometiera con él. Idealizaste a YunHo. Creyéndolo incapaz de cometer errores.

 

Siwon miraba la mesa, algo entristecido con la mirada de decepción con la cual HeeChul se había marchado. JaeJoong entonces comprendió las palabras de HeeChul al referirse a ‘Venganza’

 

—YunHo traicionó a Hyun Joong…

 

El susurro de Jaejoong y Siwon suspiró. –Él intentó colocar una barrera en la que terminar con YunHo no fuera tan difícil. En la que no se pudiera arrepentir. En la que se pudiera marchar sin mirar atrás.

 

—Pero Hyun Joong sigue enamorado de YunHo…

 

—No, hablé con Hyun Joong hace unos días. En realidad nunca perdimos contacto. Y me contó que había hablado con YunHo, Joong ama actualmente a Shun, y va a casarse con él. YunHo en cambio solo había vivido pegado al arrepentimiento de no haberle podido contar la verdad a Hyun Joong sobre lo que paso con Chul.

 

—Pero YunHo no sabe que Joong cuando se fue lo amaba.

—Lo sabe, Hyun Joong se lo dijo. Hablaron sobre mucho, y Hyun Joong decidió dejarle a YunHo el corazón libre, lo perdono. Y creo que en realidad ambos se perdonaron.

 

—YunHo… ¿Ya no lo ama?

 

La dubitativa en JaeJoong sacó un suspiro en Siwon.

 

—Probablemente no.

 

JaeJoong se volvió a sentar, masajeando un poco su sien. –Siwon… Lo siento. No quería que tuvieras problemas con HeeChul. Ni siquiera sabía que estaba aquí.

—Esta bien, Jae. Yo… veré como soluciono todo. Tus descansa un poco.

 

Las manos de Siwon estuvieron sobre su espalda, brindándole un poco de apoyo y JaeJoong en medio de la información recibida, solo se pudo recostar sobre la mesa y suspirar.

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

—Su… ¿Qué sucede?

 

YunHo dejó el libro sobre el escritorio, la empleada le había indicado que JunSu había llegado a visitarlo. Dentro del estudio YunHo solo podía ver a Kim con la cabeza gacha y los puños apretados.

 

—Hyung… Lo siento, yo no debí hablarte de esa manera. No debí interferir de esa forma con lo que tenías que hacer o no. Discúlpame.

—Su, no importa. Esta bien, yo entiendo.

 

—Pero…

 

HeeChul llegó antes de que JunSu pudiera continuar, parecía agitado y con los ojos a punto de brotar lagrimas. YunHo enfocó aquellos ojos que lo miraron con tanto dolor, con tanto que YunHo se vio impávido ante ese dolor.

 

—Chul ¿Qué pasó?

—JaeJoong…— HeeChul llevó el dorso de su mano al rostro, intentando no parecer demasiado afectado. –Siwon besó a JaeJoong. Ellos… Siwon solo quería vengarse de mí… YunHo yo no…

 

Kim entonces tapó su rostro, HeeChul comenzó a llorar, YunHo ni siquiera dudó en cuanto pasó sobre el escritorio directo hacía su primo que parecía derrumbarse ante sus ojos. YunHo no había visto llorar a HeeChul desde hace dos años atrás cuando se enteró que Siwon se iría del país.

 

JunSu mantuvo cierta distancia, YunHo abrazaba a HeeChul con mucha fuerza, intentando pedirle que se calmara, que hablara con más calma. JunSu recordó, unas semanas atrás, justo antes de que HeeChul viajara a Inglaterra, ambos se habían encontrado con Siwon.

 

HeeChul había llorado en su auto, le había pedido que no le contara a YunHo. Él había cumplido, pero ahora parecía que JaeJoong tenía algo que ver.

 

—¿HeeChul estás seguro de lo que me estás diciendo?

—¡Yo los vi YunHo! Se estaban besando…— HeeChul se escondió en el pecho de su primo. –Soy un imbécil… Me hice ilusiones YunHo… Como un gran idiota… Creí en él.

 

—JaeJoong… Él no se pudo haber prestado para algo como eso.

 

YunHo apretó sus puños. El llanto de HeeChul le taladraba el alma. ¿Pudo haber fingido JaeJoong que había cambiado? YunHo quería creer que no era así. Sintió un coraje invadirlo por completo, besó la frente de su primo y se alejó.

 

—JunSu por favor quédate con él. Vuelvo en un rato.

 

—YunHo ¿A dónde vas?

—Tú, tranquilo Chul. Vuelvo en seguida.

—No vayas a hacer una locura, por favor.

 

YunHo únicamente volvió a besar la frente de HeeChul, y a pesar de que Kim sostenía su mano. A HeeChul no le quedó más que ver como su mano de a poco se iba soltando del agarre debido a que YunHo no se detuvo.

 

Una vez que YunHo salió del despacho. HeeChul solo se sentó, tapando su rostro y mordiendo su labio inferior. No quería llorar. No más.

 

—HeeChul… Estoy harto. Harto de no saber nada. ¿Cómo puedo decir que amo a YunHo si no se absolutamente nada de él? Por favor… ¿Qué esta sucediendo?

 

El rostro triste de JunSu logró que HeeChul diera un largo suspiro. Caminó hacía el escritorio que correspondía al padre de YunHo y sacó un cigarro, encendiéndolo casi de inmediato.

 

HeeChul no fumaba, solo cuando su mente estaba a punto de colapsar.

 

Dio una larga calada y el humo inundó el estudio. JunSu permaneció parado frente a él y HeeChul lo miró a los ojos. Tenía razón, merecía saberlo.

 

—Te advierto… No te va a gustar.

—No me interesa. Quiero saber la verdad.

—Junsu nunca quieras saber demasiado…— HeeChul miró los papeles en el escritorio y suspiró. —…Por que a veces las mentiras duelen, pero las verdades lastiman…

 

 

+—+—+—+—+—+

 

 

ChangMin cerró la puerta y suspiró.

 

Lanzó la maleta sin fijarse donde lo hacía y respiró profundo, tomaría un poco de agua y luego iría a saludar a Sarah. Como cada día. Una de las empleadas bajó apresurada las escaleras, por un momento, Shim pensó que era serio por la velocidad que usaba.

 

—¡Joven! Que bueno que llegó. Suba rápido.

—¿Qué sucede?

—Es Sarah…

 

ChangMin ni siquiera la dejó terminar, subió las escaleras de dos en dos, lo más rápido que pudo, con el corazón agitado y el miedo cubriendo sus venas, ChangMin abrió la puerta, el doctor revisaba a Sarah y la mujer tosía levemente.

 

Y ella se veía tan débil.

 

La mirada del Doctor bastó, para que ChangMin se pusiera de rodillas a un lado de Sarah, sujetando sus manos y tratando de apuntarle a una sonrisa a sus labios, Sarah ya respiraba dificultosamente y a pesar de eso, también le sonrió.

 

—Ten calma muchacho, ella no quiere ver ni una lágrima en tu rostro. Me lo acaba de decir.

 

ChangMin asintió, apretó más la mano de Sarah y apoyó la frente en esas manos entrelazadas. Respiró profundo sintiendo que necesitaba un abrazo. Un fuerte y largo abrazo de Park YooChun.

 

 

+—+—+—+—+—+—+

 

 

JaeJoong estacionó el auto.

 

Había empezado a dolerle la cabeza y finalmente había decidido volver a casa. Necesitaba descansar, una larga ducha y dormir por un largo rato. El asunto de YunHo lo tenía agotado y solo deseaba poder pensar con calma.

 

Había cerrado el auto, a punto de entrar a su casa cuando el sonido de un auto avanzar velozmente hacía él y frenar bruscamente a unos metros de distancia lo sorprendió. Identifico de inmediato el auto de YunHo. Pero él jamás conducía de esa forma.

 

—¡¿Cómo te atreviste?!

 

JaeJoong incluso retrocedió un poco al ver lo molesto que se encontraba YunHo.

 

—¿De que hablas?

—¡Te he perdonado muchas cosas, JaeJoong! ¡Todo! Pero nunca voy a soportar que te metas con mi familia.

 

La voz de YunHo era susurrante y ligeramente amenazadora.

 

—No te voy a perdonar haber provocado esa expresión en Chul… ¿Cómo pudiste?

 

JaeJoong abrió los ojos sorprendido. YunHo ya lo sabía, y había pasado del enojo a la decepción como si de pronto todo el tiempo transcurrido no hubiera servido de nada. Como si todo su cambio hubiera sido en vano gracias a un acto impulsivo de su parte.

 

—YunHo yo no…

—Sigues estando vacío por dentro. No te importa nada ni nadie. ¿Y sabes que? Puedes hacer lo que te de la gana, me da igual, pero siempre y cuando NO te metas con MI familia.

 

—¡Deja de hablarme como si fueras una rama de virtudes! ¡Deja de reprocharme lo malo que soy! TÚ no eres mejor que yo.

 

Y JaeJoong había decidido gritar también, despojarse de todo ese dolor que lo empezaba a carcomer por dentro.

 

—No intentes voltear las cosas JaeJoong.

—¡Perdiste a Hyun Joong por tu estupidez! Por no saber valorar lo que tenías en frente. Y ahora vienes a reclamarme por la misma razón por la que perdiste a la persona a la que amabas.

 

—Mis errores no te incuben JaeJoong…

—¡Nos vamos a casar! Y ya estoy cansado de que tú seas el perfecto, de que todo el mundo sienta pena por ti por casarte con alguien tan banal y frívolo como yo. ¡¿Y quien se te interesa por mi entonces?!

 

JaeJoong palmeó su pecho con fuerza. YunHo ya había arrugado el entrecejo, sin embargo en cuanto el celular de YunHo sonó y él lo sacó de su bolsillo. JaeJoong gritó con fuerza y tomó el celular lanzándolo con fuerza contra el suelo.

 

—¡¡Ya basta, YunHo!! ¡Estoy harto de que nunca podamos terminar una conversación! ¡Estoy cansado de que antepongas a todo el mundo antes que yo! ¡Estoy harto de ti!

 

—¡Entonces aléjate de una buena vez por todas de mi!

 

JaeJoong retrocedió ante el grito de YunHo. Esas palabras habían dolido.

 

YunHo caminó hasta su celular, lo volvió a tomar y remarcó el número de ChangMin. Algo en su interior le decía que algo no andaba bien. YunHo ni siquiera se percató que JaeJoong le dio la espalda, solo para que no viera el par de lágrimas que se le habían escapado en el proceso.

 

—ChangMin ¿Qué sucede?

 

—¡Hyung! Que bueno que me contestas… Por favor ven a mi casa…— Un sollozo por parte del menor, y YunHo sintió que el enojo pasaba a preocupación. –YooChun no me contesta el celular y no sabía a quien más llamar. Sarah está muy mal… Por favor no quiero estar solo…

 

—Voy en seguida. Tranquilízate.

 

Guardó el celular de inmediato, sin siquiera regresar a mirar a JaeJoong, abrió la puerta del auto con cuidado, soltó un suspiro y decidió conducir cuanto antes a la residencia Shim.

 

JaeJoong escuchó el auto de YunHo alejarse. Se estaba hartando de YunHo, se estaba hartando de todo. De que siempre antepusiera a los demás. Ni siquiera una discusión podían tener sin que alguien se entrometiera.

 

Había besado a Siwon y eso a YunHo ni siquiera le había importado.

 

JaeJoong respiró profundo. Solo quería meterse en su cama y olvidar que algún día conoció al idiota de Jung Yunho.

 

FIN CAPITULO VEINTIUNO

Anuncios

9 comentarios sobre “Se solicita novio: Capitulo 21

    Anónimo escribió:
    7 diciembre, 2015 en 2:15

    Ya lo había leído y comentado en los primeros capítulos, pero no puedo evitarlo necesito, volver a votar el dolor que siento cada vez que leo esta parte, es que en serio me siento muy frustrada *–*

    Me encanta el Sichul y he sufrido tanto viéndolos separados y ahora que todo estaba bien vienen el baboso de Jae y los vuelve a separar por un malentendido y lo peor de todo es que Hee cree que Siwon se quiso vengar de él ahhhhh quiero gritar de cólera y frustración. Por otro lado el leer la historia de este par me dio pena y rabia a la vez, ya que los cuatro se separaron por una estupidez.

    Y me encanta el Yunjae, y me da cólera como sufre el pobre de Jaeboo (bueno hace un rato le dije baboso, pero fue un momento de colera ><) En verdad que el tiene mucha razón, Yunho no solo no se preocupa por él, sino que antepone a todo el mundo y nunca se detiene a fijarse en los sentimientos de Jae, o en lo que puede estar sufriendo este, es que acaso cree en verdad que él no tiene sentimientos y es frívolo, o Yunho esta tan cegado y metido en su mundo y en el mundo de Hee, que no mira a los demás, ahhh me da cólera, aunque al escuchar esta historia me dio como una cierta melancolía, ya que me hizo pensar que el único que se merece estar con Yunho es Hyun Joong, porque ellos dos también se merecían una segunda oportunidad ya que su alejamiento fue absurdo, porque aun se amaban~

    Y no me hagas sufrir mas, por fis, no mates a Sarah, no puedes ser tan cruel y hacernos eso -yo se lo que sigue, pero aun así ruego por esto, estoy trastornada –

    Te loveo querida, y seguiré sufriendo, lo sé, pero igual te adoro ❤

    Me gusta

    laucamp escribió:
    31 marzo, 2016 en 2:07

    Es verdad.para Yunho , Heechul, Junsu, Min y Yoochun estan primero que Jae. No se ha dado cuenta del gran cambio de Jae porque siempre hay un metiche (por lo regular Junsu) , que llega de lo mas inoportumo cuando se esta tratando algo importante entre el YunJae.

    Gracias!!!

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s