Si tu me quisieras: Capitulo 1

Posted on


 

Si tú me quisieras

 

CAPITULO 1: JaeJoong lo sabe.

 

 

Fue quizá el momento en el que salió de aquel enorme departamento siguiendo la espalda de YooChun y JunSu.

 

Fue quizá la mirada triste y apagada de YunHo.

 

Tal vez simplemente ver la mano estirada de ChangMin hacia ellos, callando palabras mudas que seguramente se le atoraban en la garganta. Encerrándolas en su puño que luego de dos segundos bajo.

 

Pudo ser también que las llamadas de YunHo se volvieran cada día menos habituales. O también el hecho de que ChangMin dejara de usar aquel constante y casi insoportable Umma en cada frase dirigida hacia el. Los mensajes cortos, las llamadas cada vez mas breves, el enterarse de las novedades de sus dos amigos a través de la televisión antes que por ellos.

 

Fue un sin numero de señales lo que le demostraron a JaeJoong que DBSK no eran YooChun, JunSu y JaeJoong. Por que no lo eran, sencillamente no lo eran. Finalmente… DBSK era YunHo, JaeJoong, Yoochun, Junsu y ChangMin.

 

Y no había que discutirlo.

 

Por eso el día de hoy se encuentra melancólico, mirando el cielo estrellado desde el balcón de su apartamento, con una copa con vino en la mano, recostado en la pequeña mecedora, ajeno a lo que YooChun y JunSu puedan estar haciendo. Por un momento permitiéndose a si mismo el mostrarse melancólico.

 

—YunHo…

 

Pensó en el momento aquel que le sonrió y lo abrazó ‘Confío en tu decisión, JaeBoo’ fueron sus palabras, así de simples, así de significativas. Así de simple JaeJoong había tomado su decisión, así de fácil SM también, así de fácil ahora se encontraban separados ‘momentáneamente’ Lo extrañaba, Lo extraña. Demasiado… Y se encuentra asustado.

 

Por que sus sentimientos están sobrepasando su entendimiento.

 

—Me pregunto… ¿Cómo pasas un día sin mí?

 

El susurro cálido y rítmico se perdió en el ambiente.

 

—Estoy curioso por saber cuanto en realidad me llegas a amar.

 

Cerró los ojos y sonrió, ese día Kim JaeJoong, extrañó más que nunca tener la edad de ChangMin. Regresar a esos días, sonaba tan lejano.

 

 

 

—¡¿Estas demente?!

 

El grito de Junsu fue como costumbre, fuerte y estrambótico.

 

A YooChun no le quedó más remedio que tapar la boca del menor y esconderse tras el pilar cercano a ellos, esperando con toda la tranquilidad del mundo que JaeJoong con algo de suerte no los haya escuchado. Junsu a veces… Es tan exasperante.

 

—¿Puedes guardar silencio SuSu? ¿Y si Jae nos veía?

—JaeJoong Hyung se encuentra en su propio mundo ahora, te apuesto lo que sea a que si había un temblor era el último en enterarse— la voz del menor sonaba forzada, debido por supuesto a que Yoochun todavía lo sostenía contra su cuerpo, pegado, muy pegado a él. Tapando su boca y hablando muy cerca de su oído.

 

—¿Te has dado cuenta de lo insinuante que es esta posición?— Yoochun lo acercó más, si eso era posible –Es el destino Su, no podemos seguir en abstinencia.

—¿Y crees que soy yo quien no quiere?— Junsu se soltó proporcionándole un pequeño codazo en el estómago al mayor –Es solo que no podemos hacerlo con Jae Hyung presente.

 

—¡Por eso es que mi plan es perfecto!

—¡¿Acaso la abstinencia te taladro las últimas neuronas Park YooChun?!

 

Y una vez más, Yoochun le tapaba la boca, se escondían y JaeJoong nuevamente parecía haber no escuchado.

 

—No le voy a hacer eso a Jae Hyung.

—Tampoco es como si fuera algo malo, Junsu.

—¡¡Quieres que lo droguemos para dejarlo dormido y podamos acostarnos!!— La cara de Junsu enrojeció de la rabia ante el descaro del mayor —¡¡Eso es incluso hasta sádico y retorcido!!

 

—…Y es lo que lo hace más interesante.

 

Sonrisa marca Yoochun, y a Junsu se le aceleró el pulso. Maldito Yoochun que sabía como usar sus sonrisas.

 

—¡Ni lo pienses! ¡No lo voy a hacer!

—¿Seguro?— La mano de Park viajó por encima de su camisa recorriendo su estómago y viajando hasta el borde de la misma para poder hacer contacto con aquella piel –No es droga. Solo un tranquilizante, de aquellos que te ayudan a dormir.

 

—Pero…— YooChun se acercó, pasó sus labios entre abiertos rozando la oreja del más bajo, apenas rozando de vez en cuando, respirando con lentitud y embriagándolo con su aroma.

—Además JaeJoong últimamente se ve cansado, un par de horas de descanso le vendrían bien.

—…¿Y por que tendría que ser yo?

 

Yoochun sonrió. Junsu se estaba rindiendo.

 

—Por que…— Se separó lo suficiente para que Junsu pudiera verlo a la cara –Yo no puedo simplemente aparecer y ofrecerle un vaso con lo que sea, no soy así de acomedido, sospecharía de inmediato. Sin embargo My Dear Junsu, si lo es. A ojos cerrados JaeJoong aceptaría.

 

—¡Y eso es lo que más me remuerde la conciencia!

 

—Bien…— Yoochun se alejó y sonrió levemente mientras se sacaba la camisa con demasiada paciencia –Será como tu quieras SuSu, mientras yo iré a darme un baño. ¿Lo recuerdas, Su? Lo bien que congeniamos en la ducha los dos— la sonrisa de Park se amplió y antes de marcharse dejó la camisa de Calvin Klein en las manos de Junsu.

 

Podría incluso jurar que en este momento, Junsu mordía su labio inferior.

 

…Y no se equivocaba.

 

 

 

—Hace mucho tiempo que no salíamos a comer juntos, Hyung.

—¿En serio? No me había dado cuenta.

—Que raro, siempre has sido el más meticuloso en eso de ser todos cercanos.

 

YunHo sonrió y sacudió un poco los cabellos del muchacho que ahora era junto a él es de los más altos. Se sentaron en una mesa alejados de la mayoría de los comensales y empezando con un poco de agua YunHo sonrió ampliamente al sentirse ya un poco más relajado, finalmente ChangMin había tenido razón, necesitaban salir y despejarse.

 

—Y… ¿Has hablado últimamente con alguno de los chicos?

 

ChangMin se sintió repentinamente incomodo, el silencio habitual no le agradaba no cuando presentía que a cada momento de silencio. ChangMin corría el riesgo de perder la atención de su Hyung.

 

—No, entre una cosa y otra se me ha ido el tiempo, pero sería bueno que los llamáramos un día de estos.

 

Y de nuevo el silencio, de nuevo uno mirando a través de la ventana y el otro a la gente del restaurante.

 

Changmin lo recordaba todavía, esos labios, todavía los podía incluso sentir en la noche cuando su aturdimiento por el sueño y sus deseos por acercarse se confundían entre si y lo llevaban a unos días atrás cuando YunHo sin reparo alguno lo había besado.

 

Y Changmin se volvía a sentir incómodo.

 

—¿Crees… Que Corea pase las primeras eliminatorias en el mundial?

 

YunHo se atrevió a hablar primero, a mirarlo a los ojos y Changmin se esforzó por sonar natural.

 

—Mmh… Quiero creer que si.

—Si Junsu estuviera aquí de seguro nos diría como deberían ir formados y todo eso.

—Y de seguro se podría a pelear con YooChun Hyung y terminarían apostando quien sabe que…

 

Ambos sonrieron y casi de inmediato suspiraron.

 

Extrañaban a Junsu.

 

No había sido un buen tema de conversación.

 

—¿Sabes Hyung? No es lo mío pero podríamos salir esta noche. Se que por lo general salías con Yoochun o JaeJoong pero creo que salir de fiesta te serviría.

—Si, creo que tienes razón. ¿A cual quisieras ir?

—…No lo se— Changmin se removió incomodo.

 

¿Por qué cada palabra me suena como si estuviéramos planeando una cita?

 

—Mm… Podría ser Heaven, pero queda muy lejos. ¿Cuál es tu favorita?

—Hyung, sabes perfectamente que eso no es de mi estilo, así que en realidad no sabría decirte. YooChun Hyung era el que se sabía nombres, direcciones y hasta los precios de cada bebida.

—Si, podría olvidarse de alguna letra pero jamás de un buen bar.

 

Nueva sonrisa, nuevo suspiro.

 

Extrañaban a Yoochun.

 

Había que cambiar de tema una vez más.

 

—Muy buenas tardes ¿Desean ordenar ya?

 

La hermosa muchacha frente a sus ojos con aquellas simples palabras y ambos volvieron a suspirar, no necesitaban más. Comida y amabilidad relacionadas. Una deslumbrante sonrisa.

 

También extrañaban a JaeJoong.

 

Finalmente terminaron pidiendo helado, simple helado, eso si, ChangMin había pedido helado como para cinco personas más, YunHo sonería mientras lo veía comer, el con su copa y quedaría satisfecho sin embargo la Copa de Dioses que había pedido Min bastaba para llenar a cinco personas más.

 

—Creo que simplemente no podemos evitar el tema— Sintió la mirada escéptica del menor y decidió mejor tomar entre sus dedos la pequeña cereza –¿Por qué no hablamos de lo que extrañamos de ellos y de paso no intentamos ir en contra de nuestros propios sentimientos intentando fingir que en realidad no los extrañamos?

 

—¡Me parece buena idea, Hyung!

 

ChangMin sonrió con la cucharita en sus manos y brillando de una manera especial.

 

El cuerpo de YunHo se estremeció, desvió la mirada y sacudió la cabeza. Debe evitar mirar a Min tan fijamente.

 

—Veamos…— Changmin comenzó a mover la cucharita en sus manos de manera inconsciente de un lado a otro, concentrado en sus propias palabras –Extraño de Junsu poder ganarle y ver su rostro enojado cuando lo hago. De JaeJoong Hyung indudablemente su comida y aunque suene raro extraño de Yoochun su cara de Casanova y sus frases de Seductor que ponía cuando jugaba conmigo y me abrazaba susurrando:

 

—¿Por qué no vamos a algún otro lugar lejos de las miradas?

 

Rieron al notar la última frase dicha al unísono.

 

—¿Y tu Hyung?

—¿Yo? Pues… Extraño de Su cuando lo molestaba y me terminaba gritando ‘¡Hyung!’ inflando los mofletes ¡Oh! Y por supuesto esa risa extraña que dan ganas de escucharla y que inevitablemente es contagiosa. De Yoochun las nalgadas que me daba, aunque suene raro creo que tenía cierta obsesión con mi parte trasera. A Junsu debería andar golpeando no a mi. El esta más proporcionado que yo.

 

—¿Te has dado cuenta que extrañamos de YooChun su lado Perver?

—No se quien es peor, el o nosotros.

 

Nuevamente volvieron a reír.

 

—Y de JaeJoong…

 

El silencio por parte de YunHo fue extraño, fue como si la mirada del mayor se perdiera y ChangMin se quedara ilusamente esperando una respuesta que probablemente no llegaría.

 

—¿Qué extrañas de JaeJoong Hyung?

—No lo se… Son muchas cosas.

—¿Todo entonces?

—¿Todo?— YunHo lo miró confundido, luego de un rato sonrió –Si, probablemente todo.

 

Lejos de que su cuerpo reaccionara de alguna forma, Changmin se sintió únicamente vacío, el silencio volvió a hacer acto de presencia pero en esta ocasión pareció incomodarle solo a él, por que Jung YunHo parecía muy concentrado en jugar con el helado en su copa. Con una sonrisa bailarina en sus labios.

 

—Yo extrañaría de YunHo Hyung el poder hablar así con el. Sabiendo que es mi Hyung y al mismo tiempo sintiendo que no lo es, extrañaría su confianza, su apoyo, sus palabras. Creo que en realidad… Extrañaría todo de YunHo Hyung.

 

Tal vez fue por que su compañía habitual se había reducido a únicamente ChangMin, quizá por que el menor acababa de admitir inconscientemente que lo necesitaba, probablemente no se trato de nada de eso, pero la mano de Shim ChangMin se hizo particularmente tentadora.

 

Rozó con el dedo de en medio, el índice de ChangMin, captó su atención y logró sonrojar al menor.

 

—Yo extrañaría a ChangMin en si, nada de él, solo a él.

 

Las palabras salieron solas, las miradas se entrecruzaron, la respiración escaseo por segundos y YunHo ignoraba que ChangMin sabía, que aquel dedo con el que había provocado el inverosímil contacto. Era llamado ‘Corazón’

 

 

 

—¡Junsu! ¡¡No!!

 

El recién mencionado giró asustado, JaeJoong desde la entrada de la cocina fingía preocupación.

 

—¡Hyung! Me asustaste.

—Kim Junsu ¿Cuántas veces te he dicho que no te acerques a la cocina más allá de lo necesario?

—Muy gracioso Hyung.

 

JaeJoong le regaló una pequeña sonrisa antes de apoyarse levemente en el mesón.

 

—De todas formas solo buscaba un poco de jugo— Junsu vio en sus manos con un poco de remordimiento como sostenía los dos vasos con jugo de naranja y luego de el último debate en sus mente, suspiró –Ten Jae Hyung, uno es para ti. Iba a acompañarte en el balcón pero te me adelantaste.

 

Y entonces Junsu puso la mejor de sus sonrisas.

 

—¿En serio? Pues gracias.

 

Jae ni siquiera lo dudo tomo el vaso que le era ofrecido y ante un extrañamente atento Junsu, estaba a punto de beber cuando recordó que beber solo jugo resultaba aburrido. Y alejando el vaso de sin beber de sus labios realizó un pequeño puchero.

 

—¿Qué sucede Hyung?

 

—Es que me gustaría acompañarlo con algún dulce.

—¿Eh?— La mete de Junsu trabajó a mil en ese momento, si iba a hacerle algo tan desleal por lo menos lo haría bien y trataría de sentirse lo menos culpable posible —¡Ya se! YooChun trajo unos chocolates de Estados Unidos, los tiene en su habitación. Ya vuelvo.

 

—Pero…— JaeJoong se quedó con el brazo estirado al ver al menor salir casi corriendo hacia la habitación de Park, sonrió levemente y decidió mejor esperar —¿Chocolates con naranja? Solo en la cabeza de Junsu— Llevo un poco del jugo a sus labios e inmediatamente lo escupió en el lavabo tras de él –Pero ¡¿…Que?!

 

Por un momento pensó que el jugo que Junsu había cogido de la nevera había expirado, así que en el intento de evitar que el menor pasara por un mal rato como él, tomo el vaso de Junsu y bebió de igual manera un poco del jugo. Sin embargo el de Junsu sabía diferente, sabía bien.

 

—¿Será que al suyo le agregó azúcar extra?

 

Dudó por unos segundos y creyendo a conciencia de que esa era la explicación, con una sonrisa traviesa en los labios JaeJoong solamente intercambio los vasos. No era algo grave, Junsu solamente se quejaría por lo amargo y lo pondría más azúcar. No había de que preocuparse.

 

—¡Ya regresé Hyung!

 

Los ojos de JaeJoong brillaron, Junsu traía en sus manos los chocolates más deliciosos de todos. Con razón YooChun los guardaba, casi, casi bajo llave.

 

 

 

—¡Kim HeeChul!

—¿Estas loco Hyung?— ChangMin miró con reproche al mayor –Obviamente no, mejor Siwon Hyung.

—¿Estas seguro?

—Claro que si. Además HeeChul Hyung es demasiado… Particular, tiene demasiada confianza contigo. Y eso es un poco…

 

—¿Incomodo? ¿Hot? ¿Acaso mi pequeño Changmin se siente celoso?

—Iba a decir traumante, pero si es lo que quieres creer y eso te hace feliz por mi no hay problema.

 

YunHo se mostró indignado e inmediatamente fingió estar molesto y continuó caminando varios pasos delante de ChangMin pretendiendo ignorarlo. Min solo se atrevió a sonreír contento con su particular habilidad para mentir.

 

Habían estado hablando sobre a quien podían invitar a cenar uno de estos días al apartamento. Solo para no sentirlo tan grande como se les estaba haciendo ahora. La respuesta de YunHo había sido inmediata. Kim HeeChul.  Y había sido inmediato, el cuerpo de Changmin se había tensado.

 

Jung quizá no se dio cuenta pero Changmin le mintió descaradamente usando una frase tan establecida con anterioridad cuando les preguntaban sobre las Couples de DBSK.

 

—Somos tan solo buenos amigos, pero si las fan quieren creer que hay algo más y son felices así, por mi no hay problema.

 

YunHo no se daba cuenta, pero tenía razón.

 

A Shim Changmin, Kim HeeChul no le terminaba de simpatizar, por el simple y sencillo hecho…

 

…De que era demasiado cercano a su Hyung. Pero eso era algo que no le gustaba admitir, por que admitirlo implicaba tener que admitir una verdad no establecida a la cual temía y repelía sin darse cuenta.

 

Jung YunHo no podía si quiera llamar su atención de esa manera.

 

 

 

Y es que el ambiente había subido de temperatura.

 

Y es que Yoochun se sentía tan orgulloso de que Junsu haya tomado el valor, que el solo pensar que quitarse la ropa tomaba su tiempo lo hizo desesperarse, aprovecho la camiseta de botones de Junsu y prometiéndole comprar una igual al día siguiente la abrió sin compasión alguna, logrando que salieran volando por los aires.

 

—La compré en Praga ¿Cómo me la vas a devolver mañana mismo?

 

Yoochun sonrió.

 

—Ya encontraré la manera.

 

Eran sus brazos, su cuerpo bien formado que contrastaba por completo con aquellas facciones y esa sonrisa, era el poder darse el gusto de sentirlo con tal pasión e intensidad que sus sentidos empezaban a bloquearse y YooChun sobre Junsu no encontraba mejor lugar que ese. No había un después, no había un antes ni un ahora. Solo existía Junsu para él.

 

Esas manos que se movían con demasiada lentitud, más allá de lo habitual. Eran esos ojos entrecerrados que antes creía que era debido a la pasión que los embargaba lo que lo hizo detenerse, aunque el sonido del televisor en la sala al encenderse logró que se alejara un poco y mirara a su acompañante.

 

…No podía.

 

—¿Junsu?

—Chunie… Tengo sueño…

 

…Junsu no podía ser tan…

 

—¿Junsu? ¡¿Junsu?!

 

Golpeó la mejilla del menor varias veces antes de percatarse que había caído en un sueño profundo, por lo que con un Junsu completamente dormido, desnudo de la cintura para arriba, fue así como Yoochun se vio destinado a una larga ducha fría.

 

Sabia desde un principio, que debió haber supervisado todo.

 

 

 

Kim HeeChul siempre se ha caracterizado por ser demasiado abierto en cuanto algo con respecto a Jung Yunho se trata. Nunca ha tratado de ocultarlo ni pretende hacerlo a estas alturas de la vida, tomarse confianzas con el líder de Dong Bang Shin Ki es casi una costumbre. Así que con una sonrisa en el rostro, una botella de vino y Siwon a su lado camina hacia el departamento donde su amigo lo espera para cenar.

 

—Entremos de sorpresa.

 

Siwon lo mira extrañado.

 

—¿De que hablas Chul?

—Solo digamos que tengo una conveniente llave de emergencia para cuando algo grave le llegue pasar a mi gran amigo.

—¿Y tu gran amigo lo sabe?

 

El escepticismo de Siwon fue obvio, acentuando su expresión, Siwon logró cruzarse de brazos.

 

—Lo sabrá en unos segundos cuando nos vea entrar.

—¿Podrías por favor comportarte como una persona normal y tocar el timbre?

—No.

 

HeeChul le sacó burlonamente la lengua, mueca que no coordinaba muy bien con su reciente apariencia. Siwon rodó los ojos, finalmente terminaría echándole la culpa a HeeChul, no mentiría después de todo.

 

—¡Yun…! Oh My…

 

El que HeeChul se quedara mudo de repente lo intrigó, así que llevado por la curiosidad de que su amigo sacaba su celular velozmente Siwon entró, se detuvo y abrió los ojos sorprendido. Por esa y muchas razones no era bueno entrar sin avisar.

 

—¡Hyung levántate!

—¡HeeChul ni te atrevas a mandar esa foto a quien sabe quien!

—Siwon Hyung, HeeChul no es lo que piensan.

—¡¡HeeChul!!

 

 

 

La puerta lo sobresalto.

 

—¿YooChun te has bañado otra vez?— JaeJoong apagó el televisor aburrido por no encontrar algo bueno que ver y fijo su vista en el azabache que caminaba hacia él secando con una toalla su cabello –Pero si te bañaste hace menos de una hora.

 

—Digamos que todo es gracias a Junsu.

 

—¿Debo preguntar?

—No.

 

Lo cortante de la respuesta le hizo entender al mayor que lo único que podía hacer era darle espacio a Park para que se sentara junto a él.

 

—Entonces…

—¿Qué es lo que te sucede JaeJoong?

—¿Disculpa?

—Has estado inusualmente extraño. Digo nosotros también extrañamos horriblemente a Yunho y Changmin pero tu… Es como si no estuvieras realmente aquí.

 

—Solo… No es nada— JaeJoong sonrió abiertamente –Ya sabes que yo siempre he sido el que más anda atrás de ustedes viendo que ya hayan comido y que estén bien, y el estar por ahora permanentemente separados me ha afectado un poco, solo tengo que acostumbrarme a esta nueva situación. Es todo.

 

YooChun suspiró.

 

Se levantó de regresó a la habitación, sin embargo logró detenerse sin dejar de darle la espalda al mayor.

 

—Hyung… Si tanto lo extrañas. Una visita sorpresa no les vendría mal.

 

Y así de repente, YooChun simplemente ingresó de nuevo en la habitación. JaeJoong sonrió, si, quizá Park tenía razón. Una visita no le hacía mal a nadie ¿Cierto? Con una sonrisa en los labios y el ánimo renovado JaeJoong se dispuso a sacar su celular y pasarle un mensaje a YunHo.

 

Hasta que claro, las palabras ‘Correo Nuevo: Kim HeeChul’ lo detuvieron.

 

Indeciso todavía decidió primero leer el correo y luego escribirle a YunHo.

 

Abrió el mensaje y la emoción en su rostro se borró, de la sonrisa solo quedó un vago vestigio en sus ojos. Su mano inconscientemente tembló, HeeChul no sabía, pero esa foto que seguramente por llevarle la contraria a YunHo se la había enviado lo estaba lastimando.

 

Desde la sala, sobre aquella alfombra que algún día compartieron los cinco en medio de juegos y risas se encontraban YunHo y ChangMin, el menor de los dos tan solo con un Jean puesto, boca arriba sobre la alfombra con YunHo encima suyo con una toalla apenas cubriéndolo.

 

YunHo miraba con una intensidad casi palpante a Min, logrando que su corazón asustado se agitara.

 

—¡Jae!

 

YooChun salió de repente con el celular en sus manos, la mirada de compasión que le enviaba lo lleno de rabia. No le gustaba, no le gustaba que se preocuparan por él de esa manera por que muy distinto a lo que las Fan pensaran, ser débil, parecer débil, mostrarse débil, no era algo que le agradara demasiado.

 

Arrugó el entrecejo molesto y apretó el celular en sus manos.

 

Se dirigió a su habitación y cerró la puerta con seguro. Escuchó los golpes en la puerta por parte de YooChun, su voz ahogada en la preocupación, pero lo único que alcanzó a hacer fue llevar una mano a su corazón y deslizarse hacia el suelo, recostado en la puerta.

 

—¡Jae, abre! ¡No te encierres! Probablemente solo estaban jugando ¡¡JaeJoong!!

 

FIN CAPITULO UNO

5 comentarios sobre “Si tu me quisieras: Capitulo 1

    Itayuyi Vivar escribió:
    18 septiembre, 2012 en 18:31

    ok, la formación de las parejas me lo advertia, pero la curiosidad me gano y ahora, no me puedo kejar, pero se siente feo XDD

    Me gusta

    Diana escribió:
    25 julio, 2013 en 12:29

    Awwww pobre jae…..

    Me gusta

    *AlaNixLeon* escribió:
    14 noviembre, 2013 en 18:27

    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa tan triste!!!! castren a.. O.O no mejor no😄 asi estamos bien ^^ pero… que feo para el pobre de Jae.
    T.T bastante sufrido… y luego que al raton le salio el tiro por la culata😄

    Me gusta

    laucamp escribió:
    16 junio, 2014 en 9:39

    Chismoso Heechul, primero que investigue bien. Además lastimo mucho a Jae al enviarle esa foto

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    29 julio, 2015 en 10:40

    Holaaaa Jajajaj Ay Chun por esi no andes mandando a hacer cisas malas a Junsu jaja ves se ye acavo ala fiesta y ni empeso siquiera jajaj. Pobre Jae me dio mucha pena verlo asi de trsite y lastimado. Heechul es a veces muy malavado aunque no sea su intencion. Es un inicio algo trsite algo nostalgico y…. No se ando asi porque se me van al Sm pero aun asi Nes Ooooh que curiicidad jajaj

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s