Si tu me quisieras: Capitulo 2

Posted on


Si tu me Quisieras.

 

CAPITULO 2: Quizá fue ChangMin el culpable.

 

 

 

..::.Seis meses antes..::..

 

 

 

Fue quizá la fricción de sus cuerpos.

 

El toque sencillo y leve que es reflejo mismo de la verdadera pasión.

 

Los besos acompasados, el alma descubierta y los ojos vagando de lugar en lugar, los labios rozando cada poro de su piel, el calor abrazador, el sentirse en un mundo único y lejano a todos a pesar de que se encontraron rodeados todo el tiempo.

 

Eran esos escasos minutos de supuesta soledad los que los traían de vuelta a la vida. Era Junsu dejando atrás ese lado infantil y sonriente, era YooChun siendo manejado por completo por el menor. Eran ambos mostrando una faceta desconocida, una faceta que solo ambos intercambiaban.

 

Y era también la ventaja de que JaeJoong entretenía a YunHo y Yunho a Changmin. Habiendo tres en le departamento la preocupación era menos, cualquiera podría distraer a cualquiera y YooChun en medio de esa provechosa oscuridad se sentía completamente libre.

 

—Yoo…Chun…

 

La voz susurrante, sus manos fuertes apretando sus hombros, JunSu era el detonante de la conciencia en Park YooChun.

 

 

 

—¡Hyung!

 

ChangMin no lo suponía, pero sabía que habían veces en las que no debía interrumpir a sus dos Hyung. Sin embargo moría de hambre, así que ignoro la mirada de resignación de Jae y a cambio de eso, abrazó por atrás a YunHo. Extrañamente esa confianza le agradaba.

 

—¿Qué sucede Min?

—¿De que hablaban?

—Nada en especial, solo nos reíamos recordando a las fan más locas de JaeBoo.

—YunHo cállate que tú también has pasado por peores.

 

La risa de YunHo fue verdaderamente refrescante.

 

—Jae Hyung, muero de hambre.

—De acuerdo, te preparo algo rápido ¿Te parece?

—Si.

 

JaeJoong se levantó con una sonrisa en el rostro y vio con algo de circunstancia como ChangMin ahora soltaba a YunHo y se sentaba en el lugar que el antes ocupaba. Conversaban y se reían como hace un minuto él también lo hacia.

 

Fue un extraño presentimiento el que lo recorrió, aun así JaeJoong lo ignoró.

 

 

 

¿Tiene que importarte?

 

La respiración agitada, su cuerpo pegado al otro, sus ojos temblorosos y sus manos incapaces de moverse. Los nervios alterados, pero encima de todo, había algo que le impedía alejarlo, esa mirada oculta tras un rostro que no evidenciaba maldad alguna y no es como si fuera malo de todas formas.

 

No se va a enterar.

 

Le abría la camisa con lentitud, se encontraban en el estudio de grabación, solo los dos, el sentado en la silla que ocasionalmente ocupaban los de sonido y él, el sentado sobre sus piernas con su rostro peligrosamente cerca, tentándolo.

 

De todas formas…

 

Y sabía que estaba a punto de cometer un error, lo comprendió cuando sus manos tomaron el rostro contrario, como intentando comprobar que en realidad aquel sobre sus piernas fuera él y no una ilusión, le asustaba que no fuera real por que eso implicaría que tenía deseos escondidos por aquel muchacho, pero al mismo tiempo temía también que fuera tan real como lo estaba sintiendo.

 

¿Por qué le molestaría?

 

—ChangMin…— Susurró su nombre levemente y el le sonrió en respuesta, esas manos ya hacían contacto con su piel, el menor ya rozaba su nariz con la suya, YunHo ya cerraba los ojos cuando el último susurro por parte de Shim llegó a sus oídos.

 

Ustedes son solo amigos, después de todo.

 

 

—¡¡No, detente!!

 

JaeJoong se levantó asustado, YunHo a su lado respiraba agitado con las manos apretando el sillón. Jae restregó sus ojos y se sentó en la posición adecuada para poder mirar a Jung —¿Qué sucede?— YunHo lucía todavía afectado, se habían sentado en el sofá como costumbre y se habían quedado dormidos arrimados el uno al otro, hasta que claro un movimiento brusco y un grito por parte de YunHo lo despertó —¿Has tenido una pesadilla?

 

—¿Una… Que?

—Me levantaste con tu grito y tus movimientos ¿Qué soñabas?

—ChangMin…— Susurró el otro inconscientemente.

—¿Tenías una pesadilla con ChangMin?

 

—¿Pesadilla?

 

JaeJoong lo veía intrigado como un niño que pasa por la etapa de los ‘Por que’ suspiró y solamente abrazó al mayor con fuerza, dejando que apoyara la cabeza en su pecho sin ningún problema.

 

—Tranquilo Boo, fue solo un sueño.

 

Entonces comenzó a sacudir los cabellos de JaeJoong.

 

—YunHo, ¡Yunho, basta!— JaeJoong hacía el intento, aunque con poca ímpetu en realidad por soltarse –Sabes que no me gusta que me hagas así— Usaba las dos manos, intentaba respirar pero solo percibía el perfume de Jung, y JaeJoong comprendió que con ese simple movimiento volvía a sentirse cómodo —¡¡YunHo!!

 

 

—¡Su!

 

No se había dado cuenta, pero YooChun justo en aquel momento fue particularmente fuerte.

 

—¿Qué sucede?

—YunJae en acción.

 

Susurró Park, JunSu de inmediato miro discretamente hacia el sillón y sonrió levemente al notar la sonrisa perdida de su Hyung, JaeJoong pocas veces sonreía de esa manera y esas limitadas veces, la gran mayoría se las ganaba YunHo. Rozó con una de sus manos las fuertes de Yoochun en modo de agradecimiento, odiaría haberlos interrumpido.

 

Abrazados todavía, ambos retrocedieron de regreso a la habitación.

 

YooChun besó su cabello y se alejó tomando una pequeña libreta de apuntes y con toda la tranquilidad del mundo se sentó sobre la cama, cruzó sus piernas y de la manera más elegante tomo sus lentes y comenzó a inscribir. Junsu lo sabía. La inspiración a Park YooChun le llegaba luego de estar con él.

 

Lo sabía, a riesgo incluso de sonar vanidoso.

 

—¿En que piensas?

—¿Eh?

—No eres precisamente callado, Su.

 

Una pequeña risa se esparció por la habitación y JunSu enseguida tomo asiento junto al mayor.

 

—Solo pensaba en cuanto tiempo le tomara a Jae Hyung confesar sus sentimientos.

—Ese no es el problema real.

—¿No?

 

YooChun ya no lo miraba, ahora escribía mientras con la misma eficacia conversaba con él.

 

—El problema real es ¿Cuánto tiempo le tomara a Jae darse cuenta de lo que siente?

—¿Acaso Jae no…?

—¿No te parece gracioso, Su?— YooChun le sonrió y lo miró, así de fácil, así de simple, Junsu se derrumbó ante esa mirada –JaeJoong todavía cree que eso tan fuerte que siente por YunHo es solo una gran amistad.

 

 

Siwon lo supo desde aquel día en que lo vio.

 

Fue inmediato, no necesito un segundo más. Bastó con verlo una sola vez, durante un mísero segundo.

 

Y supo que Kim HeeChul era un problema andante.

 

Quizá no lo pretendía, quizá no lo hacia apropósito, bueno tal vez si la mayoría del tiempo, pero en general era algo que ya venía con el paquete de amistad del estrambótico Kim HeeChul, ser amigo de HeeChul era saber que de ahí en adelante no había vuelta atrás.

 

Sus sonrisas, sus movimientos, sus platicas, sin querer todo en el se volvía algo enviciante de ver, Siwon pretendía no ser de aquellos que como aquel de MBLAQ juraba haberse cautivado desde un principio, por que simplemente no lo era.

 

—Si… Bueno no creo poder hoy. Pero llámame mañana y quizá tenga tiempo ¿Si?

 

Y ahí estaba otra vez, a HeeChul no le gustaba aquel muchachito de MBLAQ, por supuesto que no, apreciaba su belleza, si. ¿Quién no? Sin embargo no era la persona indicada para Kim, y eso hasta el mismo lo veía. Por esa y muchas otras razones HeeChul no lo aceptaba… Pero tampoco lo rechazaba.

 

—¿Tan bonito soy que no puedes dejar de verme?— Fue gracioso e insinuante a la vez, una sonrisa, el celular apagado para que no lo volvieran a llamar y Siwon tenía a su amigo una vez más solo para él.

—He visto mejores cosas que tu, Cinderella.

—Pobrecito…

 

Con un puchero en su rostro HeeChul se acercó, dándole un presto golpe en la cabeza y haciéndolo abrirse de piernas para poder sentarse entre ellas, justo delante de él, esperando por supuesto por que sus fuertes brazos lo rodearan.

 

—¿Seguimos viendo la película o vamos a ser interrumpidos por el MBLAQ?

—No seas tan celoso, Siwie. Además tiene nombre, no se llama ‘El MBLAQ’

—Me es indiferente. Deberías alejarlo de una buena vez por todas y decirle que no le vas a poder corresponder.

 

HeeChul solo se arrimo contra su pecho y no dijo palabra más. Siwon entendió el mensaje y presionó el botón de Play. Sentados ambos sobre el sillón, Siwon se permitió relajarse una vez más, cerró los ojos y se relajó. Maldita mala costumbre de cuando estaba demasiado cerca de ese Kim y su cuerpo automáticamente se sentía a gusto.

 

 

 

¿Qué gusto particular tenia Mirotic sobre el?

 

Era sencillamente indescriptible, por lo menos para el marcaba un antes y un después. El cambio más notorio del grupo según JaeJoong era él. Primero pensó que su Hyung estaba loco, a leguas se notaba que el de mayor cambio había sido en efecto JaeJoong, sin embargo fuera de lo físico, y entrando a lo personal en aquello que las fan no conocían tan bien.

 

Si, era ChangMin quien más había cambiado.

 

—I Got You~ Under my skin~

 

Y era una pretensión si quiera pensar que no le pasaba nada cuando escuchaba esa canción, desde su I—pod, Changmin con aquellos audífonos blancos, que por alguna razón los prefería de ese color, movía inconscientemente su cuerpo mientras se deslizaba por la cocina preparando un pequeño sándwich y buscando en la nevera un poco de jugo.

 

—Con el primer beso y…

—Que sexy, Min.

 

El cuerpo se le estremeció, incluso en el preciso momento en el que sintió como le sacaban uno de sus audífonos, y por supuesto remató en cuanto sintió la profunda voz de Park Yoochun, cerca, demasiado cerca de su oído.

 

—¡Demonios Hyung! Que no hagas eso.

—No, no. ¿Qué es ese vocabulario Min?— El menor retrocedió, especialmente por que YooChun colocó las manos a un lado de su cuerpo, posándolas sobre el mesón y arrinconándolo entre el borde del mismo mesón y su cuerpo.

 

—¡Chunie!— Changmin suspiró aliviado, el delfín salvador había llegado —¿Tengo que estarte sacando a Changmin de encima todo el tiempo?

—¡¿Cómo que a Changmin de encima?!— Shim no lo podía creer, arrugó el entrecejo molesto mientras Park le regalaba una sonrisa de autosuficiencia —¡Y yo que pensaba que el Delfín Salvador venía por mi rescate!

 

Bien, quizá el apodo que en secreto guardaba en su mente no debió haber aflorado de sus labios, pero fue inevitable, el verse como el victimario lo había molestado en demasía. YooChun sin embargo rió a carcajadas y por supuesto Junsu sonrojado lo miro de mala manera.

 

—¿De… ¡Delfín Salvador?!— YooChun siguió riendo, una carcajada abierta como ninguna –Te pasas, Minnie— Dos segundos después Junsu se marchaba totalmente indignado. No importaba, ya luego hablaría con su Hyung –Bueno ¿En que íbamos?— Y antes de darse cuenta, YooChun lo tenía acorralado de nuevo.

 

¡Demonios! Que debía ser más rápido en sus reflejos.

 

—¡Tú, ven acá!— Repentinamente JunSu apareció jalando por el cuello al mayor –Si esto haces en mi presencia no quiero ni imaginarme lo que harás cuando no estoy.

 

ChangMin sonrió, bebió el jugo en su vaso y suspiró aliviado, si bien sabía que esa manía de YooChun por acosarlo era solo por molestarlo, aún así esa cercanía lo ponía nervioso. Especialmente por el hecho de que pocas veces había tenido a alguien tan cerca.

 

 

Rising Sun sonaba en todo su esplendor.

 

El cuerpo de YunHo se movía esplendorosamente, JaeJoong frente a él, sentado el suelo del límpido salón de entrenamiento observa con cuidado los movimientos de su amigo, una botella con agua a su lado y a pesar de que YunHo desde que comenzó a ensayar sus pasos no lo ha mirado ni una sola vez. Jae se siente parte de ese maravilloso ambiente que es tener a un comprometido YunHo con su trabajo.

 

Sonríe a ratos cuando la máxima falla de Jung es disminuir un poco la intensidad en sus movimientos. Quizá es por que el suele equivocarse con algo de frecuencia, pero a sus ojos YunHo es perfecto en lo que hace. Y lo admira, lo admira, quizá demasiado.

 

—¿Qué te pareció?

 

La gruesa voz de Jung lo saca de sus pensamientos, algo agitado YunHo ahora por fin se digna a mirarlo, registrarlo en el mapa y por fin… Sonreírle.

 

—Igual que siempre… Perfecto.

 

Se levanta con parsimonia y con la toalla blanca en sus manos seca el rostro del mayor mientras Jung se dedica a beber un poco del agua que unos segundos antes le ha pasado, es cierto, la situación podría mal interpretarse, pero es que son solo grandes amigos, los mejores, hay confianza, cariño… Y nada más.

 

JaeJoong decide detener la escenita que en esta ocasión a demorado más de lo necesario y como es su costumbre pasa la toalla por encima de la cabeza de Jung y la deja colgando sobre los hombros del más alto, sin embargo en esta ocasión, sostiene los bordes de la misma, inconsciente de lo cerca que permanecen sus rostros.

 

—Aún me parece increíble que tu forma de relajarte sea bailando.

—Jae…

 

No lo quisiera admitir… Pero los ojos de YunHo desde ese plano se ven iguales que aquella vez cuando filmaron Dangerous Love, y si, el vuelve a verse en los ojos de Jung, pero esta vez no ríe, esta vez ni siquiera se mueve.

 

…Hasta que por supuesto, el celular de YunHo los interrumpe.

 

Se aleja lentamente y mira hacia el suelo, JaeJoong no esta seguro de lo que acaba de pasar, sin embargo prefiere no quedarse a averiguarlo.

 

—Voy… A ver a los demás…

 

YunHo solo asiente, lo ve alejarse y suspira levemente. ¿Qué más puede hacer?

 

—…Dime Chul ¿Qué sucede?

 

 

 

—Hyung te odio.

 

YooChun rió, dejo su vaso con agua sobre la mesa y jaló una de las sillas para poder sentarse.

 

—Ve a disculparte, prometo no entrar a la habitación, te aseguró que en menos de dos horas horas JunSu comienza a quejarse de que quiere contarte algo y no puede por que están ‘peleados’

—Pensándolo bien… Creo que mejor me quedo— Esta fue la ocasión de ChangMin para sonreír –Esa será mi venganza, tendrás a JunSu lloriqueando TODO el tiempo, por TODAS partes.

 

La expresión de YooChun se tensó.

 

—ChangMin… Por favor, ve con él.

 

Con un largo suspiro y con la firme idea de que solo lo hacía por no estar peleado con su Hyung de Wii, Changmin se levantó.

 

—Prometo no molestar en por lo menos… Dos minutos.

 

ChangMin solo rodó los ojos e ingreso con tranquilidad a la habitación donde JunSu aparentemente jugaba con una pelota de Baseball lanzándola constantemente hacia el techo, recostado sobre la cama.

 

—¿Hyung?

 

Automáticamente la pelota cayó al piso y JunSu se mostró sorprendido.

 

—¿Vienes a disculparte?— El rostro de Junsu se tornó serio –Para que lo sepas esta vez no pienso perdonarte tan fácilmente ese insulto fue tan…

—¡Hyung!— Y antes de que pudiera terminar sus palabras y ChangMin ya lo abrazaba con fuerza, escondiendo el rostro en su pecho —¡Yo te quiero mucho, Hyung! ¡¡No me abandones!! Entre el pervertido de tu novio y el YunJae que ignoran a todo el mundo excepto a ellos mismos me voy a quedar solito y desamparado.

 

JunSu suspiró, ¿Como alguien menor a él podía manipularlo de esa manera?

 

—Esta bien, esta bien. Pero ya deja esa pose de niño—inocente—tierno—dulce que no te queda, Min.

—¡Gracias, Hyung!— Por fin ChangMin lo soltó, se sentó a su lado y sacudió un poco de su propio cabello.

 

JunSu le dio un pequeño golpecito en el hombro y Min sonrió. La amistad había vuelto a su punto de inició. Kim volvió a recostarse en la cama, esta vez cerrando los ojos. Sentía la mirada del menor sobre su cuerpo pero aún así prefirió no hablar y esperar por que las dudas de ChangMin lo atacaran.

 

—Ne~ Hyung ¿Cómo sabes cuando te gusta alguien?

 

Junsu sonrió.

 

—ChangMin, esas preguntas se hacen cuando tienes quince años, no ahora.

—¡Hyung!

—¿Qué?— Junsu abrió los ojos, sentándose una vez más para poder ver al menor directamente a los ojos —¿Ahora me dirás que te has enamorado de tu Hyung?

 

Es de uno de mis Hyung, pero no eres tu

 

—Hyung…

—Pues no sabría decirte…— Esta vez la mirada de Junsu se perdió en el techo de la habitación analizando con cuidado sus siguientes palabras –Todos lo experimentan de manera diferente. Algunos se enamoran de un rostro, otros de una actitud, otros más de la monotonía o la diferencia, otros simplemente se enamoran del amor.

 

ChangMin mordió su labio inferior.

 

—¿Y como sabes si ese sentimiento esta mal?

—Ne~ Min ¿Eres gay?

—¡¿Eh?!

 

El cuerpo de Shim se tensó, pero antes de que pudiera si quiera gritarle a su Hyung.

 

Junsu ya lo estaba besando.

 

No era un beso abierto, era un simple roce de sus labios que duró más allá de lo necesario, Changmin no cerró los ojos en momento alguno, con al corazón acelerado y los pensamientos y su razonamiento a mil, a todo lo que daba.

 

Sabia, lo sabía muy bien, tenía que ser sutil y educado, alejar a su Hyung de la manera mas tranquila y pasiva posible. Hablarle con tranquilidad y despacio, no de manera brusca, no de manera asustada, solo alejarse con dignidad y caballerosidad.

 

—¡¿Qué demonios de te pasa Kim Junsu?! ¡¡Aléjate!!

 

Y lo empujó, tan fuerte que Junsu cayó sentado en el piso de la habitación.

 

Adiós, a la calma y tranquilidad.

 

—¡Auch! Minnie con más cuidado a la próxima.

—¡Es que no habrá próxima! Y es que yo lo sabía tanto tiempo junto al degenerado ese de tu novio y ya estas igualito a él.

—Vamos Min, no exageres tanto. Fue solo un beso.

 

—¡¿Solo un beso?!

 

ChangMin se puso dramático.

 

—¡Oh! Que desgracia la mía, mi primer beso fue con un hombre y ahora el segundo también.

—¿No será eso una señal?

—¡Calla Hyung!

—En todo caso ¿Quién te gusta Minnie?

—¿Eh?

 

 

 

 

Entró a la cocina, encerrado en su propio mundo, con la mente en blanco pero todavía envuelto por aquel extraño sentimiento que lo había sobrellevado durante todo el camino de regreso. Y ahí estaba el, envuelto por un sinfín de cuestionamientos que no entendía. Envuelto por dudas y miedos. Cansado de sentirse así.

 

—¿Jae?

 

Levantó la mirada inconsciente y notó con sorpresa la presencia de YooChun.

 

—Chun no te había visto.

—Si, ya me había dado cuenta.

—¿Y los demás?

—En la habitación. ¿Y YunHo?

 

La respuesta de Park fue sencilla, más su pregunta no lo fue, lo podía notar en el tono de su voz.

 

—Se quedó practicando un poco más.

—Ya veo…

 

La incomodidad se hizo presente, JaeJoong sentía como si YooChun supiera algo, que el ignoraba.

 

—Bien, voy a ver a Min, hace rato que no hablo con él como antes.

—Mmh…

 

Tomando aquello como una respuesta, JaeJoong emprendió camino hacia la puerta semi abierta en la habitación del centro. Tomo el pomo de la puerta y antes de abrirla las palabras de JunSu le robaron una sonrisa picara. Vaya secretito se guardaba ChangMin, divertido decidió quedarse a escuchar.

 

—En todo caso, ¿Quién te gusta Minnie?

—¿Eh?

—No te hagas el tonto, no vienes a hacerme tantas preguntas de ese tipo solo por que te entró la curiosidad. Y no te atrevas a intentar engañarme, Shim Changmin.

 

¿Preguntas? ¿Qué preguntas? ¡Rayos! Odio perderme la mitad de la historia

 

—Hyung… No creo que sea lo más adecuado.

—¿Adecuado? Solo dímelo, Min. Es más prometo no decirle a nadie, ni siquiera a Chunie

—Pero…

—Es ¿Jae? ¿HeeChul? ¿Siwon? ¿YunHo?

 

JaeJoong no lo podía ver, ChangMin se encontraba de espaldas a él, pero si lo hubiera podido ver hubiera descubierto en las mejillas del menor de DBSK un particular matiz rosa. Sin embargo JaeJoong si podía ver a Junsu y su expresión bastó para que JaeJoong sintiera su estomago revolverse. Los ojos del otro Kim se habían abierto en extremo, se había incluso levantado de la cama y ahora tapaba su boca, todavía sorprendido.

 

—ChangMin… Te gusta YunHo Hyung.

 

No era una pregunta. Lastimosamente para Jae… Era una afirmación.

 

 

—¿HeeChul como puedes decir tanta tontería junta?

 

Cerró la puerta detrás de él y sonrió ante las ocurrencias de su amigo, le pareció ver de reojo a YooChun en la cocina, así que en modo de saludo solo levantó la mano, entretenido como se encontraba en la conversación decidió avanzar hasta el balcón.

 

—¿Entonces nos vemos mañana Yunnie?

—Si por que no, pero que no sea en la noche, Chul. Ya sabes que no es tan fácil.

De acuerdo, de acuerdo, saldremos como niños buenos ¿Cine te parece?

—Si ¿Y por que tanto interés en verme, mi entrañable amigo?

 

—¿Qué pasa no puede Cinderella querer ver a su príncipe?— YunHo rio divertidamente –Yunnie lo siento, te mentí—

—¿Cuándo?

—En realidad… Necesito verte por que quiero decirte algo.

—¿Qué es?

 

Bueno…— Por un momento le pareció escuchar una tercera voz y sonrió al reconocer la de Siwon –No, Siwie, no es ‘EL MBLAQ’ es Yunnie ¡Y ya no molestes!

—¿El MBLAQ?

 

—Larga historia. ¿Nos vemos mañana entonces?

—Claro que si, Cuídate Cinderella.

—Bye, bye… My Prince.

 

Cerró el teléfono con cuidado y luego de guardarlo en el bolsillo de su pantalón, se arrimó en el borde del balcón. Observó la bonita noche y aprovechó lo alto del piso en el que se encontraban y respiro profundamente.

 

Pensó, pensó mucho en el día de hoy y el de ayer, en los últimos días y los que estaban por venir, pero especialmente pensó en los primeros días. Cuando su sueño se empezaba a cristalizar. Pensó en las letras de todas sus canciones, pensó sobre todo en lo bien que se sentía en esos momentos, en lo feliz y confundido al mismo tiempo.

 

¿Podía de verdad alguien sentirse de esa manera tan ambivalente?

 

El podía.

 

Giró con tranquilidad y observó a JaeJoong platicando con YooChun, aparentemente intentando decirle a Park que se encontraba bien, que no se preocupara, lo observó por un largo rato hasta que sus ojos se encontraron y JaeJoong inevitablemente levantó su mano levemente y le sonrió.

 

¿En que momento había sucedido?

 

Podía, si quería, echarle la culpa a la convivencia, podía incluso echarle la culpa al mismo Jae, por ser tan cercano y haberlo acostumbrado tanto a su presencia, podía pero no quería. Era JaeJoong lo más cercano a un alma gemela que el tenía. Era el y solo el. Su amigo. Su otra mitad que entremezclado entre las demás personas había encontrado.

 

Sin embargo…

 

—¿Ganarme tu?

—¿Quieres ver?

—Cuando quieras, Min. ¡Aquí y ahora!

—Vas a perder, Hyung.

 

JunSu sentó a ChangMin a su lado y sin siquiera pedir permiso cambiaron de canal y encendieron el Wii, después de todo Jae y YooChun no protestaron. YunHo los observó empezar a jugar, observó la manera en que ChangMin fruncía el entrecejo concentrado en el juego. Hasta que repentinamente la mirada de Min se poso en la suya.

 

—¡¡Gol!!

—¿Eh? ¿Qué? ¡Eso no es justo!

—¡¡Acéptalo Minnie soy mejor que tu!!

—¡Eso jamás! Ya verás.

 

Sonrió ante lo visto y al igual que lo hacían JaeJoong y YooChun disfrutó de ver a los dos muchachos gritarse, mandarse manotazos y jugar al mismo tiempo. Era una completa locura, era el líder de uno de los grupos más importantes e influyentes en todo Asia y aún así era tan… Patético.

 

Era culpa de ChangMin, definitivamente era su culpa.

 

Estaba bien en su confusión por JaeJoong, en los abrazos estremecedores, en las miradas largas y profundas, en los gestos amables que lograban entremezclarse con sus deseos por que aquello significara algo más. Estaba bien con su amor callado y bien resguardado hacía su mejor amigo.

 

Hasta que la presencia de Shim ChangMin llegó, repentina y violentamente. Como si de repente brillara antes sus ojos y no pudiera dejar de verlo, fue entonces que sus sonrisas lo capturaron, sus profundas palabras, sus largas pláticas, sus ojos perdidos en algún lugar que ahora YunHo quería encontrar.

 

Y es que era tan patético, debatiéndose entre dos amores no expresados, sufriendo internamente solo él. Intentando descubrir a quien quería de verdad. Le angustiaba seguir confundido, pero le afectaba enormemente el llegar a una respuesta por que sencillamente si era JaeJoong o si era ChangMin… De una manera u otra, por el uno o por el otro, de todas formas…

 

…Los sentimientos de YunHo no podían ser correspondidos.

 

 

FIN CAPITULO DOS

5 comentarios sobre “Si tu me quisieras: Capitulo 2

    Itayuyi Vivar escribió:
    18 septiembre, 2012 en 19:41

    aghh!! esta historia es tan ahghgh!! ke hasta yo me siento frustrada, porke aveces las cosas tienen ke ser tan complikadas, y alguien tiene ke sufrir y no me gusta, ke buena eres escribiendo, de verdad ke me haces meterme en la historia ^^

    Me gusta

    Angelita xD. escribió:
    17 noviembre, 2012 en 22:45

    Jajjajjaaaj yoochun ” q sexi Min” jajajjajaja me mata tu relatos

    Me gusta

    Aurora LEON AVILA escribió:
    14 noviembre, 2013 en 19:06

    aaaaaaaaaaaaaaaaaaa triste y dolorosa realidad T.T
    pobre yunho perdido entre dos amores, el mayor y el menor T.T

    mendigo raton pervertido😄 como que queriendole echar los perros a mi min ¬.¬

    y junsu de O.O es yunho hyung!!!! waaaaaaaaaaa hasta yo me quede asi!!!!

    y luego que Jae no sabe lo que siente y aparte que descubre los sentimientos de Min u.u

    Me gusta

    laucamp escribió:
    16 junio, 2014 en 10:02

    Cada vez más interesante, gracias

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    30 julio, 2015 en 11:37

    Jajaja te pasas Nes awui la cosa se pone tenza con esto del triangulo amoroso y Yoochun de pervertido con Min y el su vez con sus cosas graciossas. Eres grande Nes lo juro me encanta que saques ese lado ocurrente y expontaneo en mis ñinos y sus reaciones. Siwon esta celoso y a que es de Mir jaja . Ay si JunSu se pone Loco nomas por que chunie le da sustitos a Min pero el si puede andar dando Besos a todos no? Delfin POSESIVO.

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s