Se solicita novio: Epilogo

Posted on


 

Se Solicita Novio

Epilogo: Gonna Married.

 

 

 

 

 

No eres mi tipo, YunHo. Demasiado caballero, demasiado educado, demasiado correcto. No me gusta nada de ti

Por lo menos yo, puedo hacer feliz a otras personas aparte de mí.

¿Qué acabas de decir?

¿Qué sucede? ¿Acaso solo tu puedes disque analizar a los demás?

¡Imbécil!

 

 

 

 

 

—¿Te has vuelto loco?

 

Jaejoong susurró bajito.

 

Sintiendo las manos de Yunho paseándose en su espalda desnuda. Abrazándolo suavemente, ambos apenas tapados con la delgada sábana de la cama de él. Mirando el televisor que transmitía una serie cualquiera. Jaejoong cerró los ojos cuando los labios de Yunho se cerraron en su cuello.

 

—Es nuestro momento, Jae. Quiero hacerlo de esa forma.

—Pero no es la forma.

 

Yunho aprovecho que se encontraban sentados para tomar a Jaejoong de la barbilla y hacerlo girar, lo suficiente como para que sus ojos se encontraran y Jaejoong terminara por rendirse.

 

—Por favor Jae…

—Si los muchachos se enteran nos mataran.

 

Justo en ese momento Yunho jugo con el cabello algo alborotado de Jaejoong, pasando sus manos por entre las hebras de su cabello. Y rozando con sus labios los de Kim, logrando que esos suspiros rozaran su rostro y los internara a ambos en un breve momento de seducción.

 

—No tienen por que enterarse hasta que regresemos.

—Se enteraran, unidos son peligrosos.

 

Yunho besó sus labios, en una corta unión que apenas duró lo necesario, por que jugó con esos gruesos labios, mordiéndolos un poco, sabiendo a conciencia que Jaejoong cerraba los ojos y que la respiración de a poco disminuía.

 

—Hazlo por mí.

—Eso es trampa Yunho…

 

—JaeBoo…

—¡Ah, maldición! Está bien.

 

Fue un veloz movimiento. Jaejoong giró sobre el cuerpo de Yunho. Recostándolo sobre la cama y logrando colocarse encima de su cuerpo con demasiada facilidad. Desde abajo Yunho le regaló una amplia sonrisa.

 

Jaejoong solo apoyó las manos sobre la cama, ambas manos a un lado del rostro de Jung. Con sus respiraciones un poco pausadas.

 

—Lo que has hecho se llama trampa, Yunnie.

—Estás a punto de aprovecharte de mi pobre cuerpo a cambio de haber dicho que si, me parece un intercambio justo.

 

Una risa audible, Jaejoong incluso se acercó un poco más a los labios de Yunho solo para poder rozarlos igual que lo hubiera echo su prometido hace un momento.

 

—Maldito tramposo. ¿Ahora te vendes por un ‘Si’?

—Por un ‘Si’ de tus labios.

 

Y antes de que Jaejoong pudiera volver a hablar para reprochar Yunho llevó su mano a la nuca de Jaejoong. Atrayéndolo a él. Uniendo sus bocas una vez más. Sintiendo el cuerpo de Jaejoong moviéndose con lentitud, incitándolo a continuar. A perder los sentidos una vez más.

 

 

 

 

Seamos amigos.

¿Disculpa?

Eso, que seamos amigos, antes de casarnos o siquiera comprometernos creo que mínimo deberíamos llevarnos bien.

Ya en serio… ¿Qué es?

 Eso, quiero que seamos amigos. Por que yo necesito sentir lastima por alguien de vez en cuando, de lo contrario seria una persona demasiado fría.

 

 

 

 

 

—¡Muy bien! ¡¡Entonces a entrenar duro para ganar!!

—¡¡SI!!

 

Junsu levantó su puño y los niños a su alrededor hicieron lo mismo, dando pequeños saltos y gritando con euforia. Finalmente Junsu lo había logrado había instaurado celebrar unas olimpiadas que ya estaban cercanas y que había entusiasmado demasiado a los niños.

 

—¡Entonces! ¡¡Recuerden, lo importante no es ganar, sino…!!

—¡¡NO PERDER ANTE EL EQUIPO DE JUNSU HYUNG!!

—¡Exactamente!

 

A unos metros más allá Changmin hacía su propio escándalo con un grupo de niños que también gritaban emocionados entre risas y saltos. Junsu que alcanzó a escucharlos arrugó al entrecejo viendo fijamente a Shim.

 

—¡¡Oye, Min!! ¡¿Qué clase de tonterías les estás enseñando a los niños?!

—¡No son tonterías, hyung! ¡Y no te metas con mis técnicas de motivación!

 

—¡¿Técnicas de QUÉ?! ¡¡No los hagas gritar esas cosas!!

—¡¡Mis muchachos gritan lo que a mi me da la gana!!

 

Los niños miraban a Junsu y luego a Changmin. Observándolos gritar a una distancia de varios metros mientras sacudían sus manos. Todos divertidos ante el escándalo que se había armado y que nadie entendía.

 

—Y esta es una clara de mostración de que el instinto de competitividad despierta lo peor de las personas.

—Sabias palabras, mí querido Mir.

 

Yoochun sentado en una perezosa junto a Mir, únicamente chocó su botella con la de Mir y él sonrió. Ambos mirando el escándalo protagonizado por Junsu y Changmin que parecían aún muy interesados en continuar gritándose.

 

—¡¡De todas formas les vamos a ganar, como que me llamo Kim Junsu!!

—¡¡Pues ve cambiándote de nombre hyung, por que van a perder de seguro!!

 

 

 

 

Me he estado preguntando… ¿Por qué tú y yo nunca hemos salido en una cita?

¿Perdón?

Eso, salir, tu y yo. Cita. Somos prometidos por si se te ha olvidado. …Como sea, deja todo y sal conmigo.

…Está bien. Hoy iremos a donde Kim JaeJoong desee.

 

 

 

 

Rain abrió su auto y metió el montón de fundas de compras y cajas que tenían. Boa rápidamente hizo lo mismo también visiblemente cansada luego del arduo día comprando uniformes, balones, y demás implementos para la dichosa olimpiada.

 

—De acuerdo armara esto ha sido más difícil de lo que parece.

—Pero estamos juntos, eso debe contar. ¿No?

 

Rain sonrió, viendo como Boa solo rodaba los ojos ante sus palabras. Arrimándose en el auto con una mano en su frente. Cerrando los ojos, venciéndose un poco ante el cansancio.

 

—Que asquerosa primera cita.

—Oh, vamos ha sido divertida. Además los niños se pondrán felices con todo lo que compramos.

 

Boa solo abrió los ojos, aún sorprendiéndose por lo comprensivo que podía llegar a ser Rain. Sonrió brevemente y él se acercó un poco. Si bien pudo alejarse no lo hizo por que cuando Rain depositó un corto beso en sus labios.

 

Ella solo sintió que todo el esfuerzo valía la pena. Por que él estaba a su lado y el peso compartido era menos.

 

—¿Seguimos? Aún falta comprar la comida para ese día.

—Claro.

 

Cuando Rain estiró su mano y ella entrelazó sus dedos con cuidado. Sintió una maravillosa sensación en el pecho. Caminar de la mano con él. Había reavivado sus ganas de continuar un rato más.

 

 

 

 

¿No piensas sentarte?

No, dile a Rain que debo irme.

¿Qué pasa arruine su encuentro furtivo? ¿Eres un estudiante suyo, cierto?

No te hagas ideas raras, Rain es solamente mi profesor.

Tranquilo por mi no hay problema. Mi tío puede hacer lo que se le venga en gana. …Niño mimado.

…Perdedor.

 

 

 

 

—La próxima semana tengo la filmación para una gaseosa, se supone que debo improvisar. ¿Cómo hago eso?

—Tranquilo, Su. Yo te ayudo más tarde.

—¿En serio Mir? ¡Eres el mejor!

 

Dentro del comedor la mayoría de los niños conversaban y jugaban un poco mientras los demás se dedicaban a conversar con relativa tranquilidad habiendo pasado el tenso momento MinSu todo parecía un poco más tranquilo.

 

—¿Es cierto que vas a escribir otro libro Yoochun?

—¿Cómo te enteraste?

—Vivimos juntos, ¿cómo pretendes que no me entere?

 

La sonrisa de Yoochun fue evidente pero para ese momento Changmin se encontraba más interesado en devorar su deliciosa comida que en prestar atención a lo que el mayor le diría.

 

Prontamente Heechul soltó un pequeño suspiró, apoyándose discretamente en el hombro de Siwon mientras los veía a todos desde las escaleras almorzar con tranquilidad. Siwon únicamente llevó una mano a su rostro. Acariciando su mejilla con suavidad.

 

—¿No te parece extraño que Yunho y Jaejoong no hayan llegado a almorzar?

—En realidad esos dos últimamente andan muy extraños.

—Desde que se comprometieron… Otra vez, andan así.

 

Heechul sonrió ante el tono que usó Siwon al pronunciar el ‘otra vez’ pero aún así dejó que un pequeño suspiro saliera de sus labios.

 

—Están planeando algo, lo sé.

—Heechul no seas tan perspicaz.

—¡Es verdad! Algo se traen entre manos. Conozco a Yunnie a la perfección.

 

Siwon solo sonrió, observando aún la pelea que se había armado en el comedor por que uno de los niños le había robado a Changmin un muslo de pollo. Y por supuesto el niño corría alrededor de la mesa siendo perseguido por el mayor.

 

—¡Devuélveme mi pollo, mocoso malcriado!

—¡Tú ya estás muy grande! Déjales comida a los hambrientos.

 

—¡Agh, verás que cuando te atrape te voy a encerrar en el calabozo de castigo!

—Changmin no tenemos un calabozo de castigos…

—¡Cállate Yoochun!

 

Todos rieron ampliamente y Siwon vio desde su lugar junto a Heechul como aparentemente Changmin se detenía, arreglaba su ropa y fingía madurez.

 

—Está bien, puedes quedarte con la última presa. Soy un adulto, no me voy a poner a tu altura solo por un poco de comida.

—¡Si, la última presa es mía!

—¡¡Maldición por lo menos no me lo restriegues en la cara, ven acá!!

 

Y la persecución se volvió a reanudar. Contrario a detenerlo. Yoochun únicamente se dedicó a hacerle barra a Changmin. Igual que los otros niños que le hacían barra en cambio al pequeño que era perseguido por Shim.

 

Junsu y Mir en cambio parecían envueltos en un mundo aparte. Conversando entre susurros sobre cualquier cosa. Heechul suspiró y Siwon regresó su atención a él. Regalándole una corta sonrisa y tomando su mano levemente.

 

—¿Eres feliz?

—…Mucho.

 

 

 

 

 

Escucha JaeJoong…

JaeBoo.

¿Disculpa?

Dime JaeBoo… No hay problema. Pero solo tú y por favor que tu incestuoso primo no se entere.

 

 

 

 

Leah bebió un poco de té.

 

Heyon miró la televisión en ese momento y suspiró. —¿Leah, has pensado lo mismo que yo, verdad?

—¿Te refieres a nuestros hijos?

 

Un leve asentimiento por parte de Heyon fue lo único que recibió como respuesta.

 

—Pues a este paso en realidad ya empiezo a pensar que no se casaran nunca.

—Por lo menos están juntos. ¿Es tan necesario que se casen?

—Supongo que no…

 

Suspiraron al unísono. Bajando un poco la mirada y con un aura de depresión al no lograr todavía que se casen. Las cosas entre Yunho y Jaejoong andaban perfectamente incluso por Heechul lograron enterarse de que Yunho le había entregado un anillo a Jaejoong.

 

Pero de boda, hasta el momento… No había ni siquiera un rumor.

 

—Habrá que resignarse Leah.

—Eso es lo que estoy haciendo Heyon.

 

—Entonces… ¿Podemos tomar algo más fuerte que solo te?

—Creo que tengo al de whisky en el bar.

—Eso sería perfecto.

 

Ambas mujeres se levantaron del salón, pensando desilusionadas que encerrarlos nuevamente no haría que decidieran casarse… Aunque tal vez pudieran intentarlo. ¡No! Eso ya no funcionaría. Solo tocaba embriagarse un poco y mucha resignación.

 

…Ese par, nunca se casaría.

 

 

 

 

Mir… ¿Yo te importo mucho?

Por supuesto que si, tonto. ¿Desde hace cuanto nos conocemos que eres incapaz de ver lo mucho que me importas? Eres mi mejor amigo después de todo.

 

 

 

 

 

—Entonces, por mí… ¡Bebe mucha gaseosa!

 

Junsu estiró la botella y colocó la sonrisa más dulce en su repertorio que encontró, Mir sonrió ante la improvisación de Junsu y Changmin solo rodó los ojos levantándose de su asiento junto a Yoochun.

 

—Puaj, hyung… Tu que dices eso frente a una cámara y yo que dejo de beber esa gaseosa. Además estas manipulando masas eso no está bien.

—Entonces ¿Qué? ¿Acaso tú tienes una mejor idea?

 

Changmin se cruzó de brazos con una una sonrisa en los labios.

 

—Por supuesto que tengo una mejor idea, tú solo repite después de mí.

 

Junsu en un primer instante desconfió, pero finalmente cuando Changmin le habló en el oído, tan solo decidió seguir sus instrucciones. Tomó la botella y la levantó, con una sonrisa en los labios.

 

—La mejor gaseosa del momento, por su incomparable sabor. Y por supuesto por todo lo que destapa en mí.

 

Fue automático, Yoochun soltó una sonora carcajada, mientras Changmin solo giraba disimuladamente tapando su rostro ante la evidente risa.

 

—¡Changmin!

 

Mir se levantó de su asiento, dándole un pequeño empujo a Shim, y susurrándolo a Junsu que no volviera a repetir aquello.

 

—Oh, Dios. Eso fue tan en doble sentido que definitivamente hizo que me enamorara de ti un poco más.

 

Yoochun abrazó por la espalda a Changmin quien todavía sonreía y se dejaba abrazar por el mayor quien lo balanceaba un poco. Mientras Junsu arrugaba el entrecejo molesto por lo fácil que había caído en la trampa del menor.

 

—¡Ey, chicos! ¡El YunJae se ha dado a la fuga!

 

Heechul llegó corriendo, con Siwon siguiéndole el paso. Ambos muy agitados y llamando la atención de los cuatro muchachos que permanecían estupefactos ante el inesperado grito por parte del mayor.

 

—¿De que hablas, Chul?

—Leah me llamó, Yunho fue a recoger a Jaejoong. Los dos actuaban muy extraño y al parecer Jaejoong sacó a escondidas una maleta.

 

—¡¿Nos piensan abandonar?!

 

Y fue instantáneo, todos salieron rápidamente del pequeño salón. Siguiendo a Heechul y Siwon quienes seguramente sabían hacía donde debían ir.

 

 

 

 

 

Chocolate para ti.

¿Cómo supiste que me gusta el chocolate?

Lo supuse. Tienes esa aura.

¿Aura de chocolate?

…Algo así.

 

 

 

 

—Se que desde el principio esto era una mala idea. ¡¿Pero por que estamos corriendo?!

 

JaeJoong intentaba que la respiración circulara normalmente por sus pulmones, pero era algo difícil de lograr cuando Yunho jalaba de su muñeca, ambos corriendo por el aeropuerto como si estuvieran siendo perseguidos por alguien.

 

—Tú solo corre Jaejoong, que tengo un mal presentimiento.

—Pero es tonto, los muchachos no saben que…

—¡¡Ahí están!!

 

El grito al unísono de sus amigos, ninguno de los dos necesito girar para saber de quien se trataba, al contrario, incluso Jaejoong apresuro el paso. Con Yunho corriendo a mayor velocidad, sabiendo a conciencia de que esta vez si eran perseguidos por ‘alguien’.

 

—¡¡Corran que se están alejando!!

—¡Que él mas ágil se les lance encima! ¡Lancen a Junsu!

 

—¡Oigan!

—¡No, Junsu no sirve! Su trasero todavía no es tan grande como para desafiar la gravedad.

—¡Maldición Changmin deja de hablar de mi trasero!

 

Jaejoong rió ante los gritos de sus amigos, lo cual pareció ser un inconveniente al momento de continuar corriendo. Pronto Yunho empezó a sentir que Jaejoong se estaba deteniendo cada vez más y su risa empezaba a ser más fuerte.

 

—Bata, Yunho… Es inútil… Ya están aquí.

—Pero… ¿Y si los noqueamos y huimos?

 

El mayor miró fijamente a Yunho, quien parecía decir su idea en serio, pero Jaejoong solo negó, girando un poco ante la inevitable llegada de sus amigos.

 

—¡¿A dónde se iban sin nosotros?!

—¡Son unos desconsiderados! Mira que desaparecerse de la nada.

 

Pronto estuvieron rodeados por los seis muchachos que no paraban de recriminarles el echo de haber querido desaparecer. Jaejoong solo sonreía pidiéndoles que se calmaran y Yunho, abrazado a Jaejoong únicamente suspiró.

 

—…Y ahí se fue nuestro maravilloso viaje romántico.

 

 

 

 

Es que… ¿Te parece que soy horrendo?

Por supuesto que no, señor.

Entonces soy apuesto… ¡Por lo mismo! ¡¿Por qué entonces se la vive ignorándome?!

Tal vez es un idiota, señor.

¡Exacto! Jung YunHo es un completo idiota. ¡Oye! No te permito que te refieras así a mi prometido. Solo yo le puedo decir idiota.

 

 

 

 

 

—Son unos desconsiderados, mira que querer marcharse a escondidas para casarse sin que nadie se enterara. Siendo nosotros sus amigos más cercanos.

 

La situación era la siguiente. Los ocho sentados en un pequeño bloque dentro del aeropuerto, bebiendo un poco de agua mientras esperaban el siguiente avión, que los llevaría a todos fuera del país.

 

—¿Nosotros somos los desconsiderados? ¡Ustedes ni siquiera deberían estar aquí!

—¡Yunho hyung! ¡¿Por qué nos excluyes de tu viaje?!

—Por que será que era un viaje solo para Jaejoong y para mí.

 

Jaejoong respiró profundo y suspiró, mirando como Yunho parecía pelear con Yoochun y Changmin sobre quien era peor. Miró la hora en su reloj y supuso que ponerse a pelear a estas alturas era incluso hasta inútil.

 

—¡Pero se supone que ahora todos somos amigos! ¡Si se iban a casar al menos debieron decírnoslo!

—Conténtense con que hayamos retrasado nuestro vuelo por el siguiente. Además están aquí por que les tocó no por que los quiera aquí.

 

—¡Yunho estas siendo cruel!

—¡Esa es la intención!

 

Mir rió un poco al ver como Junsu se había unido a la pelea, sintiendo un poco de pena por el rostro de frustración que Jaejoong tenía en estos momentos, de pronto notando que habían decidido todos viajar con Yunho y Jaejoong.

 

Accediendo a ir sin maletas y comprar lo necesario por allá, sin contar con que siempre podían pedirle ropa prestadas a los mayores. Mir de pronto recordó algo muy importante, pero fue Heechul quien se les adelantó a preguntar.

 

—Oigan… ¿Y que pasara con Boa y Rain?

 

Todos guardaron silencio. Pero el llamado para el siguiente vuelo llegó en el momento oportuno, y con documentos en manos todos optaron por silenciar a su conciencia y mejor abordar de inmediato el avión.

 

 

 

 

¿Por qué cada vez que paso más tiempo junto a ti descubro algo peor?

¿Y por que quieres encontrar algo bueno en mí? No soy una buena persona, ChangMin.

Tienes que conducir todavía, así que ya para, con un trago basta.

En realidad no es necesario, mi departamento está cerca puedo llegar caminando.

¡¿Qué?! ¿Y yo?

 

 

 

 

—¡Los voy a matar!

 

Boa gritó. Rain solo tapó su oído derecho.

 

La mujer se encontraba atareada entre controlar a los niños, la comida, las preparaciones de la olimpiada y siendo ya horas de la tarde. Ninguno de los ocho integrantes de Rainbow Hope daba todavía señales de vida.

 

Rain únicamente la vio terminar la comida con la mayor velocidad que podía mientras él se encargaba de ayudarla a poner la mesa en su lugar. Los niños esperaba, se encontraban lavando sus manos antes de venir a comer.

 

Boa estaba muy estresada en realidad.

 

—Pero es que apenas los vea, te lo aseguro. El 2012 les va a parecer un desglose del paraíso. ¡Desconsiderados!

 

Por un momento, dejó los cubiertos sobre la mesa. Solo para poder abrazarla y que su ánimo menguara un poco al menos. Ella pareció relajarse un poco, Rain únicamente besó su frente y permaneció un rato más así.

 

—Tranquila, ellos de seguro están atendiendo un asunto muy importante.

 

 

 

 

 

Eres un niño mimado hijito de papi que no sabe nada de la vida.

Bastardo insensible y patético.

Apuesto que ni siquiera tus padres se acuerdan de ti.

Apuesto a que los tuyos se avergüenzan de ti.

Eres un pervertido.

Y yo acabo de descubrir que tu no estás tan lejos de ser igual que yo.

 

 

 

 

 

—¡Amo la playa!

—¿No te recuerda a Hawai?

 

Junsu y Mir corrían por la playa, con la arena en los pies descalzos y el agua mojando un poco su pantalón. Con el sol de la tarde iluminando todo a su alrededor con sus sonrisas de libertad por un día inundando el lugar.

 

—Oh, sol, playa, arena… ¿No es como muy sexy?

—A ti todo te parece sexy, Yoochun.

 

Changmin dejó que Yoochun lo abrazara por la espalda, pasando los brazos por su cintura y hablando demasiado cerca de su oído, como una clara invitación a huir de todos ellos y cuando deposito un beso en su cuello supo que era eso lo que quería.

 

—Wow… ¿Has probado cangrejos así, Siwon?

—No, compremos algunos.

 

A Heechul le brillaron los ojos en cuanto vio al moreno hombre vendiendo aquellos mariscos y aún más cuando Siwon estiró un billete para que les sirviera algunos en unos platos solo para ellos.

 

Yunho junto a Jaejoong, parado sobre una pequeña roca, desde podía ver a sus ocho amigos andar de un lugar para otro solo suspiró.

 

—Si, esto es tan romántico.— El sarcasmo en su voz hizo sonreír a Jaejoong que subiendo las gafas a su cabeza únicamente se apoyó un poco en el hombro de Jung. –Me siento como un padre en vacaciones cuidando a sus hijos; Nunca disfruta en realidad.

 

—Oh, no seas cruel, Yunnie. Los chicos solo querían ser parte de este momento.

—Un momento YunJae solo incluye a dos personas a ti y a mí.

 

Jaejoong sonrió viendo como Mir y Junsu se metían entre las olas para poder divertirse un poco. Y Yoochun parecía querer convencer de algo a Changmin, mientras que Siwon y Heechul reían comiendo algún plato típico del lugar.

 

—Todavía estamos a tiempo de irnos a otro país, Jae.

—Ya me subí a un avión Yunho. No lo haré de nuevo. Además no vamos a abandonar a los muchachos.

 

—Pero…

—No, Yunho.

 

Jung solo suspiró. Sentándose un momento, mientras Jaejoong tomaba su mano y la apretaba con fuerza. Con el sol sobre ellos y la pequeña paz respirándose en el ambiente. Finalmente todo no era tan malo como parecía.

 

 

 

 

¿Saben cuál es el problema con las bodas?

¡Que están pasadas de moda!

¡Exacto!

Mira Hyung no es importante casarse o no. Lo importante en mi opinión es estar con alguien que sepa cocinar muy bien. Eso es importante.

No sé por que pensé que Min diría algo profundo.

 

 

 

 

—¡Tía Heyon tranquilízate! Podrás ver la boda en vivo y en directo a través de mi celular. Dile a Leah que también deje de gritar. Es más es una suerte que los hayamos alcanzado. ¡Se querían casar en secreto! ¿Puedes creer?

 

Jaejoong miró a Yunho. —¿Por qué estoy empezando a creer que Heechul en realidad no está mejorando la situación?

—Fue tu culpa te dije que siguiéramos huyendo, de otra forma nuestros padres se hubieran enterado cuando ya llegáramos casados.

 

Kim miró indignado al menor y le dio un pequeño golpe en el hombre mientras Yunho solo reía ante el gesto por parte de él. Los demás se encontraban conversando o peleando de un lado a otro.

 

Yunho miró el discreto lugar donde llegaría el ministro que haría oficial su matrimonio y suspiró. Era todo tan extraño, empezando por que hasta hace poco en realidad casarse se veía algo tan lejano.

 

Conocía a su madre, conocía a la madre de Jaejoong. La razón principal por la que había querido hacer todo en secreto es por que de haberse quedado ahí seguramente su boda terminaría en un evento fastuoso donde terminarían rodeados de gente y su momento a solas sería casi nulo.

 

—Ya está todo listo.

 

La voz suave de Jaejoong, tomando su mano. Fue el tope de todo. Los nervios llegaron hasta él. Una sonrisa en sus labios y caminó a su lado hasta el hombre que los esperaba, con libro en mano y una pequeña sonrisa en los labios.

 

—¿Listos?

 

Él asintió. Respirando profundo escuchando las palabras iniciales del hombro. Miró a Jaejoong de reojo y él lucía tan tranquilo, que solo apretó su mano un poco más. Extrañamente el resto de muchachos permanecían callados.

 

Heechul mantenía su celular un poco en alto, mostrando en video la boda a sus familias. Podía incluso escuchar los suaves comentarios de su madre con Leah, pero el resto, tan solo permanecía callado.

 

Sinceramente fue la primera vez que Yunho los sintió tan serios y callados. Pensó en casarse una vez a la semana. Divagando en sus pensamientos, no sintió la mirada de Jaejoong ni tampoco su sonrisa mientras escuchaban al hombre frente a ellos.

 

—El paso que están dando es importante. Hay muchas personas casándose, muchas más allá afuera que pronto creerán que han hecho lo incorrecto y querrán disolver este vínculo hermoso. Pero no importa que cada día seamos menos, casarse y permanecer enamorados no es difícil, creer en el ‘Hasta que la muerte nos separe’ tampoco es imposible.

 

Lo sintió brevemente, Yunho apretó su mano con más fuerza en ese momento. En el silencio del lugar escuchó la voz de Junsu en susurros, seguramente hablándole a Mir en el oído. Aunque no alcanzó a escuchar lo que dijeron.

 

—No importa si somos menos los que decidimos permanecer casados por amor. Por que una minoría puede hacer la diferencia. Hoy cuando el amor está tan devaluado solo podemos esperar y mantener la esperanza de que algún día abramos los ojos y nos encontremos con un día mejor.

 

Yoochun estiró su mano hacía donde la de Changmin se encontraba, entrelazó sus dedos y cuando el menor lo miró, él solo le regaló una pequeña sonrisa. No hubieron palabras de por medio Changmin únicamente reforzó el agarre y respiró profundo.

 

—Así que con el poder que se me confiere y en base al artículo…

 

Un sollozo sonoro llamó la atención de todos. Giraron de un lado a otro hasta que vieron a Heechul mirando su celular y susurrando un suave. ‘Tranquila, tía’ El hombre carraspeó un poco y retomó la palabra.

 

—Como decía, según el artículo…

 

Otro sollozo y en esta ocasión Heechul habló con la madre de Jaejoong pidiéndoles que guardaran silencio, y por supuesto optando también por pedirles a los hombres que mantuvieran a sus esposas en silencio. Yoochun desde su lugar solo sonrió.

 

—En fin, según el artículo…— Otro sollozo y el hombre miró fijamente al celular. –Señoras, ¿les duele mucho el artículo?

 

Changmin escondió su rostro en el hombro de Yoochun, solamente para poder ocultar un poco su risa. Yunho rodó los ojos y con un gesto en su mano, le pidió al hombre que continuara hablando.

 

Siwon pasó un brazo por los hombros de Heechul. Uniendo sus cuerpos un poco más. El pequeño acto terminaba y Heechul parecía respirar ya un poco más calmado. Mientras que Junsu y Mir miraban atentos lo que sucedía. Mir un poco arrimado en Junsu.

 

—Entonces firmen aquí.— Jaejoong se acercó y al igual que Yunho firmó. Con una breve mirada antes de que los testigos hicieran lo mismo. –Es todo, por el poder que se me concede, y ante los ojos del hombre y la ley. Quedan oficialmente casados.

 

Fue inmediato. Los muchachos desde sus asientos rompieron su voto de silencio y se levantaron entre aplausos y pequeños gritos. Yunho agarró por la camisa a Jaejoong, acercándolo a su boca, uniendo sus labios con una sonrisa notoria plasmada en medio del beso.

 

—¡Por fin! ¡Ya era hora!

—¡Dios! ¡Creí que moriría virgen antes de verlos casados!

 

—¿Por donde eres virgen Yoochun que yo recién me entero?

—¡Tú cállate Changmin!

 

Oh, si. Sus amigos igual de ubicados que siempre. Yunho abrazó a Jaejoong con fuerza y ambos giraron para mirar a sus amigos que todavía seguían entre sus vitoreas y aplausos. Si, era un buen día para ambos. El mejor de todos.

 

 

 

 

 

La música dentro de aquella habitación de hotel estaba a todo lo que daba. Muy probablemente los echarían. Yunho ya había pensado en esa opción, por eso había dejado que Siwon pusiera a su nombre las habitaciones.

 

Pero especialmente había accedido a que los muchachos festejaran en una habitación que en algún bar o discoteca primeramente para que bebieran todo lo que quisieran sin moderarse por que estaban en un lugar público, y por que prefería dejarlos en un lugar seguro cuando se fuera con Jaejoong.

 

—¿Esto como que se está saliendo de control, no crees?

—¿En serio Jaejoong? Si no me lo decía no me daba cuenta.

 

Jaejoong solo lo empujó levemente. Ambos solo tenían un poco de licor encima, en comparación claro con el resto de los muchachos que eran quienes protagonizaban el escándalo de esa noche.

 

Por que mientras Junsu le devoraba la boca a Mir en uno de los sillones, sin el menos pudor o vergüenza. Aún así era evidente que ambos estaban más allá que acá. Lo que era cuestionable en ese momento era como esos dos lograban respirar si nunca se separaban.

 

—¡Changmin sin camisa es sexy!

—¡Lo soy! ¡Lo soy!

 

Y era obvio. Yoochun tenía en sus manos la camisa de Changmin mientras la agitaba en el viento con fuerza. Ambos saltando en los sillones con botellas en mano y bebiendo cada que no salía alguna estrofa en la canción que les gustara. Aunque bueno Getting over you, no es que tuviera mucha letra.

 

En el balcón. Heechul frente a Siwon solo hablaba un poco de incoherencias. Riendo constantemente y apoyándose en el pecho de Choi cada que la risa era demasiado. En realidad, Yunho hace mucho que dudaba que esos dos se estuvieran riendo por lo mismo.

 

Lo único bueno es que Siwon sostenía a Heechul con fuerza de la cintura y lo pegaba con fuerza a su cuerpo, tal vez por instinto, pero eso solo volvía un poco menos peligroso que estuvieran tan cerca del balcón. Aunque bueno el viento no ayudaba demasiado.

 

—Siwon creo que no estoy bien. He bebido demasiado.

—Si, creo que le estamos cogiendo un indebido gusto al licor.

 

Heechul volvió a reír ante las palabras de Choi e inexplicablemente, Siwon también comenzó a reír, hasta que Yoochun y Changmin llegaron junto a ellos. El menor señalándolos con fuerza.

 

—¡Oigan! ¡No hablen mal del licor! Que gracias a él, Yoochun y yo tuvimos sexo loco y desenfrenado.

—Maldición Changmin al menos di que gracias al licor nos acostamos y descubrimos que estábamos enamorados.

 

Changmin rió en cuanto Yoochun se apoyó en él, bebiendo un poco de vodka. Y lo miró con una ceja levantada.

 

—Eso no fue lo que paso. Tuvimos sexo loco y desenfrenado y luego de eso empezamos a sentir otras cosas. Es diferente.

—No lo es.

 

Yunho respiró hondamente, estirando su mano esperando que Jaejoong la tomara también.

 

—¿Vamos por nuestra luna de miel?

—¿Reservaste otra habitación?

—¡Por supuesto! ¿Qué esperabas?

 

Jaejoong dejó la botella en la mesa, y miró discretamente a los demás. Y con todo el cuidado y silencio que pudieron para que los otros no notaran su ausencia abandonaron la habitación. Entre pequeñas risas y caricias que se constituían en Jaejoong empezando a meter las manos bajo la camisa de Yunho.

 

 

 

 

Esta salida fue frustrante, extraña y conflictiva, pero… Divertida. Me gustó.

¿La repetimos?

¡No!

 

 

 

 

Yunho apenas tuvo oportunidad de cerrar la puerta como pudo.

 

Por que inmediatamente se ocupó en levantar la camisa de Jaejoong mientras caminaban a tropezones por la habitación. Con las manos de Jaejoong moviéndose hábilmente y él acariciando con sensualidad el estómago de Kim.

 

En cuanto cayó sentado en la cama y los labios de Jaejoong y los de él parecía no querer separarse en ningún momento. Solo se vio capaz de impulsarse levemente para retroceder y que Jaejoong subiera a la cama justo gateando sobre él. Ambos al mismo tiempo.

 

El sonido de su cinturón siendo desabrochado lo hizo gemir dentro del beso. Jaejoong se separó un poco con una divertida sonrisa en los labios mientras parecía más entretenido en desabotonar la camisa de Jung.

 

Justo cuando las manos de Jaejoong se posaron sobre su pecho y un pequeño jadeó se escapó una vez más de su boca, la puerta comenzó a sonar extrañamente, marcando los dígitos de la clave y permitiéndoles el ingreso a sus ‘queridos’ amigos.

 

—¡¿Qué demonios hacen aquí?!

 

Finalmente Jaejoong explotó con los ojos abiertos y mirando molesto a los ocho muchachos que trastabillaban y se empujaban de un lado a otro enfrascados entre risas y comentarios fuera de lugar.

 

—Oh, vamos hyung… ¡Tú y Yunho tienen para hacerlo toda la vida! Ahora solo disfrutemos embriagándonos hasta más no poder que es un día especial.

—¡Un día que me gustaría recordar! ¡¡Ahora largo!!

 

—¿Por qué piensas que en verdad lo haremos?

 

Yoochun rió ante las palabras de Junsu y levantó su mano para chocarla con la de Kim que de inmediato lo hizo y rió al notar que Siwon caía sentado en el piso en medio de una risa.

 

Yunho en ese instante solo suspiró. Dejando caer su cuerpo por completo sobre la cama.

 

—Bebe hyung.

 

Changmin estiró una botella hacía Jaejoong, él solo entrecerró los ojos y terminó por quitarle la botella de las manos para llevarla directamente a su boca.

 

—Linda luna de miel…

 

Lastimosamente el susurro de Yunho fue casi ineludible.

 

 

 

 

¿Estuvo buena la fiesta?

¿Por qué la pregunta?

Por esa sonrisa de estúpido que tienes en el rostro, JaeJoong. ¿Entonces?

En realidad fue un desastre tras otro, pero… Me gusto el final de mi noche.

¿Y cómo fue tu final?

Dulce.

Querrás decir, cursi.

 

 

 

 

Yunho parpadeó inseguro.

 

La luz llegó hasta sus ojos. El olor a licor en el ambiente. Y apenas se movió todo el lugar le dio vueltas. Sonrió tontamente, era curioso que a pesar de pasar del medio día aún se sintiera un poco ebrio.

 

Miró sobre la cama y abrazado a él estaba Jaejoong con el rostro pegado a su hombro mientras Junsu dormía como podía acomodado en el mueble junto a Mir. Yoochun y Changmin sentados arrimados en una de las paredes.

 

Mientras que Siwon y Heechul dormían arrimados en los pies de su cama. Suspiró brevemente, a pesar de todo dudaba estar en el mismo estado que el resto. Se levantó con cuidado, su celular cayó al suelo y de inmediato algunos se levantaron.

 

—¡¡Shh!! Hyung no hagas ruido.

—Que todavía es ayer, maldición. ¡Cállense!

 

Yunho solo sacudió un poco la pierna de Jaejoong, intentando guardar un poco de silencio. El cabello de Jaejoong se movió un poco. Él restregó su rostro un poco con la almohada. Y Yunho sonrió antes de que aquellos ojos lo vieran.

 

—¿Yunho?

 

Llevó una mano a su boca, pidiéndole que guardara silencio. E inmediatamente él asintió. Movió su mano un poco. Jaejoong bajó de la cama. Colocándose como podía los zapatos y saliendo de la habitación junto a Yunho.

 

 

 

¿Quieres que salgamos a desayunar juntos?

¿Solo los dos?

De acuerdo. Solos tú y yo. ¿Bien?

¿En serio?

Si.

…Gracias.

 

 

 

 

Luego de la refrescante ducha, luego de poder haberse cambiado de ropa. Y con el sol de la tarde que provoca un efusivo calor. Finalmente Yunho se colocó las gafas y caminó junto a Jaejoong hacía una de las mesas.

 

—Esto es genial. Un momento de paz.

 

Asintió ante las palabras de Kim, miró la carta y respiró el delicioso aroma que aquel restaurante despedía. La playa estaba cerca. Lo suficiente como para que el sonido de las olas golpear en la playa fuera audible.

 

—Es lo que necesitábamos, tiempo a solas.

 

Jaejoong estiró su mano sobre la mesa. Yunho no dudó en colocar la suya sobre la de él. Mirando hacía la playa y lo cómodo que era poder salir un momento sin problemas. Jaejoong de pronto apretó su mano y él tuvo que levantar la mirada.

 

—…Te amo, Yunho.

 

Él sonrió, por que escucharlo decir aquello era realmente cálido.

 

—Yo también te amo, Jae.

 

Y cuando él le sonrió en respuesta. Yunho pensó que a pesar de todo, de todas las locuras e inconvenientes. De a poco todo empezaba a tomar forma. Y si Jaejoong estaba junto a él, en ese momento nada más importaba.

 

En eso se resumía su amor.

 

 

 

 

La verdad es que yo creo que pedir perdón a estas alturas es incluso hasta ridículo, pero si quieres escucharlo yo…

Tú mismo lo acabas de decir, a estas alturas ya es inútil.

Empecemos desde cero entonces. Mucho gusto soy Choi Siwon el mejor amigo de tu primo, YunHo. Él me ha hablado mucho de ti.

Igualmente, soy Kim HeeChul y mi primo también me ha hablado mucho de ti.

 

 

 

 

 

—…Quiero morir.

 

Changmin ajustó las gafas a su rostro y arrugó el entrecejo. Fastidiado con el ruido del aeropuerto. Y pensando seriamente en la posibilidad de dejar el licor de lado. A su lado Yoochun solo gruño con enojo.

 

—No quiero subir al avión, va a sonar horrible.

 

Junsu se quejó suavemente, apoyándose en el hombro de Mir que más bien parecía muerto en vida. Siwon en cambio solo abrazaba a Heechul con fuerza. Bebiendo litros de agua hasta más no poder.

 

—Yo voy a empezar a pensar, que la única forma de mantenerlos quietos es llenarlos de alcohol.

—Y luego dices que yo soy el cruel, Jae.

 

Jaejoong solo rió, mirando la hora en su reloj. Mientras Yunho sentando a su lado esperaba al igual que los demás por su avión que los llevaría de vuelta a Corea. Casualmente nadie hablaba más de lo necesario.

 

Y Jaejoong se sentía inesperadamente divertido con eso.

 

 

 

 

He estado pensando… ¿Qué somos en realidad? Nos odiábamos, maltrataste mi auto, me golpeaste y lo sigues haciendo cabe recalcar, pero nos besamos, dormimos juntos, medio vivimos juntos también. Pero nunca hemos hablado sobre… Nosotros… ¿Esto es estúpido?

Lo es.

El rey del tacto Shim ChangMin.

¿Eso quiere decir que te gusta como te toco?

No me refiero a ese tacto, mocoso pervertido.

Creí que me conocías lo suficiente como para saber que no voy por la vida besándome con cualquiera.

Bueno, eres un chico muy extraño. Entonces… ¿Qué somos?

Supongo que algo así como… Una extraña pareja.

Bueno, eso es mejor que tener una ‘relación indefinida’

Pero… ¿Te gusta o no cuando te toco?

Si, ChangMin. Me encanta cuando me tocas.

Es bueno saber eso.

 

 

 

 

 

Cerca de tres días después; Y luego de que Boa les dijera de todo apenas los vio.

 

Las olimpiadas habían dado su pitazo inicial. Los niños corrían uniformados de diferentes países de un lado a otro. Las niñas reían emocionadas ante los bailen que habían preparado, los carteles, las barras y los canticos.

 

Ese día Rainbow Hope se había llenado de una euforia asombrosa y como era de esperarse Changmin y Junsu seguían en su pelea continúa de quien ganaría el primer lugar. Cuando al final el equipo de Rain fue quien ganó en el campeonato de fútbol.

 

Disputa que fue detenida por Yoochun y Mir quienes tuvieron que intervenir para que dejaran la estupidez. A los niños parecía más bien no importarle quien ganaba, para esas alturas ya se habían puesto a jugar cualquier cosa.

 

Siwon bebió un poco de gaseosa y sonrió, Heechul miraba su celular curioso.

 

—¿Sucede algo?

—Es extraño, Yunho y Jaejoong estuvieron solo al inicio de las olimpiadas y ya no los veo. Y ahora, ambos tienen el celular apagado.

 

Fue breve, pero Siwon suspiró.

 

—De seguro están sacándole provecho a su luna de miel frustrada.

—¿Tu crees?

 

Heechul rió divertido, decidiendo que lo mejor era guardar el celular mientras veía a Changmin gritarle algo a Junsu. Esa competitividad era extraña pero divertida. Boa llegó y fue increíble como con un solo gritó logro calmar a los dos muchachos.

 

Luego recordó que no en vano; Boa tenía varios años dirigiendo la fundación.

 

 

 

 

YunHo… ¿Crees en el destino?

¿El destino?

Si, ¿Crees en él?

No sé… ¿Por qué lo preguntas?

Los niños en la fundación te dicen Appa ¿Verdad?

Si.

Pregúntales como me dicen a mí, y sabrás a lo que me refiero.

 

 

 

 

Yunho levantó un poco la cabeza.

 

Atrapó los labios de Jaejoong y deslizó sus manos por la espalda de él, acariciando suavemente su piel. Sintiendo el vaivén inconsciente de sus cuerpos siendo uno solo. Con la habitación a media luz.

 

En el pequeño departamento que habían comprado para los dos.

 

Jaejoong soltó un pequeño gemido, apresando con sus manos los brazos de Yunho, el pecho de él subía y bajaba, con la respiración ya un poco entrecortada y sus leves gemidos cerca del oído de Jung.

 

—¿Lo sabes, verdad Jaejoong? Te amo…

—…Mucho más de lo que crees.

 

Cuando la voz de Jaejoong complementó sus palabras, él solo guió su mano hacía aquel cuello. Uniendo sus bocas una vez más, perdiéndose entre sus gemidos y sus cuerpos desnudos, con el pequeño sudor fundiéndose en su piel.

 

—Agh… Jaejoong espera…

—Te amo, Yunho… Demasiado…

 

Su voz ya no sonaba bien, en realidad era un gemido lastimero lo que salía, con la poca respiración que había en sus pulmones y perdiendo la consciencia. Cerrando los ojos sabiendo que en cualquier momento llegaría al clímax.

 

El aroma de Jaejoong lo envolvió. Y cuando Jaejoong se apoderó de sus labios con más fuerza, Yunho solo cerró los ojos. Amaba perderse en el cuerpo de Jaejoong, y que él también se perdiera, entre sus emociones y sentimientos.

 

…Que los elevaba lejos de lo que alguna vez fueron y ahora son.

 

 

 

 

El amor, HeeChul. No es como en las novelas o las películas, de repente aparece alguien que te cambia la vida y en el transcurso de dos horas o de doscientas páginas vives toda una historia de amor. El amor de verdad atraviesa cosas malas y cosas buenas, atraviesa separaciones y lagrimas, pero sobre todo atraviesa al tiempo.

 

El amor… Se forja con el paso del tiempo. Con la sensación de saber que no importa lo demás, hay un punto en el que descubres que todo ha tenido sentido.

 

 

 

 

Heechul logró sentarse en las escaleras de la fundación.

 

Era tarde, los niños ya habían subido hace una hora a sus habitaciones y probablemente dormían plácidamente luego de un exhaustivo día. Jugó con el pequeño silbato en sus manos y suspiró.

 

—Ha sido un buen día.

—El mejor de todos.

 

Siwon se sentó. Justo a su lado, con un vaso con leche en las manos y extendiéndoselo un poco para que bebiera también.

 

—Faltan las galletas, Siwie.

 

Cuando miró a Choi sacar de su bolsillo un pequeño paquete de galletas no pudo evitar reír bajamente por las ocurrencias del menor.

 

—¿Algún día te vas a marchar de mi lado y dejarme solo como yo lo hice una vez?

—No, por que si te dejo entonces, ¿quien me prepararía el único café que me gusta?

 

Heechul comprendió por un momento, que eso realmente era dulce. Cerró sus ojos y Siwon besó sus labios. En ese momento tenía las manos ocupadas como para poder abrazarlo a él, pero con aquello bastó, para que su mundo por un momento se perdiera en aquel beso que le hizo recordar, por que era tan importante estar ahí con él.

 

 

 

 

¿Me quieres más que a Joong?

¿Qué clase de pregunta es esa?

Solo responde. Si o no.

Si JunSu, te quiero más que a Joong. ¿Contento?

Sip.

 

 

 

 

 

Mir miró el amplio cielo de esa noche.

 

Las estrellas y lo pacífico que parecía todo en silencio. El césped refrescante, sentarse en ese momento en que el viento movía su cabello. Y el admirar las estrellas que iluminaban la oscuridad fue hasta pacifico.

 

—Usualmente, la gente espera por estrellas fugases para pedir un deseos. ¿Estás esperando una estrella fugaz acaso?

—No, Su. Solo pienso en lo mucho que me agrada vivir esta vida así.

 

Junsu no comprendió la razón por la cual Mir parecía hipnotizado con aquel esplendido cielo sobre ellos. Por eso hizo lo mismo y cuando sintió la mano de Mir sobre la suya sonrió.

 

—Me gustan las estrellas, si te convirtieras en una. Te veneraría cada noche.

—¿Una estrella llamada Junsu? No sería muy extraño.

—Serías mi estrella, nadie tendría derecho a juzgarte.

 

Junsu respiró profundo, mirando el perfil de Mir. Tan atento y concentrado en aquel cielo. Se acercó lo suficiente como para que sus labios besaran la mejilla del menor, él giró sorprendido y Junsu solo pudo sonreír.

 

Mir solo juntó sus frentes levemente, cerrando los ojos y sonriendo también. Podía perder de vista las estrellas por un momento, por un momento tan maravilloso como este junto a Junsu.

 

 

 

 

No me gusta sentirme así, sin saber por que sales con Joong todo el tiempo, me molesta, me enoja no saber que haces con él, no quiero que salgas con él, por que él cree que tiene el derecho de besarte y abrazarte y a la distancia yo no puedo evitarlo… Yo… Me siento celoso de la relación que tienen… Por que te quiero para mí.

 

 

 

 

 

 

¿Por qué me miras tanto?

Por que me sorprende que haya cosas en ti que todavía no cambien.

No te entiendo.

Hay cosas que a veces ni yo mismo termino de comprender. Pero la verdad es que no importa cuanto lo piense, el momento más feliz de mi vida siempre fue junto a ti. Desde que te vi y me sonreíste tantos años atrás, supe que nada volvería a ser lo mismo.

 

 

 

 

 

 

Boa percibió el olor del café y cerró los ojos.

 

Había un silencio agradable. La cocina se encontraba en silencio, escuchó unos pasos cerca y abrió los ojos. Cuando la rosa estuvo frente a sus ojos la tomó con cuidado y sonrió.

 

—Por tu gran esfuerzo.

 

Rain besó su mejilla, sentándose a su lado y ella solo suspiró.

 

—También es tu esfuerzo. Prácticamente hicimos todo esto juntos.

—Yo solo ayude.

 

Había una cosa muy curiosa de su relación y que a Boa le encantaba, no estaba muy segura de cómo habían llegado a conocerse tan bien, pero definitivamente le agradaba esa cercanía, esos cortos besos robados.

 

A Boa le encantaba ir lento, por que así sentía que ambos se iban enamorando al mismo tiempo.

 

 

 

 

Nana… ¿Recuerdas que te había mencionado que conocía a un imbécil?

Si, hijo. Lo recuerdo.

Pues… Él es ese imbécil, Park YooChun. Y este es el imbécil del que me he enamorado, nana.

 

 

 

 

 

Changmin terminó por guardar los balones y suspiró.

 

Secando con el antebrazo la pequeña capa de sudor que se había formado en su frente. Cuando giró, descubrió a Yoochun arrimado en el alfeizar de la puerta, cruzado de brazos y con una extraña sonrisa en el rostro.

 

—¿Qué?

—Quiero pedirte algo, pero todavía no encuentro las palabras.

 

Changmin encontró curioso ese nerviosismo en Park, pero decidió dejarlo pensar mientras salían de la pequeña bodega. De repente Yoochun lo tomó por el brazo y Changmin giró sorprendido para verlo un poco inseguro todavía.

 

—Bien, lo diré, pero no me golpees y escúchame hasta el final. ¿Bien?— Changmin asintió, no terminando de comprender lo que sucedía. –Cásate conmigo.

 

Los ojos de Shim se abrieron con sorpresa y de inmediato se soltó.

 

—¿Has perdido la cabeza? Claro que no, todavía soy muy joven.

—¡Sabia que dirías eso! ¡Pero tengo varios puntos que refutarte a eso!

 

Changmin solo continuó caminando, fingiendo que eso en realidad no había pasado.

 

—¡Oh, por favor Yoochun! Solo calla.

—Tengo la misma edad que Yunho y Jaejoong y tú solo eres dos años menor a mí. ¿Por qué importa tanto la edad?

 

Changmin apresuró el paso, pero Yoochun parecía no querer recibir un ‘No’ por respuesta.

 

—¡Olvídalo, Yoochun!

—¡Jamás! Me costó pedírtelo para que tu solo digas que no.

 

—¡Maldición! ¿Por qué estoy saliendo contigo?

—Por que soy demasiado sexy, pero ese no es el punto. ¡No huyas Changmin!

 

 

 

 

 

Lo que trato de decirte es que, en el primer momento en que te vi. Entre ambos no hubo esa conexión que suele haber entre las parejas. En realidad tú me odiaste y pues en mi caso me fastidiabas un poco…

¿Lo cual nos crea un gran lazo?

Lo cual me demuestra lo mucho que puedo llegar a estar enamorado de ti.

Si tanto me amas. ¿No deberías besarme? Que patética confesión. Muy decepcionante viniendo de Jung Yunho.

Ven aquí…

 

 

 

 

Cuando Yunho abrió la puerta de la fundación, tuvo que retroceder y colocar una mano frente a Jaejoong para que no avanzara. Por que Changmin pasaba frente a ellos aparentemente huyendo de Yoochun.

 

—¿Qué fue eso?

—No lo sé, y tampoco lo quiero averiguar.

 

Jaejoong asintió y caminó a la cocina se encontraron con varias risas provenientes de Rain y Siwon mientras Heechul y Boa solo se fingían ofendidos por algún comentario.

 

—¿Dónde habían estado?

—…Por ahí.

 

Junsu llegó junto a Mir y Yunho solo empezó a servirse un poco de café mientras Jaejoong hablaba con Siwon sobre algo que ya no escuchó, ese pequeño momento en que todos parecían demasiados cómodos con esa unión. Fue agradable.

 

—¡Jaejoong dile a Changmin que acepte casarse conmigo!

—¡Yunho hyung dile a Yoochun que me deje en paz!

 

Rain miró a los muchachos que acababan de entrar a la cocina y empezaban a discutir a viva voz mientras Yunho solamente parecía muy relajado preparando su café. Se acercó a Boa y susurró bajamente.

 

—Esta es una familia muy disfuncional.

—Y por mucho.

 

Aparentemente Yunho pareció girar para ver como Yoochun y Changmin seguían en su pelea de aceptación y negación. Jaejoong se les acercó, levantando un poco sus manos y sonando lo más comprensivo que podía.

 

—Chicos, por favor cálmense.

 

Pero al parecer eso no funcionó, por lo que Yunho optó por acercarse entregándole a Jaejoong la taza con café recién preparado.

 

—Jae… Eso no sirve con ellos. ¡Esto, si!

 

Las manos de Yunho golpearon la cabeza de esos dos. Y ellos solo levantaron la mirada enojados y algo aturdidos.

 

—¡Auch, eso dolió!

 

Las palabras dichas al unísono solo hicieron rodar los ojos a Jung, mientras los demás continuaban con su conversa dentro de la cocina. Jaejoong le sonrió y le dio una de las tazas.

 

—Bien por eso.

—El maltrato es lo único que los calma.

 

Chocaron suavemente sus tazas y mientras todos se reunían alrededor de la mesa a conversar sobre el próximo evento en la fundación. Yunho optó por jalar dos sillas y unirse también. Por que finalmente ellos eran algo así como su nueva familia, y parecían haberse adaptado muy bien entre todos.

 

…Y extrañamente, a pesar de todo. De esa forma, estaban bien.

 

 

 

 

Hey mocoso… ¿Crees en el amor a primera vista?

Yo te odie a primera vista, Yoochun.

 

 

 

..:: Fin Epilogo :..

 

 

 

 

 

 

Bien, tenía tantas cosas que decir, que ahora ya no recuerdo.

 

Solo me queda agradecerles a todas por su incomparable apoyo. Por sus palabras y amor a este fic, que espero no haberlas decepcionado.

 

En realidad la idea del epilogo, fue gracias  a Lu que me pidió uno, así que oficialmente podría decir que este es epilogo es a petición de Lu, muchas gracias por tu apoyo, tu ayuda y para estar siempre ahí cuando lo necesito. Se te quiere un montón. ♥

 

Gracias a todas las que me han seguido en este fic, espero que nos sigamos viendo en el resto de mis fics. Han sido grandiosas conmigo, ha sido un gran esfuerzo y algo que verdaderamente me ha gusatdo concluir por que lo empecé con mucho cariño.

 

No me queda más que decir, se las quiere un montón, y espero que nos sigamos leyendo más adelante. Por cierto, ¿qué opinan de una segunda parte del fic? Jaja! Nah’ mentira… Se me aburrirían mucho.

 

En fin, cuídense, sigamos leyendo, aprendiendo, intruyendonos y amando con locura a TVXQ (Por siempre serán cinco en nuestro ♥)

 

Bye,

 

~ Stephania. ~

 

Anuncios

70 comentarios sobre “Se solicita novio: Epilogo

    parkanfheisredentor escribió:
    15 noviembre, 2013 en 9:12

    Ay.
    Gracias por este hermoso fic :’c

    Tengo que ser sincera, me salté todas las partes para sólo leer el YooMin. (Detesto el Yunjae, sorry ladys.)

    Pero caray, escribes sensacional y amo como haces a Yoochun. Lo amo y a Min…Mujer! Te ai loviu. Te loveo intensa y asexualmente.

    Sí. Infinitamente gracias <3.
    C:

    Me gusta

    Rose escribió:
    17 octubre, 2014 en 17:25

    Hermoso, soy tu fans d ahora en adelante !!!

    Me gusta

    Iseul escribió:
    10 julio, 2015 en 13:04

    Hola soy nueva por aquí, me gusto mucho el fic ^.^ felicidades!! Estuvo muy lindo me gusto la trama y las ocurrencias de cada personaje muy divertidos , bueno saludos!

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    21 julio, 2015 en 16:09

    Una vez Mas gracias por una maravillosa Historia me encamtooo este epilogo lo ameee en especial las partes Yoomin Amooo la vision que tienes de esta couple Juro que mataria por ver una escena real de este Yoomin. Mi parte favorita fue ver la linda propuesta de matrimonio de Yoochun pidiendo que no lo goloera y terminar acusandoce con Yunho y Jae en ese momenti si que se vieron como Appa y umma respectivamente y la cereza del pastel las memorias de frases que cada couple dejo para la posterida eso te quedo genial. Se que soy muy latosa e inconsistente en mis comerios ya seeee y ni como negarlo perdon por eso , Pero una cosa mas Te suplico por la acualizacion de ” MEMORIAS PROHIBIDAS” Por favooooor¡

    Me gusta

    Tsuki Kutsi escribió:
    5 agosto, 2015 en 13:58

    ¡Hermoso! en verdad me encanto, retratas sentimientos muy verdades, posibles y no dramones con kilometros de lagrimas. Gracias

    Me gusta

    Mhirisa escribió:
    26 septiembre, 2015 en 21:47

    Otro fanfic del que me enamoro, sin duda eres una de las mejores autoras de fanfiction que eh tenido el honor de leer, tomando en cuenta que llevo cerca de 10 años leyendo fanfics de todo tipo y de varias temáticas, y naturalmente con los años, tras leer mucho, hay tramas que no me agradan y las dejo de lado, pero ahora ando como loca recorriendo tu blog, leyendo cada capitulo, enamorándome de las distintas personalidades de los personajes a través de las distintas tramas, leyendo hasta horas de la madrugada por que no puedo dormir por la necesidad de saber que giro del destino pasara en el siguiente capitulo, y sobre todo recriminándome mentalmente al día siguiente por no poder dormir lo necesario, por darme cuenta que cada vez me quedan menos capítulos lo que se traduce que me tengo que empezar a despedir una vez más de otra historia, y suspiro cuando termino de leer buscando nuevamente en la lista, pensando bien cual elegir para empezar una nueva lectura.

    Sin duda alguna tienes un talento formidable para conectar con el lector, hacer que cada uno de los personajes también conecte con la persona atenta a la pantalla.

    Deberías escribir un libro sinceramente, lo compraría a ojo cerrado.

    Me gusta

    laucamp escribió:
    1 abril, 2016 en 8:23

    Fantástico fic, me encanto toda la trama de pricipio a fin donde retrataste una historia genial de todos ellos.

    Gracias por compartirlo con nosotras.

    Gracias!!!

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s