Inefable: Prólogo

Posted on Actualizado enn


 

 

 

 

Inefable

Prólogo: Poco Ortodoxo.

 

 

 

 

 

¿Recuerdas todas las cosas que queríamos?

Siento que no puedo hacer las cosas bien, cuando se que todo está tan mal.

Quiero que sepas, que no importa el camino que tomemos, no pudiste haberme amado mejor.

Pero es momento de que sigamos adelante, y para cuando te puedas dar cuenta, ya me habré ido.

 

 

 

 

—…Y nos encontramos dentro del Tribunal de Justicia, justamente a las puertas del distrito central número cuarenta y siete donde se esta realizando el juicio final y decisivo entre la agencia SM entertainment y los tres miembros de JYJ.

 

La mujer que sostenía entre sus manos el micrófono, mirando con atención a la cámara frente a ella, se concentraba en lo que decía, a pesar del ruido que había debido a los demás reporteros y la gente dentro del juzgado.

 

—Habiendo presentado ambas partes sus respectivas sustentaciones, y siendo éste el llamado final para poder recibir el veredicto correspondiente. Dentro, los representantes de la compañía SM entertainment, y los miembros de JYJ junto con varias personas que se han acercado para presenciar el veredicto final se encuentran a la espera de la última palabra por parte del Juez Kang.

 

Una de las peticiones que se había extendido a los medios, era la transmisión en vivo. Por tanto para poder mantener la conexión constante los periodistas se veían en la obligación de salir del juzgado brevemente para poder dar un resumen de lo sucedido.

 

—Micky Yoochun, Xiah Junsu y Hero Jaejoong, en Julio del 2009 presentaron y denunciaron ante los medios el uso de ‘Contratos Esclavos’ lo cual ha desatado desde entonces una querella entre una de las agencias más poderosas de Corea, y tres de los miembros de una de las bandas más influyentes en el país. Provocando en el proceso, la separación de la misma.

 

El pasillo repleto de periodistas y camarógrafos. Resultaba molesto, los breves murmullos e incluso la espera se estaba volviendo algo insoportable. Jaejoong pasó una mano por su rostro, con la misma expresión vacía en su rostro, la misma que colocaba cada que se sentaba en aquella silla, en medio de aquella detestable situación.

 

—El día de hoy se conocerá la suerte de ambas partes, cabe recalcar que en caso de que los integrantes de JYJ perdieran, eso significaría un golpe muy duro para sus recursos; Aunque hábilmente se hayan provistos de patrimonios unos meses antes de la decisión final, el dinero demandado por SM, es un valor extremadamente alto, de acuerdo y en comparación a lo que se ha estipulado en el contrato.

 

Junsu apretó sus propias manos, nervioso. Respiró profundo aún sin levantar la mirada, con las emociones sobrepasándolo, sintiendo que los minutos pasaban exageradamente lento. Yoochun, su amigo. Tocó sus manos suavemente y le sonrió. Junsu pensó que en otro momento eso lo hubiera calmado, lastimosamente hoy, no fue así.

 

—Bien.

 

La voz seria del juez, paralizó a todos, las miradas se posaron en aquel hombre que leía el sobre en sus manos, junto con las carpetas y registros a su alcance. Respiró profundo y se quitó brevemente los lentes, para poder acariciar la zona alta en su nariz.

 

—De acuerdo a las pruebas presentadas por ambas partes, y en noción clara de un análisis profundo a cada una de las situaciones, del jurado y de quien les habla se ha llegado a una decisión concluyente, la cual deberá ser respetada por ambos representantes.

 

El hombre volvió a colocarse los lentes y miró con atención a todos los presentes, que parecían incluso contener la respiración.

 

—El día de hoy, a los veinticinco días del mes julio del año en transcurso. Se ha tomado el veredicto final con respecto al caso #46789 correspondiente a: Contratos esclavos, incumplimiento de contrato, bienes, deudas, poderes y doble contrato. Entre la Compañía de SM Entertainment; y Park Yoochun, Kim Junsu y Kim Jaejoong.

 

Jaejoong levantó la mirada con dificultad, sintiendo el palpitar descompasado de su corazón. Viajando por su mente los recuerdos de los cinco: Bora Bora, París, Praga, Japón, Estados Unidos, su propio país incluso. Escuchando a lo lejos la voz falsamente molesta de Changmin ‘¡Hyung!’ o el cálido hablar de Yunho ‘Jaeboo’

 

—En cuanto a los tópicos antes mencionados, el fallo es a favor de los representantes de la compañía SM entertainment en totalidad directa de responsabilidades y obligando a la contraparte también antes mencionada a rendir y cumplir con las cláusulas establecidas por…

 

¡¿Qué?! ¡No puede ser!

—¡No les pueden hacer esto! ¡Ellos solo están defendiendo sus derechos!

 

El lugar comenzó a repletarse de ruido, comentarios y pequeños gritos en contra que lograron que el Juez Kang arrugara el entrecejo y se obligara a poner orden.

 

¡Tienen que reclamar! ¡Esto no puede quedar así!

—Ellos tienen pruebas a su favor, pruebas de verdad…

 

—¡Silencio!— Aún así, las mujeres que se encontraban a la cabeza, más conocidas como las representantes principales de Cassiopeia parecieron no obedecer al instante al igual que el resto de personas y periodistas que luchaban por no salir en busca de escuchar el veredicto total. —¡He dicho que guarden silencio!

 

El grito acompañado por el estrepitoso contacto de la madera logró silenciar el lugar. Todos aún permanecían visiblemente alterados, no así el juez procedió.

 

—Un escándalo más y me veré obligado a pedirle a los presentes y la prensa que se retire. Solo podrán quedarse ambas partes involucradas en el caso y sus abogados.

 

Se sentaron poco a poco, compartiendo miradas inseguras y algunas muchachas tapando su rostro, envueltas en lágrimas y pequeños lamentos.

 

—Park Yoochun, Kim Junsu y Kim Jaejoong. En vista que el contrato que hubieran firmado aún es válido para ustedes, por no haber renovado y ya no formar parte de la empresa; Deberán cubrir con gastos correspondientes de acuerdo a lo establecido en el contrato.

 

Lee So Man desde su lugar, dibujó una pequeña sonrisa en sus labios. Cruzado de brazos, viendo con atención y escuchando cada palabra que salía de los labios de aquel hombre y retumbaba seguramente dentro de la cabeza de aquellos tres muchachos a un par de metros de distancia.

 

Les advertí que volvieran, mientras podían salvar algo.

 

—Se cubrirá a SM el cincuenta por ciento de lo que la compañía hubiera invertido en los tres integrantes durante el transcurso de todos los años que pertenecieran a dicha compañía. Se entregará además un valor del cuarenta por ciento en base a la misma cantidad por daños y perjuicios en contra del nombre de la empresa y por supuesto por faltar a la clausula vindicatoria de poder abandonar el grupo de la manera en que lo hicieron.

 

Junsu abrió los ojos en demasía, con una expresión desamparada en sus facciones, escuchando a lo lejos los murmullos y sollozos de las mujeres presentes. Sintió que por un momento su cuerpo entero quedaba desprovisto de fuerza y respiraba solo por inercia.

 

—En cuanto a los derechos y proclamaciones de poder. Todas aquellas interpretaciones, composiciones, escrituras que se hubieran hecho bajo el marco legal del contrato antes mencionado, pertenecerán en exclusividad a SM, siendo libres de utilizarlo en el medio que deseen hacerlo. En base a las clausulas respectivas al Contrato por ser medio de petición y no de autor libre.

 

Jaejoong tapó su boca con la mano derecha, soltando un pequeño jadeo de dolor. Un mareo acudió de repente y tuvo que apoyar el brazo izquierdo en la mesa, con la respiración agitada y la sublime idea de sentirse completamente desprotegido.

 

—Además de las implicaciones por representación, se deberá cancelar un total de ochocientos mil millones de won a dicha compañía. Con respecto a lo adquirido durante los años que permanecieron bajo la compañía, regalos, bienes, y demás cosas que provengan de personas externas o internas a SM, y que hallan sido obtenidas gracias la fama proporcionada por TVXQ, pertenecerán en derecho absoluto a SM.

 

Fue entonces cuando la terrible realidad los golpeó en la cara: Los estaban dejando sin nada.

 

—En caso de que no puedan cancelar la deuda en un plazo establecido, se contarán como bienes equivalentes la discográfica, departamentos, autos y demás propiedades que puedan dar un valor similar a lo que la ley dispone.

 

Yoochun perdió la calma. Sus manos golpearon la mesa, rojo de rabia despotricó directamente con aquel hombre, arrugando el entrecejo, con sus gritos enfureciendo y alborotando a los presentes.

 

—¡Usted no puede hacernos eso! ¡Es una cantidad desorbitada de dinero! Es obvio que no tenemos todo eso para pagarles. ¡¡Ellos lo que planean es quitarnos todo!! ¡Dejarnos en la calle!

 

Fue, a partir de ahí, que todo cambió.

 

El tenso silencio que había empezado luego de la amenaza del juez desapareció. Los gritos desaprobatorios de los presentes se volvió a dejar escuchar y entre todo el escándalo que se armó, los reporteros aprovecharon para por lo menos poder sacar alguna nota que valiera como exclusiva.

 

¡Esto es una burla! Nadie podría costear todos esos valores.

—¡Si les quitan la disquera no tendrán como hacer música! ¡Por que nadie los podrá apoyar con tanta facilidad!

 

Las mujeres se habían levantado en gritos una vez más.

 

Era obvio; Todo se había vuelto un caos.

 

 

 

 

—¡Entonces nos movemos en derecha, izquierda y luego el pequeño salto! ¿Bien?

—¡Si!

 

Todos asintieron, el coreógrafo sonrió y decidió aplaudir un par de veces antes de anunciar a todos que podían retirarse, y que por hoy el ensayo de la nueva canción quedaba hasta ahí.

 

Prontamente los bailarines se empezaron a armar en grupos para conversar, los de vestuarios y sobre cargas andaban de un lugar otro, cada uno en su propio mundo. Yunho secó el sudor en su frente y suspiró, cansado como nunca aquel día.

 

—¿Un poco de agua, hyung?

 

Changmin estaba ahí, con una pequeña sonrisa en el rostro y extendiéndole una botella. Yunho pensó que ese día poco habían hablado, por el temor seguro de en algún momento tocar el tema del juicio.

 

—Claro, gracias.

 

Le correspondió a la sonrisa, un poco contrariado, por que sabía que en el fondo, ese día, ambos no habían dormido muy bien, con la misma preocupación compartida. E incómodos por no querer abordar el tema.

 

—Oye, hyung. ¿Almorzamos juntos? Es que Minho tiene ensayo con todo Shinee. Y blah, blah, blah… Ya sabes como le gusta ignorarme cuando Taemin está cerca.

—¿Es decir que soy tu ‘peor es nada’?

 

Changmin se detuvo, lo miró y rió abiertamente, como pocas veces lo hacía. Luego simplemente palmeó su espalda.

 

—Tranquilo hyung, tú eres de algún modo especial.

—Ok, eso no mejora pero la situación, pero callaré para que tu te calles también.

 

Sonrió irónicamente y Changmin solo rodó los ojos, no acostumbrado a que le ganaran con esa rapidez, pero fue cuando camino a los vestuarios Yunho repentinamente se detuvo.

 

—¿Qué estarán viendo?

 

Habían una cantidad asombrosa de personas arrimadas la una a la otra, viendo todas con atención algo, que parecía ser muy pequeño por la forma en que todos parecían empujarse para poder ver mejor.

 

Changmin en ese momento tuvo un mal presentimiento, agarró a Yunho del brazo, inconscientemente del por que.

 

—¿Qué sucede Changmin?

—No lo sé… Solo no vayas ahí.

 

—¿Cómo sabías que quería ir a ver?

—Por que eres un entrometido.

 

Yunho en esta ocasión fue quien rodó los ojos y se soltó suavemente del agarre del menor, Changmin sostuvo su botella con agua y la apretó. Mirando a Yunho acercarse hacía los demás.

 

¡Dios! Esto es tan injusto…

—Pero era algo que se veía venir.

 

Fue como si el eco de sus pasos despertara la atención de todos los trabajadores que se encontraban ahí, todos se enderezaron al verlo acercarse, callaron y poco a poco se fueron abriendo. Yunho entonces descubrió que se trataba de un televisor.

 

La primera imagen que sus ojos divisaron fue un movimiento extraño que no enfocaba a nadie en específico, Yunho imaginó que había alguna protesta o algo por el estilo, pero cuando la imagen por fin fue clara su rostro palideció.

 

¡No! ¡Esto es una burla! ¡Esto no es justicia! ¡Entregamos nuestra juventud entera a ellos, solo queremos lo que nos corresponde! ¿Y a cambio nos dejan en la calle?

—…Yoochun, por favor. Cálmate.

 

La imagen no pudo ser más tormentosa. Yoochun se veía furioso, gritando enojado. Y Junsu con su voz quebrada tomaba del brazo a Park, intentando jalarlo para que se sentara y se calmara una vez más.

 

La cámara se movió de forma extraña y luego enfocó a Jaejoong, él solo se veía pasmado, con las manos tapando su boca y nariz. Estaba asustado. Yunho pronto sintió la mirada de los trabajadores sobre si, y eso solo lo sumergió en su propia pena.

 

A lo lejos, en medio del escándalo y los gritos que la televisión desbordaba. Yunho solo podía ver la mala calidad de la imagen por que parecía ser imposible grabar con tanta revolución en el lugar.

 

Y abajo, casi al final de la pantalla. Recitaba la pequeña frase que era el motivo de tanto escándalo.

 

‘JYJ pierde el juicio contra SM, y queda prácticamente en la calle.’

 

El sonido de una botella caer al piso, y Yunho giró.

 

Changmin, a varios pasos miraba con los ojos muy abiertos la pantalla del televisor, con la botella rodando en el suelo. Y con una expresión vacilante en su rostro que sin duda logró desarmarlo una vez más.

 

 

 

 

—¡Por favor díganos! ¿Tiene JYJ el dinero para cancelar todo el dinero que el juez le impuso para SM?

—¿Tendrán que entregar algún bien para sustentar los cargos?

 

Jaejoong solo caminaba, lo más rápido que podía, abriéndose paso como podía, jalando de la mano a Yoochun y a Junsu para que apresuraran su paso. En medio de toda esa cantidad de gente, reporteros, micrófonos y cámaras.

 

—¿Qué pasará con la producción del nuevo disco que tenían planeado lanzar en coreano?

—¿Intentarán hacer algún tipo de negociación o arreglo con SM?
Finalmente el auto de Yoochun estuvo a la vista. Jaejoong rápidamente le quito las llaves de las manos a Park, alegando que no estaba en estado de conducir. Poco le importó en ese momento donde estaban sus abogados. En ese instante solo quería sacar a sus amigos de ese infierno.

 

—¿Cuándo dará JYJ declaraciones respecto a lo ocurrido?

—¿Seguirán paralizando sus actividades en Corea?

 

Yoochun había abierto la puerta trasera del auto cuando aquella pregunta llegó, y con el entrecejo arrugado giró, mirando molesto hacia la mujer que había formulado aquella desubicada pregunta.

 

—No somos nosotros quienes hemos paralizado las actividades JYJ aquí, son ellos los que hacen todo lo posible por bloquear nuestro ingreso.

 

Junsu solo negó levemente, empujando ligeramente a Yoochun para que siguiera subiendo, subió junto a él, con los fotógrafos rodeándolos de una manera agresiva, probablemente tocando demasiado el auto de Yoochun.

 

Apenas tuvo oportunidad, sin dudar Jaejoong arrancó, sin importarle en ese momento nada más, con las palabras de aquel juez resonando en la cabeza. Pronto, Yoochun pasaba las manos por su rostro y Junsu a su lado solo suspiraba con la mirada perdida.

 

—¡Maldición! La justicia debe estar de nuestra parte, pero el dinero esta de de su lado…— Junsu levantó la mirada, demasiado velozmente Yoochun se había quebrado, con el auto recorriendo las calles de Seúl, Yoochun bajó la mirada. —…Esto no debía terminar así.

 

Y fue como si todo el coraje de Yoochun de repente hubiera desaparecido, sus ojos se llenaron de lágrimas. Y cuando mordió su labio inferior, Junsu supo que debía ser fuerte por él, y cerró sus brazos alrededor del cuerpo del mayor.

 

No es que el contacto de Junsu le fuera ajeno, pero de repente sentir que Junsu lo abrazaba en su momento de debilidad, cuando se suponía que él debía ser más fuerte que Junsu, terminó por derrumbarlo.

 

Jaejoong escuchó el sollozo de Yoochun y apretó con fuerza el volante en sus manos, acelerando todavía un poco más, viendo a ratos por el espejo retrovisor como Junsu elevaba su rostro, respirando grandes bocanadas de aire, intentando no llorar.

 

¡No! ¡NO debió ser así!

 

Cuando el celular de Junsu tintineo dentro del auto, Jaejoong apenas miró hacía atrás. Los ojos de Junsu se abrieron en extremo, mirando el celular en sus manos, inseguro de por que él tenía su número, sino se habían hablado en meses.

 

—¿Quién es?

 

La mirada de Yoochun se cruzó con la de Junsu, y Junsu solo pudo mover un poco los labios, en un bajo susurro.

 

—…Es Changmin.

 

Los ojos de Yoochun volvieron a llenarse de dolor, en meses no habían sabido nada de ellos. En meses, su conexión había sido casi nula. Apretando sus puños, ignorando el dolor en su pecho, Yoochun solo arrugó el entrecejo.

 

—No le contestes, no hemos sabido de ellos en meses. Tenía tú número, ¿por qué no llamó antes? No quiero saber nada de ellos en este momento.

 

Sin embargo Junsu miró su celular. El escueto mensaje de: ‘¿Están bien?’ acompañado por la pequeña firma que descubría a su remitente como ‘Max’ no necesitaba ser un genio para saber que Changmin estaba tan nervioso de escribirles, que había optado por ser frío.

 

—Pero… Ellos están preocupados… Yo…

—¡Si estuvieran preocupados de verdad hubieran llamado antes! Más que sea para decir ‘suerte’

 

Yoochun de la nada estiró su mano, logró quitarle el cinturón a Junsu, y él de inmediato arrugó el entrecejo, intentando quitarle el celular a Yoochun.

 

—¡Devuélveme el celular Yoochun!

—¡Ten un poco de dignidad Junsu!

 

Jaejoong arrugó el entrecejo cuando los escuchó discutir, los acontecimientos recientes, los tenían a todos los suficientemente alterados como para cometer estupideces como pelearse cuando más unidos debían estar.

 

—¡Cálmense por favor! Los necesito unidos… NO así.

—¡Por favor Jaejoong dile a Junsu que antes de contestarles, tenga la cabeza fría!

 

Y fue el grito de Yoochun lo que hizo que Jaejoong indebidamente mirara hacía atrás en el instante en que Junsu intentaba arrancarle el celular a Yoochun de las manos. Ambos se veían molestos de verdad.

 

Iba a gritarle una vez más; Cuando los ojos de Junsu se abrieron con horror y un grito acalló sus voces por completo.

 

—¡Hyung, cuidado!

 

Antes de que su vista volviera al camino; Jaejoong pudo escuchar el claxon de un camión, con su sonido potente y casi ensordecedor, no tuvo tiempo de ponerse nervioso o algo parecido.

 

Sus pies viajaron por instinto hacía el freno pero había sido demasiado tarde. Como pudo cubrió su rostro con los brazos. Y el eminente choque llegó, desastroso, recio y mortal.

 

 

 

 

Jaejoong…

 

Esa… Era la suave voz de Junsu, calmada y en ese momento apacible. Jaejoong arrugó el entrecejo, movió un poco su cuerpo y sintió pesados los parpados, como si no hubiera podido dormir lo suficiente.

 

Jaejoong hyung despierta…

 

Movieron su hombro, Jaejoong supuso que se trataba de Yoochun por que no escuchaba alguna otra voz en la habitación, con un pequeño dolor de cabeza abrió los ojos y vio a Junsu parado junto a su cama, con su rostro triste y preocupado.

 

—¿Junsu, que sucede?

—Hyung, ¿te sientes bien? Luces terrible.

 

Jaejoong solo movió un poco su brazo derecho y logró sentarse en la cama. Había tenido una pesadilla, de eso estaba seguro, lo único malo es que no lograba recordarla.

 

Pero últimamente las pesadillas eran algo normal para él, desde que su sueño se empezó a resquebrajar, las pesadillas lo acosaban, y ver a los cinco integrantes de su banda se había vuelto difícil.

 

—Yunho hyung y Changmin ya se van…— Junsu mordió su labio inferior, Jaejoong asintió, con el rostro apesadumbrado y entendió la tristeza en el rostro de su amigo. –Ve a despedirte.

 

Los pasos hasta la sala fueron lentos, débiles y lentos, con su ropa de dormir, Jaejoong solo jugó con las mangas de su ropa mientras veía a Yunho con un par de maletas en mano diciéndole a Changmin que no olvidara nada.

 

Su corazón se partió en ese preciso instante.

 

Intentó ubicar con la mirada a Yoochun, él permanecía en la cocina bebiendo un vaso con agua, dándoles la espalda a todos, con un gesto aún más indescifrable que el que había usado en estos días desde que Yunho y Changmin les propusieron a los tres dejar SM.

 

Yunho estaba ahí, sumamente serio, viendo a Changmin salir de la habitación. Y ver a Changmin con aquellos lentes oscuros solo hizo que Jaejoong suspirara lastimeramente. Changmin seguramente había estado llorando o estaba con ojeras.

 

De cualquier forma, ninguna de las dos cosas podía ser buena.

 

—Bueno, creo que es hora de que nos marchemos.

—Adiós.

 

Fue tan escueta la despedida que Jaejoong solo pudo pensar que no quería quedarse en SM, que quería marcharse con ellos. Pero el silencio fue lo que reinó en el lugar. Hasta que el sonido de los pies desnudos de Junsu corriendo llamó la atención de todos.

 

—Hyung, espera.— Junsu había agarrado a Yunho del brazo, con su mirada acongojada. Triste en realidad. –No hagas las cosas así, SM si quiere puede destruirlos, les entablara una demanda de seguro; Por solo esperemos un poco más, sigamos siendo TVXQ los cinco. Solo un tiempo más… Por favor.

 

Yunho miró a Junsu como si quisiera quitarle esa tristeza de los ojos, a costa incluso de su propia felicidad, pero finalmente solo lo abrazó con fuerza y besó su frente.

 

—Cuídate mucho Junsu. Lo siento, pero es una decisión tomada. No podemos seguir viviendo así. No los juzgamos por decidir quedarse con ellos, después de todo están haciendo lo que creen que es mejor para ustedes; Y para nosotros lo mejor es marcharnos… Esto, todo esto, no es como pensé que sería.

 

Jaejoong dio un paso hacia adelante cuando vio a Yunho empezar a tomar sus maletas una vez más. Yunho incluso se detuvo a mirarlo, pero sus ojos empezaron a nublarse y Jaejoong perdió el valor para lanzarse a sus brazos y pedirles que se quedaran.

 

Solo un tiempo más… Por favor…

 

Bajó la mirada, percibiendo a Changmin a lo lejos, sabiendo que el muchacho aún mantenía la esperanza de que decidieran acompañarlos. Pero eso no sucedió. La puerta del departamento se cerró.

 

Y TVXQ se había separado, aquella tarde de Julio del 2009.

 

 

 

 

Chosun Ilbo.

Diario Nacional.

 

TVXQ se separa definitivamente.

 

Desde hace algunos meses se venía especulando acerca de conflictos internos de dos de los integrantes (Jung Yunho y Shim Changmin) de la afamada banda de Corea del Sur, Dong Bang Shin Ki contra su productora SM Entertainment.

 

El día de hoy, con la salida del líder de la banda y el menor del grupo. Es oficial.

 

Dong Bang Shin Ki ha quedado únicamente con tres de sus integrantes (Park Yoochun, Kim Junsu y Kim Jaejoong) A pesar de no haber declaraciones por ninguna de las partes involucradas es tan solo un secreto a voces que el día de hoy, seguramente muchas fans levantaran su voz.

 

Está previsto que el día de hoy en las primeras horas de la mañana, los dos ex integrantes de la conocida banda, abandonen las instalaciones destinadas para la convivencia de la que alguna vez fue una banda de cinco integrantes.

 

La separación de TVXQ sin duda será un tema que causará demasiada polémica en los días venideros cuando las explicaciones correspondientes sean dadas; Aún no se puede saber a ciencia cierta lo que pueda llegar a pasar con los dos integrantes que acaban de abandonar  SM, pero una cosa es segura, SM está preparando sus mejores abogados, se viene el juicio del año señores lectores.

 

Entre contratos esclavos, incumplimiento de contratos, actividades paralizadas, dobles contratos y un probable distanciamiento del ojo publico para estas reconocidas celebridades. Se da inicio a un litigio quizá muy extenso, donde sin duda las fans serán las que más sienta la ausencia de sus cinco dioses en los escenarios.

 

 

Tae Gong Su.

Reportera.

 

 

 

 

Se que encontraras a alguien más, que no te haga querer llorar siempre

Comenzó con un beso perfecto, pero la perfección no puede mantener este amor vivo

¿Tienes una idea de lo mucho que te amo?

Te amo tanto, lo suficiente como para dejarte ir.

Y es que quizá desde siempre estuvimos destinados a decir ‘adiós’

 

 

 

Fin Prólogo.

 

 

 

Muy bien, como podrán darse este es mi nuevo fic. Y muy seguramente creo que ya llegué al tope de mis fics, y eso que tengo como tres en mente que aún no me atrevo a escribirlo. xD

 

Pero yo tengo un pequeño problema, cuando la inspiración de repente se va y parece que no tiene ganas de hacerme una visita, de pronto, de la nada, simplemente una idea de fic nuevo aparece y entonces mis ganas escribir vuelven, no solo por el fic nuevo sino por el resto de mis fics también.

 

Así que como podrán darse cuenta he perdido a mi inspiración demasiadas veces. xD

 

Nota 1: La canción que se menciona al principio y al fin, pertenecen a Kelly Clarkson,  y se trata de Already gone. Que si no me equivoco, ya puse el video en la página principal del blog. Es una linda canción, y créanme que no encontraba mi canción inspiradora para este prólogo. Pero la escuché e inmediatamente supe que era la canción.

 

Nota 2: Con respecto a la fecha del juicio, en el momento en el que el juez va a comunicar el veredicto, es obvio que la fecha dista mucho y puede confundirlas un poco, pero es solo una fecha cualquiera que necesitaba, aclaro, por que no quiero que hayan confusiones más adelante.

 

Nota 3: Sobre el contrato y todas las acusaciones, pueden que hayan varios temas no relacionados con el juicio entre la querella existente entre JYJ y SM, pero únicamente las necesitaba usar para el fic, así que si estoy usando alguna o todas las demandas equivocadas es solo para el fic, no por que con ello estén trabajando en el juicio real.

 

Nota 4: Acerca de la cantidad exorbitante que recayó en los miembros de JYJ, era necesario. Por lo menos en el fic. Y por supuesto aquello de ‘quedarse en la calle’ es e parte sensacionalismo como todo diario, ya saben nunca publican lo que es, después de todo el escándalo vende.

 

Nota 5: Chosun Ilbo. Es un diario coreano real, y la reportera es un nombre que me inventé, así que seguramente es un desastre. 

 

Chicas no estoy muy segura de hasta que punto llegue a tocar una vena sensible el fic, y no quiero que se vaya a repetir lo de primera plana. Recuerden, es un FIC, lo aclaró por que se que estoy tocando una vena sensible con respecto al tema, por la separación y todos los etcétera incluido. Pero tenemos varias ideas para este fic y no quiero que alguien vaya a sentir que soy mala con alguno de los cinco por que no es así.

 

Y creo que es la primera vez que voy a escribir un fic en conjunto, así que veremos que sale de todo esto. =)

 

¡Por cierto! Ninguna de las tres estudia leyes, así que si cometimos algún error durante toda la etapa del juicio mil disculpas, pero se hizo lo mejor que se pudo para que sonara real. (¡Hasta investigamos…! xD)

 

Bueno, ahora si me despido. Se las quiere un montón y gracias por el apoyo de siempre. ♥



22 comentarios sobre “Inefable: Prólogo

    Yuki ~ escribió:
    13 mayo, 2014 en 20:17

    Hola ~ desde el 2011 espero actualización de este fic😦 ¿habrá?

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s