Blogger: Décima tercera publicación.

Posted on Actualizado enn


 

BLOGGER

DECIMO TERCER CAPITULO

LIMITES DE UNA PACIENCIA AGOTADA

12/04/2010

 

 

 

 

Al llegar al punto de la paciencia. El cerebro, la actitud, e incluso los sentimientos. Desarrollados por cada pensamiento en nuestra mente experimentan un cambio brutal, repleto de impulsividad que opaca la moral y la conducta concurrente de un individuo.

 

A eso, se le llama instinto de venganza.

 

Ocasionalmente cuando miraba los ojos de Yoochun, había un deje de inalcanzable, que era quizás lo que más llamaba mi atención. Su sonrisa encantadora, su voz envolvente. Todo su ser, era como mirar  un Dios del antiguo Olimpo.

 

De esos que podían ser observados y venerados por los mortales. Pero eran tan inalcanzables como el infinito cielo que existía sobre ellos. Yoochun era así, con su máscara de perfección bien ajustada a su rostro.

 

Hasta el día en que en verdad lo miré, su máscara cayó. Y resultó que Yoochun solamente es alguien lastimado, herido y enamorado. Intentando escapar de su dolor, tomando una última oportunidad para ser feliz de mi mano. Es como un niño pequeño al cual deseas abrazar para demostrarle que el mundo no es tan malo y que tu puedes protegerlo a como de lugar.

 

Cuando te encuentras en una disyuntiva, generalmente es entre el bien y el mal. O tu bien o el de alguien más. Siempre es así, no se que pensar, no sé por que estoy dudando. Quizá por eso estoy en la terraza de mi edificio, escribiendo en medio del viento y la soledad.

 

Me faltan razones, sé que están ahí. Solo que aún no las puedo reconocer.

 

Me faltan razones para seguir con Yoochun, y me falta valor para afrontarlo.

 

 

 

 

Sostuve el pequeño ramo de rosas en mis manos.

 

Yoochun a mi lado caminaba en silencio, con las manos en sus bolsillos. Mirando por el pasillo blanco del hospital, concentrado en sus pensamientos. Mirarlo era mi manera de tratar de entenderlo.

 

Nunca imaginé que pudiera ser tan callado. Nunca analicé la posibilidad de que su dolor pudiera cambiarlo tanto. De que su actitud sociable, cruel, impulsiva y arrogante. Fuera una armadura contra su debilidad.

 

—¿Por qué suspiras, Jae?

 

Sonreí, tratando de que Yoochun no lo notara.

 

—Solo pensaba en los finales, están cerca y nos graduaremos. Cada uno tomara un camino diferente en su vida, ¿no te da nostalgia pensar en eso?

—A veces… Pero también pienso en Junsu y en que con suerte no lo volveré a ver.

 

Llevé una mano a mi cabello, había aprendido a enfrentar a Yoochun, tan sinceramente que ahora él solo me miraba a los ojos y me respondía con la verdad.

 

—¿Y es eso lo que quieres, dejar de verlo?

—No se trata de querer, se trata de que debe ser así.

 

Él bajo la mirada, sus palabras no dolían, simplemente desarrollaban un sentimiento de pena en mí. Cuando llegamos a la puerta de la habitación de Heechul, Yoochun me tomó del brazo, me detuvo y me miró. Justo de la misma forma sincera en que Yunho me había mirado unos días atrás.

 

—Jaejoong espera…— Hubo duda, miedo y resignación en sus gestos. –Yo… Hace un par de días besé a Junsu. Y fue… Como antes. Lo siento, creo que debemos terminar. No puedo intentar tener una relación de esta manera, no quiero usarte, ni que salgas lastimado. Hasta que no lo saque de mí ser, no puedo…

 

Sus ojos estaban apagados, como si en verdad yo le importara. Estaba a punto de pronunciar un sincero ‘Yo entiendo’ pero Siwon abrió la puerta de pronto. Y nos miró, detectó la tensión y fingió.

 

—Oh, han estado aquí. Heechul está adentro con su mamá. Pueden pasar, yo voy a la cafetería por un poco de te para Chul.

 

Yoochun soltó mi brazo recién. Siwon pasó en medio de nosotros, con miradas disimuladas hacía nosotros. Yo solo sonreí, extendiéndole el ramo de rosas a Yoochun.

 

—Te entiendo, Yoochun. Estás tomando una decisión y yo la acepto. Será mejor que entres y saludes a Heechul y su mamá. Diles que espero que estén bien. Yo no pertenezco ahí, son ustedes sus amigos. Cuida de él, ¿si?

 

Él asintió, tomando el ramo y suspirando. Justo antes de entrar volvió a girar, con una pequeña sonrisa en los labios, la más sincera que había visto en él desde que lo conocí.

 

—Eres increíble Jaejoong, de las pocas personas que he conocido y que valen la pena. Que el resto del mundo este podrido te hace todavía mejor. Yunho tiene mucha suerte, ¿sabes? Siempre la ha tenido el idiota ese, lástima que a veces sea tan lento para las cosas. Suerte con él.

 

El corazón en mi pecho latió acelerado, el traicionero aquel. Asentí, nervioso y quizá Yoochun lo notó, pero para ese instante yo solo corrí hacía el ascensor vacío. Las puertas se cerraban cuando comprendí, que a pesar de que si bien ya no quería a Yoochun de esa forma. Él había sido sin duda algo así como… Un primer amor.

 

No estoy seguro si fue la nostalgia, la perdida de Yoochun o la distancia entre Yunho y yo. Pero mientras el ascensor bajaba, tapé un poco mi boca y cerré los ojos. Y como un verdadero idiota sollocé en silencio, tratando de retener las lágrimas y el dolor que en ese momento sentía.

 

 

 

 

—Ya llegamos.

 

Abrí los ojos, el taxi acababa de estacionarse. Tosí un poco y le extendí los billetes al hombre quien asintió agradecido, cuando bajé respiré profundo. Solo quería entrar a mi casa y dormir.

 

Pero Yunho en frente del edificio cambió mis planes inmediatos, revisaba su moto. Con una gran sonrisa, feliz de tenerla una vez más en sus manos. Mis pasos se guiaron solos, no hablaba con él desde que no me había negado que siguiera sintiendo cosas por Junsu.

 

—Vaya… Veo que la tienes de vuelta.

 

Yunho levantó la mirada, un poco sorprendido. Pero me sonrió y asintió.

 

—Si, ya la extrañaba. Es como mi hija.

—¿Y Lion?

—Él es como un hijo, es diferente.

 

Su voz sonaba seria, mientras dejaba el casco en la parte trasera de la moto y eso solo me hizo sonreír. Dudé entre contarle o no que su hermano y yo habíamos terminado. Pero él giró y suspiró.

 

—Jae escucha, me gustaría que al menos de vez en cuando pudiéramos hablar como gente civilizada. Me agradas, y me gustaría que al menos pudiéramos dejar de lado si sales con Yoochun, o si me gusta al menos un poco Su…

 

Eso, fue cruel. Dejándome sin palabras y Yunho lo notó, por que de inmediato se acercó, levantando un poco las manos y caminando hacía mí.

 

—No me malentiendas… Yo solo… No me quiero alejar de ti.

—¿Y Junsu?

 

—¿Importa?

—Si te gusta Junsu, a pesar de todo lo seguirás buscando.

 

—¡Le pedí que se alejará de mí! ¿Eso por dónde te da la idea de lo que estoy buscando?

—Por que si te gusta, solo me usarás como paño de lágrimas. ¡Y ya estoy harto de ser el paño de lágrimas de los amores que Kim Junsu deja de lado!

 

De acuerdo, eso no debió salir de mis labios. Yunho arrugó su entrecejo. Pero estaba tan enojado que en realidad poco me importó, intenté no mirarlo una sola vez más. Solo entré en el edificio y comencé a presionar el botón del ascensor, con las esperanzas de que las puertas se abrieran antes de que Yunho se decidiera por entrar.

 

Justo cuando creí que alguien allá arriba me escuchaba y entré al ascensor, cuando las puertas se cerraban y yo presionaba el número de mi piso. Yunho abrió las puertas, permitiéndose el acceso, mirándome igual que noches atrás.

 

Sus manos frías estuvieron en mis mejillas, las puertas volvieron a hacer su intentó de cerrarse y Yunho para ese momento ya me había puesto contra la pared del ascensor, besando mis labios. Besándome otra vez.

 

Y fue igual que la vez pasada, igual que aquella noche cuando intentaba enseñarme a cantar. Fue la misma aceleración de mi pulso. Fue el mismo suspiro y escalofrío que recorrió mi cuerpo entero.

 

Esta vez agarré su ropa con fuerza, desde su espalda, sin importarme si la arrugaba o no. Fue como sentir que en realidad en medio de todo ese caos, justo ahí él era lo único bueno que existía.

 

Cuando se alejó, el timbre del ascensor anunciaba que habíamos llegado. Pensé que diría algo, o que al menos yo diría algo, lo único que pasó fue que antes de que las puertas se cerraran Yunho estiró su mano y salió del ascensor, esperando por que yo lo hiciera también.

 

—Creo que esto de la amistad y portarnos civilizadamente no va con nosotros.

 

Yunho rascó su nuca, con una sonrisa en el rostro y mirando hacía la puerta de su departamento. ¿Qué tan malo podía ser que nos besáramos cada impulso que tuviéramos? Bueno, podía ser malo si al final Yunho elegía a Junsu.

 

—Entonces… ¿Ya no nos hablaremos?

 

Yunho pareció reaccionar ante aquello y negó de inmediato.

 

—No, no me refería a eso… Bueno, podemos hablar a una prudente distancia. Para evitar estos impulsos. Ya sabes, hasta que aclaremos nuestra situación.

 

Oh, si. Yunho no sabía que todo con Yoochun había terminado. Pero lo del tiempo me pareció buena idea. Espacio para pensar.

 

—De acuerdo, supongo que eso suena un poco mejor.

—¿Amigos entonces?

—Amigos.

 

Yunho estiró su mano, yo la estreché con cuidado. Yunho había sido el de los impulsos. Pensé que en ese momento, antes de que los besos impulsivos quedaran de lado, sería mí última oportunidad.

 

Jalé de su brazo, con sus ojos mirándome fijamente, los brazos en su cuello y nos volvimos a besar. Igual que hace un rato, y mientras nos besamos pensé en retractarnos, mandar todo al diablo y pedirle a Yunho que comenzáramos desde cero. Sin que yo sintiera algo por Yoochun y él algo por Junsu.

 

—¡Jaejoong!

 

Esa, fue la voz de mi hermana mayor. Ella estaba ahí, con la puerta del departamento abierta y arrugando el entrecejo.

 

—Joonhae… No es lo que crees.

—¿Tú no estás saliendo con Yoochun? ¡¿El hermano de este muchacho?!

 

Yunho carraspeó, un poco nervioso. Joonhae solo arrugó un poco más el entrecejo y me miró con reprobación. ¡Maldición! ¿Por qué mis impulsos deben tener consecuencias?

 

—Adentro te explico.

—Pero…

—Ve adentro.

 

Logré empujarla con cuidado de regreso al departamento y le sonreí un poco a Yunho, antes de asentir y notar como él parecía más bien contrariado. Como si las palabras de mi hermana le hubiera hecho recordar, que si, Yoochun era su hermano.

 

 

 

 

Changmin hablaba, hablaba y hablaba.

 

Creo que estaba demasiado hablador para ser él, pero justo en instante estaba como vacío, como si ningún pensamiento coherente pudiera atravesar mi mente, sintiendo que el punto azul en la pared me era más que interesante.

 

—¡Hyung! Al menos ten la decencia de asentir de vez en cuando y fingir que me estás escuchando.

 

EL golpe de Changmin sobre mi cabeza me hizo recordar que estábamos en el salón de clases y ya todos habían salido a receso.

 

—Lo siento, Min. Es que no estoy muy concentrado últimamente.

—Si, de eso ya me he dado cuenta. Pero necesitas cambiar eso.

 

—Lo sé, lo sé… ¿Me decías?

—Que Junsu planea algo, no estoy seguro de lo que estoy a punto de hacer pero ayer Junsu me contó que había encontrado en tu…

 

—¿Changmin?

—¡Es Junsu!

 

Salté de mi asiento de inmediato, tomando mi pequeña maleta y tratando de esconderme en algún lugar que no fuera visible para Junsu. Changmin abrió la puerta del armario en el salón de baile. Y logró cerrar la puerta en el momento exacto en que Junsu ingresó al salón y yo apenas me moví incomodo dentro del estrecho lugar.

 

—¿Por qué no me contestabas Min? Llevo rato buscándote, prácticamente desde que sonó la hora de receso.

—Si, estaba un poco ocupado.

 

Escuché pasos, aparentemente alejándose un poco de la puerta del armario. No estaba seguro de hasta que punto podría abrir la puerta, ni siquiera de si podía hacerlo, preferí no arriesgarme. Y respiré profundo.

 

—¿Ocupado, en qué?

—Tengo una vida Junsu, solo por si lo olvidas; Muy lejana a ti.

 

Hubo un silencio. No estoy seguro del por que, pero pronto volví a escuchar los pasos de alguien moviéndose dentro del salón.

 

—Te necesito para algo, Min.

—¿De que se trata?

 

—Hoy en la presentación de canto en la que compartimos aula, necesito que te levantes a cantar y distraigas a todos.

—¿Qué? ¿Y por que yo?

 

Junsu bufó, seguramente a Changmin no le gustó eso.

 

—Por que necesito salir del salón, y además hacer algo justo antes de salir. Pero para eso necesito a todos observándote.

—Sigo sin entender, ¿por qué no esperas a que cualquiera salga?

 

—Por que saldrán los de siempre. Y yo necesito que sea alguien que sorprenda y llamé la atención de forma que al estar atentos en ti, yo pueda hacer lo que necesito.

—Yo no sé cantar.

 

Escuché algo parecido a una pequeña risa por parte de Junsu. Changmin estaba reacio en acceder a lo que Junsu le pedía, pero seguramente Junsu usó algún truco sucio por que de pronto la voz de Changmin sonó menos segura.

 

—No… Junsu… Yo no sé cantar…

—Te he escuchado, Min. Tienes buena voz, digna de ser explotada. Anda hazlo por mí.

 

—Me asusta no saber de lo que soy capaz de hacer por ti.

—Descúbrelo, pocas veces te pido algo. Hazlo esta vez y te prometo que te daré lo que me pidas.

 

—¿Lo que sea?

—Lo que tú pidas.

 

Fue la curiosidad, el no saber por que de pronto la voz de Changmin sonó tan compenetrada con la de Junsu lo que me hizo abrir la puerta, tan lentamente que apenas fuera notorio.

 

Y ahí estaba Junsu, pegado al cuerpo de Changmin. Con el propósito de devorarle la boca o algo parecido. Por que Changmin prácticamente se había rendido, y apretaba a Junsu con fuerza, con una de sus manos paseándose por la espalda de él.

 

Changmin… ¿De que lado está en realidad?

 

Esos sentimientos, esa pasión… Eso, no se puede fingir.

 

—¿Cantarás entonces?

—Ya sabes que si.

 

Junsu apenas se había alejado para hablar, Changmin aparentemente no le dio tiempo ni para respirar, por que tomándolo por el cuello lo volvió a besar, con la misma pasión y fuerza. ¡¿Se había olvidado que yo estaba aquí o qué?!

 

—¿Qué canción quieres que cante?

—La que sea, pero busca que sea intensa.

 

—¿Intensa?

 

—Si cantas algo romántico, tendrás a las chicas pero necesito que distraigas a todos. Así que si haces uso adecuado de tu voz puedes capturarlos, tiene que ser algo complicado y con una música que sea intensa y profunda. Para que todos te presten atención. Lento y usa recursos de notas altas o algo parecido.

 

—¿No estás pidiendo demasiado?

 

Junsu sonrió de lado, apoyándose en uno de los asientos y mirando a Changmin tan fijamente que me sorprendió verlo de esa forma, jamás había visto a Junsu de esa forma. No actuando de esa manera.

 

—La atención de las personas es muy frágil, Changmin. Si buscas entretenerlos toda la canción debes hacer uso de algo que llame la atención hasta el final, y entre lo divertido, lo romántico y todos lo etcétera que te puedas imaginar. Lo pasional siempre va a ganar.

 

—¿Quieres que me ponga a bailar o que?

—Sería interesante, pero no. Solo necesito una gran voz, con notas altas, música lenta y profunda que haga a todos admirarte, envidiarte y que piensen solo en ti al menos por esos tres minutos.

 

Changmin se cruzó de brazos, respirando profundo y mirando a Junsu, pasó una mano por su cabello y luego solo bufó.

 

—Lo intentaré, pero lo poco que se sobre cantar ha sido por lo que me han enseñado, no por que realmente lo haya practicado.

—El talento lo llevas, Min. Solo explótalo.

 

Junsu palmeó las mejillas de Changmin y luego tomó su maleta para salir del salón como si nada. Luego de unos segundos abrí la puerta, Changmin sacudía sus cabellos un poco frustrado, y al verme pareció recordar que yo estaba ahí.

 

—¿Qué? ¡¿Olvidabas que estaba ahí?!

—Ya hyung, no exageres. ¡¿Cómo diablos le voy a hacer para cantar una canción con todas esas características?!

 

Rodé los ojos, sabía que Changmin ya estaba en otro mundo como para que yo le preguntara algo y él contestara.

 

—En verdad… A veces ni yo sé lo que pasa por esa loca cabeza suya…

 

Changmin tomó su maleta y salió del salón. Seguramente a uno de los salones de computación para poder buscar la canción. O al de composición quien sabe. Yo solo tenía instalada en mi pecho esa espina que me hacía recordar que hace mucho que no escucho a Changmin hablar de Siwon o Minho.

 

Después de todo, ahora que lo notaba Changmin siempre miraba a Minho.

 

 

 

 

—¡Hyung!

 

Minho llegó corriendo hacía mí. Con la respiración agitada y apenas el celular en las manos. Como si llevara rato buscándome.

 

—Dime Minho.

—¿Has visto Changmin? Llevo días buscándolo, pero pareciera que hasta está huyendo de mí.

 

Justo en ese instante noté que Minho rascaba un poco su nuca y lucía suavemente avergonzado. Me miró, e intenté no perderme en mis pensamientos.

 

—Dudo que esté escondiéndose de ti, pero ha estado un poco ocupado.

—En realidad yo si creo que tiene razones para huir de mí… La última vez que nos vimos, pues yo… Le dije algo… E hice algo… Que estoy empezando a creer, no debí hacer.

 

—¡¿Qué?!

 

Minho rió, al ver mi rostro descolocado. Bien, no estaba entendiendo nada. Pero él solo rió, palmeando un poco mi espalda y al parecer un poco más relajado.

 

—Nada hyung, no importa. ¿No lo has visto entonces?

—Pues hace un rato si, pero supongo que ha de estar por los laboratorios o el salón de música. No estoy seguro la verdad.

 

—¿El salón de música?

 

Minho leyó los carteles colgados en la parte superior de las puertas y con una sonrisa en el rostro empezó a buscar. A sabiendas de que el salón estaba cerca, yo solo lo seguí por instinto. Cuando él se detuvo, supe que algo no muy bueno estaba pasando, por que la sonrisa en su rostro había desaparecido.

 

—¿Has encontrado algo?

 

Junsu estaba justo detrás de Changmin, quien sentado en una de las sillas del salón leía un libro en sus manos. Supongo que la manera en que Junsu apoyaba su quijada en el hombro de Changmin fue la causa de que Minho de pronto arrugara el entrecejo.

 

—No sabía que Junsu hyung y Changmin tuvieran esa cercanía.

—Eh… Si, bueno. Son buenos amigos y todo eso…

 

Minho me miró sabiendo que no había sonado tan confiado como debería, pero necesitaba sacar a Minho de ahí, por que suponía que lo de Minho y Junsu era un secreto en tanto el plan de Yoochun se ponía en acción.

 

—¿Qué tal esta de aquí?

—¿Estás demente? Es muy difícil, además la canta una mujer. Sería muy difícil adaptar mi tono de voz a… ¿Qué haces?

 

El pequeño jadeo no había pasado desapercibido para ninguno de los dos. Changmin había cerrado los ojos en cuanto la boca de Junsu había buscado a su cuello con una sensualidad que jamás había visto en nadie, fue su sonrisa o su mirada lo que era aún más sensual que el mismo acto de morder el cuello del menor.

 

—Cántala para mí…

 

Supongo que ya era muy tarde para sacar a Minho de ahí, por que pronto Junsu le quito el libro de las manos a Changmin y se sentó sobre sus piernas, pasando los brazos alrededor de su cuello.

 

—Junsu…

—¿La cantarás?

—…Si.

 

Junsu entonces unió su cuerpo al de Changmin y se apegó a él, con un beso que hizo que Minho girara de inmediato. Y empezara a acelerar el paso mientras apretaba sus puños con fuerzas, decidí seguirlo. Por que no terminaba de entender su actitud.

 

—Soy un imbécil… Eso es lo que soy…

—¡Minho, espera! ¿Qué te sucede?

 

Logré sostenerlo del brazo, pero él solo se soltó descuidadamente, con el pecho subiendo y bajando con fuerza. Estaba molesto. Enfadado, y seguramente sino medía mis palabras, terminaría siendo su saco para boxear.

 

—Que soy un imbécil, eso sucede. Terminé con Joonghyun por él, no por que esperara que algo pasara entre nosotros por que en ese tiempo salía con mi hermano pero… ¡Agh! Cuando Siwon me dijo que habían terminado pero que lo habían hecho de buena manera pensé que él… ¡Pero no! ¡¡Ahí está, quizá Junsu es la razón por la que le pidió a mi hermano que terminaran!!

 

Abrí los ojos un poco más, Minho aún pasaba una mano por su cabeza. Junsu no había sido la razón por la que Changmin había terminado con Siwon… ¿O sí? Un momento, aún más importante, ¿a Minho le gustaba Changmin?

 

—Minho yo…

—Hyung, ¿ellos están saliendo?

—¿Eh? No… Sé… ¿Qué diablos está pasando?

 

La sensación aquella de cuando sientes que todo se sale de tus manos y pierdes el control. Rodeado por situaciones que no sabías que pasaban es frustrante. Minho terminó por irse, con el paso apresurado sabrá Dios donde.

 

Yo solo bufé… ¿Qué tan difícil era pedir una adolescencia normal?

 

Aunque supongo, que de una manera u otra. La adolescencia jamás es normal.

 

 

 

 

El salón de música estaba repleto.

 

La mayoría de los alumnos de quinto y sexto se encontraban aquí, para la charla que el cata autor italiano daría ese día en el conservatorio. Desde mi lugar observé a Yunho a unos asientos de mí, pensando en que no había hablado con él en todo el día.

 

Yoochun por supuesto estaba ahí, mirando con atención al hombre parado frente a nosotros, concentrado en lo que decía. Respiré profundo y pensé que de no ser por que Changmin iba a cantar y no tenía idea de lo que Junsu planeaba no estaría aquí.

 

Miré a Junsu varias veces, pero él solo permanecía en su asiento, con una sonrisa en los labios y aparentemente atento a lo que el hombre decía. Supuse que eso no cambiaría hasta que Changmin alzara su mano para intentar cantar algo.

 

El momento llegó, tal y como lo había predispuesto Junsu, varias manos se alzaron entre ellas la de Junsu, cuando el Italiano propuso que alguien cantara algo para medir el nivel de voz y mostrar unos pequeños consejos.

 

Cuando la mano de Changmin se levantó, su expresión inmutable llamó la atención del hombre, quien lo miró con curiosidad y sonrió.

 

—Bien, ¿por qué no vienes y nos cantas algo?

—De acuerdo.

 

Changmin se levantó de su asiento. Pude sentir la expectativa por parte de todos. Las miradas estaban en Changmin, justo como lo había dicho Junsu. Changmin respiró profundo antes de tomar el micrófono con fuerza, cerrar los ojos y concentrarse en la música que se dejaba escuchar.

 

Es como si fueras una droga

Es como si fueras un demonio al que no puedo enfrentar

Es como si estuviera trabado.

 

 

Su voz era profunda, nunca había escuchado a Changmin cantar, logró distraerme lo suficiente como para que por un momento perdiera de vista a Junsu y me dejara hipnotizar igual que los demás por su profunda voz.

 

Es como si estuviera corriendo hacía ti todo el tiempo

Y sé que te deje tener todo el poder

Es como si la única compañía que busco es al sufrimiento a mí alrededor

 

 

Yoochun se removió incómodo, mirando de soslayo a Junsu. Yoochun tenía esa expresión clara en el rostro. Cuando odias una canción, y las odias por sentirte terriblemente identificado. Junsu solo sacudió un poco sus cabellos. Él sabía, sabía que Yoochun lo miraba y aún así lo ignoró.

 

Es como si fueras una sanguijuela, succionando la vida en mí

Es como si no pudiera respirar sin ti en mí

Y ahora me doy cuenta que a pesar del tiempo, no voy a dejarte

 

 

Para cuando Junsu finalmente se movió, lo hizo lentamente, tomando la maleta a un lado suyo y levantándose suavemente, como para no interrumpir el momento de Changmin. Su mirada viajó hasta mí, yo solo regresé a mirar a Changmin, lo suficientemente rápido como para que no sospechara que vigilaba sus pasos.

 

Es como si no pudiera respirar, es como si no pudiera ver nada más que tu

Soy adicto a ti

Es como si no pudiera pensar, sin ti interrumpiendo en mis en mis pensamientos, en mis sueños…

Se apodero de mí y es como si hubiera dejado de ser yo

 

 

 

Él salió del salón con la voz de Changmin impregnándose con fuerza en el salón. Con el profesor mirándolo casi maravillado con su voz y expresión corporal. Me debatí entre seguirlo o no, pero al final tomé mi mochila e hice lo mismo que él. Todos concentrados como estaban ni siquiera se pudieron dar cuenta.

 

 

Es como si estuviera perdido

Es como si me estuviera rindiendo lentamente

Es como si fueras un fantasma que continua acechándome

 

 

Junsu estaba por los pasillos, se movía de un lado a otro con velocidad, con unos papeles azules en las manos, depositándolo dentro de los casilleros, pegándolos en la pared, arrugué el entrecejo confundido. ¿Qué es lo que Junsu estaba haciendo? La sonrisa bailarina en los labios lo delataba, no podía ser algo bueno.

 

 

Déjame en paz

Sé que estas voces en mi cabeza son solo mías

Y se que nunca voy a cambiar, si es que no me rindo ahora.

 

 

 

Avancé cuidadoso, justo cuando Junsu giró en una esquina y se perdió de mi vista. En el vacío pasillo en el que me encontraba mi pecho sintió un frío intenso recorrerlo. Tomé uno de los papeles azules y mis ojos se abrieron con sorpresa.

 

¡Mi letra! ¡Mis anotaciones!

 

¡Junsu había robado mi cuaderno! Y ahí estaba en manos de cualquiera dispersos con mi firma y fecha cada una de mis apreciaciones hacía ellos. Recordé a Yunho, la forma en que hablaba de él en un principio, mis planes. Y corrí, lo más rápido que pude de regreso al salón. ¡No los podía dejar salir!

 

Soy adicto a ti y necesito una dosis

Solo una mas y prometo que podre lidiar con esto un tiempo mas

Voy a manejarlo, voy abandonarte. Pero te necesito una vez más y será todo

Solo necesito una última dosis de ti.

 

 

Desesperación. Genuina y preocupante.

 

Fue lo único que recorrió a mi cuerpo entero. Todos estaban ahí llenando de felicitaciones a Changmin, y la campana daba por finalizada la clase especial de ese día. Changmin pareció buscar a alguien con la mirada.

 

Y mi estómago se contrajo de terror. Cerré la puerta de inmediato, sorprendiendo a todos quienes me miraban extraño. Yo solo intenté no respirar tan agitadamente. Intentando ordenar mis pensamientos, con la sola idea de retenerlos ahí por lo menos hasta que lograra sacar todos los papeles que Junsu había regado.

 

—…¿Qué es eso?

 

La voz de una de las muchachas distrajo la atención de todos. Por una de las ventanas se podía ver como un montón de papeles azules caían desde el piso superior, mis ojos se abrieron hasta más no poder. ¡Junsu maldito traidor!

 

No había forma de que me librara de esta, de todas formas los otros salones también empezarían a salir. Sentí como si todo a mí alrededor empezara a sacudirse, ¡no podía pensar claramente!

 

—Señor Kim sería tan amable de explicarnos, ¿por qué razón permanece parado en la puerta cuando todos sus compañeros quieren ir a receso?

—¡Ustedes no pueden salir!

 

Mi voz salió en un grito estrepitoso. Yoochun arrugó el entrecejo. Y Yunho claramente solo rodó los ojos. Creo que él más que nadie está acostumbrado a mis ataques raros. Pero cuando Changmin dio un paso, bajando hacía los alumnos. Igual de confundido que los demás, supe que no los podía retener por más tiempo.

 

—¿Podrías quitarte? Salir con Yoochun Oppa no te quita lo extraño.

 

Fue una de las muchachas la que me sacó de la puerta para poder abrirla y que todos avanzaran. Sabía quien era por el tono altanero de su voz, una de las infinitas admiradoras de Yoochun que ahora me odiaba por estar con él. Oh, bueno… Haber estado con él.

 

—¿Qué es todo esto?

—¿Más de esos papeles azules?

 

Las palabras de los que se amontonaban afuera me hicieron encogerme un poco, sino podía detenerlos a todos. Al menos lo intentaría con Yunho. Pero cuando levanté la mirada Yunho buscaba algo en su maleta, tomó un cuaderno y con el entrecejo arrugado, sacó varios de esos papeles azules de su maleta.

 

El corazón si pudiera, se hubiera detenido por un momento.

 

—¿Hyung?

 

Changmin puso su mano en mi hombro. –Estás pálido, ¿qué sucede?

 

Yunho alzó su mirada. Molesto y se acercó a mí, por instinto retrocedí, pero su mano agarró mi brazo con fuerza, acercándome a él. Estaba furioso, me miraba con rabia y apretaba el agarre en mi brazo demasiado fuerte.

 

—¿Me puedes explicar que es toda esta porquería?

Su voz sonó siseante. Sus ojos fijos en mí. No habían muchas explicaciones que pudiera darle, por lo menos no que pudieran calmar al menos un poco su instinto asesino hacía mí en ese instante.

 

—Yunho yo…

—Jung por favor, suelte a Kim en este momento.

 

Los ojos de él me miraron igual de amenazantes a pesar de la orden del maestro invitado. Con un bufido, y una sonrisa extraña en el rostro. Yunho finalmente me soltó, empujándome un poco y saliendo del salón.

 

Sobé el lugar algo rojo que Yunho había dejado. Y el profesor se acercó a preguntar si estaba bien. Me hubiera gustado responder con un sincero ‘no’ pero necesitaba deshacerme de él, por lo que asentí y al final me quedé solo en el salón.

 

Changmin llegó corriendo. Con varios de esos papeles en las manos.

 

—¡Hyung, todo el conservatorio está hablando de ti!

 

Genial… El tacto que tenía Changmin para las situaciones dramáticas de mi vida es excelso. Le quité una de las hojas y mi letra plasmada en mi papel me hizo suspirar.

 

 

Yunho es extraño.

Tiene una personalidad dispersa. Vive solo y no me confío mucho de él. Verlo enamorado de alguien sería interesante. Lo necesito para mi experimento sobre la mente humana, es decir, ¿qué mente más difícil y complicada que la de un rebelde sin causa con ínfulas de asesino en serie?

Mientras Changmin se siga negando a que lo acerque a Siwon. Yunho me servirá.

 

Fragmento del diario de Kim Jaejoong.

¿Qué opinan?

 

 

 

—¡No es mi diario!

 

Apreté el papel con fuerza y lo arrugué de inmediato. Changmin bajó un poco las cejas y suspiró.

 

—No tenía idea de que haría algo tan cruel como esto, hyung. Lo siento. Pero eso no es lo peor…— Lo miré con frustración y él desvió la mirada. –No solo ha fotocopiado las hojas en las que hablas de Yunho, sino también en las que hablas de todos en algún momento. Justo ahora, no eres el más querido en el conservatorio…

 

Me apoyé como pude en la pizarra cuando la figura estilizada de Junsu nos hizo ponernos a la defensiva. Con una sonrisa plasmada a la perfección en sus labios, los brazos cruzados, apoyado en el alfeizar de la puerta. Kim Junsu saboreaba su victoria sobre mí al verme tan miserable.

 

—Dime ‘hyung’— Sus palabras sonaron repletas de sarcasmo. —¿De verdad creíste que podías engañarme? Ustedes podrán ser muy inteligentes, pero entre la inteligencia y la astucia hay una gran diferencia. Fui yo quien empezó el juego, soy yo quien los conozco como realmente son. Ustedes apenas y me están conociendo. Yo conozco sus límites, ustedes no conocen el mío.

 

Apreté los puños con fuerza, Changmin a mi lado solo se removió incómodo. Como si hubiera recordado algo de pronto. Se veía apenado. ¿Ahora que le sucedía?

 

—La inteligencia a veces no es suficiente ‘hyung’ a veces no da ventaja, para poder vencerme necesitan manipular mentir y ustedes lastimosamente son demasiado conscientes, tienen sentimientos yo no. Siendo así nunca podrán ganarme, mientras Yoochun me ame nunca podrá destruirme. Así que díganle que para la próxima intente algo mejor.

 

Con la misma voz profunda con la que empezó con su discurso se marchó. Yo solo grité un poco, gravemente lo suficiente como para que Changmin retrocediera un poco. Estaba molesto, frustrado, enojado.

 

Solo quería que Junsu pagara por lo que estaba haciendo.

 

…Incluso empezaba a sentir que lo odiaba. ¡Maldición lo estaba odiando en este preciso instante! Estaba destruyendo mi vida. Y estaba logrando que Yunho me odiara. Apreté los puños con más fuerza todavía. No podía dejar a Junsu que siguiera saliéndose con la suya.

 

…No más.

 

 

 

 

El resto del día fue un asco.

 

Quienes no hablaban a mis espaldas, me miraban mal, o me gritaban cualquier barbaridad. Sin contar con el montón de veces que pasando a mi lado me empujaron contra alguna pared o casillero.

 

Yo solo rogaba por que la hora de la salida llegara. No faltaba mucho por suerte, y entre el montón de gente lo vi, Yunho caminaba hacía su moto, aún molesto, con las personas abriéndose a su paso, mirándolo de reojo y susurrando palabras a su alrededor.

 

¡Diablos! Yunho en serio debe estar fastidiado con todo.

 

—¡Yunho, espera!

 

Tomé su brazo y automáticamente se soltó, haciendo uso de su fuerza y empujándome unos pasos más atrás.

 

—¿Ahora que quieres? ¿Vienes a empeorar más la situación?

—¿Qué? ¡No! Todo lo que escribí ahí fue antes de conocerte en verdad… Yo no… Yo te… ¡Maldición! ¿No ves que fue Junsu quien hizo todo esto? ¡No lo dejes ganar!

 

Yunho asintió, con una expresión de impaciencia en el rostro.

 

—Si, de acuerdo. Junsu lo hizo. En realidad ya no sé que pensar de Junsu así que me da igual. ¿Pero fue él quien escribió todo eso sobre mí? ¿Sabes qué? Me importa un demonio estar en la boca de todo el conservatorio. Que me miren cuanto les de la gana, que hablen, que me critiquen. Es algo a lo que estoy acostumbrado. Lo que me molesta es que hayas sido tú quien escribió todas estás… ¡Estupideces!

 

Sacó varias de esas hojas azules y las lanzó al suelo con fuerza, me estremecí por un momento. Y él solo pasó una mano por su cabello.

 

—¡Hablas de tus suposiciones sobre mis problemas familiares! ¡¿Cómo puedes hablar tan a la ligera de alguien que como tú dices hasta ese entonces no conocías?! ¡¡Tú no sabes nada de mi familia, de mi padre, mucho menos de mi madre!! ¡No tenías derecho Jaejoong!

 

 

Abrí la boca, pero las palabras se atoraron antes de salir, no tenía argumentos. No estaba pensando adecuadamente.

 

—Eso… Fue hace mucho, lo escribí unos días luego de que te mudaras junto a mí. No te conocía entonces.

—¿Sabes cuál es el problemas principal entre nosotros Jaejoong? Que siempre, todo, es demasiado complicado.

 

Cuando lo vi girar para ponerse el casco de la moto, mis manos viajaron solas a su brazo otra vez. No sabía que decir, como justifícame. Y lo único que pude decir fue lo único que gritaba mi mente.

 

—…Te quiero.

 

Fue patético. ¡Maldición fue demasiado patético! Él guardó silencio. Y se soltó esta vez suavemente, yo no podía mirarlo a la cara. Y él solo suspiro antes de subirse a su moto y encenderla.

 

—De una manera u otra, tú y yo siempre terminamos lastimándonos. Quizá por que no sabemos como estar juntos.

 

Lo único que escuché después fue su moto alejándose y yo parado como un estúpido en el estacionamiento. Cuando una mano estuvo sobre mi hombro haciéndome girar con fuerza, estaba dispuesto a golpear a quien fuera, por que no estaba con ganas de soportar a nadie.

 

Pero Yoochun y su expresión molesta me detuvo.

 

—¿Qué es esto?— Yoochun levantó el papel azul en mis manos, y yo solo suspiré cansado. —¿De que maldito lado estás Jaejoong?

—¡Deja de presionarme! ¿De acuerdo? ¡Todo ya está lo suficientemente mal como para soportar otro reclamo! ¡No los conocía cuando escribí eso de ustedes! ¡Junsu es quien está moviendo las cosas a su favor! ¡¿No lo ves?!

 

Siwon colocó una mano sobre el hombro de Yoochun quien me miró preocupado ante mi grito y yo solo giré para que no viera mi expresión. El rechazo de Yunho aún estaba latente.

 

—Vámonos Yoochun, no vale la pena. Además Heechul ya ha de estar en el hospital, hoy le dan de alta a su mamá, ¿recuerdas? No quiero dejarlo solo con todo ese ajetreo.

—Si, tienes razón.

 

Ellos se fueron, igual que todos a mí alrededor.

 

Junsu tiene la culpa. ¡Él tiene la culpa de todo!

 

 

 

 

—¿Se encuentra Junsu?

—Si, está en su habitación. Pasa, ¿le dices que salí a comprar unas cosas?

—Si, claro.

 

Junho me miró extraño, para ese rato yo solo subí las escaleras lo más rápido que pude y golpeé la puerta de la habitación de Junsu con fuerza. No abrió, entonces golpeé mucho más fuerte. Y cuando Junsu quitándose los audífonos me abrió, un poco adormilado, arrugué el entrecejo.

 

—¿Junho por que golpeas la puerta de esa…? Oh, eres tú.

 

Su voz cambió, colocó una sonrisa y arregló un poco su cabello. Yo solo entré a la fuerza, inspeccionando con la mirada su habitación, estirando mi brazo hacía él.

 

—Devuélveme mi cuaderno.

 

Junsu rió, brevemente, antes de suspirar y dejar su celular sobre la cama.

 

—¿Por qué lo haría?

—¡Por que es mío!

—Dime algo ‘hyung’ ¿No te has preguntado por qué no he atacado a Changmin?

 

Estaba cambiando de tema, iba a gritar una vez más. Cuando lo vi sacar mi cuaderno de debajo de su almohada, con una sonrisa aún más amplia en los labios.

 

—Lee la última página.

 

No confiaba en él, ya ni un poco. Pero después de todo, ya nada perdía. Cuando la letra de Changmin estuvo ante mis ojos. Lo primero que me pregunté, fue cuando había escrito aquello, que yo jamás lo había notado.

 

 

Hyung, lo siento. No sé si lo que voy a hacer es lo correcto, pero si voy a traicionar a Junsu necesito deshacerme de lo que pienso. No está bien, pero estoy harto de todo lo que nos rodea. De las mentiras y las clasificaciones.

 

Por que justo en este momento desearía ser como Junsu. No sentir nada, para que su traición no me afecte. Me necesitas, como Yoochun te necesita a ti, como un círculo vicioso. En el que ninguno va a ganar.

 

No estoy convencido y tengo miedo de que Junsu nos pueda vencer.

 

 

 

—¿Lo ves ahora ‘hyung’? Changmin estaba dudando en ese entonces, y ahora está más de mi lado que del de ustedes. Lo mandaste directo a la boca del lobo. Eres un inconsciente, un egoísta. Dices ser su amigo y ni siquiera pudiste ver que quien le gustaba en realidad no era Siwon sino Minho.

 

Levanté la mirada. Junsu lucía en esta ocasión serio. Cruzado de brazos otra vez.

 

—No notaste lo solitario que se sentía, lo herido que estaba por los comportamientos de Minho, por tener que resignarse con Siwon. No notaste su debacle de emociones y confundido lo enviaste hacía mí. ¿No sabías entonces lo peligroso que podía ser yo para él? Así que ahora no vengas con golpes de pecho a decir que yo soy el traidor cuando yo he sido quien ha estado ahí para él y le he quitado ese amor del corazón para que aprenda a vivir de verdad.

 

—¡Ya cállate!

 

Impulsivamente le lancé el cuaderno, difícilmente pudo esquivar el golpe. Luego me miró con sorpresa. Ni él, ni yo esperábamos algo así.

 

—¿Ahora con que me vas a salir Junsu? ¿Con que tú eres el bueno de la historia?

—Eso no, pero al menos no soy tan egocéntrico. Pensando solo en mi y mis sentimientos, mis confusiones como para dejar a mis amigos y sus problemas de lado.

 

—¡Yo no soy así!

—¿Ah, no? ¿Y como es que no notaste como se sentía Changmin cuando le pediste que se dejara envolver por mi para luego según ustedes ‘destruirme’? Lo mandaste a terminar de destruirse.

 

—¡No es cierto!

—Piénsalo y verás que tengo razón.

 

Negué vehementemente, con la respiración ya un poco agitada. Junsu recogió el cuaderno y tomó mi mano, a pesar de que intenté que me soltara, él solo aplicó un poco más de fuerza, y dejó sobre mi mano el cuaderno.

 

—Ten ‘hyung’ para que lo leas y recuerdes cuando alguna vez estuviste cerca de Yunho, para que él sea tu única compañía cuando Yunho y yo estemos en su departamento…

 

Cerré el puño. No medí la fuerza que usaba. Tampoco me importó, estrellé mi puño cerrado en su rostro, vi su cuerpo retroceder y su cara girada escupir un poco de sangre. Junsu llevo las manos a su rostro, y cuando vi sangre saliendo también de su nariz. Endurecí mis expresiones.

 

Eso era lo que Kim Junsu necesitaba. Alguien que por las malas le enseñara que no siempre podía ganar y salirse como si nada.

 

—Eres una basura Junsu, no, ni siquiera eso. Incluso la basura sirve para algo. No eres nada Junsu. Solo un maldito manipulador que me va a pagar por todo lo que me ha hecho. Así me cueste la consciencia que según tú me estorba. Así tenga que convertirme en alguien tan repugnante como tú… Te juro que vas a llorar arrepentido.

 

Su mirada llena de odio se fijó en mi rostro. Parecía un depredador a punto de quitarle la vida a su presa. Apreté con fuerza el cuaderno en mis manos y con el paso más tranquilo que encontré abandoné su habitación, su casa, su amistad.

 

 

 

 

 

Lo dejé atrás por completo. Esa mañana de abril, dejé atrás por completo a uno de mis grandes amigos y dejé también atrás al antiguo Jaejoong que intentaba hacer las cosas por el lado correcto.

 

Me cansé, me cansé de ser el estúpido Jaejoong. Lograría. A costa de lo que fuera, de quien fuera. Que Junsu sufriera al menos un poco lo que él había hecho sufrir a los demás.

 

No lo dejaría vencerme, ni arruinarme.

 

Así este sentimiento de venganza se apoderara de mi ser.

 

No lo dejaría ganar.

 

 

 

 

Publicado por: JeJng—126

Estado: ———

Escuchando: ———

 

 

 

¿Un poco apresurado?

 

¿Qué les puedo decir? Estoy inspirada con este fic. Supongo que cada fic tiene su momento de inspiración y ahora le ha tocado el turno a este. Se que tengo algo olvidados mis otros fics. Pero haré lo posible por ponerme al día con ellos.

 

Se me cuidan mucho. Y gracias por sus comentarios. =)

 


 

49 comentarios sobre “Blogger: Décima tercera publicación.

    evelyn! escribió:
    4 febrero, 2012 en 23:45

    este fic me tine sin descansaaar! o sea uno no sabe qe qien dice la vrdad o mejor qien no miente tanto(?),todos tienen sus secretos…ahaahahah nunca lei un fic donde Junsu fuera taaaaan malo >_<! me encantaaaa.xD!

    Me gusta

    fenixdbsk83 escribió:
    4 mayo, 2012 en 15:54

    me ha tenido el corazon en la boca este capitulo.. mo pobre JJ… sos excelenteeee

    Me gusta

    Itayuchi escribió:
    8 junio, 2012 en 5:31

    Junsu pero ke haces como puedes ser tan detestable, no te puedo imaginar así, juro ke me duele el corazón solo de pensarlo, es ficción lo sé pero se siente feo de verdad

    Me gusta

    Sophy escribió:
    10 agosto, 2012 en 2:28

    Woooow!!! Ahora es JJ el que tiene sed de venganza )Ö( OMG!!! OMG!! OMG!!! Que irá a pasar Ö noooo mi chico bueno ahora se convierte en malo no lo puedo creer Ö

    Brrrrtttt!!! Serio JJ hasta que punto de su inteligencia no puede llegar brrrrtttt!!! Enserio hasta que le dijo Junsu que Changmin el que siempre le había gustado no era Siwon sino Minho eso me mató xD

    Ahora mi Yunnie está enojado con mi JJ por la culpa de Junsu es injusto u.u porque mi YunJae hermoso tiene que sufrir de esa forma u.u

    ~sigue leyendo~ (>_>) cap. 14 (<_<)

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    9 septiembre, 2015 en 20:44

    Jaeee te doy todo el permiso del mundo para restregarle otroa vez tu puño en la acara a ese malvado manipulador. Oh Diis del cieloooo como oudwse rer asi me insencible. ChangMin aigooo esto es un caos , Temo por esa influencia en el Lo hara perversooo😢😢 Chunnie seguro que tambien se siente descepcionado. pero por dios que abran los ojos fue Junsuuuu😡. ya decia que nada bueno podia salir de esa nota aunque no tuviera era intencion😢😢😢

    Me gusta

    laucamp escribió:
    7 abril, 2016 en 13:10

    Junsu le hizo mucho daño a Jae, ahora esa persona tan linda y buena se hará malo.

    Gracias!!!

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s