CTMA: Capitulo 6

Posted on


 

Crónicas de un Tonto Mejor Amigo.

 

Capitulo 6: El mundo está lleno de primeras veces. El de Yunho, fue con Yoochun.

 

 

Temprano en la mañana, Boa sigue pensado que ese viaje es una pésima idea.

 

Acomoda el sombrero en su cabeza y suspira, con su hermoso vestido blanco, viendo a Rain subir las maletas dentro de la furgoneta que hubiera alquilado para ese día. Ninguno de los muchachos llega aún, y ella solo espera que a final de cuentas a todos se les haya olvidado que tenían algo que hacer y cancelen.

 

Pero conoce su suerte, y eso, no va a pasar.

 

—Boa, ¿qué sucede? Te noto extraña.

 

Rain de repente se ha puesto a su lado, ella supo que una sonrisa era lo que el caso ameritaba y así lo hizo, con un suspiro en los labios, intentando dejar de lado la idea absurda de que realmente algo podía salir mal. Había que ser positiva de vez en cuando, ¿no?

 

—Nada amor, es solo que nos hemos levantado muy temprano y ayer estaba muy cansada.

—Oh, no te preocupes por eso. Ya verás como la pasaremos muy bien.

 

Boa se vio rodeada por los confortantes brazos de su esposo que la abrazaron suavemente y luego los labios de Rain besaron los suyos. Haciéndole recordar a ella por que a veces era tan sencillo perderse en todo lo que él representaba en su vida.

 

—¡Te dije que era por acá! No puedo creer que no sepas la dirección de Boa.

—Yo no puedo creer que tú me hayas dejado guiar al taxista, ¿no sabes que soy pésimo dando indicaciones?

 

Yoochun y Yunho bajaban del taxi, con un par de maletas y al parecer enzarzados en una pelea absurda, mientras Yunho le extendía al taxista un par de billetes. Yoochun puso una mueca y soltó las maletas cruzándose de brazos.

 

—Eres un idiota Yunho.

—¿Tú estas molesto? ¡Ja! Pero si fuiste tú él que le dio la dirección mal al taxista.

—¡¿Y por qué me dejaste?!

 

Rain carraspeó un poco y los dos muchachos levantaron la mirada. Yunho asintió suavemente, con una sonrisa un poco más amable en los labios. Sin embargo Yoochun solo suspiró, con el cabello alborotado debido a que apenas había tenido tiempo de peinarse y Yunho había apurado al taxista, es decir todo el viento lo había despeinado más todavía.

 

El auto que se estacionó frente a ellos, hizo que Yoochun elevará una ceja. El chofer abrió la puerta, sacando la maleta de Changmin en sus manos. Y el menor bajo del auto, con una gafas puestas y su cabello algo largo cayendo cuidadosamente por su rostro.

 

—¿Ves de lo que te pierdes por irte a vivir solo Yunho? Estás hecho una desgracia. ¿Qué les sucedió?

 

Pero antes de que Yunho pudiera abrir la boca, Yoochun se le adelantó.

 

—¡El imbécil este que anda menopáusico y no quería que subiera la ventana por qué tenía calor! ¡¡Y todo mi peinado se fue al caño por culpa del viento!!

—¡¡No iba a morirme de calor solo por que querías que tu peinado se viera bien!! ¡Demonios pareces una chica, Yoochun!

 

Changmin se quitó las gafas, sorprendido por la pelea inusitadamente ridícula que esos dos sostenían, miró a Boa y a Rain. Señalando descaradamente a los muchachos que aún discutían.

 

—¿Esto es lo que llaman tensión sexual mal reprimida?

—…Quizá.

 

Y la respuesta vaga de Rain detuvo la discusión de aquellos dos. Se miraron por un segundo, y fue Yunho el primero en alejarse. Un poco más del lado de Changmin y Yoochun optó por sentase sobre una de sus maletas, cruzado de brazos y con el entrecejo arrugado.

 

La cosa era que Yunho aún no perdonaba a Yoochun por haberlo agarrado y al parecer ahora Yoochun no le perdonaba a Yunho que no lo perdonara. O algo así, era difícil entrar en la complicadamente de Park Yoochun y comprenderlo.

 

—Bien chicos, si desean pueden ir subiendo las cosas a la furgoneta.

 

Poco a poco y a pesar de que Yunho y Yoochun prácticamente se ignoraron, fueron obedeciendo. Changmin despidió a su chofer con un breve mensaje para sus padres y casi unos diez minutos después. Otro taxi se estacionó frente a ellos, y no fue Junsu con su ropa deportiva quien llamó la atención.

 

En realidad fue Jaejoong, con aquel pantalón blanco, camisa azul que indebidamente dejaba a la vista sus pectorales, las gafas, y su cabello espléndidamente peinado, por que caía sobre su rostro adecuadamente y parecía tan suave que Yoochun solo pensó que Jaejoong se había confundido de evento, por que ellos no iban para un desfile veraniego en Hawái.

 

Así que algo molesto, Yoochun entrecerró los ojos y por supuesto el imbécil de su supuesto novio corrió hacía Jaejoong para saludarlo y ofrecerse a ayudar con una maleta. ¡Yunho es un imbécil! No le queda la menor duda, pero sobre todo es un ofrecido, y Jaejoong un regalado. Así que Yoochun ha perdido la perspectiva, y no sabe cual de los dos es peor.

 

—Mira tú, ¿seguro que eres tú el modelo entre nosotros? Por que evidentemente Jaejoong te puede quitar el lugar.

 

Y Changmin se lo ha buscado, con su comentario fuera de lugar, por que le resultó fácil a Yoochun mover su brazo y que su codo se enterrara en el estómago del menor.

 

—¡Agh, imbécil!

—¡Imbécil tu trasero!

 

Y como si la muerte blanca lo persiguiera, Yoochun entró a la furgoneta. Más molesto que antes.

 

 

 

 

Casualmente y como Rain al parecer quería arreglar las cosas y actuar de Cupido o casamentero. Logró que Yunho se sentara junto a él en la furgoneta, con un movimiento de todo menos discreto, por que prácticamente lo lanzó contra él. Y la mirada que compartieron fue extraña.

 

Por que ahora al parecer Yunho estaba enojado con Yoochun por que lo había agarrado. Yoochun estaba molesto con Yunho por que no lo perdonaba. Y ahora además Yunho estaba molesto con Yoochun, por que se había molesto por que no lo perdonaba. Y Yoochun entonces se había molesto por que Yunho había encontrado otra razón para estar molesto con él.

 

¿Confuso, verdad?

 

Bueno, en realidad. De lo único que eran conscientes esos dos. Es que estaban molesto el uno con el otro y eso bastaba para que Yunho repeliera a Yoochun. Y Yoochun se la pasara renegando la mitad del viaje.

 

Boa y Rain iban en la parte delantera, Rain conducía, así que era normal que Boa estuviera junto a él. Changmin y Junsu con su inusitada amistad habían ocupado los últimos asientos.

 

—¡Hey, Hyung! ¿Trajiste el videojuego que te pedí?

 

Yunho apenas levantó la mirada ante el grito de su hermano menor.

 

—Oh, si. ¿Para que me lo pediste?

—Para Junsu, ¿puedes creer que nunca ha jugado uno de estos?

 

Changmin sonrió un poco estirándose hacía Yunho y tomando el aparato entre sus manos, para cedérselo a Junsu casi de inmediato. Pero lo problemático para Yoochun no eran esos dos, sino Jaejoong, que sentado en la fila de en medio en la furgoneta. Con el codo sobre la ventana, mirando el paisaje y con el viento moviendo sus cabellos.

 

¡¿Por qué diablos el viento no obraba igual sobre Jaejoong como lo había hecho con él?!

 

¡Jaejoong prácticamente seguía peinado!

 

Inconsciente, Yoochun bufó, cruzado de brazos y enviándole miradas asesinas al hermano de Junsu.

 

—Hasta parece película barata de Holliwood en el momento exacto en que el tipo luce ideal, como un ángel. Nada más le falta la luz blanca de fondo y que todo se ralentice a su alrededor.

 

Sus palabras aunque bajas llegaron hasta Yunho quien asumió que le hablaba y por supuesto, Jung levantó una ceja, mirando a Yoochun con seriedad.

 

—Yo aún no te hablo, Yoochun.

—¡¿Y que rayos estás haciendo ahora?!

 

Yunho entrecerró los ojos. Repentinamente atacado por la verdad en su rostro y solo para evitar más discusiones, se levantó de su lugar junto a Yoochun y se fue a sentar junto a Jaejoong que de inmediato abandonó sus pensamientos y le sonrió.

 

Yoochun apretó sus puños con fuerza.

 

Claro Yunho… Ve a hacerle compañía a él. Total, a mi no me importa. ¡Que me acompañe mi trasero, entonces!

 

Y el humor de Yoochun empeoraba, cada kilómetro.

 

 

 

 

Cuando llegaron, eran cerca de las dos de la tarde.

 

Rain conducía los últimos tramos, con una mano sobre la de su esposa que veía asombrada la belleza de los campos alrededor. Yoochun se había quedado dormido hace mucho, aprovechando el asiento solo para él, había logrado recostarse. Yunho en cambio se la había pasado conversando con Jaejoong y jugando a algo entre sus manos, golpeándolas sin dejarse atrapar, entre risas y caricias sutiles.

 

Cosa que Rain encontraba inapropiada, estando Yoochun delante, siendo completamente ignorado por Yunho, aunque estuvieran peleados. Rain no creía que fuera correcto que Yunho se portara así con Jaejoong, cuando era obvio lo mucho que eso le molestaba a Yoochun.

 

Junsu sin embargo le había agarrado el vicio a los video juegos, no se había detenido desde que Changmin se lo hubiera entregado, y precisamente aún seguía con una sonrisa en los labios y jugando algo. Mientras que Changmin se había quedado dormido, con la cabeza sobre las piernas de Junsu y una gorra en el rostro.

 

Cuando frenó lentamente, Rain al fin pudo bajarse y estirar un poco el cuerpo.

 

—Ah~ Estas si son vacaciones.

 

Frente a ellos estaba la finca, por demás grande y colorida, con sus campos verdes a los lados, los árboles. Digno para descansar. Pronto el resto de los muchachos fueron bajando, con sonrisas enormes en los rostros. Aunque Yoochun parecía más bien un poco dormitado aún.

 

—Bien, chicos. Pedí que prepararan cinco habitaciones.

—¿Cinco?

 

La voz de Jaejoong fue la primera en dejarse escuchar, y Boa sonrió divertida.

 

—Si. Una para Rain y para mí, la segunda para Junsu, la tercera para ti, la cuarta para Changmin y la quinta para Yunho y Yoochun. Me imagino que no hay problema, ¿cierto?

 

A la insinuación de su nombre, Yoochun pareció terminar de levantarse. Y cuando Yunho lo miró con duda, Yoochun solo rodó los ojos y con las manos tras la cabeza empezó a entrar. Rompiendo la extraña tensión y dejando que Rain se acercara al oído de su esposa, para que solo ella lo escuchara.

 

—Al parecer siguen enojados.

—Eso parece.

—No importa, nadie puede estar enojado en un lugar como este. Es demasiado relajante.

 

Boa miró a Rain con un poco de duda, en especial cuando el resto pareció distraerse en entrar a la finca, y Yunho en vez de seguir a Yoochun siguió junto a Jaejoong.

 

 

 

 

—¡Esto es grandioso hyung!

 

Junsu parecía no caber en la emoción al ver aquella hermosa habitación que le había tocado, y Jaejoong solo sonrió complacido con ver a su hermano tan des estresado en tanto tiempo.

 

—Va a ser un fin de semana grandioso, Jae.

—Eso espero.

 

Junsu empezó a sacar un  poco de su ropa para guardarla en los cajones. Jaejoong se cruzó de brazos, tratando de formular la pregunta adecuada en su cabeza. Todos estaban en sus respectivas habitaciones y él debería estar haciendo lo mismo, pero primero quería lanzar su pregunta.

 

Mucho antes, de decidir si debía hablar con Yunho o no, sobre la situación extraña en la que encontró a Yoochun y Boa el día anterior. Por que se le hacía tan egoísta y malvado que Yoochun le hiciera escenitas de celos, cuando Yunho estaba con él, cuando al parecer se entendía con Boa.

 

—Oye, Su… ¿Qué relación tienen Boa y Rain con Yunho y Yoochun?

 

Su hermano giró, rascando un poco su cabeza, algo despreocupado mientras se sentaba en la cama, con la ropa doblada en las manos.

 

—Pues según tengo entendido Boa y Yunho se conocieron en la Universidad o algo así y desde entonces se volvieron buenos amigos, luego Boa se casó con Rain. Y por supuesto, Yoochun al ser el mejor amigo de Yunho, terminó cerrando el círculo de amistad entre ellos.

 

—¿Es decir que los cuatro son amigos desde hace mucho tiempo?

—Pues si, eso tengo entendido al menos.

 

Jaejoong asintió un poco contrariado con la información recién recibida. Si Yoochun en verdad engañaba a Yunho con Boa, no solo traicionaba a su pareja, sino también su amistad, el círculo de amistad que compartían los cuatro. La confianza. Y Yunho, ni Rain merecían eso.

 

—¿Hyung, pasa algo? Pareces molesto…

—¿Eh? No, Su. Tranquilo, creo que mejor voy a desempacar también.

 

Junsu asintió no muy convencido con la excusa que escuchó. Pero cuando Jaejoong abandonó la habitación decidió mejor preocuparse por arreglar su pequeña habitación por esos días, para ir a pedirle prestado el video juego a Changmin otra vez.

 

 

 

 

—¡Es que me parece tan estúpido! ¿De verdad ahora eres tú el que está molesto conmigo?

 

Jaejoong se detuvo cuando vio a Yunho agarrar a Yoochun por el brazo, lo hizo girar con fuerza, logrando que el cabello de Yoochun se sacudiera con el brusco movimiento y terminara algo alicaído ante su rostro demasiado cerca del de Jung. Como si el tiempo se hubiera detenido para los dos.

 

Viéndolos brevemente, de pronto sintió como si esos dos con verse a los ojos soltaran un aura impresionante de atracción. Jaejoong sintió incluso una punzada en el pecho antes de detenerse, en el lugar apropiado para que no notaran su presencia.

 

—Suéltame.

 

Yoochun se removió incómodo, soltándose del agarre y aparentemente logrando que los dos salieran de ese letargo extraño en el que se habían visto sumidos por un instante.

 

—Yoochun, esto es idiota. En realidad no me creo que YO sea quien esté intentando solucionar las cosas cuando fuiste tú el que me hizo enojar primero.

—Oh, por favor, Yunho… ¿Por qué te hice enojar? ¿Por que te agarré el trasero cuando nos besábamos?

 

—¡Precisamente, idiota!

—¡Pareces una niña virginal, demonios!

—Oh, si Yoochun. Me encanta tu manera de intentar solucionar las cosas.

 

Yunho exhaló con fuerza, arrimándose en la pared y cruzándose de brazos. Jaejoong notó de pronto algo que lo desubicó, ¿por qué si Yoochun tenía algo con Boa, de repente los ojos de Yoochun habían mostrado por unos breves segundos, una adoración casi absoluta por el mayor?

 

—Yunho, dejemos esta discusión de lado. Ni tú puedes estar enojado conmigo, ni yo contigo.— Yunho sin embargo solo cerró los ojos con el entrecejo arrugado y molesto todavía. Yoochun entonces lo agarró por la manga de la camisa, con una mirada suave dirigida hacía el mayor. –Deja actuar así…

 

Y Yunho se doblegó ante Yoochun. Abriendo los ojos y alejando a Yoochun.

 

—Ok, ok…. Pero para ya con la estupidez, que esa carita de perro apaleado me provoca nauseas.

—¡Si, Yunho! ¡Te amo!

 

Casi de inmediato Yoochun se lanzó a los brazos de Yunho con un fuerte abrazo y una sonrisa enorme en los labios. Internamente, Jaejoong pensó que Yoochun tenía un gran poder sobre Yunho y ni Yunho ni Yoochun parecían haberse dado cuenta de eso.

 

—¡Oh, por Dios! Por lo menos métanse mano en la habitación.

 

Changmin salió de la habitación contigua dónde Yunho y Yoochun habían estado hablando, y Jaejoong imagino que aquella puerta en la que estaban debía ser la de su habitación compartida. Decidió caminar hacía ellos, puesto que su habitación estaba frente a la de Changmin, solo para que no notaran que los había estado escuchando.

 

—Jae, ¿Junsu está en su habitación?

—Si, en realidad planeaba buscarte.

—Perfecto, por qué tengo que enseñarle otros juegos que encontré.

 

La sonrisa se balanceó en el rostro de Changmin mientras caminaba con varias cosas en las manos y una pequeña maleta cruzada en su cuerpo, pronto notó como Yoochun se apoyaba en el hombro de Yunho, observando desconcertado a Changmin entrar en la habitación de Junsu.

 

—¿Desde cuando tu hermano, Shim soy un bloque de hielo Changmin busca a otra persona por voluntad propia?

 

Yunho solo rascó un poco su mejilla y levantó los hombros.

 

—En verdad, no lo sé.— La mirada de Yunho de pronto estuvo sobre el cuerpo de Jaejoong y él se sintió terriblemente nervioso. –Jae, ¿ya desempacaste?

—Eh… No, eso iba a hacer precisamente.

 

Vio a Yoochun pegarse un poco más al cuerpo de Yunho y Jaejoong sintió una rabia cubrirlo. Por que Yoochun era posesivo con Yunho, cuando tenía una relación a escondidas con Boa. ¿Se podía ser más egoísta?

 

—Bueno, nos vemos en la comida. Voy a darme una ducha.

 

Asintió tranquilo mientras Yunho entraba a la habitación y Yoochun por supuesto le siguió los pasos, quitándose la camisa mientras entraba a la habitación. Jaejoong vio la espalda desnuda de Yoochun, con un tatuaje grande en la espalda, pero cuando Yoochun habló, volvió a sentir esa punzada en el pecho.

 

—¡Espérame, Yunho! Te voy a hacer compañía en la ducha.

 

La  puerta se cerró prácticamente en su cara, y Jaejoong se perdió entre sus emociones y las ganas de tirarle un zapato en la cara a Park Yoochun.

 

 

 

 

—¿Eres idiota o qué, quieres traumar más a Changmin?

—Si tengo la posibilidad, si.

 

Yunho le lanzó un jabón por la cabeza a Yoochun y su amigo solo rió divertido. Negó levemente y empezó a quitarse él también la camisa.

 

—Oh, ¿te tomaste en serio lo de bañarnos juntos?

—Por supuesto que no, yo me baño primero y luego entras tú.

 

Yoochun miró a Yunho caminar, con pasos despreocupados hacía la puerta del baño, con la camisa en sus manos y aquel pantalón que caía demasiado casi hasta el final de la espalda. E inmediatamente Yoochun se recriminó así mismo por haberse dado cuenta de ello.

 

Sacudió la cabeza y se lanzó contra la cama.

 

No, él no se había quedado como idiota viendo la espalda de Yunho. Claro que no.

 

 

 

 

La estaba provista con deliciosos manjares y las carnes más frescas del lugar.

 

El olor que se esparcía por toda la finca había despertado el apetito de todos. Que ahora sentados en la mesa disfrutaban de la deliciosa comida que los empleados habían preparado. Jaejoong miró gustoso la gran mesa, buscando la salsa que precisamente se encontraba cerca de las manos de Yunho.

 

Sorprendente para él, no tuvo ni que pronunciar palabra por que Yunho lo miró y sonrió. Extendiendo el recipiente con la salsa hacía él.

 

—Ten.

 

Jaejoong sonrió. Un poco contrariado aún por la mezcla extraña de sentimientos que lo rodeaban en ese momento. Así que decidió por el momento asentir y tomar la salsa con cuidado. Yoochun masticó la carne en su boca con algo de molestia, rodando los ojos ante esos dos que destilaban miel por todas partes.

 

—Oye, Yunho. ¿Me pasas la sal?

 

Y contrario a lo que esperaba Yoochun, Yunho arrugo el entrecejo.

 

—¿Por qué? La tienes casi sobre la mano, cógela tú.

—Pero yo quiero que TÚ me la pases.

—¿Qué? ¿Y ahora que te dio?

 

Yoochun bufó molesto, tomando el maldito frasco de sal y echándolo sobre su comida.

 

—Déjalo así Yunho, gracias.

 

Rain observó la pequeña escena un poco confundido. Esa situación había pasado de divertida a preocupante. Boa sin embargo puso una mano sobre la suya y le sonrió, al parecer ajena al pequeño descubrimiento que él había hecho. Y bueno, Changmin y Junsu parecían tranquilos comiendo, y compartiendo palabras de vez en cuando.

 

Yoochun masticó su comida con menos apetito que antes. Cansado de ese ir y venir extraños que tenía con Yunho últimamente, o más específicamente desde que Jaejoong apareció. Así que con un suave movimiento se acercó más a su amigo.

 

—¿Yunho sigues enojado conmigo?

—¿Ya no quedamos en que no?

 

Yoochun miró a Yunho a los ojos, por un largo momento antes de suspirar y regresar cómodamente a su lugar, sin embargo fue Yunho quien se acercó en esta ocasión.

 

—Yoochun estás extraño… ¿Es por Boa?

 

Cuando analizó las palabras de Yunho, Yoochun inevitablemente volvió a mirarlo a los ojos. Fijamente. Analizando lo que pasaba por esa loca cabeza de su mejor amigo. Y finalmente levantó los hombros, no tan animado como solía estarlo.

 

—Lo suponía… Pero, tranquilo, ¿si? Me tienes a mí.

—¿En serio?

 

Yunho le volvió a sonreír, justo como antes, con una gran y cálida sonrisa mientras pasaba uno de sus brazos por encima de sus hombros.

 

—Claro que si.

—Pues a veces pareciera que estás más con Jaejoong que conmigo.

—Oh, bueno… Escucha, te prometo que todo el fin de semana lo  pasaremos juntos, ¿bien?

 

Yoochun asintió, con una sonrisa en los labios. Sin notar que de repente se habían convertido en el centro de atención de la mesa, por que cuando regresaron sus miradas a los demás. Todos ellos los miraban, pronto Yunho quitó el brazo y Yoochun tosió discretamente.

 

Por suerte habían hablado en susurros y nadie más los había escuchado. Pero por suerte fue Rain el encargado de romper ese extraño silencio.

 

—Hay una feria en un pueblo cercano, ¿les parece si nos damos una pequeña vuelta por ahí?

 

Junsu incluso pareció erguirse en su asiento, emocionado con la idea.

 

—Eso suena genial, yo me apuntó.

—Perfecto, ¿tú que dices Changmin?

—Supongo que sería entretenido.

 

Lamentablemente Jaejoong estaba entretenido con su comida, así que no fue hasta el segundo llamado cuando por fin pudo levantar la cabeza y pensar que en verdad era mejor salir y despejarse que quedarse ahí, martirizándose con las ideas que sobrevolaban en su cabeza.

 

—¿Qué dices Jae?

—Si, yo también voy.

 

Yunho observó a Yoochun que miraba a Boa sin disimular lo suficiente y suspiró.

 

—¿Y ustedes dos?

 

Si de algo estaba seguro es que Yoochun iba a aceptar, por que no le quedaba de otra, más no por que en realidad quisiera ir. Así que imaginando lo duro que sería para Yoochun salir de paseo con Boa y Rain, tomó la mano de Yoochun, sobresaltando a su amigo un poco y sonrió.

 

—La verdad es que estamos un poco cansados. Vayan ustedes.

—De acuerdo,  solo no me vayan a asustar a los empleados con sus gritos.

 

Rain parecía no haber medido el doble sentido en sus palabras. Así que cuando todos se lo quedaron viendo con los ojos muy abiertos, fue que comprendió su craso error e incluso se sonrojó, tosiendo disimulado y corrigiendo de inmediato.

 

—Me refiero por las peleas que se montan… no por otra cosa.

 

Yoochun soltó una carcajada inevitablemente, ya más relajado y feliz por la manera en que Boa tapaba su rostro negando con la cabeza, avergonzada también.

 

 

 

 

Ya para las siete de la noche.

 

Los cinco que saldrían para la feria del pequeño pueblo lucían impecables, al parecer Boa conduciría en esta ocasión y Rain llevaba un mapa en las manos solo por si acaso. Junsu conversaba con Jaejoong antes de subir al carro y Changmin apenas salía apresurado, con el cabello mojado y algo agitado por que llegaba tarde.

 

Yoochun se paró junto a Yunho, cruzó sus brazos y sonrió.

 

—Pero miren nada más a Changmin, parece que viniera de tener una buena sesión de sexo en la ducha.

—¡IMBÉCIL!

 

Yunho no se molestó en reaccionar más de lo necesario, moviéndose a un lado cuando Changmin levantó su mano en contra de Yoochun y le pegó con fuerza en la espalda.

 

—¡Hey! ¿Qué me quieres sacar los pulmones?

—Si pudiera, ¡si!

 

Tantas cosas que Yunho pudiera acotar y que simplemente callaba por que eran innecesarias. Así que mientras ese par discutía vio a Boa y Rain preparar todo y empezar a subir al auto. Changmin le dio un último empujón a Yoochun y subió al auto junto con Junsu y Jaejoong.

 

Yoochun notó esa mirada en Jaejoong que buscaba la mirada de Yunho, así que tomó la mano de su amigo con fuerza y vio al auto alejarse. Yunho por supuesto, a penas el auto estuvo a distancia elevó una ceja.

 

—¿Y el agarrón de manos?

—Quise hacerlo, ¿ahora no puedo?

 

Hubo un cruce de miradas extraño en el que Yoochun entrecerró los ojos y Yunho terminó por suspirar.

 

—Lo siento, Yoochun.

—¿Eh?

 

—Olvide lo difícil que debe ser para ti estará aquí con Boa y Rain juntos por todas partes, soy un imbécil, lo siento no he estado siendo un buen amigo, pero créeme Yoochun, eres importante para mi. Solo que soy demasiado despistado a veces.

 

Yoochun dejó escapar una sonrisa, caminando hacía el interior de la casa, hasta que claro Yunho volvió a hablar.

 

—Eh… ¿Por qué seguimos tomados de las manos?

 

Y como si de pronto ese contacto quemara. Yoochun alejó su mano de la de Yunho. Y hubo una sonrisa compartida que ninguno entendió por un largo rato. Hasta que finalmente se decidieron por ver alguna película en la televisión, solo para pasar el rato.

 

 

 

 

 

 

La feria tal y cual la habían imaginado.

 

Lleno de colores, luces, comida deliciosa, y gente cálida por todos lados.

 

Junsu se entretuvo fácilmente con varios lugares donde podía jugar a cualquier cosa que le diera un premio, aunque rara vez ganara en alguno. Changmin encontró un puesto de libros antiguos que no había visto jamás y Jaejoong miró vagamente la sección de animales.

 

Lo que comprendía a Boa y Rain se dedicaron a caminar tomados de la mano, por todo el lugar. Viendo los puestos, las artesanías, y uno que otros juegos que Rain si pudo ganar, dejando a Boa con varios regalos de adquisición. Y la verdad es que si no fuera por que ya tenía dos fundas con libros, Changmin no se hubiera despegado del pequeño puesto de libros.

 

Así que decidió ir por Junsu y verlo como estaba junto a Jaejoong  mirando varios animales, Junsu parecía brillar de un lado a otro, entusiasmado, y con una sonrisa enorme en los labios.

 

—Oh, que lindo gato~ Quiero ese, hyung.

 

Jaejoong solo sonrió, negando con la cabeza y Junsu colocó un puchero en los labios.

 

—¿Te gustan los gatos?

 

Changmin se paró junto a Junsu y él solo suspiró.

 

—Desde que era pequeño, siempre quise uno, pero mis padres nunca quisieron comprarme uno.

—La verdad yo también dudaría a la hora de dejar un ser vivo entre sus manos.

 

Junsu colocó una cara de indignación y Jaejoong sonrió divertido ante aquello, por lo que Changmin solo levantó los hombros despreocupadamente. Caminando por la zona de artesanías con Junsu ahora contradiciéndolo, diciéndole que él si era capaz de cuidar a un animal.

 

Jaejoong los observó alejarse, sintiéndose de pronto muy solo.

 

—Oye, Changmin… ¿Y tú tienes mascotas o no?

—No, nunca me han terminado de gustar. Pero me gustaría tener alguna.

 

Junsu asintió, vio las fundas en las manos del menor y se agachó un poco para poder ayudarlo, tomando una entre sus manos. Cuando Changmin lo observó un poco confuso, Junsu le regaló una sonrisa. Y por la mente de Changmin volvió a cruzar el mismo pensamiento,

 

¿Por qué Junsu tenía que ser así de amable todo el tiempo?

 

Sin embargo en esta ocasión lo dejó pasar.

 

—Por cierto, ¿por qué ayer dijiste que hace mucho no tenías vacaciones? Hasta dónde tengo entendido Yunho da suficientes vacaciones a sus empleados.

 

Cuando hubo un silencio pequeño. Changmin lo miró, caminaba aún junto a él, con la funda delante de su cuerpo, tomándola entre ambas manos y la mirada en la gente que deambulaba de un lado a otro.

 

—Pues si, Yunho hyung siempre da muchas vacaciones, pero la verdad siempre aprovecho esas vacaciones para conseguir otros trabajos temporales. Necesito el dinero, es muy difícil vivir solo.

 

Changmin no está seguro de si fue orgullo o admiración, pero sus pies se detuvieron y observaron a Junsu empezar alejarse, perdiéndose un poco entre la gente. La verdad es que Changmin nunca había tenido problemas de dinero, nunca había tenido que esforzarse más de lo necesario por algo que quisiera.

 

Y ahí estaba ese muchacho frente a él, luchando él solo contra el mundo al parecer. El tono de nostalgia con el que las palabras de Junsu salieron le hizo suponer que a más de Jaejoong. Junsu no tenía en quien más apoyarse. Sintió de repente que a Junsu le había tocado madurar a paso rápido.

 

…Que había muchas cosas en él que desconocía.

 

Que había muchas cosas que podía aprender de él.

 

—¿No vienes?

 

Junsu giró, con una sonrisa en el rostro y aparentemente tranquilo. Changmin respiró profundo y asintió, reanudando el paso junto a él, por entre la gente que caminaba, descubriendo, conociendo, disfrutando de aquel día. Y Changmin se sintió más cómodo que nunca en aquel lugar.

 

 

 

 

Jaejoong no es que no se hubiera divertido.

 

El problema radicaba en que la imagen de Yoochun y Yunho solos en la finca no ayudaba mucho. Por que se atormentaba con imágenes mentales que no venían al caso. Y por supuesto la idea de que cuando Yoochun no tenía a Boa para él, pues estaba con Yunho y viceversa.

 

¡La sangre le hervía de rabia!

 

Más que celos, era rabia, coraje.

 

Tenía que hablar con Yunho, pero tampoco podía dejarse llevar por una conversación a medias que escuchó. Y cuando recordaba eso,  se barajaban entonces las posibilidades de que Yoochun no engañara a Yunho y todo solo fueran suposiciones, y en realidad si fueran una extraña, pero estable pareja.

 

Y su animo decaía cuando pensaba en eso, así que había estado siendo bipolar por la mayor parte de la visita al pueblo y al parecer su tormento había terminado por que cerca de las once de la noche, regresaron, con varias compras en las manos y animados por todo lo que habían visto.

 

Jaejoong notaba que Junsu y Changmin se habían comenzado a llevar muy bien y tal vez debería prestar más atención a aquello, pero justo ahora solo quería llegar a la finca. Solo eso.

 

—¡Oh, señores! Ya llegaron.

 

La muchacha que los recibió en la puerta de la finca sonrió y todos notaron un tono de nerviosismo en su voz y el sonrojo marcado en las mejillas.

 

—Rye, ¿qué sucede?

 

Rain guardó las llaves del auto en su bolsillo y la muchacha soltó una risita nerviosa.

 

—Estaba a punto de recoger el desorden cuando escuché el carro llegar, por eso salí a recibirlos, el resto de empleados está ya durmiendo.

—¿Desorden?

 

Boa se acercó curiosa, y el resto de los muchachos se acercaron también, la muchacha asintió, otra vez con un sonrojo en las mejillas.

 

—Sucede que los señores Yoochun y Yunho me pidieron un poco de vino. Y al parecer se les subieron un poco las copas. Tomaron varias botellas la verdad.

 

Changmin enarcó una ceja.

 

—¿Dónde están?

 

Un violento sonrojo en las mejillas de la mujer, y Junsu tapó su boca con una sonrisa atravesada en los labios.

 

—Bueno, lo último que escuché de ellos antes de que se fueran, fue que el señor Yoochun le dijo al señor Yunho que…

—¡¿Qué dijo?!

 

Todos miraron a Jaejoong, y luego de un silencio Rye volvió hablar.

 

—Es que es vergonzoso.—  La muchacha tapó su rostro, con aquella sonrisa en los labios. Pero finalmente respiró profundo y volvió a levantar la mirada. – El señor Yoochun, dijo: ‘Te aseguro lo que quieras a que demoran un par de horas en llegar, ¿qué dices? Yunho vamos a la habitación. Tú, yo y la ropa NO está invitada’ luego de eso se lo llevo al señor jalándolo por el brazo a la habitación. De eso hace unos diez minutos apenas.

 

Boa abrió sus ojos en extremo, ingresó a la finca con paso rápido. Los demás no demoraron demasiado, le siguieron los pasos a la mujer, que caminó por entre los pasillos hasta finalmente llegar a la puerta blanca que correspondía a la habitación de aquellos dos.

 

Rain puso una mano en el hombro de su esposa y sonrió.

 

—En realidad, no creo que sea buena idea interrumpirlos.

 

Rain no terminaba de hablar cuando escucharon un golpe contra la puerta, un gemido probablemente de Yoochun se escuchó con fuerza y los ojos de Boa se abrieron más todavía. Changmin abrió la boca y luego la cerró tapando su rostro y luego tapando su oídos.

 

—¡Oh, Dios! ¡Oh, Dios! Ese maldito me trauma hasta sin pretenderlo. – Vio a Junsu a su lado y optó por tomarlo por los brazos y mirarlo con desesperación. – Junsu por favor. Déjame quedarme en tu habitación, duermo en el piso si es necesario. Mi habitación está contigua a la de esos dos.  No dejes que mi pobre mente se deteriore aún más.

 

Junsu rió divertido ante la exageración de Changmin y asintió, casi de inmediato Changmin se encerró en la habitación de Junsu. Todo con tal de huir de aquellos gemidos, golpes contra alguna pared, y sonidos raros que sobrepasaban el encierro en aquella habitación.

 

Para ese momento Boa, todavía estupefacta por lo que escuchaba, tan solo se dejó guiar por su esposo, que la jalaba por un brazo diciéndole que no era bueno hacerles de voyeristas, y que lo mejor para las reconciliaciones era aquello, y siempre era lo mejor.

 

Oh, Rain. No dejaba de sorprenderla.

 

De sorprenderla y traumarla.

 

En cuanto a Jaejoong, él solo buscó el refugio de su habitación.

 

Apenas cerró la puerta, lejos de aquellos perturbadores sonidos, Jaejoong pasó una mano por su rostro.

 

Por que eso era traumante, cruel y doloroso en tantos sentidos.

 

Fin capítulo seis.

 

 

 

 

Oh~~

 

Tenía un buen tiempo sin actualizar este fanfic. Creo que casi un mes.. =S

 

¿Cómo que hubo poco MinSu en este capo, verdad? Bueno, no se preocupen. Será recompensado en el próximo capo. =)

 

Digamos que ando con mi vena 2Yoo. ¡Si hasta una continuación le estoy maquinando a mi último drabble 2Yoo que publiqué! xD Aunque todavía no es muy seguro.

 

¿Quieren Spoiler? xD

 

En el próximo capo verán como es que esos dos llegaron a eso. ¡Van a odiarme, lo sé! xD

 

Pero bueno, al fin. Se viene mi querido y anhelado título: ‘Mi pecho sobre tu espalda suda’ xD

 

Soy una perver de lo peor, pero ese titulo, ¡me fascina!

 

Se los quiere. Cuidense~

 

 

 

 

21 comentarios sobre “CTMA: Capitulo 6

    ktta escribió:
    23 septiembre, 2011 en 12:05

    OMG!!!!! mori!!!! estaran en lo ke kreo ke estan???????? dios ke sea verdad!!!!! *¬* muero de desangre por culpa de esta parejita!!!! me encantan!!!! sus peleas son tan ridculamente romanticas!!!!! dignas de una pareja muuuy gay *.* ooohhhh pobre jae u.u pa variar enamorado de yunho!!! mmm… algo me dice ke sera el mismo jae kien le haga ver a yunho ke en el fondo de su corazoncito de melon ama a chunnie mas ke a un simple amigo!!!! rain dios mio me cae tan bien el y su pervertida mente kon komplejo de cupido jajajajaja pobre boa va a kedar mas traumada ke min!!!! kien a todo esto bien ke se consuela kon junsu no!!!!!!! ajajajajajaa espero la konti kon desesperación este fic alegra mi existencia XDDD

    Me gusta

    kiimko escribió:
    24 septiembre, 2011 en 14:41

    haaaaaaaa!!!!!! mori, estuvo hermoso, jajajajajja maldito changmin exajerado, que lo trauman😄 el pobre quedara mil veces traumado luego del viaje jajajaja, y el en el proximo capi (espero) traumara a junsu haaaaaa quiero minsu!!!!
    aunque me da penita jaejoong, pero como que yoochun ya no pesca ni en bajada a boa, solo tiene ojos para Yunho, entonces quien es el uke?, yoochun o yunho, a mi se me hace que es yunho😄 y en el minsu, junsu es el uke😄
    esperare con ansias el proximo capi, necesito minsu haaaaa, aunque jae deveria preocuparse mas de su hermano, no se lo balla a comer changmin 1313😄
    bueno, nos leemos

    Me gusta

    Kimmy_lin escribió:
    3 octubre, 2011 en 12:59

    jajajaja y la ropa NO ESTÁ INVITADA quote! jajajajjajaja

    ruedo te juro! AMÉ el capo…

    y le estoy entrando un poco al minsu…bueno solo el tuyo xD

    me paso a leer el otro ><

    Me gusta

    Anónimo escribió:
    11 enero, 2012 en 17:40

    puhahahaha!!! señor!! estoy apunto de dar en media hora un examen…o no!!! increible q esta pasando en esa habitacion!!!! aa q viva el Yoo2 jajaj bueno ami me gusta el Yunjae!! pero esta parejita me esta encantando ….un buen fic!!
    ..bueno tus fic siempre son muy buenos !!! q hago… regresare en 2 hora (*despues del examen*)

    Me gusta

    Angelita XD escribió:
    11 enero, 2012 en 17:41

    jajaja!! estoy en schok!!!

    Me gusta

    beichtexth (@beichtexth) escribió:
    21 febrero, 2012 en 18:42

    Dios !! muero *-*

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s