Perspectiva de Fan: YunJae

Posted on


 

 

Amistad

..:: YunJae ::..

 

 

 

A Yunho le confunden las actitudes de Jaejoong.

 

Sus sonrisas, sus manos tocándolo. Sus suspiros y lo normal que es para él dormir a su lado.

 

A Yunho lo hacen volar por un breve instante en su mundo de fantasías, y creer que sus sentimientos no son tan equívocos, que puede extender los brazos y Jaejoong viajará a él. A Yunho le gusta el calor que Jaejoong le provoca a su cuerpo cuando lo abraza.

 

Siente que pertenece a esos brazos, que cierra los ojos y su vida depende de él.

 

Pero Yunho no es tonto, no importa lo femenino que a veces se pueda comportar Jaejoong, no importa lo cercanos que sean, no importan las veces que hayan dormido en la misma cama, no importan los años, no importan los secretos, no importa nada…

 

…Por que Jaejoong jamás amaría a un hombre…

 

Yunho es consciente de eso, pero su corazón no.

 

Y cada vez que lo ve, un frío se esparce por su garganta y se extiende en su pecho, siente un nudo instalado en su cuello, uno que le impide hablar, y cada que Jaejoong se le acerca, toma sus manos o está demasiado cerca, Yunho tiembla, y coloca la mejor de sus sonrisas falsas en el rostro.

 

Solo para que Jaejoong no se de cuenta.

 

Su amistad pende de un hilo muy delgado.  Se consume cada que piensa en alguna posibilidad, de en como actuaría Jaejoong si se lo dijera en un susurro. Sueña con que se pondría nervioso y al menos le diría que estaba confundido. Yunho soñaba con un ‘no estoy seguro’ de esos labios. Que era mil veces mejor que un ‘no’ rotundo o que terminara alejándose u odiándolo.

 

El amor no es como lo pintan, Yunho a pesar de todo tiene sus barreras, sus miedos. Yunho ama a Jaejoong, pero se ve tan incapaz aún de hacer tantas cosas que otros dicen en sus libros o películas harían.

 

El amor no correspondido tampoco es como lo pintan. A él incluso, a veces se le olvida que ama a Jaejoong, entre el trabajo, las disputas legales, los problemas, las peleas, Yunho piensa que se ha enamorado muy tarde, por que justo ahora está demasiado ocupado.

 

Y a pesar de todo, sabe que lo ama. Como nunca ha amado a nadie.

 

Pero no tiene tiempo para el amor, por que sentarse a pensar, a mortificarse en lo que Jaejoong le diría le resta fuerzas, Yunho tiene unos padres, tiene que ser el pilar para Changmin, ahora que la banda se separa, puede que el menor no lo admita, pero en el fondo, todos saben que Changmin necesita a Yunho para no derrumbarse, al menos hasta que su sueño de adolecente que tocaba las estrellas con las puntas de sus dedos, se vuelva un sueño un poco más maduro.

 

A Yunho no le preocupan tanto Yoochun y Junsu. Tienen a Jaejoong, el mejor de todos. Estarán bien.

 

Yunho ha aprendido a ser un líder, con el paso de los años. Ha aprendido, a riesgo de sonar muy altruista con preocuparse primero por los demás, por el bienestar del grupo. Y así fue como se fue olvidando de su corazón, así fue como no se preocupó por lo que ese corazón tanto aclamaba y el tiempo se le ha agotó.

 

Por que Yoochun, Junsu y Jaejoong abandonarán el departamento donde tantos años vivieron, a primera hora, la mañana siguiente.

 

Y esa noche hace mucho frío, Yunho ni siquiera se ha preocupado en encender el televisor y fingir que ve algo, dentro de su habitación. Abrazado a sus piernas, viendo el reflejo que la pantalla del televisor le devuelve de su cuerpo. Hace mucho frío, demasiado para su gusto.

 

Los últimos días han sido tensos, no se miran, no se hablan. Y cada uno la pasa dentro de su habitación.

 

Aislados, ajenos a los otros.

 

Ni siquiera cuando se conocieron, se comportaron así entre todos.

 

En esa época, había tantos sueños, tantas esperanzas, tantas ilusiones. Yunho agacha la cabeza, no le gusta llorar, no frente a los demás. Pero no puede evitarlo, esos tres muchachos que mañana se irán se llevaran sin saberlo una parte de su alma, una parte de sus sueños, sus metas, de aquella ilusión juvenil personal, que en el camino se volvió una meta grupal

 

Por los cinco alcanzar la fama, el reconocimiento. Por hacer lo que les gusta, por vivir de lo que les apasiona. Por ser uno solo.  Y hoy se acaba ese sueño grupal, de cinco manos tomadas consecutivamente, y hoy ni siquiera ha podido verlos decentemente a los ojos y pronunciar un ‘Te voy a extrañar’

 

—…Yunho.

 

Como siempre Jaejoong ha abierto la puerta, sin preguntar y susurrando su nombre. Por primera vez inseguro de pasar, Yunho lo mira y solo un suspiro sale de sus labios. Antes de regresar los ojos a aquella pantalla negra.

 

Antes de darse cuenta, Jaejoong se sienta junto a él, levanta un poco las mantas que hay sobre sus piernas y se arropa también. Abrazando a uno de sus brazos y apoyando la cabeza sobre su hombro. Hace tanto que no siente a Jaejoong, que incluso ese pequeño gesto le provoca ganas de echarse a llorar.

 

—Cuida bien de Changmin, cuida bien de ti. Los vamos a extrañar. Por favor no se rindan jamás.

 

Y ahí esta Jaejoong, tan unido a él, siendo tan él, que el cerebro de Yunho trabaja a mil, por que será la última vez que lo tenga así de cerca, en años posiblemente.

 

—Jaejoong por favor vete de mi habitación.

 

Los ojos de él se abren, sorprendido, incrédulo. Pero Yunho no se siente listo para confesar.

 

Ni hoy, ni mañana.

 

—Pero… Yunho yo…

—¡Vete! Por que no quiero hacer algo de lo que arrepentirme.

 

Y una lágrima corre por su mejilla derecha, Yunho no sabe por que ha ocurrido, pero luego de esa comienzan a salir  dos más, y se ve en la obligación de pasar una mano por sus ojos, para evitar que sigan saliendo. Y Jaejoong lo ha notado claramente.

 

—Yunho no importa lo que pase, somos amigos. Yo estoy para ti… yo…

—Tú no quieres oír lo que tengo que decirte. Vete, por favor.

 

Aún así Jaejoong no se aleja, necio como siempre. Yunho no lo soporta, por que se siente parado en la mitad de un camino, en el que Jaejoong avanza sin mirar atrás y él se queda estancado sin poder avanzar. Por que su corazón le grita que es la última oportunidad, que no volverá estar así con él en años tal vez. Por que no importa su respuesta, él al menos habrá dicho lo que siente.

 

Yunho entonces olvida que el corazón no es buen consejero.

 

Sus manos viajaron al rostro del mayor, con sus dedos en aquellas mejillas, los ojos de Jaejoong se abrieron asustados, y él cerró los ojos, con lágrimas saliendo de sus ojos y sus labios encontrándose con los de Jaejoong, gruesos y fríos por la noche.

 

Fue un contacto que duró tan poco, no hubo mariposas en el estomago, no hubieron fuegos artificiales, ni regocijante felicidad, solo hubo un contacto torpe de sus labios y la suavidad de ese segundo, de esos labios que tenían un sabor fresco.

 

Las manos de Jaejoong lo empujaron, Yunho supo que esos labios de Jaejoong jamás se movieron, que el contacto fue demasiado breve. Y que ahora esos ojos que lo miraban confundidos era una mala señal, Jaejoong llevó una mano a su boca, tratando de descubrir en sus ojos la respuesta adecuada.

 

Pero Yunho solo suspiro, mirando sus pies bajo la sábana, y Jaejoong se levantó de la cama, aún con esa mirada asustada y pasos descompasados que lo hicieron chocar contra un pilar.

 

—Yunho… yo… lo siento. Tenías razón, no debí venir.

 

La puerta fue abierta y cerrada otra vez. Yunho lo escuchó a la perfección.

 

Ahí se iban tantos años de amistad, de cercanía. De un amor no correspondido.

 

Yunho lo sabía desde un principio, sabía que iba a ser así. Siempre fue así.

 

A Yunho no es que no le guste llorar frente a los demás, sucede que es el líder, debe ser un pilar para los demás. Pero justo ahora esa habitación esta vacía. Como su corazón, como su alma, y se siente tan solo y vacío. Tan desprotegido, que lo único que puede hacer es acostarse y arroparse por completo bajo la sábana y llorar.

 

Llorar por un amor no correspondido no es como lo pintan. Los ojos duelen, la garganta se seca, la nariz sufre de punzadas dolorosas y pronto comienza un incesante dolor de cabeza, y una vez que empiezas no puedes parar. No es de débiles llorar, es vaciar a tu alma, para prepararla para un día más.

 

Llorar es tan necesario, que una vez que empiezas, darle un alto es complicado. Por que justo cuando crees que se te han acabado las lágrimas, te vuelves a equivocar. Mientras lloras, es como si te hundieras más. Por eso a la gente no le gusta llorar.

 

La gloria viene después, cuando pareces un desojo de vida, como si no sintieras, no vivieras.

 

Renaces de tus lágrimas, y piensas, hay un mañana. Puedo avanzar un poco más.

 

Y Yunho se aferra a esa creencia, con las lágrimas mojando sus almohadas y el eco de su llanto perdiéndose apenas en su solitaria habitación.

 

 

 

 

 

A la mañana siguiente, Changmin está apoyado en una pared.

 

Yoochun, Junsu y Jaejoong sacan sus cosas, apenas hay asentimientos como despedida. Yunho puede ver los ojos rojos de Yoochun, aunque intente parecer el más fuerte de los tres, aunque intente ocultarlo con aquellas gafas. Changmin aprieta sus puños cuando los ve irse.

 

Jaejoong es el último en salir, mirando a Changmin y bajando la cabeza. Yunho apenas reúne el valor suficientemente para buscar sus ojos. Y ahí están, esos ojos desprovistos de alguna evidencia de odio, pero escasos de alguna esperanza para él.

 

Cuando Jaejoong se pone las gafas, como colocando una barrera. Yunho solo desvía la mirada.

 

La puerta principal se cierra, y Jaejoong es el último en salir.

 

Las despedidas no son como las pintan. Son vacías, frías y dolorosas.

 

Como una amistad quebrantada. Que se pierde entre las personas y el mundo que los rodea.

 

El amor es una franquicia de la amistad. Solo que más cruel y acérrimo.

 

 

Listening: Nao. ~ HY. (Confidence)

 

 

El drabble es para Su-chan.

¡Muchas gracias por recomendarme esa canción! Es una muy buena canción; Por supuesto que pegó con la temática, toda triste dramática de un amor no correspondido. Aunque no estoy muy segura de haber llenado al cabal la idea que me pediste. xD

Pero espero que te haya gustado. =)

 

24 comentarios sobre “Perspectiva de Fan: YunJae

    Itayuyi Vivar escribió:
    3 diciembre, 2012 en 18:59

    Y así estoy segura ke sucedió, lo ke sucedió, ke triste u.u

    Me gusta

    ale weath escribió:
    26 agosto, 2013 en 21:43

    Jsusshzjwjjds lloro~~ ;m; sin palabras u.u

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s