Retazos de amor: primera parte

Posted on


 

Retazos de Amor

Un corazón enamorado

Primera Parte

 

 

Más que el presente, ésta es mi historia

Nada especial, tan solo… me rompieron el corazón.

 

 

 

 

El sonido de la lluvia, lo despertó.

 

Sutil y armonioso, en esa mañana pacífica de noviembre.

 

Desde su cama, con la fina sábana por su cuerpo. Yunho miró la lluvia caer, su rostro se compenetró con aquella irreal imagen, que de pronto le resultaba casi mágica. Sentado de repente notó que hace mucho no llovía y esa imagen le resultaba incluso nostálgica, con un débil sabor a recuerdos.

 

Sonrió complacido.

 

Sería un buen día. De esos pacíficos, que nada pueden interrumpir el buen ánimo. De esos, en los que solo cosas buenas suceden.

 

 

 

 

 

—Buen día.

 

Changmin levantó la mirada, con una pequeña sonrisa en el rostro y un jarro con café entre las manos. Levantando su vista del periódico en sus manos.

 

—Buen día, hyung. Llamó tú mamá, dijo que apenas pudieras le devolvieras la llamada.

—De acuerdo.

 

Yunho se sentó, junto a su primo, aquel con quien desde hace meses compartía departamento. Y comió aquella tostada sobre su plato, con pequeños sorbos de su café. Tranquilo, como aquella mañana le indicaba.

 

—¿Qué vas a hacer hoy Yunho?

—Pues saldré un momento con Boa, ya sabes tener novia te absorbe casi todo el tiempo.

 

Sonrió divertido, sin embargo volvió a notar aquel gesto en Changmin, la manera en que arrugaba el entrecejo y suspiraba, al parecer un poco molesto o triste, Yunho aún no podía terminar de identificar aquello que Shim expresaba cuando le hablaba de Boa.

 

Él estaba enamorado, la amaba de esa forma intensa que corta la respiración.

 

Y a veces pensaba, que Changmin probablemente se hubiera enamorado de ella también.

 

Pero muchas veces descartaba la idea, cuando Changmin sencillamente se comportaba igual que antes. Sonreía, desde hace varios meses de una manera diferente, como si de pronto las lagrimas estuvieran a punto de escapársele de los ojos, ¿qué clases de felicidad era esa?

 

—Recuerda volver para la hora del almuerzo.

—Yoochun dijo que vendría a visitarnos. Procura no llegar tarde.

 

Las palabras de Changmin habían bajado de tono, con un leve deje de tristeza. Yunho asintió. Un poco contrariado pero tratando de evitar el tema que a Changmin parecía ponerlo de esa forma. Hablar de Boa frente a él, se había vuelto tan difícil.

 

 

 

 

—¡Amor!

 

Y el rostro de ella apareció, entre los pequeños toques de la puerta. Su sonrisa que iluminaba cualquier lugar y sus pequeños pasos apenas sonando sobre la madera de su habitación, él apenas había empezado a tipiar un par de cosas, cuando Boa llamó a su puerta. Y él sonrió inefable.

 

—Boa, pensé que nos veríamos más tarde.

—Te extrañaba, necesitaba verte.

 

Ella se acercó con un dulce beso depositado en los labios, Yunho apenas sintió como lo rodeaba con los brazos. Y un suspiro muy cerca de su oído.

 

—¿Qué haces?

—Mamá llamó temprano, me pidió que la llamara, pero he decidió mandarle un mail. Ya ves que últimamente suele preguntarme a cada rato si estoy bien, y pues…

 

—Si ya sé…

 

Boa mostró un poco de tristeza, alejándose unos pasos y apoyándose un poco en el escritorio, donde reposaba la laptop de Yunho, él por supuesto notó aquello.

 

—Tu madre parece ya no quererme como antes.

—No es eso Boa, es solo que… no lo sé en verdad. Últimamente cuando le hablo de ti, se pone muy sensible. Tal vez por que sabe que pronto nos casaremos y su hijo se irá de sus manos.

 

Yunho sonrió amable, tratando de disipar un poco esa tensión que de pronto los había rodeado. Ella suspiró, tratando de sonreír para no preocuparlo. Así que un poco más tranquilo, terminó de enviar el mail, cerró la laptop y caminó junto a ella, tomando su mano con cuidado, entrelazando sus dedos y caminando a su lado, por entre los pasillos de aquel departamento.

 

—¿Qué quieres hacer hoy?

—Nada en especial, ¿por qué no tocamos un poco el piano?

 

Los ojos de Boa volvieron a brillar con vida, apretando el enganche de sus manos y Yunho pudo sentir el peso sobre su espalda un poco menos fuerte, cuando ella le volvió a sonreír.

 

—Es impresionante lo rápido que aprendiste a tocar el piano.

—Tuve una buena muestra.

 

Boa balanceó un poco sus manos unidas, caminando por el pasillo. Yunho solo suspiró, observarla era volver a enamorarse, de esas facciones y sonrisas. Aún llovía afuera, y tal como lo había supuesto era un buen día. El amor es ese delicado instante cuando tu alma no puede más y se aferra a otra. Y unidas son un ente más fuerte.

 

—¿Crees que algún día seré una pianista famosa?

 

Yunho se sentó junto a ella, y asintió, apoyando la quijada en su mano, mirándola mientras contemplaba el piano, sentada junto a él.

 

—Por supuesto, mi futura esposa, es la mujer más prodigiosa que he tenido el placer de conocer.

—¡No digas cosas tan vergonzosas, Yunho!

 

Ella río, golpeándolo delicadamente en el brazo y rápidamente tapando un poco su propia boca, apenada por su sinceridad tan repentina. A la cual Boa, parecía no acostumbrarse nunca.

 

—¿Nuestra canción?

 

Yunho empezó por abrir la pequeña cobertura del piano y Boa asintió, agitando un poco sus cabellos y viendo expectante las teclas del piano. A Yunho le resultaba interesante haber aprendido a tocar el piano con tanta rapidez, aunque le había puesto un especial empeño desde que Boa accedió a enseñarle.

 

Y tocar junto a Boa, se había vuelto magia a su alrededor.

 

 

 

 

 

—¡No bromees con eso Yoochun!

 

Changmin rió, divertido, con un poco de papas en la boca aún, despreocupado por sus modales mientras sentados frente al televisor, los tres veían el partido de Corea contra Inglaterra. Y a Yunho resultó incluso regocijante ver a su primo reír de esa forma.

 

Yoochun por supuesto bebió un poco de su cerveza, asintiendo firmemente.

 

—Lo juro, ella vino y dijo ‘firma esto hyung’ ¡como si fuera lo más normal del mundo! Y cuando leí los papeles, se trataba de un acta de matrimonio.

—¡Eso es amor de verdad!

 

Changmin rió al escucharlo. Y Yoochun solo bufó con fingida molestia. Yunho incluso había extrañado estar de esa forma con sus amigos. Cuando el conductor de televisión gritó efusivamente el gol de su país, los tres regresaron sus miradas al televisor.

 

—¿Gol? ¡¡Gol!!

 

Changmin fue el primero en reaccionar, abrazándolo con fuerza y agitándolo en el proceso. Yoochun se levantó, soltando un gritito de alegría, y pronto el lugar se llenó de risas y anécdotas que a veces él mismo ni recordaba.

 

Por que eran amigos desde la infancia.

 

Y a veces recordar hechos de diez o quince años atrás era un poco difícil.

 

 

 

 

 

Cerca de las seis de la tarde, Yunho se levantó un momento del sillón y caminó hasta el teléfono en la cocina. Necesitaba un instante solo para hablar con Boa, explicarle que esa noche no se verían por que se quedaría hasta tarde conversando con sus amigos, marcó aquel número que se sabía de memoria y espero.

 

—Yoochun, no…

—¡Ya basta Changmin! Me harté de esto…

 

Regresó su mirada al salón, ahí donde Changmin sostenía con fuerza a Yoochun del brazo, pero él solo se sacudía para poder soltarse, el sonido de espera en el teléfono fue más fuerte en cuanto vio a su amigo caminar hacía él, con su paso seguro y visiblemente dolido.

 

Le quitó el teléfono de las manos, cortando la llamada y suspirando pesadamente.

 

—Por favor, Yunho… detente.

 

Yunho no comprendió, esa mirada angustiada en el rostro de Park, sus expresiones cansadas y suplicantes al mismo tiempo.  Observó a Changmin y él solo permanecía a unos pasos de él, mirándolo de la misma exacta forma. Entonces arrugó el entrecejo.

 

—¿Qué pretenden? Intentaba hablar con Boa.

—¿Acaso te contestó?

—No… tú me quitaste el teléfono antes de que eso pasara.

 

Yoochun suspiró, mordiendo sus labios y desviando la mirada. Yunho incluso pudo divisar un par de lágrimas en esos ojos, que empezaban a cristalizarle la mirada, finalmente Changmin se marchó, directo a su habitación.

 

…Yunho lo escuchó sollozar largamente durante varios minutos, incluso después de que Yoochun se marchara también.

 

 

 

 

El nombre de Kim Jaejoong se mostraba en aquella placa.

 

Sobre el elegante escritorio, marcado con letras doradas, posterior a la pequeña abreviatura de Doctor, al oficina sobria, con una estupenda ventana que le daba una vista hermosa de Seúl. Y sus ojos se clavaron en aquella imagen, en que hoy no llovía igual que ayer.

 

—Dime Yunho, ¿viste el partido de ayer?

—Claro, Inglaterra ganó, pero al menos Corea dio lo mejor e incluso logró meter un gol.

 

—¡Fue estupendo! ¿Cierto? Yo incluso grité como desaforado.

—¡Yo también! Bueno mis amigos y yo. Fue emocionante.

 

Jaejoong rió, y Yunho encontró aquella sonrisa muy confiable, y agradable. Jaejoong tenía una de sus piernas cruzadas, lo miraba con naturalidad, sin ninguna expresión seria en el rostro, con aquellos lentes en la cara que solo lo hacían ver un poco más sofisticado.

 

—Yoochun me contó, que te gusta tocar el piano.

—Así es, Boa, mi prometida me enseñó. Ella es espectacular con el piano.

 

Vio la manera en la que Jaejoong sonrió, esta vez un poco más casual mientras asentía a sus palabras.

 

—Eh… Doctor Kim…

—Puedes llamarme Jaejoong, no tengo problemas con eso.

 

—Perfecto, Jaejoong entonces. ¿Podrías decirme por qué Yoochun me dijo que tenía que venir a esta prueba psicológica?

—Bueno es un proceso rutinario que se le hace a todos los empleados. ¿No piensas renovar contrato acaso?

 

—Bueno, en realidad hace mucho que no voy a trabajar.

—¿En serio? ¿Y se puede saber la razón?

 

Jaejoong pareció un poco contrariado, buscando entre un par de carpetas seguramente aquellas faltas, y Yunho suspiró.

 

—He estado ocupado.

—¿Ocupado? ¿Con qué?

—Pronto voy a casarme.

 

Kim dejó lo que hacía, levantando la mirada y posándola fijamente en él.

 

—Háblame de tu novia.

—Jaejoong, veo esto muy innecesario, no pienso regresar a esta empresa. Quiero dedicarme solo a mis estudios por el momento.

 

—Si, pero bueno la empresa ya pagó. Por qué no me dejas pasar el tiempo conversando un poco.

 

Jaejoong le sonrió, de una forma que le resultó imposible decir que no.  Y suspiró.

 

—Pues su nombre es Kwon Boa, nos conocimos cuando estábamos en la secundaria, un día de lluvia. Creo que desde entonces me encanta la lluvia, hemos sido novios desde entonces. Y pues estamos seguros de que es hora de dar el gran paso y casarnos.

 

 

 

 

Changmin apoyó la sien en una mano, apoyado en aquel escritorio.

 

Yoochun sin embargo permanecía cruzado de brazos, sentado junto a él. Cuando la puerta de la oficina se abrió, y Jaejoong entró calmadamente, ambos sintieron un poco de tensión en el ambiente.

 

—Yunho parece completamente normal, es un tipo agradable, sociable. Un buen sujeto.

 

El leve análisis de Jaejoong, hizo que ambos contuvieran un poco la respiración. Mientras Jaejoong abría un pequeño cuaderno sobre el escritorio.

 

—¿Yunho y Boa estaban comprometidos?

—Él le pidió matrimonio a mediados de febrero, para el día de San Valentín.

 

Las pequeñas anotaciones de Jaejoong, intrigaron un poco a Yoochun, pero solo se mantuvo quieto, observando a Kim asentir un poco mientras continuaba escribiendo, con Changmin soltando cortas exhalaciones de aire que más bien parecían suspiros.

 

—Él la amaba mucho, ¿cierto?

—Se amaban demasiado, tanto que a veces tanta dulzura me hastiaba hasta el cansancio.

 

Changmin soltó una pequeña sonrisa, algo lleno de nostalgia, y Yoochun por fin vio necesario intervenir, levantando un poco su voz para que Jaejoong lo escuchara.

 

—Ella era una mujer espectacular. La pareja ideal para Yunho, tantos años juntos pudo haber acabado esa relación por la rutina. Pero con el paso de los años, ellos solo parecían más enamorados. Verlos, reanudaba mis ganas por creer que de verdad allá afuera había alguien destinado para mí, que tendría un poco de ese amor algún día.

 

Jaejoong miró a los dos muchachos frente a él  y suspiró, suavemente, antes de quitarse los lentes y masajear un poco la zona alta en su nariz. Retomando su escritura en el pequeño cuaderno a su disposición.

 

—Boa… ¿hace cuánto murió?

—Dos meses.

 

—¿Desde entonces Yunho presenta este caso de invención, en el que ella continúa viva?

 

—No, fue unos días después de su muerte. Él colapsó un día, durmió mucho y cuando despertó, parecía que nada había pasado, sonreía y estaba lleno de vida. Creíamos que todo estaba bien, hasta que dijo que iría a llamar a  Boa.

 

Jaejoong miró largamente a Yunho, sentado en la sala de espera, ojeando una revista en sus manos. Y le pareció tan increíble que un muchacho como ese. Estuviera envuelto en ese mundo de fantasías.

 

—Yunho no es peligroso, solo ha bloqueado su dolor. Cree vivir en un mundo donde Boa todavía está a su lado. De esa forma su perdida no duele tanto, de esa forma él continúa siendo feliz. Y la herida en su corazón no existe.

 

Changmin bajó un poco la cabeza, oyendo perfectamente las palabras de Jaejoong, seguras y llenas de un poco de aprensión también, pero Yoochun suspiró.

 

—¿Qué podemos hacer por él? No quiero que siga así… queremos que vuelva a ser el mismo. Que sufra y llore por la pérdida de Boa, que acepte lo que pasó y pueda seguir con su vida. Por que mientras él siga encerrado en ese círculo vicioso… esto nos está ahogando.

 

Jaejoong asintió, con un poco de comprensión ante los dos muchachos. Y lo difícil que debió ser tener que ver a Yunho hablar por teléfono como si en verdad alguien al otro lado de la línea le contestara. Lo duro que debió ser verlo tocar el piano a solas, con aquella melodía que alguna vez compartió junto a Boa.

 

—Su caso es un poco complicado, pero necesita tratamiento. Antes de que su situación empeoré, y su mundo entero se reduzca solo a ella, entonces será casi imposible sacarlo de ahí. Su mente lo protegerá de los demás, para no volver a sufrir otra perdida. Inconscientemente, en el fondo Yunho sabe que Boa no está más, solo debe aceptarlo.

 

Yunho pareció mirar la hora en su reloj, un poco cansado de esperar. Y Jaejoong quedó prendado de esa imagen por un segundo.

 

—¿Entonces?

—Debe quedarse aquí, yo me ocuparé personalmente de su tratamiento.

 

Había un segundo en el que Yoochun y Changmin cruzaron sus miradas, preocupados y angustiados al mismo tiempo.

 

—¿Podremos visitarlo, cierto?

—Por supuesto, todos los días si así lo desean. Pero en el horario de visitas solamente.

 

Jaejoong sonrió levemente, tratando de proyectarles confianza. Había visto estas situaciones, ya varias veces, en el tiempo que tenía como doctor. La gente se preocupa al inicio, visitaba todos los días, luego los sietes días a la semana se convertían en tres, luego en dos, de repente ya no iban tan seguido, una vez en mes, otra veces no aparecían en meses.

 

Solo esperaba que en esta ocasión no fuera así.

 

—Él estará bien, ¿no? No va a estar con sujetos peligrosos ni nada por el estilo, ¿verdad?

—Por supuesto que no, hay secciones, y obviamente Yunho no es peligroso. Estará bien.

—¿Cómo le diremos que se va a quedar?

 

Kim regresó su mirada una vez más hacía la sala de espera, miró a Jung por un largo rato antes de suspirar y volverse a colocar los lentes con pasividad.

 

—Yo hablaré con él, trataré de ser lo más sutil que pueda, como unas vacaciones o algo así. Si contamos con suerte su mente le proporcionara creer en esa mentira mientras Boa esté con él.

 

Changmin jugó con sus manos, un poco nervioso, pero cuando sintió las de Yoochun sobre sus manos,  sintió un poco más de calma. Giró su cabeza para ver a Yunho y suspiró. Mordiendo su labio inferior, tratando de que al respirar el pecho no le doliera demasiado.

 

Era lo correcto, era lo que debían hacer.

 

 

Fin de la Primera Parte

 

 

 

 

 

 

Bien, he aquí mi nueva idea, créanme que las cosas irán a un paso estructurado. Ya ven que el mundo en el que girara esta historia de amor será un poco complicado. Espero que la idea les haya gustado o al menos llamado su atención. ^.^

 

Los capítulos serán relativamente cortos en comparación con mis otras actualización, aunque quien sabe como avance el nivel de la historia. Prepárense a no ver un amor tan convencional y tan repleto de melosería como las tengo acostumbradas. xD

 

Los extractos de canciones que saldrán en los capítulos pertenecen a “03:30” de UKISS.

 

¿Lágrimas? Si; Probablemente, más adelante.. x’D

 

 

 

 

 

28 comentarios sobre “Retazos de amor: primera parte

    Diana Jung escribió:
    3 diciembre, 2011 en 4:12

    ohhh siempre m sorprendes con cada una d tus historias!!!
    otro fic q se une a mi favoritos n.n
    ojala puedas actualizarlo pronto…se ve muy interesante..

    Me gusta

    Vania Vadher escribió:
    2 enero, 2012 en 18:35

    Encerio que adoro como escribes..
    Me gusto mucho…
    Tengo intriga de ni saber que pasara!!!
    Aun asi espero que actualizes pronto por que si no morire!!!
    De no saber que sucede en las historias que aun no se terminan!!

    Me gusta

    misakichan6 escribió:
    6 enero, 2012 en 1:37

    woooooow se ve interesante asi que espero conti pronto ^^

    Me gusta

    noni escribió:
    8 enero, 2012 en 15:24

    siguelo!! esta muy lindo!!!!
    pobre yunito, pero seguro jae le ayudara a olvidar
    y verdad, que edades tienen??
    quiero contiiiiii!!!

    Me gusta

    Mayita escribió:
    8 enero, 2012 en 23:47

    ¿Lágrimas? ¡Dale pues, Nesly-sama! Estoy lista para llorar XDD
    Ayyyy, con lo que amo el drama *O*
    ¡Nueva droga!
    Kissus y éxito en tus cosas ^^

    Me gusta

    hiou-chan escribió:
    28 febrero, 2012 en 10:44

    AH?boa? esta chica no me gusta!!!!!!!!!! pero si que me gusto el trama de tu nuevo fic gracias

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s