Mentiroso, mentiroso: Segunda parte

Posted on


 

 

Mentiroso, mentiroso

Si me engaña dos veces, es culpa mía

Segunda Parte

 

 

En toda su singular vida, no había tenido la oportunidad de decir que en verdad había cometido estupideces que sobrepasaran inclusive sus propios límites, por que después de todo Park Yoochun es de esos tipos libres, despreocupados, anhelantes de adrenalina pura en su máxima expresión.

 

Sale a correr de vez en cuando, les jode la vida a sus amigos y miente, demasiado.

Pero es parte de su naturaleza y duda que algún día eso pueda cambiar. Sin embargo, algo si ha cambiado en su vida. Y lleva el nombre de Shim Changmin.

 

Ese mocoso, dos años menor a él que tuvo que mantener escondido en su habitación luego de que Jaejoong y Junsu llegaran, botando por el suelo su absurdo plan de darle una lección, logró sacarlo a la una de la madrugada, entre palabras susurrantes y promesas absurdas de volverse a ver, por que bueno, después de todo el sexo había sido grandioso.

 

Pero estaba flotando en la nada, Changmin había aparecido sin excusas en su departamento, no sabía como contactarlo y no tenía un número. Sentía el calor invadirlo cuando pensaba en el muchacho y ese encuentro que habían mantenido. Sus labios quemaban ante la sensación todavía.

 

—Ah… ¿Por qué estoy como idiota?

—Siempre lo has sido Yoochun— El comentario de Junsu logró sacarlo de sus pensamientos –Siempre.

 

Lanzó un pedazo de pan que tenía entre las manos y Kim rió divertido mientras Jaejoong terminaba de dejar el desayuno sobre la mesa que los tres compartían. Auguraban que algo extraño pasaba desde que Yoochun comenzara a actuar un poquito más decente, sin mentiras y con promesas de por medio de no volver a mentir y ayudar cada que podía.

 

Aunque todo sonaba a excusas baratas, Jaejoong quería pensar que era así.

Y Junsu que era un poco más realista, prefería mirarlo fijamente hasta descubrir que se traía entre manos.

 

—Estoy cansado— Park estiró su cuerpo y luego sencillamente suspiró —¿Irán a trabajar hoy?

—Si, ¿tú todavía estás de vacaciones?

 

Yoochun asintió bebiendo un poco de café, y Junsu murmuró un par de cosas como que llegaría tarde mientras Jaejoong decía que se quedaría estudiando y él nuevamente tenía el departamento para si solo, sin embargo, la suerte no golpea dos veces a su puerta ¿no?

 

 

 

 

—Solo digo que te envíe a ti, por que supone que tú eres el que no comete errores.

—Hyung esto es idiota, ¿por qué tenemos que hacerlo?

 

Changmin se removió incómodo en su lugar y Yunho bufó por lo bajo.

 

—Ese anillo era de mi madre y me lo dio para que se lo diera a la mujer con la que vaya a casarme…

—Y Yoohee terminó siendo una zorra que se acostó con medio Seúl y tú rompiste el compromiso y ella hora no te quiere devolver el anillo. Si, ya me sé tu triste y patética historia hyung, pero eso no quiere decir que no puedas meterle una demanda… ¡Auch!

 

Changmin se encogió en su lugar en cuanto el puño de Yunho hubiera golpeado su hombro y se sobó lamentándose de por medio.

 

—Muchacho irrespetuoso— Masculló Yunho en reproche y Changmin solo se quejó —¿Vas a ayudarme o no?

 

—¿Volveremos al mismo edificio?

 

De pronto los ojos de Changmin parecían interesados, Yunho tuvo que afilar su mirada y acercarse al rostro del menor que parecía arrepentido de haber mostrado tantas emociones tan pronto y únicamente tragó duro.

 

—¿Qué te traes entre manos?

—¿Yo?— Changmin llevó un pulgar a su pecho —…Nada.

 

No le creyó, pero aún así decidió alejarse y mirarlo de soslayo, desconfiado todavía.

 

 

 

….

….

 

 

—Vecinos, buenos días.

 

Jaejoong y Junsu giraron con una sonrisa en el rostro ante el saludo de la mujer que empezaba a salir de su departamento junto a ellos.

 

—Buenos días.

 

La sonrisa que apreció en el rostro de Yoohee fue afable, Yoochun, parado en el resquicio de la puerta con el jarro de café en la mano miró a la muchacha que lucía coqueta mientras cruzaba palabras con Junsu y Jaejoong de camino al ascensor. Lo gracioso de todo es que Junsu ya la ignoraba y Jaejoong le sonreía incómodo.

 

Suspiró de nueva cuenta cerrando la puerta tras de si y pensando en hacer algo productivo al menos ese día. Se vistió y dejó los platos en el lavadero sin intención de lavarlos, al menos no en ese momento. Trató de demorar lo suficiente como para que ese día no avanzara demasiado rápido y subió al ascensor para que este lo dejara en la planta baja.

 

—Hyung, no demores. Esto es molesto, además te dije perfectamente que yo podía subir.

 

Cuando las puertas del ascensor se abrieron, Yoochun reconoció esa voz como si fuera una cachetada y las puertas estuvieron a punto de cerrarse sino fuera por que salió como pudo y chocó contra el cuerpo del alto que giró hacía él y luego se alejó.

 

—¿Yoochun?

—¿De nuevo de visita?

 

Y sonrió, como si ese encuentro fuera lo único que hubiera estado esperando todo este tiempo.

 

 

 

 

La puerta se había abierto como si los impulsos de su cuerpo no reaccionaran. El golpe sonó lo suficiente como para que Changmin sonriera en medio de su boca, las manos de él metiéndosele bajo la camisa sin problema. Oh, habían tantas cosas incorrectas en medio de ese encuentro.

 

No podía solo dejar que un extraño lo tocara como si tuviera el derecho, pero él tampoco debía atacar el cuello del menor como si se tratara de un manjar delicioso y prohibido para él. El pequeño cuarto en el que se habían escabullido a un lado del cuarto de limpieza era estrecho, incómodo y le provocaba azotes de calor casi impresionantes.

 

—Espera— Se alejó apenas un poco, pegando el cuerpo de Changmin a la pared, mirando su rostro otra vez, trataba de grabarlo en su retina, que no se le olvidara su rostro aunque ahora le parecía más que imposible —¿Quién eres?

 

—¿Ya olvidaste mi nombre Yoochun?

—Claro que no— Respondió, con su pecho subiendo y bajando una y otra vez –Pero no tengo la menor idea de quién eres, ni porqué siempre te apareces por aquí.

 

La boca de Changmin se acercó un poco —¿Y eso no te parece emocionante?

 

Era indignante como el menor le despertaba latigazos de placer solo con mirarlo a los ojos y hablarle tan cerca de la boca.

 

—Demasiado tal vez.

 

Así que decidió rendirse otra vez, agarró por el cuello al muchacho que amplió su sonrisa y estrelló sus labios contra esa boca, en medio de esa atracción estúpida e irrefrenable que lo consumía de a poco, esas manos grandes de Changmin lo agarraron de la cadera, lo acercaron a su cuerpo.

 

Pero sucedió molesto e inoportuno. El celular de Changmin sonando casi a todo volumen, Yoochun pensó que si Shim parecía dispuesto a ignorarlo, entones él también. Mordió esos labios, gruesos e hinchados por sus besos. Sin embargo volvió a sonar y esta vez Changmin bufó airado.

 

—Demonios— Masculló sacando el pequeño dispositivo directo a su oído —¿Qué pasa hyung?— Las expresiones del menor se enseriaron de repente, perdiendo su mirada un rato y Yoochun solo exhaló exasperado, esa llamada terminaba con toda esa impulsividad de hace un rato, podía predecirlo con facilidad —¿En serio? ¿Y qué quieres que haga?

 

Podía determinar muchas cosas con solo ver su rostro preocupado, y la forma en que mordía su labio inferior, movía sus manos y su voz parecía más gruesa de la habitual, lejos de ese tono acaparador que usualmente usaba cuando estaba con él. Pero era ridículo, cuando apenas lo veía por segunda vez.

 

Yoochun debió haberse alejado de él. Porque era un perfecto desconocido del cual quizá debería huir.

Debió armarse de valor y dejar de lado su instinto aventurero y peligroso. Dejar los juegos porque era un adulto y aquel un tipo que apenas veía por segunda ocasión.

 

—Me tengo que ir.

 

Pero no fue así, Yoochun no solía seguir las reglas, sostuvo el brazo de Changmin y sonrió.

 

—Si te ayudo a terminar lo que sea que estés haciendo— Tentó despacio –¿Podemos terminar esto de una vez?

—¿Qué es terminar para ti?

—Darle fin a mi ignorancia sobre ti.

 

Changmin mordió su labio inferior esta vez.

Yunho lo iba a matar.

 

 

 

 

—¡¿Te volviste loco?!

—Hyung tan solo escucha…

 

—¡No me da la gana!— Yunho frunció el ceño, Yoochun permaneció con la botella de agua entre sus manos y esa expresión despreocupada que fácilmente podía exasperar a cualquiera –Me largo.

—Lo cierto es…— Yoochun habló, justo antes de que la mano de Yunho estuviera sobre el pomo de la puerta –Que yo vivo aquí, ¿no te sería mucho más fácil hacer las cosas así?

 

De espaldas, Yunho apretó sus labios sin piedad, la realidad golpeándole en la cara mientras todavía ansiaba un poco de esa locura que parecía emanar en la cabeza de los dos menores, como si todo en realidad fuera tan fácil como lo habían logrado plantear.

 

Pero él no quería más personas metidas en algo que era de su responsabilidad, suficiente con haber tenido a que involucrar a Changmin, como para aferrarse a un completo desconocido que Changmin titulaba de confiable.

 

—¿Qué ganas tú?

 

Lo cierto es que las cosas se habían complicado cuando descubrió que la que fue su exnovia cambió de cerradura, entonces se había quedado de manos atadas otra vez.

 

—Nada…— Habló Yoochun, mirando de reojo a Shim –Solo quiero ayudar a un amigo de Min.

 

Mentiras, sabias mentiras que salían de su boca y que al parecer no lograban convencer al mayor porque seguía dándoles la espalda, desconfiado más que nada. Yunho suspiró entre la resignación y el orgullo herido por culpa de ella.

 

—Está…— Entonces la puerta se abrió frente a sus ojos y el rostro desconcertado de aquel hombre fue lo primero con lo que se encontró —…Bien.

 

Jaejoong sin embargo se había quedado estático, mirando el rostro del hombre frente a sus ojos, ese que parecía igual de paralizado que él.

 

—Hyung ¿por qué no entras?

 

Junsu lo empujó suavemente, notando en ese momento al hombre que se encontraba parado ahí, a Yoochun cerca de la mesa y a otro muy cerca de él, sus ojos recorrieron la situación, como si un mal presentimiento comandara a todos por igual.

 

 

 

 

—Siempre supe que Yoohee era una zorra, pero lo de ambiciosa me sorprendió.

 

Jaejoong miró de mala manera a Park, tratando de suavizar la situación. Ante aquella mirada algo avergonzada de Yunho quien hace un buen rato se había presentado ante él y Junsu, pero Junsu solo pasaba una mano por su rostro y negaba sutilmente.

 

—Deberías hablarlo con ella, pedirle que te devuelva el anillo que era de tu familia.

—¿Crees que no lo ha intentado?— Esta vez fue Changmin quien logró intervenir –Esa tipa solo quiere quedarse con el dinero por dañar a hyung y por el dinero que representa.

 

—Y es por eso que debemos ayudar— Cuando las palabras de Yoochun se alzaron, tanto Junsu como Jaejoong miraron atónitos al muchacho que parecía en verdad decidido a ayudar, pero Jaejoong se movió incómodo y Junsu alzó una ceja –Vamos, Changmin es amigo mío. Quiero ayudarlos.

 

Mentiras por aquí y por allá…

 

Changmin sonrió sutilmente y Junsu volvió a poner esa expresión parca en su rostro.

Algo estaba pasando ahí.

 

—¿Yoochun podríamos hablar en la cocina?

 

Park solo asintió, y Jaejoong lo guio hasta la cocina, seguidos por un tranquilo Junsu que miraba fijamente a Yoochun, consciente de que el mayor guardaba algo bajo esa sonrisa de estúpido que tenía.

 

—No creo que sea correcto involucrarnos. Yoohee es nuestra vecina y…

—¿Pero no oíste lo que le hizo a Yunho? Ese anillo es de su familia, le pertenece.

 

—Lo sé y es horrible lo que ha hecho pero…

—¿Qué diablos está ocurriendo en realidad Yoochun?

 

Junsu fue directo, mirando esos ojos de ambos mayores que lo observaban impávidos.

 

—No pasa nada— Mintió Yoochun —¿Acaso no puedo intentar hacer algo altruista y ya?

 

 

 

 

Finalmente en contra de sus propias predicciones, Yoochun, Yunho y Changmin terminaron dentro de aquel departamento, buscando por todos los lugares el dichoso anillo. Resultaba que Yoochun sabía el lugar donde Yoohee escondía la llave de su puerta cada mañana. Vamos, que observar un poco de más nunca estaba de más y en este caso había encontrado un uso útil.

 

A Jaejoong, que le daba urticaria pensar en cuantas leyes estaban violando por igual y al mismo tiempo había optado por esperar afuera junto con Junsu, quien alegaba que dejar solo a Yoochun comandando esa desastrosa situación, solo podía anclar en algo peor. Sin embargo vigilar que no fueran descubiertos era aun más tenso que encontrarse dentro.

 

Junsu suspiró, mirando su reloj de nuevo.

 

—¿Qué tanto más piensan demorar?

—Ahora que lo recuerdo…— Jaejoong de pronto habló —¿Recuerdas lo que nos dijo Yoohee temprano en la mañana cuando nos la encontramos?

 

—No escucho mucha de la parolata que usa, así que…

—Dijo que quería ejercitarse, pero no tenía tiempo por el trabajo, así que de ahora en adelante iba a empezar a subir las escaleras todos los días en vez de usar el ascensor.

 

Los ojos de ambos se posaron en las escaleras automáticamente, a espaldas de ellas y aunque no había nadie, ni rastros de ella, Junsu decidió acercarse y abrir la puerta. –Supongo que sería mejor si tú vigilas el ascensor y yo la puerta.

 

Jaejoong asintió, con un nerviosismo extraño recorriendo su cuerpo, antes que la puerta del departamento ajeno se abriera y Yunho saliera de ahí, con una sonrisa enorme en rostro que lo dejó estático un segundo.

 

—¡Lo encontramos!

 

Yoochun y Changmin salieron detrás, Junsu pareció respirar profundo de repente, como si todos sus males hubieran desaparecido. –Listo, ya vámonos porque…

 

—¡Alto ahí!— Las puertas de las escaleras se abrieron y Junsu fue empujado sin demasiada fuerza contra el resto de sus compañeros, exclusivamente sobre Jaejoong quien fue a dar contra el cuerpo de Yunho que apenas se movió cuando identificó el cabello largo y negro de la mujer  que los guiaba –Manos arriba y no se muevan.

 

Detrás de todos los policías apareció Yoohee con su mirada puesta directamente en Yunho. Quien frunció el ceño mientras alzaba las manos y ella parecía complacida verlo en aquella situación. Junsu murmuró por lo bajo mientras todos eran puestos de cara contra la pared y aquel frío metal rodeaba sus muñecas con tanta facilidad, que pensó, que hubiera sido mejor mandar a todos a al diablo desde el principio.

 

Fin de la Segunda Parte

 

 

 

La verdad es que no sé con cara me atrevo a publicar la continuación de este fic luego de tanto tiempo xD

Pero estoy en un plan por terminar mis fics como es debido, así que opté por uno de los más antiguos y a los cuales les falta poco por terminar. Les recomiendo leer la primera parte porque de seguro ni se acuerdan que fic es este. Aquí el link.  xD

Pero bueno, como lo recordaran o no, este es un fic de solo tres capítulos. Así que la parte final la estaré publicando el próximo viernes. En verdad espero que lo hayan disfrutado y un gran abrazo para todos. 😉

Anuncios

5 comentarios sobre “Mentiroso, mentiroso: Segunda parte

    nadechkqotiffany escribió:
    9 marzo, 2013 en 15:22

    ayy me encantooo muchoo y si porfis no olvides publicar el viernes porfiss
    jajajjajaa ame la parte del lemon o si bueno aunke fue pokis porke yunho lo arruino pero bueno me encanto porfis sigue asii eres mi escritora favoritaa

    Me gusta

    vania escribió:
    9 marzo, 2013 en 16:10

    jajaja si cosas altruistas si como no???……..estoy deacierdo con nadechkqotiffany queremos mas lemon…………y bueno chunnie entiendo porque mientes tanto yo tambien quiero un tiempo a solas con min

    Me gusta

    k-ede escribió:
    9 marzo, 2013 en 19:08

    no lo puedo creer
    los pillaron justo,
    ahgahgah maldita zorra esa
    ese anillo es el yunnie le tiene que dar jae
    el que estoy segura sera su verdadero amor
    ese chunnie dioxx santo si ya no puede mas con las mentiras
    me encato el capo y espero el final el proximo viernes

    Me gusta

    marce escribió:
    9 marzo, 2013 en 23:41

    yo si me acordaba de la 1° parte!! y gracias por actualizar!! ahhh amo el yoomin!!
    pero quede intrigada que pasara con mis hermosos shinkis
    gracias de nuevo

    Me gusta

    tsukijunguk escribió:
    10 marzo, 2013 en 0:17

    Nombre pero que altruista me resulto Yoochun xDDD

    Para mi que la tipa esa ya se las habia olido, si no que raro que haya llegado justo a tiempo cuando Yunho sale con el anillo y hasta con policias.

    Eso es muuy sospechoso.

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s