Nirvana: episodio 7

Posted on


 

Nirvana

Poder

Episodio 7

 

 

 

Estas cosas no eran para él, nunca lo habían sido.

 

Se movió contrariado en la pequeña silla, movía su pie y observaba las cosas sobre la mesa dispuesta para intentar distraerse un rato. Pero solo desvió la mirada un rato y luego suspiró, estaba ofuscado por todo lo que le había tocado estos últimos meses, y la prensa que parecía loca por hablar con él.

 

Sin embargo el hombre tras la puerta demoraba miraba su sombra tras ella mientras hablaba con otra persona y él sentía todavía ese dolor en el estómago propio de sus inseguridades y lamentos, las ojeras que no ayudaban a su imagen.

 

—Lamento la demora.

 

El hombre finalmente entró y él solo pudo asentir y apretar sus manos.

Odiaba encontrarse en esa situación.

 

 

 

 

Cuando andaba por la universidad Minho difícilmente se detenía en algún lugar, regularmente andaba ocupado y Kyuhyun lo era mucho más, pero en esta ocasión algo lo detuvo, había una pequeña multitud, ocupaba un pequeño espacio bajo los resquicios de sombra de aquella facultad y sus ojos curiosos se dirigieron al centro.

 

Había un pequeño montaje, eran los estudiantes de teatro, se movían de un lado a otro, con sus rostros comprendidos entre la actuación y la poca experiencia, sacaban pequeñas risas y de vez en cuando podían ponerse serios.

 

La gente aplaudía y se distraía, el pequeño grupo brillaba, acaparaba para sí la atención de los demás y parecían complacidos con aquello, pero Minho más que eso había dejado su mente volar.  Si las cosas sucedían como Jinki las quería, alguno de ellos, de esos hombres y mujeres que casi parecían tener experiencia, en algún momento acompañaría a Onew en la pantalla.

 

Sucedió que el mundo entero desapareció y Choi se encontró en lugar blanco. Tan lejos de Onew que sus pobres pasos lo guiaban al vacío, no importaba hacía donde mirara, Minho se encontraba solo una vez más. Sin esos sueños tan ambiciosos Jinki y él tal vez podrían tener una historia completamente normal y sin peligros de que se olvidé que él, pero si Onew no fuera así, si no se le escapara de las manos a cada momento, él no pensaría en él cada tanto.

 

Sonrió de regreso a la realidad, con un pequeño suspiro entre los labios y decidido a continuar, sino fuera por esos ojos grandes que se cruzaron con los suyos súbitamente, parpadeó un poco confundido, hasta que finalmente el otro le regaló una pequeña sonrisa, con su mano en alto y esa expresión aniñada que siempre lo había caracterizado en el instituto.

 

 

 

 

—No esperaba encontrarte por aquí.

 

Taemin le ofreció una pequeña botella de agua y Minho la tomo sin problemas, con un leve asentimiento mientras el menor se sentaba frente a él, con esa expresión radiante y calmada que siempre lo había caracterizado.

 

—Has cambiado bastante. Te ves mucho más adulto— Minho en realidad nunca creyó encontrarse diciéndole aquello, a él que siempre parecía un niño pequeño dentro del salón, que se ganaba gratitudes por su rostro y expresiones suaves —No creí encontrarte por aquí.

 

—Sí, estudio Danza— Taemin incluso señaló la facultad a sus espaldas —Estoy a punto de egresar.

—¿En serio? Pero creí que estabas con los de teatro, como los estabas ayudando.

 

Lee solo agitó un poco su mano, con la botella de agua cerca de su boca.

 

—Son unos amigos, solo los ayudaba. ¿Y tú?

 

Minho bajó la cabeza, mordió su labio sin darse cuenta, pretendía pedir un favor, sin embargo el que Taemin no fuera de teatro, había logrado desestabilizar sus planes.

 

—¿Minho?

—Oh, si— Despertó otra vez —Jurisprudencia, estoy terminando mi carrera también. Abogado en derecho.

 

—¿En serio?— Taemin parecía realmente sorprendido.

—Sí, ¿tan extraño es?— Una pequeña sonrisa por parte de Minho, y Taemin pudo leerlo con más facilidad —Estoy con Kyuhyun. Ambos salimos este semestre de la universidad, con tesis y todo.

 

—Hay algo que me quieres decir, ¿verdad?

 

Choi levantó su cabeza ante la intensa mirada de Taemin, esa que parecía leerlo de repente con tanta facilidad que negar su afirmación era solamente retrasar un poco las cosas.

 

—En realidad sí, aunque más bien es pedirte un favor. ¿Qué tanto conoces a los de teatro?

 

 

 

 

Onew llevaba una vida ajetreada últimamente, el trabajo se había intensificado lo suficiente como para que su cuerpo a pesar de la juventud se sintiera cansado a ratos, solía apoyarse y cerrar los ojos, dejar que su cuerpo se relajara antes de volver y conseguir otro trabajo tal vez no había sido tan buena idea,  aunque su meta fuera reunir dinero para cuando llegara el momento.

 

Sonrió complacido en cuanto descubrió sus manos vacías, todas las volantes habían sido repartidas y estiró su cuerpo como si se encontrara liberado de repente. A veces las tardes se volvían más largas de lo habitual y en medio del centro, las pantallas brillaban con las estrellas, con las voces, con los trajes y el carisma de presentadores bajo las luces. Parecían tan felices, que si Onew sonreía, fácilmente podía pasar como uno de ellos. Como si su vida fuera un adorable lecho de rosas.

 

—¿Onew?

 

Cuando giró, el muchacho frente a él era el mismo de meses atrás, con su sonrisa pequeña y su cabello en punta, su rostro un poco cansado también, pero esa sonrisa en su rostro brillaba un poco más, esos ojos soñadores parecían incluso emocionados.

 

—Yunho, hace mucho que no te veía.

—Me alegra que me reconocieras— Suspiró aliviado el mayor —Sino hubiera sido muy incómodo. ¿Qué haces por aquí?

—Acabo de terminar mi trabajo.

 

Yunho asintió comprensible, con la pequeña maleta a su espalda, mientras el video musical cambiaba y de pronto esos ojos de Jung se perdían ahí, como si no terminara de entender.

 

—¿Y tú? ¿Cómo así tan feliz?

—¿Ah? Tanto se me nota— Yunho agarró sus mejillas y sonrió un poco más.

 

—¿Vas a bailar para ella?

 

—Aún no— Bajó los hombros, pero luego volvió a sonreír —¿Recuerdas que te dije que estaba en una academia? Pues hace poco la empresa decidió armar un grupo nuevo, y como tengo algunos amigos que entrenaban para eso, pues me jalaron para que participara de la audición, después de todos nos entrenan para aprender un poco de todo. Y pues, al parecer les guste.

 

—¿Te escogieron?

—Sí, somos cuatro miembros. Aunque dicen que vendrá un chico de Estados Unidos que hizo su audición por allá y es muy bueno. Pero no es seguro todavía.

 

—¡Eso es genial!

 

Onew no es de demasiado contacto físico que nazca de su parte, pero fue como si los sueños cumplidos borbotaran a su alrededor, como si en algún momento el suyo le tocara la puerta, abrazó a Jung con fuerza. Y sonrió, con esa sonrisa suya que puede hacer al mundo enamorarse de él.

 

—Eres el primero al que se le digo— Confesó el otro —No he querido decírselo a nadie, ya sabes por si algo sale mal o quién sabe— Onew asintió, entendiendo a la perfección —Pero como te encuentro cada cierto tiempo pensé que sería genial, que la próxima vez que nos encontramos fuera en una estación televisiva ¿no crees?

 

—Sí, claro.

—¿Cómo va la tuyo?

 

—No tan bien como esperaba, pero sé que algo bueno pasará.

—Mi empresa no tiene para MC, porque bueno ya sabes, hace que sus mismos cantantes hagan de todo, pero podrías intentarlo. Bueno, yo quería ser solo bailarín y de pronto estoy en un grupo así que…

 

Onew agitó un poco su mano, negando con un movimiento de cabeza sutil.

 

—Está bien, no te preocupes. Pero eso si tenlo por seguro, nos hemos de encontrar frente a la pantalla algún día.

—Prometido.

 

Yunho levantó su puño en señal de confianza, Onew se encontró de pronto con un desconocido al que le había tomado confianza, con escasos contactos compartidos, pero Yunho fue la primera persona que le habló, él era como su señal de estar en el lugar correcto.

 

—Bueno, me tengo que ir a entrenar. Hoy nos enseñan la canción con la que vamos a salir.

—De acuerdo, mucha suerte.

 

Yunho asintió, con sus pasos rápidos mientras se perdía entre la gente que había sobre la calle de ese día. Jinki lo siguió con la mirada un poco más, sus pensamientos extraviados un momento ¿cuánto tardaría en verlo reflejado en aquellas pantallas que solía contemplar de vez en cuando?

 

Su teléfono sonó de repente y el número de Victoria deslumbró sus recuerdos, la razón por la que había logrado con tanto ahínco terminar temprano era ella, la cita que había pactado con ella unos días atrás.

 

 

 

 

Victoria era una mujer hermosa, contemplada entre adorables figuras de la mujer ideal, era sofisticada y curiosamente adorable cuando sonreía con énfasis y parecía muy interesada en la vida de él y como había logrado sobrevivir estos años.

 

Ella era como un regalo para la vista mientras Onew contemplaba el lugar discreto donde Victoria había asegurado era seguro para ella cenar, después de todo su vida pública siempre lo complicaba todo. Onew la recordó por un instante, muchos meses atrás, cuando peleaba con aquel sujeto en el bar en el que solía trabajar y ella se veía tan sumisa.

 

Debió estar enamorada…

 

Quizá fue a refundirse a un pueblo como el suyo para estar lejos de las cámaras, tal vez Onew pensaba demasiado en grande pero sabía del mismo modo que era bastante posible. Victoria había sido amable, él había sido encantador, ella parecía jugar con él un juego de la mascota perdida, y a Jinki aunque a su orgullo le doliera, podía soportarlo, simplemente porque la mujer era como el hada madrina de su cuento, que podía tomar color, si Victoria se compadecía de él.

 

Le contó sobre sus metas, sobre su vida en Seúl, incluso se encontró con una inspección rápida de la mujer aunque luego le sonriera presta de no haber sucedido nada en esos escasos segundos. Pero la cita terminó tan rápido como comenzó.

 

—Espero verte pronto.

—Igualmente, Victoria.

 

Ella era su esperanza, sin embargo no se atrevió a abrazarla por falta de confianza, así que cuando se percató, eran esos brazos delgados y firmes los que se cerraban en él y se apretaban ligeramente a su cuerpo. La fragancia vivaz de ella lo rodeó por completo.

 

—Adiós.

 

Victoria se fue tranquila, con las gafas sobre los ojos y su cartera pequeña entre las manos, Onew tenía muchas virtudes que compartir de ella, de su carácter afable y su extraño interés por él cuando se encontraban.

 

 

 

Mientras subía las escaleras, recordó que Jonghyun cocinaría, su estómago no rugía de hambre pero sabía bien que llevarle la contraria al muchacho nunca era buena idea, de pronto se sentía cansado como cualquier día de trabajo, jugaba con las llaves entre sus manos y movía su cabeza a ratos.

 

Cuando ingresó con su habitual saludo entre los labios, sus ojos se abrieron de par en par al encontrarlos ahí. Jonghyun se encontraba sentado en una de las sillas de la mesa, con un vaso de agua entre las manos mientras platicaba afable con Minho que parecía contemplar la hora de repente.

 

—Al fin llegas— Jonghyun fue el primero en reaccionar, levantándose del lugar y con una sonrisa amplia entre los labios, como si el enojo de días atrás se le hubiera pasado —Lleva una hora esperando por ti.

—¿En serio?— Onew caminó un poco más —¿Por qué no llamaste?

 

—Tenías el celular apagado.

 

Jinki bajó la cabeza un poco, verificando su celular, y luego sonriendo apenado. Fue veloz la manera en que Jonghyun le comunicó un par de cosas antes de encerrarse en su habitación y que Minho le sonriera justo como un niño pequeño.

 

—¿Y qué te trae por aquí?

—Tú— Esa pregunta era demasiado fácil para Minho, sin embargo Onew sonrió y esperó porque el menor continuara —Mejor pregúntame que buena noticia traigo hoy para ti.

 

—Soy todo oídos.

 

—Va a haber un taller especial en mi universidad, es para expresarse en público y esas cosas, para ser presentadores y animadores, es dirigido para los estudiantes de esa facultad, pero me encontré casualmente con un amigo hoy, y me dijo que puede ayudarte a que te cueles en el programa.

 

Poco a poco las expresiones de Jinki se volvieron nada, cada leve movimiento de su cara perdió fuerza mientras miraba a Minho que esperaba algún atisbo de respuesta, pero Onew buscó en sus memorias, recordó el taller, que para personas extremas costaba más que uno de sus salarios. Recordó haberlo descartado por completo aunque muriera por ello, recordó del mismo modo, que besar a Minho era agradable, demasiado agradable.

 

Se encontró repentinamente levantándose de su lugar y cruzando sus manos en el rostro de él antes de que su boca buscara la contraria, mientras Choi se quedaba sentado en su lugar, se dejaba llevar por sus manos y lo besaba como si lo estuviera esperando desde hace mucho tiempo.

 

—Vaya…— Susurró después de un rato, mirando ahora por fin la sonrisa amplia de Jinki —Creo que voy a traerte noticias buenas más seguido.

—Gracias.

 

Jinki había pronunciado apenas sus palabras. Pero Minho se levantó de su lugar y fue ahora él quien tomó el rostro de Onew entre sus manos, y besó sus labios, jugó con su boca un rato, trató de descubrirla de nuevo, por esos meses en los que ni siquiera se habían encontrado. Minho sintió su vida desproporcionada por culpa de él, porque ahora solo deseara aquello aunque la conciencia le jugara contrario, apresándolo a buenas acciones, para recibir buenos regalos.

 

 

 

—Es un poco difícil esta persona.

—¿Onew?

 

El detective asintió mientras buscaba entre las carpetas y él solo pudo morder su labio inferior, bajando la mirada incluso un poco más perdido que al principio.

 

—Señor Lee su relación con Jinki ¿era buena?

—Sí, nos conocimos por un amigo e inmediatamente simpatizamos.

 

—¿Entonces que perspectiva tenía de él?

—Onew hyung era increíble— Taemin se encontró sonriendo un poco —Luchaba por sus sueños y se esforzaba mucho, creí que debía aprender tantas cosas de él.

 

—¿Y no era así?

 

Taemin suspiró de repente.

 

—Algunas cosas si, algunas otras no… Creo que hyung descubrió tarde  que quizá lo que siempre quiso, no era lo que más quería.

 

 

Fin Episodio Siete.

 

 

Bueno, antes que nada mis disculpas por haber demorado así en publicar. Lo lamento mucho, pero tuve demasiados inconvenientes estos meses, sin embargo planeo que no vuelva a suceder. Muchas gracias a los que leen y comentan.

Saludos😉

3 comentarios sobre “Nirvana: episodio 7

    Mole Removal escribió:
    2 mayo, 2013 en 23:53

    I can’t tell you how fast you will see results because it depends on how much you want to get rid of acne. Another available treatment option that can be done at home without a prescription is a topical ointment. After throughly washing the area then placing ice on top of acne will support with the swelling and pain.

    Me gusta

    Nirvana | ~ Nesly Fanfic ~ escribió:
    9 enero, 2015 en 9:47

    […] Episodio 7: Poder […]

    Me gusta

    Nadja escribió:
    26 julio, 2015 en 18:47

    Este capitulo me mato, de verdad me he leído todo tu fic hoy y muero por leer el próximo capitulo! No puedo con la intriga de saber que fue lo que paso con onew

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s