Corazón con fecha de expiración: capitulo dos

Posted on


Corazón con Fecha de Expiración

Participación Estudiantil

Capitulo Dos

 

 

A Park Yoochun solían gustarle los festivales estudiantiles.

 

Si, de esos en los que preparas exposiciones medio flojas, y sonríes con encanto para atraer espectadores y por supuesto regalas caramelos —Bolígrafos para los personajes importantes— (padres, profesores y cosas así) Recordando que lo beneficio de aquello es exonerar cuantas materias sean posibles.

 

Recuerda incluso alguna vez haber participado en todas las materias que pudo, que incluso un día tuvo tres exposiciones que hacer, y se sorteaba de un lado a otro, corriendo y mostrándose encantador con la ayuda de sus compañeros que le avisaban de la llegada de algún profesor.

 

Oh, si… Aquellos buenos tiempos.

 

Sin embargo su materia, como de costumbre suele ser uno de los lugares menos visitados —ya saben, por esa horrible mala costumbre juvenil de odiar a la lectura— pero tiene planes, este año como nunca antes, mientras se encuentran todos los profesores reunidos y él solo escucha lejana la situación. Planea un buen material que pueda incentivar a los otros a leer, y en eso deambula su mente cuando la profesora de música ha suspirado decepcionada.

 

—Es inútil. No importa que lo ofrezcas exonerar todos los exámenes del año, él no acepta.

 

El profesor de biología ríe divertido, calificando un par de lecciones —Vamos, mujer. No seas ingenua, es un genio obvio que no va a acceder tan fácil con algo como eso.

Yoochun recién presta atención, alza un poco la cabeza y apenas mira a la mujer cuando empieza a hablar —¿De quién hablan?

 

—Shim Changmin.

 

Y ese muchacho convertido en espectro le provoca escalofríos, por lo que sacude un poco sus manos evitando enterarse de algo más, pero la profesora de música se ha agarrado de su brazo y solloza burlonamente, mientras los demás los miran divertidos.

 

—Oh, Park… Habla con él, ya que se llevan tan bien.

—Eso no es cierto.

 

Finalmente el profesor de historia ríe escandalosamente y cierra el periódico en sus manos —En serio Yoochun, ¿no te da miedo que ese chiquillo te acuchille por la espalda? Te mira como si le hubieras quitado a la novia— Vuelva a escucharse la particular carcajada en conjunto y Yoochun solo se libera del agarre de la mujer y respira hondo.

 

Ha odiado, desde días atrás, el momento en que todo el mundo se dio cuenta de lo mismo que él: El infinito odio de Shim Changmin hacia su pequeña persona.

 

 

 

 

—Vamos chicos, ¡será divertido!

 

La presidenta escolar, animada como siempre se ha parado frente al salón, dispuesta a lograr que más gente se una a ella en la exposición de literatura de la siguiente semana. Pero los demás parecen más bien interesados en cualquier otra cosa, ni siquiera exonerar parecer ser el incentivo suficiente.

 

Así que mientras Yoochun se cruza de brazos y levanta una ceja, esa expresión parece haber provocado un algo extraño en las chicas del salón que de inmediato las ha visto levantarse de su asiento con una mano en alto y sus rostros llenos de una repentina emoción.

 

—¡Yo me uno!

—¡Yo también!

 

Pero Park las conoce, como si fueran sus hijos, y sabe lo que aquello implica, sabe de esos ojos brillantes y esas ocultas intenciones, por eso niega suavemente mientras camina hasta quedar junto a la presidenta y su mirada fija en una de las muchachas que ha levantado su mano muy dispuesta a participar.

 

—Haber Kang, dime por favor de que libro hablábamos la semana pasada.

—Eh… Bueno…

 

Ella se mueve nerviosa, con el rostro rojo repentinamente y la presidenta lo mira con evidente descaro —Profesor— Masculla bajito, solo para que él la pueda escuchar —Las está espantando.

 

El timbre suena y parece ser una campana de incendios porque pronto el salón empieza a quedarse vacío y los estudiantes casi corren ante la idea del receso, y es como si se martillara la cabeza a propósito, sabe que haberle dado la confianza a esa muchacha ha sido el peor de los males, por eso siente las manos de ella sobre el escritorio, pero Yoochun cierra los ojos y al notar que la menor no hace nada por moverse del lugar finalmente los abre, y Sunny sigue ahí, mirándolo fijamente, acusándolo aún.

 

—¿Por qué ha hecho eso? Querían participar.

 —Lee, te recuerdo que el propósito de este festival escolar es atraer a la gente a la lectura. Así que no creo que gente que piense que leer una revista de farándula es literatura sea la mejor manera de incentivarlos.

 

—Pero…

 

—Lee Soonkyu— Notó la mirada molesta de ella al haber sido llamada por su nombre e intento mostrarse firme mientras se levantaba de su asiento y notaba al fin, al único estudiante que quedaba a parte de ellos en el salón —Mejor ve a almorzar, tardaremos, pero encontraremos a las personas adecuadas.

 

Si bien Sunny parecía bastante empeñosa en conseguir gente y seguía hablando un rato más, los ojos de Yoochun se perdieron un instante en ese pequeño mocoso odioso sentado en unos de los lugares traseros, lo miraba tan fijamente que Yoochun ya un poco resignado decidió dejarlo pasar. Y cuando regresó su mirada a la menor, ella ya había decidido poner en marcha varios de sus planes.

 

Quizá no había sido tan bueno distraerse.

 

—Bueno, veré como me va con lo que le comenté— Sunny sonrió abiertamente, agarrando sus pertenencias y agitando un poco su manos —Con su permiso, iré a almorzar. Luego le comentó si encontré alguien más.

—Bien.

 

Adoraba quizá, lo educada que era, un punto más a su desagradable vida mientras Shim seguía empecinado en acuchillarlo apenas tuviera la oportunidad. Pero volvió a su escritorio a recoger, ignorar y salir cuanto antes de ahí. Es un adulto, uno mayor con varios años de diferencia, no debía siquiera mostrarse como un cobarde frente a él, pero el tiempo fue poco, escuchó los pasos de Changmin acercándose al escritorio y Yoochun maldijo internamente su asquerosa suerte.

 

—Me uno.

 

La mano derecha de Changmin sobre la mesa y sus palabras lo habían hecho alzar la mirada y fruncir el ceño.

 

—¿Disculpa?

—Para la exposición de literatura en el festival, me uno.

 

Yoochun solo abrió los ojos mucho, y Changmin ni siquiera esperó respuesta de su parte, solo giró y abandonó el salón, con ese mismo caminar elegante y la frustración de Park en cada espacio de su ser, con su inútil cerebro trabajando demasiado lento para su gusto. Hablando innecesariamente, segundos después.

 

—¿…Qué?

 

 

 

—Entonces… ¿es apuesto?

 

Jaejoong tenía una elegancia propia, algo que Yoochun había envidiado un poco durante su época de estudiantes. Yoochun era visualmente elegante, pero Jaejoong lo era en cada una de sus acciones, en la forma en que comía, bebía, incluso hasta en la que reía, y solo el destino sabe porque seguían siendo amigos tantos años después.

 

Pero esa tarde no estaba dispuesto a averiguarlo. Especialmente porque era bastante tarde y el licor quemaba poco en su estómago mientras Kim sentado frente a él, con su pierna cruzada y expresión algo vacía, solo miraba su vaso a medio llenar y por supuesto hacía preguntas muy estúpidas.

 

—No entiendo a qué viene eso ahora. No viene al caso siquiera.

Pero Jaejoong sonrió, con esa expresión tan propia que te dan ganas de romperle la cara —Oh, vamos. Solo contéstame: Si o no.

 

—Pues… supongo que sí.

—Es inteligente. Apuesto ¿cuál es el problema? Atraerá gente y seguramente incentivara a la gente a la lectura, ¿cuál es tu maldito problema?

 

Yoochun bufó por primera vez, cerrando mejor su abrigo ante el frio.

 

—Que algo planea, ese mocoso me odia, ¿por qué querría unirse de pronto al equipo?

—Tal vez le gusta mucho leer, deja de ser tan paranoico.

 

Se movió en su asiento otra vez, mirando con desagrado y sin convencerse demasiado de las teorías de Jaejoong, Changmin era de esos muchachos astutos y llevado por sus instintos los cuales vertiginosamente le decían que se cuidara, sabía que alguien como él, que gracias a los dioses no se le cruzó en el caminó durante su adolescencia, le perjudicaría en mucho a su trabajo.

 

Yoochun no tenía grandes metas en su trabajo.

Solo quería que sus estudiantes comprendieran, amaran y/o valoran a la literatura. Solo eso pedía.

 

 

 

 

—Te ves horrible.

 

Si algo tenía en particular la secretaria del director, era su inefable actitud para soltar las verdades sin siquiera tomarse la molestia de maquillarlas un poco. Así que Yoochun solo alzó un poco la cabeza, aquel inicio de día más oscuro de los normal para él, con esas ojeras bajo los ojos y su gesto poco atractivo mientras la mujer alzaba un poco sus cejas y sonreía casi sin poder ocultarlo.

 

—¿Quieres algo de café?

—Por favor.

 

Volvió a recostarse sobre la mesa de profesores mientras escuchaba a los demás ingresar en el salón. La profesora de informática que rara vez socializaba con ellos se encontraba incluso ahí, lo que le hacía suponer que pronto escucharía la voz del director solicitando una junta urgente.

 

—Aquí tienes— La mujer se sentó a su lado y Yoochun pudo observar ese delicioso café en la taza y su agradable aroma que irremediablemente lo hacían sentir incluso mejor —Olvidé decirte ayer, pero habrá una pequeña reunión con todos los profesores, sin embargo como siempre llegas temprano no creí necesario llamarte.

 

Park solo asintió. Con el café entrando en su organismo y logrando de una manera extraña que el tiempo pasara veloz mientras el director hablaba sobre la feria cultural de esa semana y luego empezaba a pedir tamaños de los lugares de exposición y cantidad de integrantes. Yoochun incluso sintió la incomodidad anticipada.

 

—Entonces, literatura ¿este año si va a tener exposición?

—Así es— Aclaró un poco su garganta y miró hacía adelante, la pizarra que tenía ya poco espacio en lo que aparentaba ser el patio escolar —Pero con un pequeño lugar basta, solo tengo dos estudiantes.

 

—Bien— El hombre graficó un par de cosas y luego volvió a mirarlo —¿Quiénes son?—

—Oh, bueno…— Tragó duro, mirando de soslayo a los otros profesores que parecían ocupados en cualquier otra cosa, así que decidió hablar bajito y sin apenas abrir la boca —Lee Soonkyu y Shim Changmin.

 

—¡¿Shim Changmin?!

 

Oh, adorada profesora de música que se sacudió violentamente contra él, con los ojos bien abiertos y su expresión mortífera mientras ahora todos posaban sus ojos en él.

 

—¿Cómo lo hiciste?

—¿No se supone que te odia?

 

Y sí, todo el mundo pensaba lo mismo que él. Algo que innecesariamente él ya sabía.

 

 

 

—…Ahora mucha gente quiere ingresar en la exposición de literatura.

 

Sunny parecía verdaderamente emocionada mientras sonreía frente a él y él se dedicada solamente a calificar un par de tareas y ella parloteaba con sus ojos brillantes y un par de libros contra el pecho —Todo esa gente quiere entrar porque Shim estará ahí, no me interesan, con ustedes dos es suficiente.

 

Pero Sunny hizo un puchero, pequeño e infantil.

 

—Lee— La muchacha en verdad odiaba el uso de su apellido —Gustas leer, entonces ¿no debería importante más tu exposición sobre literatura que un montón de gente en el stand?

—¿Quién dijo que los quería en mi exposición?— Los ojos de ella parecían incluso consternado —Se supone que queremos dejar un buen precedente sobre la lectura, no empeorarlo.

 

—Sunny tiene razón— Changmin ingresó en el salón vacío al fin,  retrasado con un par de minutos a su reunión informal para planear los eventos de esos días en la feria —Podrían ayudarnos a repartir panfletos y esas cosas, promocionar el stand concretamente.

 

Para eso estás tú” Pensó secretamente Yoochun mientras miraba al menor y luego solo regresaba su mirada a las tareas calificadas, el solo mencionar a Shim Changmin haría que todo el mundo quisiera ir al dichoso stand de literatura, para que por primera vez, indirecta o directamente les regalara un poco de atención.

 

—Podría funcionar.

 

Y no quería admitir que Shim podía tener razón, pero supuso que la idea emocionaba lo suficiente a Sunny cuando la vio aplaudir y habló algo sobre una amiga que podía ayudarla con las volantes y esas cosas. El resto de minutos pasaron entre conversaciones, ideas, autores y opiniones interesantes de los dos estudiantes a su cargo sobre como influenciar en los demás en buenos libros.

 

Por un instante, corto y breve, pudo distraerse y pensar, que Shim Changmin no lo odiaba, como parecía hacerlo cada día.

 

 

 

 

Para el primer día del festival vinieron bastantes estudiantes de otras instituciones e invitados particulares, el lugar tenía una música lo suficientemente notoria y parecía que los estudiantes se habían esforzado demasiado porque iban y venían por todas partes, había bailes programados y todos parecían muy amables en cuanto se decidían a conseguir personas que atendieran a sus exposiciones.

 

Yoochun incluso se sentía orgulloso del pequeño lugar que habían armado, tenía que alabar el buen gusto de Sunny y los libros con los que tanto Changmin como ella habían aportado, más unos pocos de la biblioteca y bastantes de los suyos —los cuales había encargado bajo especial cuidado— para poder llenar un pequeño librero a sus espaldas. La gente no faltaba en el stand y varios estudiantes aun repartían volantes y atraían personas al lugar donde los dos se encontraban.

 

Era un buen día y parecía que sería verdaderamente bueno en los siguientes.

 

—De acuerdo, muchas gracias.

 

Sunny era amable y sonriente, cubría muy bien la falta de sonrisas agradables por parte de Shim, aunque el muchacho se supiera muy bien su parte de la exposición y respondiera sin problema a cualquier pregunta inoportuna de los demás.

 

—Deberías sentirte orgulloso— La profesora de música se paró junto a él, de brazos cruzados y esa mirada analítica que combinaba a la perfección con su sonrisa sincera —Tu stand es el único que en ningún momento permanece vacío. Deberías recompensarlos con una buena cena al término del día.

 

Yoochun sonrió divertido ante la idea de en verdad tener que compartir una comida con Shim. Pero el sol estaba dejando de ser molesto y pronto la hora de salida sería marcada, aunque mientras tanto los visitantes y estudiantes externos ya empezaban la retirada.

 

—Es curioso— Comentó repentinamente —Los demás parecen más entusiasmado que ningún año.

—Es por el premio del director, al final de la semana se escogerá al mejor stand y los estudiantes involucrados exoneraran todos los exámenes del próximo mes, así no hayan participado en otras materias.

 

—Oh, con qué era eso.

 

Asintió descuidadamente y ella volvió a sonreír.

 

—Sabrías eso, si prestaras un poco más de atención en las reuniones.

 

Yoochun bajó un poco la cabeza, con esa sonrisa en su rostro mientras miraba distraídamente el lugar donde por fin sus estudiantes descansaban, Changmin parecía entretenido con uno de sus libros y Yoochun sintió un malestar en el estómago mientras lo veía pasar los ojos. Cada libro, era como una parte de él, tan suyo, que ver a Changmin indagar entre sus letras lo hacía sentirse terriblemente desnudo e incómodo frente a él. En especial por sus anotaciones escritas a mano y los separadores que señalaban algo importante.

 

—…Yoochun— La mujer sostuvo su brazo inesperadamente, con su rostro pálido y una mano tapando su boca —Creo que no me siento muy bien.

—¿Qué te sucede?— Frunció el ceño, agarrándola sutilmente mientras ella negaba con la cabeza —¿Quieres ir a la sala de profesores?

 

—No…. Baño… Yo…

 

Solo pudo quedarse con los brazos estirados mientras veía a la mujer correr velozmente al baño, y luego giraba inconscientemente hacía sus estudiantes, Sunny estaba pasmada y Changmin solo había alzado una ceja. —Yo voy— La primera en reaccionar fue la menor, que dejó las cosas sobre la pequeña mesa y corrió hacía el mismo lugar donde la mujer había ingresado. Park incluso sintió un escalofrío terrible recorrer su espalda.

 

—Dígame que no es responsable de eso.

—¿Ah?

 

Changmin se encontraba con su pierna cruzada, elegantemente sentado mientras sostenía el libro en sus manos, mirándolo con evidencia burla y desconcierto a la vez.

 

—De la profesora de música ¿no se ha dado cuenta que fue a hacer al baño?

—Bueno, pues…

 

—Vomitar— Aclaró Shim, visiblemente más maduro de lo normal —Fue a vomitar.

—¿Cómo lo sabes?

—Por cada uno de sus síntomas.

 

Yoochun quiso golpearse y no solo mentalmente, aquella situación lo había tomado desprevenido y medio estúpido.

 

—¿Es suyo?— Changmin alzó un poco el libro y Park volvió a sentir su estómago revolverse.

—Sí, lo tengo desde hace varios años.

 

—Es bastante bueno, llevo bastante tiempo buscándolo pero como era una edición limitada fue casi imposible encontrarlo— Se percató por primera vez de ese anhelo con el que Shim observaba algo que realmente quería, o quizá era tan solo ver una expresión por mínima que esta fuera en sus ojos.

 

 —Si gustas podría prestártelo un tiempo.

—¿En serio?

 

Esos ojos brillaron por primera vez ante Yoochun que se descubrió así mismo sonriendo divertidamente como si observara a un niño pequeño de cinco años que siempre ha sido inquieto y se derrite ante a algún dulce frente a sus ojos.  Changmin era prácticamente lo mismo, aplacado repentinamente por sus instintos mínimos, en una burbuja pequeña a la que por un segundo Yoochun había tenido acceso.

 

—Profesor…— Sunny apareció de nuevo, un poco preocupada y con sus manos juntas —Creo que la profesora no se encuentra bien, al menos no lo suficientemente bien como para irse a casa sola ¿podría llevarla a casa?— Fue como si repentinamente los ojos de Changmin se abrieran mucho y dependiera bastante de su respuesta, pero Yoochun ni siquiera dudo en contestarle.

 

—Por supuesto, tengo mi auto cerca, ayúdame a llevarla a mi coche— Sunny asintió de inmediato y Yoochun trató de que su voz esta vez no sonora como una orden —Changmin por favor en cuanto Sunny vuelvan encárguense de dejar todo ordenado, cuando la semana termine prometo invitarlos a cenar algo delicioso.

 

—Como quiera.

 

Changmin solamente se alzó de hombros, internándose en la lectura nuevamente, y Yoochun por un momento quiso quedarse un rato más, esa actitud de Shim tan cambiante y extraña, que apenas pudo analizar en cuanto vio Sunny ayudando cortésmente a la mujer que era sostenida por su brazo mientras la ayudaba a salir.

 

 

 

 

—Me preocupe bastante.

—Ajá…

 

Los había visto desde lejos, ambos parados frente a su pequeño lugar mientras Shim leía atento el libro y ella fruncía el ceño molesta ante el desinterés por parte del más alto —¿Tan interesante es ese libro?

—Lo es.

 

Sunny bufó, girando por completo ante lo molesta que le resultaba la imagen de Shim en ese estado de indiferencia. Yoochun llegó con una expresión tranquila mientras los pocos estudiantes que había a esa hora de la mañana recién llegaba para el nuevo día de la feria.

 

—Buen día.

—Oh, profesor— La muchacha corrió de inmediato hacía él —¿Cómo amaneció la profesora?

 

Esa pregunta podía ser fácilmente mal entendida, tosió suavemente y luego trató de suavizar las cosas, especialmente porque Changmin volvía a mirarlo con instintos asesinos.

 

—Bueno eso no lo sé. Pero en el transcurso que la fui a dejar a su casa, parecía sentirse un poco mejor.

—Qué extraño— Murmuró para sí misma Lee —¿Qué le habrá pasado?

 

—Mejor empecemos de una vez, que pronto empezaran a llegar más estudiantes.

 

Así que Shim empezó con lo suyo una vez terminada su charla corta con Sunny, realmente parecía entretenido en ignorarlo y Yoochun prefirió en un momento como ese, escapar. Luego se enteró que la profesora no iría esos próximos días y bebió un poco de café, repentinamente todos parecían muy competitivos en ser el mejor stand de ese año. Yoochun se preguntaba si también habría recompensa para los profesores a cargos de los stand.

 

Maldita su mala costumbre de no escuchar con atención esas reuniones aburridas.

 

 

 

 

Para el final de ese día, Yoochun tenía en mente que muchas cosas buenas podía pasar, por suerte esa semanas sin clases aunque un poco más estresante por mantener todo correctamente arreglado, los estudiantes iban y venían cada momento y Changmin seguía desde su lugar mirándolo cada tanto, no podía ser posible que Yoochun se sintiera más incómodo.

 

—Hola.

 

 Claro hasta que él apareció.

 

—¿Qué haces aquí?

 

Jaejoong sonrió desde atrás con las gafas puestas y su correcto traje  mientras sonreía decididamente y seguramente lo miraba de esa manera burlona que tiene cuando quiere hacer algo en su contra.

 

—Bueno, vite a visitarte— Admitió Kim —Y de paso conocer a tu dolor de cabeza.

—Oh, vamos ¿en serio?

—Soy una persona muy curiosa Yoochun.

 

Jaejoong estaba golpeando los límites de su paciencia, con esa pose elegante y esa belleza suya que capturaba la atención de demasiada gente pasar a su alrededor. Respiró hondo, sutilmente apenas mientras giraba por completo y fruncía el ceño.

 

—Jaejoong por favor estoy trabajando y no es adecuado que…

—Oh, ahí está tu stand.

 

Se sintió absolutamente perdido, observando la espalda de Jaejoong alejarse mientras lo veía acercarse al lugar donde Sunny y Changmin se encontraban, lo miró acercarse, hablar con discreción e incluso asentir mientras escuchaba a los más jóvenes y por supuesto incluso hacía un par de preguntas.

 

En verdad Yoochun no entendía bastantes cosas de su amigo.

Cosas como su infinita necesidad por arreglarle la vida todo el tiempo y procurar que tuviera una pareja firme con la cual relacionarse como si le fuera absolutamente necesario.

 

Pero Jaejoong seguía ahí por alguna razón orbitando todavía a su alrededor; finalmente Sunny sonrió colocando en las manos de Jaejoong un pequeño presente, uno que marcaba el final de la atención de Changmin con él y por supuesto dedicando su atención a cualquier otra cosa que no fuera él, Yoochun incluso sonrió con ese desplante por parte del menor, y fue cuestión de segundos para que Jaejoong llegará junto a él, con el ceño fruncido y seguramente muy indignado.

 

—Tienes toda la razón— Bufó el mayor —Es un mocoso insoportable y malcriado.

—Yo nunca dije nada de eso.

 

Jaejoong solo bufó una vez más, y sonrió luego de un rato, mirándolo tan fijamente que incluso a pesar de las gafas Yoochun pudo identificar un par de cosas extrañas en las acciones de Jaejoong —¿Sabes que es ilegal, verdad?— Los ojos de Park se abrieron de par en par al captar la indirecta. Y Jaejoong rió, tan abiertamente que incluso pudo llamar bastante la atención.

 

—No seas idiota Jaejoong.

—Vamos, solo bromeaba.

 

Y esos brazos de Jaejoong lo abrazaron firmemente, justo por encima de sus hombros, escuchó incluso el chillido de un par de estudiantes por ahí y como si todas las miradas se posaran sobre él, Yoochun se sacudió de inmediato, con la risa fresca de Jaejoong todavía muy cerca de sus oídos. Que ninguna autoridad lo viera, por favor.

 

—Ya, basta Jaejoong. Estoy en mi lugar de trabajo.

 

Pero Kim solo bufó como niño pequeño, con ese puchero en el rostro que hizo a Yoochun rodar los ojos y pensar que era mucho mejor que se pusiera a jugar con sus palabras y terminara dándole vuelta a la situación, dejándolo a él como el único culpable.

 

—De acuerdo… Me iré— Pronunció tranquilo —Tengo que volver al trabajo. Salgamos a beber esta noche ¿vale?

 

Sin ni siquiera importarle una contestación de su parte, Jaejoong solo le sonrió y finalmente salió del lugar, Yoochun se quedó ahí un rato más, tratando de asimilar lo que acababa de suceder y esa visita tan improvisada por parte del mayor, pero luego recordó a sus estudiantes y divisó a una atareada Sunny que sonreía como podía y hablaba cubriendo las partes de su compañero faltante.

 

—¿Y Changmin?— Se acercó sin entenderlo y la menor solo alzó un poco sus hombros.

—No lo sé, de pronto dijo que se iría y solo… desapareció.

—¿Qué?— Yoochun sintió la indignación en todo su cuerpo, sabía que el menor le haría algo así —¿Por dónde se fue?

 

—Por la salida principal.

 

Yoochun solo asintió, tratando de correr y detenerlo antes de que el portero lo dejara marchar, pero en cuanto cruzó el umbral solo pudo observar los carros estacionados y algunos estudiantes por diferentes partes del lugar y ni el mínimo rastro de Shim Changmin, destrozando la poca paciencia que Jaejoong ya había resquebrajado con su aparición.

 

Faltan 109 días

6 comentarios sobre “Corazón con fecha de expiración: capitulo dos

    vania escribió:
    12 mayo, 2013 en 23:45

    PARA QUE FALTA 109 DIAS EXIJO UNA EXPLICACION porfavor diganme que anda mal con min que le pasa es malo con chun pero luego lo mira diferente, que paso que paso que paso porfavor dime??

    yo creo que min esta enamorado de chun pero que algo lo detine no se que es pero definitivamente algo anda mal con el, porque se pierde porque no tiene amigos donde esta su familia

    que le pasa a mi genio

    Me gusta

    marce escribió:
    14 mayo, 2013 en 9:37

    bueno hasta que por fin me pude dar un tiempo para leerlo!! wooo estoy muy intrigada por Min su actitud… es mas que obvio que le gusta Yoochun!! jajaja hay me encanta el Yoomin soy fanatica de esta pareja!! gracias!! estare al pendiente de la siguiente actualizacon

    Me gusta

    Itayuyi Vivar escribió:
    15 junio, 2013 en 17:30

    omg!! no puedes dejarme más inquieta!!!! el suspenso de todo esto me esta matando!!! yo adoro esta pareja!!!! juro que después del Yunjae son quienes me dejan mariposas en el estomago y en este momento las mariposas hacen revolución!!!! él está celoso y yo feliz de que lo este hahahahaha no se si 109 días sea mucho o muy poco para mi, xDDD quiero que la historia sea más larga pero quiero que sea rápido que estén juntos😛

    Me gusta

    mars escribió:
    10 noviembre, 2013 en 14:29

    bueno igual encontre el ca dos jajaja como amo esta historia me gusta como se va formando esta pareja… gracias nesly

    Me gusta

    Corazón con Fecha de Expiración | ~ Nesly Fanfic ~ escribió:
    5 enero, 2015 en 10:22

    […] Capitulo Dos: Participación estudiantil […]

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    5 agosto, 2015 en 19:20

    Wooo creeo que ya se por donde va la cosa 😄ya te caheee Min jajjaja mmm del odio al amor solo una miradaaa jajaj Jae y sus ocurrencias, pero que observador mi muy amado flaquito. Aigooo Yoochun quiere que ChangMin no lo odie. Tengo curiocidad por saber que pasara con la cuesta cuenta regresiva de los dias Nada le hace que esto tenga ya dos años de publicacion. Igual me encanta ver a min celoso por mi Profe favoriiitoo¡¡¡¡¡😘😘

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s