Guia: Etapa 1 – segunda parte

Posted on


Guía sobre cómo superar una ruptura amorosa

Etapa 1: Aceptar la realidad

Segunda  parte

 

 

Himchan caminó esa tarde por el jardín principal sin demasiados problemas en la cabeza, tenía el celular en el bolsillo, estaba pulcramente vestido y su rostro brillaba repentinamente ante su buen humor durante la mañana mientras pensaba en un par de talleres que tenía que presentar al día siguiente y la fabulosa sensación de no haberse cruzado con Bang en todo el día.

 

Casi podía ponerse a dar brinquitos en el lugar sino quedara terriblemente en ridículo, aun así tarareaba una canción cualquiera que había escuchado en la radio, de un grupo de chicas que seguramente pondría de mal humor a Yongguk al oírlo cantar la dichosa canción todo el día. Sonrió por inercia y luego simplemente borró esa sonrisa inadecuada.

 

No pensar en Bang” es su propósito del día de hoy.

Y no parece estar haciendo un buen trabajo.

 

Sin embargo, el jardín que es extenso y lleno de espacios verde por doquier no parece guardar secreto alguno para él, al menos no al distinguir la espalda algo delgada de Daehyun, escondido tras unos arbustos en pose exacta de acosador empedernido, mueve la cabeza de un lado a otro, Daehyun es demasiado genial  —por decirlo de algún modo— como para encontrarse en una situación así.

 

Pero a medida que avanza sus dudas se afirman sin benevolencia, Jung se encuentra en cuclillas, alzando el rostro de repente, observando a alguien y luego escondiéndose con grandes bocanadas de aire que más bien parecen suspiros de desesperación. Daehyun es de esas personas confiadas y divertidas.

 

¿Qué puede tenerlo así?

 

Himchan decide usar esa sutileza suya que poca veces usa y se acerca, con pasos pequeños y ligeros mientras muerde su labio y logra colocarse en la misma posición que él, apenas unos centímetros más atrás, solo que Daehyun, concentrado como se encuentra, no lo nota.

 

Hay demasiada gente como para que Himchan pueda descubrir quién  es, así que con la poca paciencia que tiene bufa estresado y mira directamente al menor que ha girado de inmediato ante su pequeño ruido y ha abierto los ojos de par en par, sin medir lo graciosa que es su expresión ahora.

 

—¡Hyung!

 

Himchan ríe porque cree haberlo visto hasta pálido. Asi Daehyun se lanzó sobre él tapando su boca y por supuesto trató de aplacar cualquier escándalo por detrás del arbusto, aunque del otro lado todo el mundo viera el menudo espectáculo.

 

—Ya… Ya…— Habló entrecortado Himchan —Voy a ser sigiloso. ¿Se puede saber qué diablos estás haciendo?

 

Ocurrió entonces lo inesperado, las mejillas de Daehyun se colorearon inmediatamente y Himchan cree que últimamente están sucediendo demasiadas cosas extrañas a su alrededor como para asimilarlas adecuadamente.

 

—Nada… Yo solo descansaba, aquí.

 

Alzó una ceja, Daehyun no pretendía engañarlo tan estúpidamente ¿verdad?

 

—Hablo en serio Daehyun— Se cruzó de brazos y sonrió —Y si no me lo dices, ahora mismo me paro y te comienzo a señalar directamente.

—¡No hyung!— Como si se hubiera movido siquiera Daehyun lo agarró por los brazos, quizá para prevenir cualquier impulso suyo —Está bien, te diré.

 

Jung no parecía conforme, mordía su labio inferior a ratos y parecía maquinar algo, pero finalmente cuando bufó ruidosamente pareció rendirse y lo miró tan directamente que Himchan solo atinó a parpadear.

 

—Hay alguien…

—Eso es obvio, si hubieras estado espiando a un animal me hubiera preocupado seriamente por ti Daehyun.

 

La poca seriedad de su parte hizo que el otro lo golpeara y Himchan se lamentara internamente por el poco respeto que recibía como hyung.  De nuevo Daehyun volvió a su nerviosismo y Himchan se llenó de anticipación.

 

—¿Quién es?

 

—Es el muchacho de la mesa con sombrilla de colores— Entre los presentes, Himchan lo identificó inmediatamente, con su cabello corto y la sudadera blanca de mal gusto que hizo a Kim fruncir el ceño mientras lo veía completamente absorto en el videojuego entre sus manos —…Creo que es nuevo.

 

—Pues no lo había visto antes— Admitió Himchan antes de regresar su mirada a Jung y notar como este parecía de repente hipnotizado por la imagen del muchacho de rasgos finos a varios metros de distancia —¿Y por qué simplemente no te le acercas a conversar y ya? En vez de actuar como un acosador, das miedo.

 

—¿Qué? ¿Hablarle?

—Si— Himchan rió divertido —Es ese acto particular en el que compartes información con otra persona, ya sabes para saber sus gustos y…

 

—¡Ya sé, hyung! Pero no sé…

—Oh, vamos ¿desde cuando eres así?— Himchan se levantó con una simpleza mortal y Daehyun pareció ponerse pálido otra vez —Ven, si quieres te hago compañía un rato con él.

 

—¡No!— Los brazos de Daehyun lo atraparon de inmediato, ambos de pie al fin —No te entrometas en esto hyung.

—Pero solo te quiero ayudar.

 

—¡Que no!— Himchan se sacudía, y Daehyun notó alarmantemente como la atención de todos se posaba en los dos, incluso la del muchacho de rostro fino que los miró desconfiado por lo que Jung solo atinó a esconderse una vez más y rojo de vergüenza golpeó a Himchan en el estómago —¡Ya te he dicho que soy un chico tímido!

 

—Si… Ya me di cuenta.

 

La voz de Himchan salió como un suspiro ahogado mientras sostenía su estómago y Daehyun sonrojado todavía solo negaba vehemente ante el hecho de haber cruzado miradas con él en un momento tan vergonzoso como solo Kim Himchan podía hacerle pasar.

 

 

 

—Ah… A este paso creo que me voy a quedar sin amigos.

 

Himchan sobaba suavemente su estómago, Daehyun tenía ya dos horas sin hablarle, no le respondía los mensajes y para Himchan, el menor solo estaba dramatizando toda la situación, ¿qué tan difícil podía ser acercarse a hablar y ya?

 

Sin embargo sus propios dolores de cabeza aparecieron cuando al girar en la esquina Bang hizo su aparición, con esa ropa gris y esa gorra blanca en la cabeza, con la misma figura de siempre y esa expresión que hace creer a los demás que se encuentra enfadado el 80% del tiempo.

 

Pero Yongguk pareció dudar entre sus expresiones, porque una sonrisa salió autómata en sus labios apenas lo reconoció, pero luego pareció dudarlo cuando notó la expresión de asombro en Himchan.

 

—Hola.

 

Incomodidad total, Himchan solo pudo pensar en ello y asentir, con una de esas sonrisas pequeñas y falsas que rara vez Yongguk solía identificar.

 

—Hola— Quiso no parecer afectado, incluso amplió su sonrisa un poco más —Daehyun me comentó que el otro día preguntaste por mí.

—Si, como no habíamos hablado en un buen tiempo y pues, ya sabes.

 

Todo es culpa tuya, Bang”  La mente le jugaba sucio, gritando cosas que no se atrevía a decir “Solo pensaste en ti

 

—Sí, es que salí de viaje a casa de mis padres antes que empezaran las clases.

—Ya veo…— Bang se movía incómodo, parecía haber olvidado muchas líneas ya practicadas —¿Quieres ir a beber algo?

 

—En realidad tengo una clase en diez minutos— Mintió —Para otra ocasión estaría bien.

—Claro— Y Yongguk le sonrió, como le sonríe a poca gente —Solo no te pierdas de nuevo.

 

—De acuerdo— Fue inconsciente, su manos sobre el hombre de él, mientras Bang deslumbrante y talentoso en todo su esplendor ni si quiera se inmutó ante su contacto, que a Himchan prácticamente le quemó de inmediato, e hizo que quitara su mano lo más discretamente que podía —Nos vemos.

 

Y luego se alejó, con pasos largos y no demasiado pensados, solo memorizados como para llegar al lugar indicado que Yongguk no visitara ni por error, pero solo podía pensar en que no terminaba de ser un buen día cuando Bang llegaba con todo efecto de eclipse justo sobre él.

 

—Oh, Kim Himchan— El coordinador habló unos pasos detrás de él y Himchan tuvo que retener las ganas de insultar en voz alta —¿Puedes venir un momento?

 

Claramente pudo notar la puerta de la oficina abierta y luego solo suspiró.

Tendría que dejar sus instantes de auto recriminación para después.

 

 

 

—Mi padre me pidió que te avisara sobre la reunión.

—Está bien, dile que con gusto estaré ahí— Bang fue amable y condescendiente a pesar de la terrible seriedad con la que el otro muchacho le hablaba —Pero Yongnam está fuera del país, así que dudo que pueda asistir.

 

—Bien, entonces ya cumplí. Con permiso.

 

Asintió mientras miraba a Yoo alejarse con un paso tranquilo y las manos dentro de sus bolsillos, el muchacho lleno de estoicismos y cosas que Yongguk y apenas aceptaba en su familia, comportándose como un digno heredero Youngjae parecía ser el ejemplo perfecto de hijo, y Yongguk solo negaba sutilmente mientras giraba y caminaba de regreso al salón, después de todo, Yongnam y él estaban lejos de ser los hijos que cualquier padre querría.

 

Uno estudiando música, y el otro recorriendo el mundo y dejando la carrera a medias.

 

—¿Daehyun?— El menor estaba ahí, jugando con las hojas de una pequeña planta que adornaba el mesón de información, Bang frunció el ceño pero Jung solo fingió exageradamente que le sorprendía  verlo ahí.

—Hyung, hola… ¿qué haces por aquí?

 

—Bueno estudio aquí— Rió divertido y Daehyun solo pudo hacerlo nerviosamente —¿Qué te sucede?

—Nada… Solo que ya me dio hambre, y creo que iré al departamento.

 

—Por cierto— Bang esta vez plasmó una sonrisa grande en sus labios, parecía repleto de vida otra vez —Hablé con Himchan hace unos minutos. Y creo que ya todo está bien, las cosas irán tomando su rumbo.

—¿Hablaste con Himchan hyung?— Daehyun hizo una mueca demasiado evidente —¿Por teléfono o personalmente?

 

—Personalmente, me lo crucé en uno de los pasillos— Yongguk parecía tan ilusionado de retomar su quebrantada amistad que Daehyun no se atrevió a recordarle que Himchan era el maestro de la manipulación —…Bromeó y todo, incluso quedamos de salir a beber un día de estos.

 

—Eso es genial… Supongo.

 

Miró indeciso de un lado a otro, sintiéndose culpable por la sonrisa llena de emociones que Bang tenía en sus labios. Claro que Himchan no había superado nada aún, que le mintiera descaradamente no quería decir que todo estaba bien, sino que iba de mal en peor.

 

—Creo que ya me debo ir.

 

Bang solo asintió, alzando un poco su mano. Daehyun entonces lo imitó, mirándolo un par de veces antes de irse al fin. Esa ingenuidad que parecía casi hasta increíble en alguien como Yongguk lo hizo negar suavemente y pensar que debía hablar seriamente con Himchan.

 

Y luego, si tenía algo de tiempo, olvidando su enojo, platicarle de su intento fallido por hablarle al chico de facciones bonitas, ya que Yongguk se apareció de pronto, y el chico de facciones bonitas pareció interesado en hablar con él por un instante.

 

 

 

 

Llegó demasiado tarde incluso para su propio gusto,  pero cuando abrió la puerta del departamento lo recibió un aroma agradable a comida recién preparado, un piso recién limpiado y un tacho con ropa limpia en uno de los pasillos.

 

Frunció el ceño preocupado de que su madre hubiera ido a visitarlos, pero únicamente era Himchan con sus ataques impulsivos otra vez. Suspiró cansado, dejando las llaves sobre el mesón y levantando una ceja en cuanto el mayor posó sus ojos sobre él.

 

—¿Todo esto es porque hablaste con Yongguk hyung, verdad?

 

Himchan parpadeó haciéndose el desentendido y Daehyun solo negó suavemente mientras el mayor aprovechaba para continuar con lo suyo y terminar de decorar esa comida que prácticamente parecía de gourmet a sus ojos.

 

—Hoy el coordinador me citó en su oficina— Siempre había alabado esa capacidad tan de Himchan para fingir que nada le afecta mientras desvía la mirada y se entretiene en hacer otras cosas lejanas a las preguntas que le hacen a su alrededor —Me ha pedido que lo ayude con unos estudiantes que ingresan este año, enseñarles la facultad, el reglamento, la asociación y esas cosas.

 

—¿De qué hablaste con hyung?

—¡Aish!— Himchan terminó por sentarse junto a él y lanzar la pequeña servilleta sobre la mesa —Si sigues así de insoportable no vuelvo a prepararte mi deliciosa comida.

 

—Yo no te la he pedido— Metió un camarón a su boca y Himchan solo torció sus labios, cruzado de brazos otra vez —Trata de superarlo, hyung en verdad está ilusionado porque cree que podrán seguir siendo amigos. Hay gente que termina todo el tiempo, pero supongo que tu amistad con hyung es más importante, ustedes se quieren mucho.

 

Himchan bufó cual niño pequeño. Y Daehyun se permitió beber un poco de agua antes de hablar.

 

—Y aunque me gustaría que continuaras con tus ataques compulsivos de limpieza, simplemente no puedes ponerte a hacer cosas en el departamento cada vez que te toca afrontar a hyung.

—Estuve pensando mientras cocinaba— Pronunció despacio Himchan —Hacer este tipo de cosas me ayuda a pensar. Y creo que tienes razón, supongo que debo empezar a fingir que nada ha pasado.

 

—Tratar de llevar una relación al menos cordial, no fingir. Tratar.

 

Daehyun le recalcó las cosas como si fuera un niño pequeño y Himchan no pudo evitar reír en aquel momento.

 

 

 

Bang tuvo una de esas clases bestiales a las siete de la mañana, de esas en las que a pesar de tener media hora en el salón uno no sabe si está despierto o no, pero sacudió su cabeza justo unos minutos antes de que la clase terminara y alcanzó al menos a tomar nota de lo que parecía ser esencial. Tenía hambre y el aire frío solo lo ayudaba a sentirse sobrellevado por un montón de emociones, todas al mismo tiempo.

 

Para cuando la clase llegó a su final todos salieron de inmediato a comer algo en el bar de la facultad, apresurados por la siguiente la clase, su armoniosa fortuna era que no tenía otra clase al menos hasta dentro de una hora y media más, por lo que caminó sin prisa primero hasta su casillero y cuando identificó la silueta apoyada en el bloque de casilleros sonrió mínimamente.

 

Junhong se encontraba ahí, moviendo su cabeza un poco, tarareando una canción tan bajito que apenas podía escucharse su voz, concentrado en la música que había en sus audífonos. Bang por un momento se preguntó, si el muchacho estaba ahí por él, pero en cuanto él lo miró, y una sonrisa apareció en los labios del más joven, Bang no tuvo ninguna duda.

 

—Hola hyung— Zelo se quitó automáticamente los audífonos y Yongguk se acercó un poco más para poder abrir su casillero correspondiente —Pensé que me había equivocado de lugar.

—¿Tienes mucho tiempo esperando?

 

—En realidad no. Acabo de tener mi primera clase y aproveché para ver si te encontraba— Junhong sonreía y lo miraba con sus ojos bien abiertos, llenó de una vitalidad que a él le parecía casi hasta encantador —El señor de recepción me entregó la patineta, me dijo que habías sido tú y le pedí que me dijera como ubicarte, quería darte las gracias personalmente.

 

El menor hizo una pequeña reverencia ante él y Bang no pudo evitar que otra sonrisa se aparcara en sus labios unos segundos.

 

—Vaya, parecía que esa patineta era muy importante para ti.

—Sí, fue uno de los últimos regalos de mi padre.

 

La voz que repentinamente en un susurro hizo a Bang suponer muchas cosas, aunque prefirió no preguntar, asintiendo levemente antes de guardar un par de cosas y cerrar otra vez la pequeña puerta. Miró a Zelo un segundo, el menor parecía esperar algo que él mismo no había atrevido a hacer, así que respiró hondo y sonrió.

 

—Voy a desayunar ¿quieres venir?

—¿En serio?— Junhong parecía todavía lleno de esa vivacidad propia de los niños y asintió velozmente, omitiendo que él ya había ido desayunado esa mañana —Me encantaría acompañarte hyung.

 

—Bien, vamos entonces.

 

Bang solo agitó un poco su mano y Zelo se encargó de caminar junto a él de inmediato, con el mismo brillo en los ojos que él tenía de pequeño cuando veía a su hermana destacar fieramente como la mejor en karate durante su época estudiantil.

 

 

 

Daehyun bostezó perezosamente esa mañana, llegando veinte minutos antes de su clase, justo para poder desayunar como es debido, ya que Himchan parecía volver a su disposición de hacer lo mínimo si él no contribuía de igual forma en la limpieza del lugar.

 

Como fuera, su estómago rugía de hambre y pensaba seriamente en un buen té caliente con un plato lo suficientemente grande como para calmar esa hambre con la que se había levantado esa mañana, así que mientras esperaba por Himchan que se encontraba estacionando el auto, se dedicó a buscar una mesa en la cafetería de su facultad.

 

No terminaba de sentarse en una de las pocas mesas desocupadas cuando divisó la reconocible imagen de Bang en una de las mesas aledañas, el mayor se encontraba con sus codos apoyados en la mesa, los platos vacíos ya a un lado de la mesa mientras reía divertido y platicaba abiertamente con un muchacho delgado que parecía interesado en cada palabra del mayor.

 

Daehyun era un buen observador, de esos que se fijan en cada pequeño detalle, y notó las pequeñas miradas, los movimientos sutiles y las sonrisas que a veces había. Abrió mucho sus ojos, colapsado por el entendimiento de sus sospechas y se levantó como si de un imán se tratara, intentando salir lo más desapercibido que podía de ahí.

 

—Hey, ¿a dónde vas?— Himchan apareció inoportunamente, con las llaves en las manos y su expresión vacilante en el rostro —Vamos a desayunar, muero de hambre.

—Eh… Si, bueno. ¿Qué te parece si mejor vamos a filosofía?— Habló rápidamente y Himchan frunció el ceño —Es que se me ha antojado un poco kimbap y oí que ahí hacen uno verdaderamente delicioso.

 

Kim parecía renuente, pero Daehyun lo jaló sutilmente —Está bien— Y respiró aliviado cuando el mayor le dio la espalda a la cafetería y caminó junto a él sin percatarse de nada, hablaría con Himchan, más tarde, cuando su humor fuera estable y no tuviera tanta hambre. Porque  un Himchan hambriento es peligroso.

 

Además, primero creía necesario hablar con Bang.

 

 

 

 

Para las tres de las tarde, Daehyun todavía le daba vueltas a la situación, sin saber cómo abordar el tema con Himchan cuando el mayor apenas y empezaba a aceptar que las cosas con Bang indudablemente habían cambiado. Aunque fuera de una manera extraña y algo contraproducente.

 

Esperaba frente al ascensor, los varios piso que le faltaban hasta llegar a la planta baja y practicaba en su mente como decirle a Kim las sospechas que tenía, aunque lamentablemente no se hubiera cruzado con Yongguk para plantearle la situación o al menos sacarle un poco de información.

 

Alguien se paró junto a él y fue como si el mundo se iluminara para él.

 

Yongguk estaba ahí, con el celular en sus manos, escribiendo algo bastante concentrado mientras Daehyun tragaba duro y sonreía abiertamente apretando lo libros contra su pecho.

 

—Hola, hyung.

—¿Daehyun?— Bang lo miró animado y sonrió —Últimamente nos encontramos bastante a menudo.

 

—Así parece— Admitió con una sonrisa amigable —¿Vas o sales de alguna clases?

—En realidad tuve dos horas en la mañana, de aquí ya no tengo hasta la noche, pero quedé de reunirme con alguien a esta hora.

 

—Oh…— Las advertencias de Daehyun se levantaron —¿Es una cita?

 

Susurró despacio, con un tono suave y comprensivo, solo para que Bang no lo repeliera de inmediato.

 

—Ah…— Sin embargo Yongguk dejó de lado el celular y rascó un poco su nuca, parecía concentrado en pensar sus siguientes palabras —Esto es un poco incómodo.

—Oh…

 

Daehyun comprendió de inmediato, con su boca abierta y notando a Yongguk cada vez más incómodo.

 

—Es que eres bastante cercano a Himchan y no sé cómo él vaya a tomar esto, digo ya terminamos hace como más de medio mes y tampoco es como si fuera la gran cosa. Solo vamos a ver una película y ya.

—Se están conociendo— Habló bajo y Yongguk asintió —Hyung… sinceramente creo que…

 

El timbre del ascensor los hizo girar hacía las puertas que empezaban a abrirse, mostrando a un alegre Himchan que reía abiertamente mientras Junhong asentía y sonreía un poco. Ambos levantando la mirada hacía ellos. La única reacción de Daehyun fue abrir bastante los ojos y la de Bang, pues simplemente no pudo materializar alguna.

 

—Oh, Bang has estado por aquí— Increíblemente Himchan lo agarró por el brazo, con un repentino buen humor —Parece que este año también estaré a cargo de un grupo de estudiantes de nuevo ingreso, Zelo es uno de ellos, Zelo te presentó a Yongguk. Yongguk él es Junhong, aunque con suerte y te permite llamarlo Zelo, a mí me costó bastante que me dejara llamarlo así.

 

Junhong parecía un poco confundido y lo único que atino a hacer Bang fue abrir mucho los ojos, aunque Daehyun fue el primero en hablar —¿Y a mí por qué me ignoras hyung?

—Oh, sí. Él es Daehyun y viceversa.

 

Ambos asintieron y Yongguk pareció parpadear al fin —¿Se conocen?

 

Himchan lo miró confundido y luego asintió.

 

—Mi hermana le daba un par de ayudantías a Zelo cuando estaba en secundaria, lo veía cada vez que la iba a visitar y finalmente nos hicimos algo así como amigos. Aunque no sabía que vendría a esta universidad.

 

Junhong lo miraba fijamente, pero Bang no se atrevía a actuar con la confianza leve que ya se tenían, porque Himchan estaba ahí, pululando su alegría  y buen humor, rozando tan decididamente los alcances de su amistad, que Bang solo pudo inclinarse un poco y apretar mucho sus puños.

 

—Mucho gusto— Saludó al menor de todos y casi hasta pudo adivinar el desconcierto en esos ojos cuando lo miró presa de su propia confusión y apenas pudo asentir indeciso.

—Bueno— Retomó la palabra Himchan —Voy a llevar a Zelo a que firme un par de papeles que le hacen falta, al parecer tiene una cita y anda apurado— Himchan parecía bastante animado —Nos vemos luego.

 

Tensión total fue la que se pudo sentir en ese momento mientras Himchan jalaba del brazo a Junhong y el menor solo veía hacía atrás a ratos, tratando de hallar una explicación en los ojos turbados de Yongguk. Así que Daehyun solo pudo exhalar y mirar atento todo ese cuadro retorcido y extraño.

 

—Te van a colgar de las amígdalas bajas~

 

Canturreó divertido, recibiendo una mirada asesina casi de inmediato por parte del mayor.

Luego, Daehyun únicamente rió.

 

 

Etapa 1: Aceptar la realidad

Segunda parte

“Buscar culpables, es emplear tiempo en algo inútil”

 

 

 

Fin Segunda Parte

Un comentario sobre “Guia: Etapa 1 – segunda parte

    Ena~ #STREET (@OrochiVBritania) escribió:
    15 junio, 2016 en 22:35

    O sea que JunHong conocía de antes a HimChan y… me preocupa cuando sepa que la cita es con Bang~ Probablemente, se desate una guerra~ Thanks *3*

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s