Corazón con fecha de expiración: capitulo 8

Posted on Actualizado enn


Corazón con fecha de Expiración

¿Y si son dos conocidos en un lugar desconocido?

Capitulo Ocho

 

 

Yoochun no sabía muy bien como habían pasado las cosas, de pronto Changmin se había levantado con la loca idea de ir a la playa. Intrépida, arriesgada y repentina idea que había salido de aquellos labios que a punto de besos había logrado vencer cualquier negativa de su parte. A veces pensaba que en el fondo, muy en el fondo, le estaba enseñando a Changmin como manipular a las personas de otra manera distinta, una cercana a la intimidad. Y que quizá la persona con la que Shim terminara al final de su vida  sería muy feliz o muy desdichada.

 

Sin embargo, Park no quería pensar así, saber que en algún momento tendría que ceder al menor no era una idea muy agradable, por el contrario pensar en un futuro muy lejano lo asustaba. Especialmente porque de alguna manera no podía cristalizar un futuro considerable para ambos, al menos no juntos.

 

—Hey, ¿me escuchas?

 

Yoochun giró hacía él, el puesto del copiloto en su auto mientras la mirada llena de dudas le atravesaba el corazón.

 

—Lo siento, no. Estaba pensando en otra cosa.

—Idiota…

 

Changmin rodó los ojos, buscando aún un buen cd que escuchar durante las dos horas de viaje que les quedaba, Yoochun sonrió. Miró el perfil de Changmin, su rostro atractivo, quizá si había algo que le gustara de Changmin definitivamente era su rostro, la inexplicable razón por la cual las facciones de su rostro parecían haber sido esculpidas con la mayor dedicación de todas, como si debiera ser admirado por demasiados, como si fuera demasiado egoísta que apenas un grupo cerrado de personas tuviera la oportunidad de mirarlo.

 

La carretera no estaba tan llena como de costumbre, incluso se permitió andar con velocidad mientras Changmin se había rendido y optaba por cambiar la radio de vez en cuando. Pero luego de unos minutos Shim se volvió a rendir y pronto Yoochun escuchó el sonido continuo del celular, Changmin parecía entretenido en jugar algo y por un instante Yoochun recordó algo que en ocasiones parecía olvidársele.

 

Changmin es todavía un adolescente, uno muy maduro, pero demasiado joven al fin y al cabo.

 

La música suave de su celular lo hizo despertar una vez más, mirar de un lado a otro fue un poco difícil así que prefirió estacionarse un rato mientras Changmin sacaba el celular de su bolso, y el nombre de Jaejoong brillaba una y otra vez. Se sintió incómodo una vez más y respiró hondo antes de contestar.

 

—¿Si?

¡Yoochunie! Adivina con quien me he encontrado en el cine.

—No lo sé, ¿con Yunho?

 

Park acarició suavemente la parte alta de su nariz mientras la voz llena de vida de Jaejoong le taladraba los oídos.

 

—No, llega el lunes. Estoy con Junsu, me ha contado que iban a salir este fin de semana pero que por lo de tus padres no han podido salir. Me cae muy bien, ahora está comprando algo de comer, ¿te parece si lo invito a la fiesta de Yunho?

—¿Y me estás consultando eso por qué…?

 

Porque es un compañero de tu trabajo, no quiero que te sientas incómodo.

Yoochun sonrió levemente. —¿Más incómodo de lo que me vas a hacer sentir cuando veas a Yunho?

Precisamente.

 

Yoochun rio divertido, de pronto notó a Changmin que lo miraba de reojo como si no supiera cómo comportarse en ese instante, así que casi inconscientemente se encontró subiendo su mano por el asiento y acariciando los cabellos del menor, Changmin al principio no supo cómo reaccionar pero al instante solo sonrió, rodando los ojos.

 

—Bueno, puedes invitar a quien quieras. Eres libre de hacer lo que quieras.

¿En serio? ¿Puedo invitar a Dasom también? Podría hacerte compañía y…

—Deja de meterme a Dasom por los ojos Jaejoong, es algo de lo que tenemos que hablar.

 

¿Qué pasó? ¿Ya no te gusta? ¿Conociste a alguien más? ¿Te salió con algo extraño?

 

Changmin parecía haber reaccionado ante sus palabras imprudentes, el menor había levantado una ceja y cruzado de brazos, pero Park solamente lo ignoró y continuó acariciando sus cabellos sutilmente largos. Como mechones que caían descuidadamente por su frente. Se le acababa de ocurrir que le gustaba mucho también el cabello de Shim, ¿por qué había tantas cosas que le gustaban de él?

 

—Hablamos de eso el lunes, ¿de acuerdo?

—Mmh… bueno. Salúdame a tus padres. Ahí viene Junsu. Chao.

 

Cuando cortó la llamada, se permitió respirar hondo y sonreír levemente. Changmin lo miraba fijamente y Yoochun solo pudo sonreír. Shim esperaba una explicación.

 

—Dasom es una chica que Jaejoong me presentó hace algún tiempo, es muy linda y perfecta, pero al parecer no funcionó. Es todo.

—¿Por qué no funcionó?

 

Los brazos de Changmin se descruzaron e incluso parecía un poco más relajado.

 

—Digamos que ocurrieron cosas inesperadas en mi vida.

—¿Cosas como qué?

—Cosas, Changmin. Simplemente cosas.

 

Se preparó para encender el auto una vez más, Changmin no tocó el tema de nuevo y Yoochun encendió la radio otra vez, la voz de Adele se deslizó dentro del auto, y por un instante, el viaje se tornó tranquilo y silencioso por parte de ambos.

 

 

 

 

Bomul había quedado bajo el cuidado de Minho, según Changmin el menor cuidaría muy bien de la mascota y le daría esa gota de diversión que el cachorro tanto necesitaba y que al parecer Choi si podía darle por su grado de inmadurez. Aunque lo había dicho graciosamente Yoochun solamente había asentido y esperado en el auto durante varios minutos, antes de que Changmin regresara y emprendieran el viaje a la dichosa playa que por temporada estaba casi vacía.

 

Cuando Changmin abrió la puerta del hotel donde se hospedarían lo primero que hizo fue soltar el bolso y lanzarse sobre la cama con un gran suspiro de cansancio en los labios, Yoochun cerró la puerta y dejó su bolso sobre el pequeño sillón junto a la puerta, verificando un par de cosas en el celular y caminando hasta la cama que el menor había decidido ocupar casi por completo, por más increíble que aquello sonara.

 

—¿Jaejoong es tu mejor amigo?

 

La pregunta repentina de Changmin lo hizo levantar la mirada, acababa de sentarse sobre la cama, con su pierna cruzada y la mirada en el celular cuando el menor volvió a tomarlo desprevenido.

 

—¿Y esa pregunta?

—Es algo en lo que he estado pensado.

 

Yoochun respiró hondo y sonrió.

 

—Sí, lo es. Nos conocemos desde que éramos unos niños y hemos estado siempre juntos. En la universidad nos molestaban llamándonos soulmate. Éramos inseparables y nos complementábamos el uno al otro a pesar de que éramos muy diferentes.

—Ya veo… —Changmin suspiró un poco y apenas movió su rostro hacía él— Kyuhyun y Minho son algo así para mí. Kyuhyun y yo nos parecemos en muchas cosas, en cambio Minho y yo casi no nos parecemos en nada, pero hay un lazo muy fuerte que nos une.

 

—Conserva esas amistades, luego es muy difícil encontrar amigos así.

 

Changmin asintió, todavía sobre las sábanas con una de sus manos estiradas sobre la cama aquella que de pronto reposó sobre la pierna de Yoochun. —Quiero hacer algo, pero tú no me dejas.

—¿Hacer qué?

 

—Creo firmemente que si debo hacerlo por primera vez, hacerlo contigo sería lo ideal. Sé que te preocupa el hecho de que sería la primera vez que lo hiciera. Pero independientemente de si en un futuro estamos juntos o no, estoy seguro de que no me voy a arrepentir, porque en este momento, cuando lo haga, estaré seguro.

 

Yoochun prefirió omitir el hecho de que al menos Changmin había admitido aquello que se negó a admitir la noche anterior, el cambio brusco de tema lo tomó desprevenido un instante antes de que respirara profundo. En algún momento que seguramente no lo pensó bien, giró a Changmin sobre la cama y entonces su rostro perfecto quedó a disposición de sus manos, se sentó sobre el estómago del menor, seguro de no estar presionando demasiado, su peso ligero lo ayudaba.

 

Desde ahí el rostro de Changmin parecía más límpido todavía, lo acarició sutilmente y sonrió como no había esperado hacerlo, en especial porque Changmin solía sorprenderlo con esos ataques de sinceridad, como si no pudiera haber mentiras entre ambos, como si fuera incluso mucho más maduro que él.

 

—La situación es que aún no estás listo, Changmin.

—Podría estarlo.

 

Yoochun se agachó ligeramente con sus labios sobre los de Changmin es un agarre suave, sintiendo los latidos del menor sobre el pecho, en sus manos colocadas estratégicamente sobre él. Esas pulsaciones que iban al mismo ritmo que las suyas. Yoochun encontraba en esa boca los riesgos más grandes de todos, tan próximos y peligrosos.

 

—Pero no debes apresurarlo —se separó ligeramente, buscando el cuello de Changmin, su voz amortiguada por la piel que tocaba— ¿por qué quieres hacerlo a costa de lo que sea este fin de semana?

—Porque tengo diecisiete y es extraño que aún no…

 

Changmin levantó su cuerpo con un gemido ahogado e inexplorado saliendo de su boca cuando la mano de Yoochun se coló bajó su pantalón pero sin haber bajado lo suficiente en realidad.

 

—La verdad Changmin.

 

—Kyuhyun… él salió con una chica mayor hace como un año… —la voz de Changmin era un poco entrecortada, pero Yoochun parecía entretenido en besar su cuello, en escucharlo a pesar de todo— ella terminó con él porque Kyuhyun nunca dio el primer paso para que se acostaran, él tampoco tenía experiencia y no quería quedar mal con ella; pero al final ella lo dejó. Le dijo que salir con un niño como él la había aburrido demasiado.

 

—Entonces, ¿crees que me voy a aburrir de ti? —Esta vez Yoochun volvió a levantar la cabeza, a mirar esos ojos grandes y prestos del menor— ¿en qué momento te he dado esa imagen?

—No lo sé… nunca he tenido una relación, no sé cómo funcionan estas cosas. Kyuhyun no ha tenido más novia que esa tipa, aunque se muere por Victoria desde siempre pero jamás ha intentado algo. Minho tiene algo raro con un hyung suyo pero sigue en etapa de negación y definitivamente no voy a preguntarle absolutamente nada a Sunny. ¿Qué querías que pensara? Por eso odio a las personas.

 

Yoochun rio una vez más. Alejándose un poco y sentándose cómodo una vez más sobre el estómago de Changmin.

 

—¿Entonces me odias?

—No…

 

—Odias lo que no puedes controlar.

—Las personas son demasiado inestables, corruptas y mentirosas.

—Hay tipos y tipos de personas Changmin.

 

—Supongo… —Changmin se sentó con cuidado, Yoochun apenas se movió para permitirle al menor que se sentara y él quedó todavía con sus piernas envolviendo al otro, como un juego entre ellos, sus extremidades cruzándose, como si sus cuerpos no buscaran separación alguna— Tu eres el tipo de persona que jamás pensé encontrar. La persona más extraña de todas.

 

Yoochun negó suavemente. Pero aun así la sonrisa no se borró de sus labios.

 

—¿Quieres ir a la playa?

—No —contestó de inmediato Shim— prefiero quedarme aquí.

—¿Entonces para que vinimos a la playa?

 

Changmin levantó un poco los hombros, pero al cabo de un rato Yoochun terminó jalando al menor fuera de la habitación, sentía ese enorme peso de la presión entre ellos desaparecida, como si pudieran al fin dedicarse a vagar por la playa como dos desconocidos para el resto del mundo. Saber que Changmin podía hablarle sin miramientos lo hacía sentirse en confianza. Y si el sexo acompañaría su relación, Park está seguro que sería en el momento indicado.

 

Alcanzaron ese sol abrazador a las once de la mañana, las gafas le permitían mirar sin preocupaciones cada tanto el cielo hermoso que tenía sobre él. Había decidido sentarse sobre la arena un instante, ni siquiera fue consciente del momento en que Changmin entró al mar y en un instante se encontró mojado por el cuerpo húmedo de Shim que lo había abrazado por atrás convenciéndolo de entrar al mar también.

 

Recordó muchas cosas en esos momentos, como lo mucho que le gustaba nadar y descubrió además lo competitivo que podía ser el menor cuando se lo proponía, aunque jamás pudiera vencerlo en nado desde distancias bastantes considerables. Almorzaron comida fresca y conversaron por más rato del esperado. Con la brisa fresca del domingo entre sus cabellos y los pies descalzos sobre el cemento frío del pequeño espacio para los restaurantes.

 

—Mamá odia venir a la playa, no venía desde que mis padres estaban casados.

 

La sonrisa en el rostro de Changmin por los recuerdos parecía genuina, como si la sombra del divorcio de sus padres no le afectara demasiado.

 

—¿Cuántos años tenías?

—Bueno ellos se divorciaron cuando yo tenía once, así que la última vez que vine debió ser cuando tenía unos diez años más o menos.

 

Yoochun bebió de su jugo de naranja con tranquilidad, Changmin en cambio había terminado ya su limonada. No podía evitar mirarlo y pensar en lo que pasaría a continuación, cuando ese fin de semana terminara y regresaran a la realidad una vez más, ¿qué sucedería cuando Changmin se graduara?

 

—¿Qué vas a estudiar en la universidad?

 

Pensó evitar el tema, pero las palabras como siempre salían solas de su boca.

 

—No lo sé… tal vez filosofía.

 

Los ojos de Yoochun se posaron sobre él de inmediato, como si un brillo repentino rebelara sus ideas y Changmin hubiera perdido el color de repente, y del mismo modo brillara. Definitivamente no podía predecir al menor, todo en él era un rumbo constante de sorpresas y consolidaciones.

 

—Eso suena interesante.

—Mamá va a gritarme de todo, y papá seguramente me diga que no va a pagarme ni loco la universidad, pero siempre puedo conseguir una beca ¿no?

 

Changmin guiñó un ojo divertido y Yoochun rió otra vez. —Y entonces la gente dirá que estás desperdiciando una preciada beca que cualquiera pudiera aprovechar.

—Sí, el mundo es un asco. Pero así como yo tengo que soportarlos, ellos tendrán que soportarme a mí.

 

Pronto y antes de que el calor que se formó en su estómago al sentirlo tan seguro de sus palabras se esfumara, Yoochun le propuso ir a caminar, justo unos minutos antes de que el sol se tornara mucho más intenso de lo normal.

 

 

 

 

Luego de una refrescante ducha ambos habían sucumbido ante el cansancio, el televisor se había quedado encendido en un canal cualquiera y ambos habían dormido por más de dos horas en las que ninguno dio paso a que el ruido del televisor los levantara. Yoochun abrió los ojos cerca de las siete de la noche, estirando un poco el cuerpo y con el estómago pidiéndole comida casi de inmediato. Buscó los zapatos junto a la cama y casi del mismo modo aunque un poco adormecido Changmin se levantó.

 

—¿A dónde vas?

—Iré a comprar algo para comer, no place salir.

—Si… además es domingo, no ha de haber ningún buen lugar al que ir en la noche.

 

Yoochun asintió sin problema y Changmin lo siguió hasta las puertas del ascensor que parecían demorar en abrir aun.

 

—Quiero algo de pollo.

—¿En serio? —Yoochun alzó una ceja— ¿Estás en la playa y quieres comer pollo?

—Sí, no me place carne.

 

Yoochun sonrió despeinando al menor que solo se removió por el gesto molesto antes de que la mano de Yoochun jalara de su camisa y un corto beso lo terminara de despertar en ese instante.

 

—Eres un molesto —susurró Changmin, sin importarle que las puertas del ascensor ya se hubieran abierto. Pero estaban en un lugar desconocido, poco importaba. Así que imitó el gesto de Yoochun, jaló de su camisa y besó velozmente sus labios— Trae bastante comida, que siento que no he comido en días.

 

—Tú siempre estás en perpetua hambre Changmin.

 

El menor rió y Yoochun agradeció mentalmente a la persona en el ascensor que hubiera mantenido la puerta abierta, Changmin giró de regreso a la habitación, y el agradecimiento de Park murió en su garganta en cuanto la miró. Sus ojos grandes y su rostro pálido.

 

—Dasom.

 

Entonces, las puertas del ascensor se cerraron tras de él.

 

 

 

Changmin cerró la puerta de la habitación con un bostezo entre los labios, estiró los brazos con el abrigo colgándole de las manos y un sonoro quejido al haberse estirado demasiado, decidió buscar algo en la televisión en lo que Yoochun llegaba, pero cuando su celular comenzó a sonar. Trató de buscar rápidamente el pequeño aparato, si era su madre seguramente odiaría, como de costumbre, que no le contestara.

 

Sin embargo ver el nombre de Kyuhyun en la pantalla relajó sus hombros.

 

—¿Qué se le ofrece al presidente de la Kyuline?

Nada en especial, simplemente verificar que mi disque mejor amigo está teniendo todo el sexo del mundo con su dichosa persona secreta mientras uno pasa su fin de semana con los videojuegos que compró ayer.

 

Changmin sonrió levemente mientras buscaba acomodarse en la cama bajando el volumen del televisor.

 

—No dramatices Kyuhyun.

¿Cuándo me dirás de quien se trata? Entiendo que no quieras decírselo a Minho, ¿pero a mí?

—Es complicado… cuando sea el momento indicado te lo diré. Además podrías pasar tu fin de semana con Victoria, no sé qué haces con tus videojuegos a esta hora.

 

—No comiences Changmin, algún día me vengaré por todas tus indirectas.

—Y precisamente por eso serás el último en enterarte quien es.

 

La risa de Kyuhyun se escuchó a través de la línea mientras Changmin había comenzado a cambiar de canal otra vez.

 

En verdad me has sorprendido —comentó luego de un rato— Nunca pensé que serías el primero en tener sexo a diario, en el fondo creí que sería Minho, ya sabes es el más normal de los tres a parte de un precoz, pero jamás se lo digas o si no se va a creer mucho el mocoso.

 

—¿Sexo a diario? ¿En verdad crees que tener pareja significa tener sexo a diario?

No tanto así, pero es uno de sus beneficios ¿no? ¡Y ni siquiera te atrevas a negarlo, descarado! —Changmin rió con ganas en esta ocasión, estirando las piernas sobre la cama— ¡Dios! Tengo que apresurarme en conseguirme una novia porque si resulto ser el último, Minho me lo echará en cara toda la vida. ¡Tiene dos años menos que nosotros!

 

—Es solo un año y medio menor —Changmin levantaba curioso el edredón, sus pies habían tocado un pequeño pedazo de cuero o algo parecido— Además ya vamos a tener dieciocho, y el ya cumplió los dieciséis hace meses, incluso pronto cumplirá diecisiete, y de todas formas al paso que va con su dichoso Jinki hyung, créeme están a la par, porque lo tuyo con Victoria tampoco va ni para atrás ni para adelante.

 

¡No pues! Habló el experto, ahora que has perdido la virginidad te crees la gran cosa.

 

Changmin volvió a reír ante las ironías de su amigo y soltó un jadeo de alivio cuando al fin encontró enredado entre las sábanas aquello que sus pies habían tocado hace un instante. La billetera de Yoochun se encontraba entre sus manos y Changmin no pudo sino negar suavemente con una sonrisa en los labios.

 

—Idiota…

¿Idiota? ¿Y tú desde cuando insultas tan suavecito?

—No te hablo a ti, entrometido.

 

Oh, es a tu personita especial… ¡Hola señor desconocido, espero que me lo regrese sano y salvo mañana por la mañana!

—Cállate Kyuhyun ni siquiera está aquí, fue a comprar algo de comer. Te llamo luego, tengo algo que hacer.

Mmh… bueno, nos vemos el lunes en la noche. Minho irá a entregarte a Bomul y yo lo acompañaré para sacarte toda la información que se pueda; además te quiero presentar mi nueva adquisición. Es un videojuego estupendo.

 

Changmin apenas murmuró un ligero ‘De acuerdo’ antes de dejar el celular sobre la cama y salir de la habitación lo antes posible, bajando las escaleras y esperando encontrar al mayor y que este no se encontrara demasiado lejos todavía.

 

 

 

Yoochun trató de detenerla, de agarrar su brazo y jalar sutilmente de ella, pero Dasom se escapó de sus manos con una presteza increíble apenas las puertas del ascensor se abrieron y el mutismo dentro del ascensor los hubiera consumido lo suficiente. Ella miraba el suelo como si encontrara perdida de repente. ¿Qué hacía ella ahí para empezar?

 

—Dasom, por favor espera.

—No, por favor. No me toques.

 

Se alejó de inmediato, con la desesperación en el rostro y la duda en cada uno de sus movimientos, como si quisiera controlarse en decir todo aquello que pasaba por su cabeza.

 

—Déjame explicarte lo que viste, yo…

 

—¡¿Qué me vas a explicar?! —Dasom inmediatamente trató de modular un poco más su voz, mirando de un lado a otro preocupada— ¡Te estás acostando con tu estudiante Yoochun! ¿Qué clase de persona eres en realidad? Ese es Changmin y no trates de negarlo, porque escuché perfectamente cuando lo llamaste por su nombre. ¡Dios! Te abrí mi corazón, te conté lo mucho que había significado para mí la ayuda de mi tutora durante mi época de estudiante, ¡pero tú lo único que hacías era encubrir esto… que tienes con ese niño! —Dasom respiró agitada, moviendo sus manos, alterada por completo— ¿Cuántos años se supone que tiene? ¿Quince?

 

—Yo sé que es difícil de entender, pero quiero que sepas que jamás quise lastimarte, es más quería que habláramos porque no quería que te hicieras ideas falsas sobre mí y…

—¡Esto ya no se trata de mí! —Dasom volvió a bajar su voz y se acercó lo suficiente como para que solo él la escuchara— Yoochun eres su profesor, esto está mal. Y ese niño seguramente es aún menor de edad, ¿te das cuentas de que podrías ir a la cárcel?

 

Yoochun calló un instante, apretando sus labios, mordiéndose la lengua.

Sí, todo eso él ya lo había pensado. Ya se había atormentado con eso.

 

—No sé qué clase de persona eres, creí que estaba conociendo a un Yoochun que valía la pena, pero ahora de repente me entero que eres de esos tipos que se trae a sus estudiantes con problemas a un fin de semana ¿romántico? A la playa.  Te estás aprovechando de los problemas que ese muchacho tiene en la casa para… ¡dios! Me das asco…

 

Ella se removió de inmediato con sus brazos en alto para evitar cualquier tacto de su parte y él de inmediato la miró a sus ojos, con su rostro serio y el entrecejo arrugado.

 

—No,  no saques conclusiones de esa manera. Las cosas no son así.

 

—¿Yoochun?

 

Hyorin apareció desde la puerta principal del hotel, con ropa ligera y gafas sobre la cabeza, junto a otras dos chicas más que miraban curiosas a los dos, que visiblemente no se encontraban en la mejor de las situaciones.

 

—Hyorin, hola. ¿Qué haces aquí?

 

La mujer se acercó con pasos cuidadosos y lentos, mirando a Dasom preocupada puesto que la otra mujer se había enderezado mientras fingía que nada había pasado hace unos segundos.

 

—¿Dasom no te ha dicho? Teníamos un fin de semana de convivencia en la empresa, no pensábamos venir porque Jaejoong nos había propuesto que pasáramos los cuatro juntos, pero al final nos dijo que estarías ocupado así que decidimos venir y pasarla bien con el resto de nuestros compañeros.

 

Yoochun todavía estaba incómodo, algo alterado también. Y la mirada analítica de Hyorin no le ayudaba en nada.

 

—¿Som estás bien? —La mujer solo asintió ante la preocupación de su mejor amiga y trató de mirar hacia otro lugar donde sus compañeras de trabajo no pudieran mirar su rostro todavía guiado por sus emociones. Hyorin pareció entender porque de inmediato le envío una mirada de advertencia a Yoochun y sonrió a las demás mujeres como si nada hubiera pasado— Bien, vamos chicas. Dasom tiene que hablar con el caballero unos asuntos que no nos incumben. Te esperamos en el restaurante que nos dijo el jefe. No tardes.

 

Cuando finalmente quedaran solos de nuevo y Hyorin les enviara una mirada de preocupación, Yoochun tragó duró y miró a Dasom ya desarmada, no estaba molesta y llena de furia como hace un instante, más bien parecía haberse fragmentado en cuestión de segundos y ahora incluso respiraba a bocanadas.

 

—Dasom necesitamos hablar un instante por favor.

—Ahora no es el momento, Yoochun. No insistas.

 

Estaba conmocionada, esa era la palabra. Ni siquiera quería mirarlo a los ojos de nuevo.

Ese… ¿era el futuro que le esperaba  si seguía con todo esto?

Quizá Dasom era el pronóstico de un futuro demasiado malo. Unas consecuencias que ya las había pensado pero no afrontado.

 

La mirada de la mujer se levantó de repente mirando un punto fijo que hizo a Yoochun girar y notar la cara impávida de Changmin que los miraba el uno al otro aparentemente sin entender lo que sucedía. —Se te quedó la billetera —habló el menor extendiéndole el objeto y mirando a Dasom con duda, especialmente por la mirada acongojada que le estaba enviando en ese momento.

 

—Te llamaré el lunes. Necesitamos hablar de esto.

—Sí, tienes razón. Creo que es lo más necesario.

 

Los primero pasos de la mujer avanzaron con lentitud y por inercia Yoochun la siguió un par de pasos.

 

—Dasom…

—No te preocupes, no diré nada hasta haber hablado contigo.

 

—Pero…

—Ni siquiera con Hyorin, lo prometo.

 

Desapareció rápidamente y Yoochun giró tan solo para encontrarse con un Changmin bastante desubicado en ese instante. Había sentido un golpe de aire al escuchar el nombre de la mujer y fue como encajar piezas en el aire.

 

—Ella lo sabe… ¿verdad?

—Sí, nos vio.

 

 

 

Finalmente habían perdido el apetito. Changmin se encontraba sentado sobre la cama, con los pies desnudos sobre la alfombra y la cabeza baja. Yoochun parecía descargar su estrés caminando de un lado a otro y era como si las emociones hubieran abandonado sus cuerpos y el fin de semana hubiera terminado tan abruptamente como empezó.

 

—¿Qué piensas hacer?

—No lo sé, tengo que hablar con ella primero.

—Se acabó ¿cierto?

 

Changmin se levantó, cruzado de brazos y enfrentándolo de una vez por todas a la cara.

Debía acabarse, por supuesto que debía terminar toda relación fuera de la profesional con él, porque esto era como una última advertencia de lo que podía ocurrir. Eso es lo que debería pasar.

 

Acabar con todo esto antes de que sea peor.

 

—Changmin…

—No ni siquiera lo digas —el menor pasó una mano por su rostro, lleno de frustración— y mucho menos intentes usar ese tonito lastimero conmigo. No tengo quince años para estas tonterías.

 

Shim optó por meterse en la cama, arroparse de pies a cabeza antes de escuchar los pasos suaves de Yoochun y luego su peso ligero sobre la cama. Yoochun volvió a hacer lo de la noche anterior, se metió bajó el edredón y abrazó su cuerpo con sutileza.

 

—Te quiero —susurró en su oreja, despacio y cálidamente— no sé qué pueda pasar más adelante, pero ahora mismo no quiero que esto acabe. No quiero dejarte. Eres importante para mí. Demasiado importante.

 

Changmin encogió su cuerpo un poco, giró ante Yoochun y miró su rostro un instante, las palabras de Yoochun todavía acariciando sus oídos.

 

—No dejes que ocurran cosas extrañas entre nosotros. Cosas como las que te ocurrieron con Dasom.

Yoochun sonrió sinceramente. —Las cosas que me pasaron con Dasom y que nos separaron tienen nombre y apellido. Y sinceramente no creo encontrarme con otro Shim Changmin en esta vida, porque eso ya sería demasiado ¿no crees?

 

Changmin terminó sonriendo ante la confesión del mayor y suspiró largamente, pegando su cuerpo un poco más al de Park.

 

—Yo también te quiero, Yoochun.

 

Y aquello en ese instante, pareció bastar para ambos. La burbuja inexistente volvió a rodearlos y ese jodido mundo de allá fuera, no volvió a tocarlos más en lo que restó de noche.

 

 

Faltan 77 días

Anuncios

13 comentarios sobre “Corazón con fecha de expiración: capitulo 8

    vania escribió:
    8 marzo, 2014 en 21:39

    ya que caracteres esta pasando aqui primero el muy idiota de chun va y la jode (si engañas a mi min con junsu te pateo las bolas chun espero que lo sepas) porque si chun, yo creo que saber que estabas aun con la tal dason no es muy bonito o si??????

    segundo mi min quiere contigo en la cama jajajajajaj no te hagas de rogar idiota y delen duro contra la cama que nadie sabe lo que puede pasar en 77 dias segun yooo es algo malo pero no lo puedo asegurar

    jae de porqueria porque estas metiendo por los ojos de chun a junsu entiende no al YOOSU jejejejejje y porque estarias incomodo con yunnie eehhh??????

    estare esperando la conti nena porque siii estoy muy enganchada con este fic y sobre todo con el yoominnn yeahhh

    post: minho no seas idiota y ve por onew jjejejejej porque si lose lo amasssss

    Me gusta

    ~*MeguPark*~ (@MeguOt5) escribió:
    9 marzo, 2014 en 15:15

    ¡Excelente capítulo! Tanto esperar un capítulo vale la pena contigo (: Por un momento pensé que Changmin iba a hacer una escena de celos y se iba a enojar o algo así. Menos mal que no se lo tomó tan mal y que Yoochun supo manejar la situación. Esperemos que Dasom no arruine la bella relación Yoomin y que Yoochun se las ingenie para que de alguna manera ella no diga nada y que entienda las cosas.

    Ahora estaré esperando ansiosa al próximo capítulo *-* Sobre todo porque cada vez falta menos para que terminé la cuenta regresiva de los días. Ahora solo faltan 77 días…

    Me gusta

    Tsuki escribió:
    9 marzo, 2014 en 19:32

    Fuuuff vaya que salio bien librado Yoochun de esta, por un momento pensé que Changmin habia escuchado toodo, pero al parecer no fue asi.

    Haber que pasa con Dasom y espero que no diga nada y lo acepte, asi como Yoochun espero que acepte que esta enamorado de Min y no quiere alejarse de el.

    Me gusta

    minatho escribió:
    11 marzo, 2014 en 20:31

    kyaaaa soy taaaan feliiiiz al fin pude leer el capi que tanto habia estado esperandoooo y como ya es costumbre paso a decirte que ameeee con todo mi corazon este capii me encanto ver facetas de Min que aun no habian salido a la luz y quede aun mas maravillada con las de Chun que suele ser el que marca las pautas y toda la cosa me mata y me hace super feliz ver que por un momento puede dejar de pensar en lo externo y dejar que el amor que se tienen mutuamente lo envuelva y sea lo mas importante me encantaaaa!! ultimamente gracias a ti querida Nesly-sama me he encontrado amanda aun mas esta pareja!! ademas de que los matices que le das a sus personalidades siento que le dan un gran toque de realidad a la historia!!

    aun tengo mis dudas sobre que quieres darnos a entender con lo de los dias! pero solo te ruego que no sea nada malo lo que vaya a pasar pliiiis pq por un lado tengo el gran temor de q todo se desvanezca al llegar al ultimo dia (contigo nunca se sabe jejeje) y pues a la misma vez siento que sera algo genial pq la historia como tal no me muestra los indicios de que algo tragico pueda llegar a pasar 😄 bueno como tal estare super pendiente para ver que pasara cuando se pasen los dias que marcas o.o

    muchisiiiimas gracias!!! no sabes lo bueno que es para mi en estos momentos el leerte ahorita mas que nunca me ayuda a poder dejar todo aquello que me preocupa asi sea por un momento eso es algo muy valioso y que valoro muchiisimo gracias Nesly-sama y muchas gracias a ti tambien Lucy!! que de seguro estas apoyando siempre a Nesly-sama gracias a las dos!!! sarangheee!!!

    PD: awaaa esta parte Nesly-sama te juro que me mato!!! “No dejes que ocurran cosas extrañas entre nosotros. Cosas como las que te ocurrieron con Dasom.

    Yoochun sonrió sinceramente. —Las cosas que me pasaron con Dasom y que nos separaron tienen nombre y apellido. Y sinceramente no creo encontrarme con otro Shim Changmin en esta vida, porque eso ya sería demasiado ¿no crees?” awaaa eso me parecio taaaaaan hermosoooo casi me da algo de tanta ternura jejeje tueno solo queria expresar que me encanto muchisimo esa partecita en particular jeje

    Me gusta

    Corazón con Fecha de Expiración | ~ Nesly Fanfic ~ escribió:
    5 enero, 2015 en 10:22

    […] Capitulo Ocho: ¿Y sin son dos conocidos en un lugar desconocido? […]

    Me gusta

    Chunsadycta escribió:
    7 agosto, 2015 en 10:38

    Wooooo que hermoso mi Yoochun juro que casi me derrito solo de imaginarlo asi tan lindo acurrucando a ChangMin y confesandole que lo queria y que no queria que todo termine asi. Dioos Nesly tu siempre me das una cosilla mas que amar en las fasetas que das a Chunnie pero en esta te juro que suspiro cada dos minutos tan maduro, romantico y para acabarla esas partes en las que el rememora su vuda de universutario ommo😍😍😍Ok Con el que si tengo un mini lio es con mi flaquito Jae este muchacho free anda como casamentero conchabandole a Chunnie a quien se le ponga enfrente que si no es Dasom es Junsu… Mira Jae uste concentrese en conquistar a Yunho y ya ok? eso si a defender y a apoyar a su mehor amigo como Dios manda. Dasom Ssi mira que hasta con onorifico i todo jajaj ojala que ella pueda comprender los sentimientos de Chunnie y que deje de especular asi de malintencionadamenge porque Mi raton se ha portado con ChangMin como el caballero que es incluso hasta ha cinciderado que Min aun con su curiisidas debe tener una inolvidable primera ves al hacer el AMOR y no un simple acoston¡¡¡¡ Srita mesly usted si que gusta de matarme de emocion y de curiicidad cierto? ojala que al termino de esse conteo de Dias no haya algo tragico en su historia y por piedad NO a Mi YoooMIN¡¡¡¡ ahhh otra cosa cuando me referia a la narracion de la perspectiva de Min sobre las situaciones esporque Chunni siempre habla de lo micho que ama sus espresiones sus facciones su cabeello etc. Pero Min nunca dice nada acerca de Yoochun vamos que mi Yoochun tiene lo suyooo guapo, varonil, Sexy, Misterioso,Sexy,cautivador, romantico, sexy, me encanta su nariz, su voz sexy y aah ya dije que ea sexy verdad? ok vale min di aunque sea una cosa por la que Cguniie te tiene de un ala digo si ok a quien no le custaria que su primera vez fuera con semejate hombre😍😍😍😍 pero tu porque lo elegisteeee????😣😣😣

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s