Afecto: segunda parte

Posted on


Quisiste ser una mariposa, pero tus alas fueron demasiado cortas

..:: 2 ::..

Alguna vez Namin pensó que la vida podía ser tan basta y grande que la gente se perdía en la inmensidad y donde finalmente esas acciones pequeñas no pesaban demasiado, y que en realidad no importaban mucho menos si solo una persona era la dueña de ese secreto. Pero finalmente, en ese instante, superando los veinticinco, cercana a los treinta se daba cuenta que el peso sobre sus hombros era tan grande que en tardes como esas se le hacía difícil respirar.

El sol se empezaba a ocultar, aferrada al abrigo que una navidad pasada le regalara Yoona, oculta del viento que sacudía sus cabellos mientras luchaba porque el cigarrillo en sus manos no se apagara. Los días ahora parecían más largos que antes. Y ella se sentía como en un limbo permanente.

Cuando el cigarrillo se acabó, pensó que sería hora de volver a casa.

Al silencioso pasar de las horas y la bulla a distancia de las noticias del día mientras lograba ponerse algo más ligero y el café como única cena le hacía compañía.

En noches como esas el mundo parecía tan solitario y triste.

Jaejoong estiró su mano fuera del auto y sonrió, con el viento en su cara y la mano palpando esa sensación deliciosa de libertad. Yunho era quien conducía ahora y quien lo miraba de reojo cada tanto; complacido con esa imagen que lo hacía pensar en tomar su mano y besarla, su gratitud despojada en un beso, por esa sensación que crecía en su pecho cada que lo veía.

—Mira el camino hyung, no quiero rasguños en mi auto.

Changmin logró interrumpir el pequeño silencio. Cruzado de brazos y sentado entre Yoochun y Junsu que parecían no haberse percatado de la constante distracción del mayor.

—¿En serio te preocupa más el auto que lo que pueda pasarnos? —Changmin levantó los hombros distraídamente y Junsu solo alcanzó a rodar los ojos ante la nula respuesta verbal por parte del menor.

Luego de la cena, las risas e historias. Yunho había pedido manejar, hace dos años que no lo hacía: lo extrañaba, lo anhelaba. O sencillamente quería ver más de cerca el rostro relajado y sonriente de Jaejoong; la verdad no importaba ya, luego de minutos de insistencia Changmin había cedido al fin.

Y ahora la música sonaba bajito en el auto del menor mientras recorrían las calles de Seúl iluminadas por las farolas y los edificios. Junsu se preguntó si en realidad irían al departamento de Jaejoong, pero no bastó demasiado tiempo para que se diera cuenta de que en realidad la primera parada sería efectivamente en el departamento del actor.

Yoochun había comentado algo de viajar un tiempo a Estados Unidos ahora que tenía libertad de nuevo y Junsu pensó que en años no salía a vacacionar, especialmente desde que Yunho había abandonado el buffet, sería tan relajante visitar a su familia y pasar unas semanas con ellos, que la idea de ir a Gyeonggi e incluso avisarle a Junho para que fueran juntos le comenzó a dar vueltas en la cabeza.

—Escuché que les han planeado un fanmeeting.

Yoochun entonces bufó. —Sí, algo así nos había comentado el manager.

—Deberías alegrarte al menos —comentó Changmin, con esa imperturbable sinceridad, tan brusca como sus palabras— Si la gente va, es porque al menos tienes un lugar seguro al que volver. Ya sabes, tu trabajo es un medio tan… inestable.

Junsu codeó discretamente a Changmin y su poco tacto al momento al hablar, pero Yoochun solo sonrió y apoyó la quijada en su mano.

—No te preocupes, sé que hay muchas esperando por mí.

Jaejoong desde su lugar solo sonrió y negó suavemente.

—¿Y tú? —Habló bajo Yunho, tomando levemente la mano de Kim— ¿También tienes a muchas esperando por ti?

—Obviamente si —sonrió Jaejoong— Pero la única persona que me importa, no ha tenido que esperar por mí, ha estado junto a mí todo el tiempo.

Por fin Yunho tuvo la oportunidad, de poder besar esa mano que se ceñía a la suya mientras transitaban por esas calles curiosamente ligeras esa noche. Y el mundo se hizo más pequeño para ellos, porque cuando por fin pudo sentirse aliviado luego de conducir por más de cuarenta minutos,  el edificio estuvo frente a los dos y estacionarse despacio fue lo más sencillo.

—Bien, hasta aquí los acompañamos.

Tanto Yunho como Jaejoong se quitaron el cinturón de seguridad con calma mientras Changmin volvía a su lugar y les habría la cajuela para que pudieran sacar sus pertenencias.

—Nos vemos.

Yunho hizo un pequeño gesto con sus manos. Y los demás tan solo asintieron.

—Directo a casa, nada de ir a beber Yoochun.

Park únicamente rio divertido mientras Changmin arrancaba y lograban alejarse de la vista de ellos. Jaejoong fue el primero en caminar, particularmente cansados y agotados por el día el viaje hasta el piso de Kim fue corto y tranquilo, y una vez el departamento que había sido limpiado por la madre de Jaejoong cada mes estuvo frente a sus ojos, entonces recién pudieron sentirse verdaderamente libres.

Jaejoong soltó las maletas sobre uno de los sillones y Yunho lo abrazó por la espalda.

—¿Una ducha?

Kim solo asintió. Dejando un beso en sus labios y jalando de su mano mientras corrías por los pasillos, muy delante de Jung quien se quejaba por poder tropezar en cualquier instante, y él reía vigoroso y entusiasta, esa noche fría en que el invierno estaba a punto de terminar.

—Solo será una muestra.

El niño frente a Namin arrugó el rostro, cerrando los ojos y moviendo la cabeza apenas vio a la mujer acercar la aguja a su brazo, pero ella solo sonrío con nostalgia y cumplió con su cometido veloz pero diligentemente.

—Listo, ¿dolió? —el niño negó vehementemente, pero podía notar por la forma en que mordía sus labios y sus ojos luchaban por no mostrar lágrimas que eso estaba bastante alejado de libertad, así que antes de marcharse con sus implementos ya guardados y listos, agitó los cabellos del menor y extendió un pequeño dulce hacia el menor— Ten, por ser tan valiente.

—¿En serio?

Entonces la actitud del otro cambió velozmente.

—Por supuesto, es tuyo.

—¡Gracias, noona!

El niño lo abrió velozmente y ella solo avanzó hacía la puerta de la habitación —No olvides lavar tus dientes— el niño asintió con mucho más entusiasmo y ella solamente sonrió antes de volver al pasillo donde varias enfermeras que batallaban con el niño por las muestras de sangre cada semana la perseguían hasta el laboratorio.

—¡Wow! Eres realmente buena con los niños, ese muchacho no se dejaba sacar muestras de nadie. Hasta hoy —Una de las enfermeras más jóvenes y aparentemente recién graduada caminaba junto a ella y la miraba con algo parecido a la admiración— De seguro serás una excelente madre.

—No. —Namin extendió las pruebas a la laboratoristas, junto a todos los papeles necesarios y la enfermera joven solo sintió que algo no iba bien cuando Yuri había jalado su brazo con fuerza— Yo no pienso tener hijos.

Y tal y como había aparecido, Namin se había marchado de ahí, con esa misma expresión gélida en su rostro que solamente variaba cuando se trataba de algún paciente en especial.

—No vuelvas a hablarle de esa manera, es tu superior y hay ciertos temas que no puedes tratar con tanta confianza— La corrigió Yuri y la menor solo asintió con vergüenza—  A Namin no le gustan los niños, es todo lo que necesitas saber. Así que evita ese tipo de comentarios.

—Pero ella… hace un momento…

—Ella solamente estaba haciendo su trabajo. —Yuri acomodó su cabello y suspiró— Mejor ve a revisar al paciente de la habitación 506.

—Sí.

En cuanto la muchacha avanzó, Yuri procuró seguir los pasos de Namin; y finalmente la encontró, cerca de la sala de esperas mirando desde su posición uno de los televisores en los que la presentadora de noticias parecía estar sonriente y llena de vida.

—Y entre otras noticias, el día de hoy Kim Jaejoong y Park Yoochun, los reconocidos actores por series como Protect the boss, Dr, Jin, I miss you y Rooftop prince han culminado su servicio militar y se alistan para un encuentro con sus fans en los próximos días e incluso se habla de trabajos ya en pre producción, por lo que al parecer los tendremos en pantalla muy pronto. Veamos la nota.

—¿Namin?

La mujer giró despacio y Yuri decidió sonreír un poco.

—Dime…

—¿Qué te parece si vamos por un café?

Namin solo miró la hora en su reloj y suspiró.

—De acuerdo.

El camino hasta la cafetería del hospital en las noches solía ser silencioso y vacío.

Yuri había aprendido que con el paso de los años Namin se había vuelto mucho más callada de lo normal, en algún momento pensó que haber terminado con su novio de toda la vida no le había sentado bien, pero algo le decía que la historia no terminaba ahí. Que incluso para ella las cosas no terminaban ahí.

—No sabía que te gustaran esos actores —Namin la miró con curiosidad y Yuri solamente miró hacia adelante, sintiendo la mirada de la mujer a su lado— Mirabas la noticia con bastante atención.

—No es eso. —Namin volvió a sonar serena— Un conocido también termina el servicio militar hoy, la noticia me lo ha recordado.

—Oh, ¿es un amigo?

—Solo es un conocido Yuri, pero ya no importa.

Namin continúo caminando con tranquilidad y Yuri la miró apartarse, entre las luces de la cafetería y sus pasos ligeros y suaves.

Yunho apretaba a Jaejoong contra su cuerpo, con el corto cabello del otro muy cerca de su rostro mientras sentados en el sillón miraban las noticias de la noche, Jaejoong de repente saltó en su lugar y Yunho decidió despegar su rostro de Kim y mirar la pantalla y sonrió en cuanto vio a la reportera hablar de la salida de Jaejoong y Yoochun del servicio militar.

—Dios… me veo horrible sin cabello.

Jaejoong se quejó bajito, encogiéndose en el pecho de Yunho y dejando que este lo abrazara incluso un poco más.

—No es cierto.

—Lo es y no trates de negarlo, ya quiero que mi cabello crezca rápido.

—¿Quieres que sea sincero? —Jaejoong entonces se giró para mirarlo a los ojos y Jung acarició su rostro— Incluso sin una hebra de cabello eres hermoso, ¿no te lo han dicho ya suficiente veces tus fans? Eres demasiado hermoso, malditamente hermoso.

Jaejoong rio complacido. —Idiota…

Secretamente le gustaba escuchar esas palabras.

Mucho más viniendo de él.

Luego de que la noticia pasara, Jaejoong volvió a su posición inicial y Yunho que ya había empezado a cerrar los ojos no se pudo percatar del momento en que Jaejoong le hizo conversación de algo sobre una isla en algún lugar del mundo que le gustaría visitar. Y cuando Jaejoong se giró para comprobar porque no recibía alguna una sonrisa se instaló en su cara.

—Te has vuelto viejo, Yunho. Ahora duermes con más facilidad que antes.

—¿A quién le dices viejo? —Los ojos de Jung se habían abierto de pronto y el cuerpo de Jaejoong fue colocado velozmente boca arriba en el sillón— Vas a pagar.

Pronto los dedos de Yunho comenzaron a deslizarse por las costillas de Kim quien reía divertido, pidiendo un poco de piedad. Cerrando los ojos en cada respiración profunda.

—¿Por qué debería detenerme?

—Porque me quieres mucho.

—Mmh… —Yunho pareció pensárselo, antes de agacharse un poco y besar los labios de Jaejoong— Tal vez tienes razón. —Jung entonces pasó los brazos por debajo del cuerpo de Kim y se acostó cómodamente mirando el televisor en esta ocasión.

—¡Oye! ¿No te piensas mover?

—No, estoy cómodo.

Yunho pegó su rostro al pecho de Jaejoong y continúo viendo el televisor como si nada más importara, Jaejoong sonrió una vez más y acarició la cabeza de Jung antes de acomodarse un poco mejor y levantarse un poco, para continuar viendo televisión y notar como lentamente la respiración de Yunho se hacía suave, quedando dormido profundamente en menos de diez minutos otra vez.

—Tonto…

Murmuró bajito y decidió entonces apagar el televisor, logrando moverse poco para poder sentirse cómodo otra vez y cerrar los ojos antes de suspirar tranquilo y quedarse dormido igual que Yunho lo hubiera hecho minutos atrás.

La noche se ha vuelto oscura, el viento sopla tristemente

Los columpios danzan igual que lo hacia tu cabello y mi corazón tiembla

Fin de la segunda parte

 


La canción pertenece a: U-kiss → Playground

Espero que lo hayan disfrutado, disculpen la demora, en compensación un capi un poco más largo de la habitual, ya saben para el formato de este fic xD

Nos vemos en la próxima.

Anuncios

8 comentarios sobre “Afecto: segunda parte

    ♡♥☆★카리나☆★♡♥ (@ItaDestita) escribió:
    9 abril, 2015 en 4:36

    ¿¿¿Qué hizo Namin!!!!!!!!!!!!!!???????? 😮 muy buen capo!! -sigue con el tercero- ^^

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s