Amores perfectos: primera parte

Posted on Actualizado enn


Amores Perfectos

Solía creer en lo eterno

Primera Parte

—No se trata de otra persona.

La voz de Minho como siempre comandó la situación. Su voz firme y masculina en medio de las blancas paredes, decoradas por los diplomas, nombramientos y reconocimientos. Solía vestir ese chaleco que tanto le gustaba, con la firme idea de que viéndose bien, al menos no podía notarse lo abatido que en verdad se sentía. Y a veces, eso funcionaba.

—Nunca se ha tratado de otra persona— Acomodó Onew la frase, cruzando su pierna, con el rostro cansado y las manos sobre el pequeño sillón en el que se trataban –Es solo agotamiento.

—Si aún son fieles mutuamente ¿por qué no intentarlo?

Changmin rara vez había visto una expresión como esa en ambas contra partes. Acostumbrado estaba a los gritos, los reproches, las lagrimas, que ver la expresión cansada de esos dos muchachos lo hacía sentirse frustrado, desgastado. Y por primera vez, como cuando empezó a trabajar de consejero, con ganas de salvar ese matrimonio.

—Por que ya no se puede.

Fue un unísono tan bajo y opaco que los ojos de Changmin por un rato se estancaron en la imagen de ellos dos. De Onew con su sonrisa cansada y Minho con su mirada en cualquier otra parte, sobrevivían de recuerdos y lamentaban el amor perdido. Changmin quería hacer algo… Pero no sabía cómo. Se le acababan las oportunidades.

—Bien— Suspiró —Se ha acabado el tiempo— Y lo lamento como cuando era un niño pequeño y la hora de dormir se acercaba, los miró esperando verlos ahí de nuevo y sonrió mínimamente —Espero verlos pasado mañana.

—¿Te dejo en el trabajo?

—No— Onew apenas sacó las gafas de su bolsillo, el sol pugnaba sobre la piel como un molesto aliciente para recordarles la estación en la que se encontraban –Iré a cenar con Key, me voy en taxi.

Minho asintió casi sin percatarse –De acuerdo, nos vemos en la noche.

Y no es que importaran muchas cosas mientras Jinki había tomado ya la costumbre de callar más de lo que pensaba, con su silencio abrumador dentro del taxi que recorría las calles de Seúl con una ruta acostumbrada mientras los suspiros salían de sus labios y él inevitable se miraba en el espejo.

—No me veo tan mal— Susurró, pasando una mano por su mejilla y con el ánimo apenas recuperado. La experiencia de sus pocos años le había enseñado que sufrir y estar feliz era cuestión de momentos, el resto del tiempo solo se estaba vacío –Al menos Key no me regañara por verme lamentable.

Sonrió como si ya se supiera el discurso de su amigo de memoria.

Podrás estarte divorciando” Decía, con su voz firme y sus ojos en alto “Pero jamás te debes ver acabado”

Key era como esas partes que hacen falta cuando has olvidado como divertirte o disfrutar de la vida. Esa contraparte que te recuerda que aún estás vivo y que en algún momento fuiste igual. Es que Key aún vive su historia de amor almidonado.

—Llegamos.

—Muchas gracias.

La voz del taxista es amable mientras baja y cancela por el viaje, sus pasos hacia el restaurante son calmados, inhala profundo ante el aroma agradable de la comida y ve a su amigo sentado en una de las mesas junto a los ventanales. Parece sonreír todo el tiempo, escribir en el celular y sus ojos gritan Jonghyun por todas partes.

—Lamento la demora.

—Al fin llegas— Y Kibum afortunadamente escribe rápido antes de dejar el celular de lado –Me tenías preocupado.

—Estaba con el consejero— Colocó la servilleta sobre sus piernas, con el mesero cerca de él extendiéndole la carta para ordenar –Ya sabes, uno de los últimos trámites antes del divorcio.

—¿Y cómo va eso?— Por el tono, Kibum parece interesado. Como si en verdad deseara que él reconstruyera su vida.

—Normal.

Entonces Kibum frunce el ceño.

—¿Cómo puede ir todo normal?— Key tiene esa costumbre de poner las manos sobre la mesa y asesinar con la mirada como si se tratara de dagas —¿Se han gritado? ¿Reclamado algo? Dios…— Finalmente Kibum suspira, él siempre parece más afectado por todo esto que él –Te estas divorciando, Onew… Al menos deberías mostrar algo de enojo o pena.

—No me gusta dar lástima.

Releyó los platos bajo consciencia, buscando alguno nuevo en aquel restaurante que había sido como su costumbre. Pero Key lo miraba, profundamente y tratando de ver algo que ni él mismo podía mientras trataba de pensar en otra cosa.

—¿En verdad vas a divorciarte?

Esta vez la voz de Kibum parece suave, y a Jinki le resulta inevitable levantar la mirada, observar a su amigo que parece recordar de repente toda su historia con Minho, fiel testigo de los tragos amargos y los momentos más dulces que él le contaba. Key aún no parece creer que de verdad Minho y él hayan agotado todos sus recursos.

Pero Onew recuerda, como lo hace últimamente. Que él es el mayor, que no quiere preocupar a su amigo y que no hay rencores por los cuales pueda ponerse a dar quejas de Minho. Pequeños defectos insignificantes que él ya conocía. Defectos propios que Minho aceptaba. Pero Onew se sabe maduro, dueño de sus decisiones y solo sonríe poco. Hace mucho que sonríe poco.

—Eso parece.

Y  vuelve a leer la carta, observa un postre nuevo en la lista.

A lo lejos puede escuchar el suspiro apenado de su amigo mientras murmura palabras parecidas a la incredulidad. A esa calma y monotonía con la que ambos han decidido manejar la situación.

Key siempre ha pensado que si Jonghyun y él estuvieran casados y  tuvieran que divorciarse, él hace mucho que le hubiera gritado y mandado mano. Pero Onew a veces se sienta analizar y resulta que Kibum es tan pasional, que probablemente si, esa sería su reacción inmediata. Él cambio es muy distinto a Key. Quizá por eso Minho y él han reaccionado tan diferente ante todo.

—Te lo dije desde un principio— Jonghyun estiró la pequeña lata de cerveza sobre la cabeza de Minho mientras miraba a los jugadores entrenar sobre la cancha de césped –Deja todo eso del matrimonio para las parejas heterosexuales. Ellos pueden casarse y divorciarse mil veces si les da la gana, nuestras relaciones siempre son un poco más complicadas.

Minho sonrió, moviendo la lata entre sus manos mientras el sol lo acompañaba y Jonghyun solo se sentaba.

—Si Key te escuchara…

Jonghyun sonrió –Es diferente— Bajó la lata, apoyado en las gradas a su espalda –Nosotros no necesitamos la aprobación de nadie.

—Pensé que sería distinto. Dar un paso más para demostrarnos que éramos más seguros y estables que las otras parejas.

Minho tenía esa costumbre, reciente, de pasar horas mirando el licor en sus manos sin la intención de ingerirla por que no tenía sentido y los logros que se le atribuían solo lo dejaban más cansado.

—¿Por qué necesitaban demostrar algo?— Jonghyun parecía entretenido en mover su pie un poco y hablar calmado –De todas formas no es cómo si haber firmado un papel los hubiera desestabilizado.

—Lo sé— Susurró –Jinki aún es eso que le hacía falta a mi vida y cuando me vaya, algo se quedara con él.

—Claro, tu dinero, varias pertenencias… Partes iguales, y todas esas porquerías legales.

—No seas idiota— Minho rió divertido, empujando a su amigo y respirando hondamente luego de unos segundos –Es solo que… Estoy tan cansado.

—Minho sé sincero— Jonghyun lo miró fijamente, dejando la cerveza a un lado —¿Hubo alguien más? ¿De tu parte o de él? ¿Peleaban seguido o algo por el estilo?

—No, nada de eso.

—¿Entonces por qué van a divorciarse?

—Por que…— Minho suspiró –Un día descubrí que Onew y yo pensábamos lo mismo. Ya estábamos viviendo sin ganas de seguir juntos.

—¿Puro cansancio?

—Aún lo quiero— Rectificó –Pero no sé si de la misma manera.

..:: Fin de la Primera Parte ::..

Un comentario sobre “Amores perfectos: primera parte

    AMORES PERFECTOS | ~ Nesly Fanfic ~ escribió:
    30 enero, 2015 en 0:12

    […] Primera parte: Solía creer en lo eterno […]

    Me gusta

☆ Por que mi único sueldo, son sus bellos comentarios ↓ ツ

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s